“Pu­se un ‘sa­li­do’ en vez de un ‘sa­lu­do’ pe­ro con­se­guí el tra­ba­jo”

Di­ce que no sue­le ampu­tar las pa­la­bras cuan­do es­cri­be. Te­clea por What­sApp con to­das las le­tras pe­ro, si tie­ne que ele­gir, pre­fie­re ver tex­tos mal es­cri­tos a que le man­den no­tas de voz.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - ENTREVISTA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

ace ma­gia con las pa­la­bras, prue­ba de ello es que aca­ba de lan­zar un li­bro,

Cam­bian­do muy po­co al­go pa­sa de es­tar bien es­cri­to a es­tar mal es­cro­to

(Pla­ne­ta), don­de se sa­ca de la chis­te­ra más de 200 nue­vos tér­mi­nos que a pe­sar de que no ha­bía­mos es­cu­cha­do nun­ca, nos so­na­rán muy fa­mi­lia­res.

—Es­to va de pa­la­bras… ¿Cuál es la que más usas?

—In­ten­to usar to­das las pa­la­bras que pue­da, sin pre­fe­ren­cias. Cuan­do uno em­pie­za a tran­si­tar so­lo sus pa­la­bras fa­vo­ri­tas el len­gua­je sue­na ma­no­sea­do.

—En el li­bro nos re­ga­las más de 200 nue­vas pa­la­bras que es­tá­ba­mos es­pe­ran­do pa­ra si­tua­cio­nes que no te­nía­mos có­mo des­cri­bir­las.

—El re­to de es­te li­bro no es in­ven­tar pa­la­bras sino ras­trear si­tua­cio­nes re­co­no­ci­bles, que to­dos ha­ya­mos vi­vi­do, y que no ten­gan una pa­la­bra que les dé nom­bre.

—Por ejem­plo...

—Cuan­do dis­cu­tes con un com­pa­ñe­ro del tra­ba­jo, te di­ce al­go y te que­das ca­lla­do. Dos ho­ras des­pués, ya de ca­mino a ca­sa, se te ocu­rre la con­tes­ta­ción per­fec­ta. Ur­ge una pa­la­bra que dé nom­bre a esa ocu­rren­cia im­pun­tual. ¿Có­mo po­de­mos lla­mar a esa res­pues­ta bri­llan­te que se nos ocu­rre cuan­do el es­tí­mu­lo que la pro­vo­có ya se ha des­va­ne­ci­do? Yo pro­pon­go «Des­pues­ta».

—¿Son si­tua­cio­nes que te han ido su­ce­dien­do a ti o que te han con­ta­do?

— Son si­tua­cio­nes que to­dos he­mos vi­vi­do. ¿Quién no ha desa­yu­na­do dos ve­ces el mis­mo día? Pues ese se­gun­do desa­yuno, ya no en ayu­nas, ne­ce­si­ta un nom­bre nue­vo o ¿quién no se ha be­bi­do un va­so de agua muy fría a to­da pri­sa y ha ex­pe­ri­men­ta­do esa dia­de­ma de do­lor tan in­ten­sa que te ha­ce ce­rrar los ojos? O el an­sia hu­ma­na por ate­so­rar bo­tes de gel de ho­tel, el mie­do de los pa­dres de fa­mi­lia a que no ha­ya lu­ces en­cen­di­das en ha­bi­ta­cio­nes va­cías... to­dos esos sig­ni­fi­ca­dos huér­fa­nos de sig­ni­fi­can­te es­tán pi­dien­do a gri­tos una pa­la­bra que les dé nom­bre.

—¿Tú no eres de los que di­ces: «Me he que­da­do sin pa­la­bras» o «No sa­bría de­cir­te»?

—Cla­ro que sí. Pre­ci­sa­men­te de esos mo­men­tos sa­le es­te li­bro. Ca­da vez que no en­cuen­tro la pa­la­bra que dé nom­bre a lo que sien­to sa­co el bo­li, la li­bre­ta y es­cri­bo.

—Son más de 200 nue­vos tér­mi­nos… vas a de­jar sin tra­ba­jo a los miem­bros de la RAE. Ya po­dían lla­mar­te...

—No creo. Es­te li­bro es pa­ra la ri­sa. No tie­ne otra pre­ten­sión. Lo que sí es cier­to es que es­tá lleno de jue­gos de pa­la­bras. Es un ho­me­na­je a ese ti­po de hu­mor. Po­dría­mos de­cir que es una dis­cre­ta ca­te­dral de­di­ca­da al lu­do­len­gua­je.

— Te ima­gi­nas que es­tas pa­la­bras que aho­ra nos pue­den re­sul­tar «ra­ras» con el pa­so de los años y el uso aca­ben for­man­do par­te del dic­cio­na­rio co­mo ha pa­sa­do con otras que ni ima­gi­ná­ba­mos que aca­ba­rían acep­ta­das.

— No he es­cri­to el li­bro pa­ra eso, pe­ro se­ría fan­tás­ti­co.

—En es­ta épo­ca del What­sApp que ten­de­mos a co­mer­nos le­tras, tú reivin­di­cas la im­por­tan­cia de ca­da vo­ca­blo, pe­ro con­fie­sa, ¿eres de los que es­cri­bes «por­que» o «xq» «pa­ra» o «xa»?

—No sue­lo ampu­tar pa­la­bras cuan­do es­cri­bo. Sue­lo es­cri­bir­las con to­das las le­tras. La gen­te te en­tien­de, lo sé, pro m prce na flta d rs­pto.

—¿Te po­ne ner­vio­so la gen­te que es­cri­be mal por What­sApp?

—Pre­fie­ro que es­cri­ban mal a que man­den no­tas de voz. Eso sí que me cris­pa. Cuan­do al­guien es­cri­be, aun­que lo ha­ga mal, sue­le te­ner cla­ro lo que quie­re de­cir. Cuan­do al­guien man­da una no­ta de voz, pul­sa el bo­tón sin sa­ber qué es lo que va a con­tar y em­pie­za a dar vuel­tas co­mo un tio­vi­vo pa­ra no lle­gar

a nin­gún la­do.

—¿Al­gu­na vez una pa­la­bra te ha ju­ga­do una ma­la pa­sa­da?

—Sí. La pri­me­ra vez que man­dé un cu­rrí­cu­lum. Era una pro­duc­to­ra que bus­ca­ba guio­nis­tas. Yo que­ría ter­mi­nar la car­ta po­nien­do «Un sa­lu­do» pe­ro al­gún im­pru­den­te de­ci­dió que la «i» y la «u» es­tu­vie­ran pe­ga­das en el te­cla­do. Fir­mé mi car­ta po­nien­do «un sa­li­do», en lu­gar de un sa­lu­do. «Un sa­li­do muy afec­tuo­so». Me die­ron el tra­ba­jo.

—De to­das las que apa­re­cen en el li­bro, ¿cuál crees que va a gus­tar más?

—«Lam­pa­ra­noia», «al­mo­rran­ner» y «re­sa­yu­nar» son cla­ras can­di­da­tas a for­mar par­te del acer­vo cul­tu­ral de nues­tro país.

—Se­gu­ro que des­de que aca­bas­te el li­bro te han sur­gi­do nue­vos tér­mi­nos que po­drían ha­ber es­ta­do in­clui­dos. Di­me uno.

—«Ca­ble­rin­to»: es la ma­ra­ña re­tor­ci­da de cables que hay de­trás de la tele, el DVD y el equi­po de mú­si­ca. Esa in­com­pren­si­ble ma­ra­ña que es el ar­chi­ene­mi­go de las ma­dres.

—La pa­la­bra más bo­ni­ta pa­ra ti es…

— Ojo con esa pre­gun­ta. ¿Ha­bla­mos de be­lle­za acús­ti­ca o se­mán­ti­ca? Siem­pre que se ha­ce un con­cur­so las ba­ses no lo acla­ran. Si ha­bla­mos de su sig­ni­fi­ca­do nos va­mos a en­con­trar con una lis­ta de tó­pi­cos pre­de­ci­bles co­mo fe­li­ci­dad, amis­tad, gra­ti­tud, son­ri­sa, amor, etc... Si ha­bla­mos de cuál es la que más nos gus­ta pro­nun­ciar o es­cu­char, in­de­pen­dien­te­men­te de su sig­ni­fi­ca­do, en­ton­ces es más in­tere­san­te. Ahí apa­re­cen pa­la­bras co­mo: chan­cro, es­pa­ra­dra­po, ca­la­mar, es­meg­ma, lien­dre, si­na­go­ga, ber­bi­quí, tri­qui­no­sis... Ele­gir una es in­jus­to.

—¿Al­go que te gus­te más que ju­gar con las pa­la­bras?

—Co­mer pae­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.