Emo­cio­nes y ater­cio­pe­la­do sa­li­tre

En su pri­mer dis­co lar­go la ban­da li­de­ra­da por Álex Gon­zá­lez se me­ce, co­mo en un eterno atar­de­cer pri­ma­ve­ral, en las ver­tien­tes más ele­gan­tes del pop y del nue­vo rock ame­ri­cano. Es la mú­si­ca que echá­ba­mos de me­nos en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA | ESTÁ SONANDO - TEX­TO: CAR­LOS CRES­PO

Han man­te­ni­do las úl­ti­mas ge­ne­ra­cio­nes de mú­si­cos ga­lle­gos una ani­mad­ver­sión al pop di­fí­cil de jus­ti­fi­car y, mu­cho me­nos, de en­ten­der. Y no de­ja de re­sul­tar cu­rio­so. Por­que los po­cos ar­tis­tas que he­mos si­do capaces de ex­por­tar —amén del folk—, llá­men­se Iván Fe­rrei­ro, Xoel, An­drés Suá­rez o Ela­dio y sus Se­res Que­ri­dos, lo hi­cie­ron gra­cias a su acer­ca­mien­to, más o me­nos evi­den­te, más o me­nos pu­ris­ta, a la mú­si­ca po­pu­lar.

De ahí que me con­gra­tu­le y me re­con­for­te la pu­bli­ca­ción del pri­mer lar­go del gru­po co­ru­ñés que li­de­ra Ale­xan­dro Gon­zá­lez (Par­do, Es­pi­ño), que vie­ne a re­afirm­par y con­so­li­dar lo ya apun­ta­do en sus epés de pre­sen­ta­ción, Ca­tor­ce gra­dos (2012) y Los días que que­dan son nues­tros (2014). En­sa­yo y error se abre con un gol­pe di­rec­to al es­tó­ma­go. Ele­men­to nuclear tie­ne to­do lo que le pue­de pe­dir a un hit: una pe­ga­di­za me­lo­día, unas afi­la­das gui­ta­rras muy en el es­tán­dar in­die y una po­de­ro­sí­si­ma ba­se rít­mi­ca. In­ape­la­ble. Tan­to que re­sul­ta di­fí­cil re­mon­tar el dis­co. Has­ta que lle­ga Puer­tas gi­ra­to­rias, otro de­li­cio­so te­ma de in­con­tes­ta­bles he­chu­ras pop, de esas que has­ta aho­ra en Ga­li­cia so­lo Ma­gín Blan­co ha­bía si­do ca­paz de ar­ti­cu­lar. Por cier­to, que no son po­cas las evo­ca­cio­nes que a él y La Ro­sa me han sur­gi­do es­cu­chan­do es­te dis­co.

En­sa­yo y error tran­si­ta en­tre la­be­rin­tos emo­cio­na­les que tie­nen mu­cho de au­to­bio­grá­fi­co a tra­vés de una su­ce­sión de tiem­pos me­dios, en los que se ha­cen evi­den­tes las re­mi­nis­cen­cias del nue­vo rock ame­ri­cano, ese que po­drían re­pre­sen­tar Wil­co o Eels, y de can­cio­nes de pul­so más in­ten­so que evo­can a ese ele­gan­te pop de sa­lón, en el que po­dría­mos si­tuar in­fluen­cias co­mo The Di­vi­ne Co­medy. Sal­pi­men­ta­do to­do ello por mo­men­tos co­mo La ven­ta­na, un te­ma plá­ci­do en el dis­co que en di­rec­to se con­vier­te arre­ba­ta­dor.

Por­que esa es otra cons­tan­te de Los Ár­bo­les, la in­ten­si­dad de sus con­cier­tos, con un in cres­cen­do per­ma­nen­te pro­pi­cia­do por cin­co gran­des mú­si­cos en es­ce­na.

El dis­co ha si­do el pri­me­ro que se ha gra­ba­do en los nue­vos es­tu­dios de El Náu­ti­co de O Gro­ve. Y, re­co­no­ce Ale­xan­dro, «par­te de ese in­com­pa­ra­ble lu­gar ha que­da­do en él re­fle­ja­do». Cier­to es. Hay en En­sa­yo y error ese tono cre­pus­cu­lar del atar­de­cer y ese so­sie­go. Pe­ro hay tam­bién la in­ten­si­dad del mar que ba­te con­tra la ro­ca. Y el vien­to, que por mo­men­tos lo aca­ri­cia y en otro lo sa­cu­de. El re­sul­ta­do son diez can­cio­nes que ya no po­dre­mos echar de me­nos en la mú­si­ca que se ha­ce en Ga­li­cia. Ellos han cu­bier­to ese va­cío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.