To­do es­tá den­tro del mer­ca­do, no hay otra co­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . ENTREVISTA -

el len­gua­je de me­tá­fo­ras?

—En ge­ne­ral, siem­pre in­ten­ta­mos ha­cer las co­sas de la for­ma más sim­ple po­si­ble. Me en­can­ta que se de­pu­re eso. Soy muy fan de gru­pos co­mo Él Ma­tó a Un Po­li­cía Mo­to­ri­za­do. Con una so­la fra­se pue­den con­den­sar una idea muy po­de­ro­sa. Las letras fla­men­cas tam­bién tie­nen esa ha­bi­li­dad de sín­te­sis. Usan pa­la­bras fuer­tes y po­de­ro­sas. Tam­bién la mú­si­ca.

—Ha­bló mu­cho en la pro­mo­ción del dis­co de an­ti­ca­pi­ta­lis­mo. ¿Se pue­de ha­cer un dis­co an­ti­ca­pi­ta­lis­ta en una es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca co­mo la que se mue­ve Los Pla­ne­tas? ¿No es al­go con­tra­dic­to­rio?

—Va­mos a ver, es con­tra­dic­to­rio vi­vir en un mun­do ca­pi­ta­lis­ta. Creo que cual­quier ac­ción que ha­gas en un sis­te­ma eco­nó­mi­co ba­sa­do en el ca­pi­tal y el di­ne­ro tie­ne que te­ner una vi­sión so­bre esa for­ma de or­ga­ni­za­ción eco­nó­mi­ca. Lo di­ce la úl­ti­ma can­ción, Gui­ta­rra ro­ja. Es­tá sa­ca­da de una gua­ji­ra clá­si­ca de los años vein­te de Ar­gen­ti­na. La can­ta­ban los anar­quis­tas. La idea del dis­co es lle­var a tie­rra la uto­pía de esa for­ma de or­ga­ni­zar­se, ba­sa­da en la idea de Ha­kim Bey. Se tra­ta de ha­cer pe­que­ñas zo­nas au­tó­no­mas don­de la li­ber­tad sea po­si­ble y se sal­va­guar­dan de la in­fluen­cia del po­der, mien­tras sea po­si­ble. To­do has­ta lle­gar a una zo­na más es­ta­ble, una zo­na au­tó­no­ma per­ma­nen­te. Lo que in­ten­ta­mos es ha­cer una ac­ción po­lí­ti­ca den­tro del sis­te­ma po­lí­ti­co en el que nos mo­ve­mos, que no hay otro. No hay otro ti­po de re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas más que las ca­pi­ta­lis­tas, por des­gra­cia.

—En los no­ven­ta, cuan­do fi­cha­ron con una mul­ti­na­cio­nal, de­fen­dían la idea de la re­vo­lu­ción des­de den­tro. ¿Es es­to una con­ti­nua­ción de aque­llo?

—Sí, es lo mis­mo. La idea del in­die co­mo es­truc­tu­ra in­dus­trial al­ter­na­ti­va a la es­ta­ble­ci­da ha ca­la­do en Es­pa­ña de for­ma bru­tal. Si an­tes el mains­tream ocu­pa­ba el 95% del es­pa­cio, aho­ra se ha abier­to to­do. Los fes­ti­va­les su­pu­sie­ron una for­ma de or­ga­ni­za­ción al­ter­na­ti­va en los no­ven­ta. En­ton­ces, no ha­bía si­tio pa­ra ar­tis­tas fue­ra de lo es­tán­dar.

—Aho­ra se cues­tio­na eso. Se di­ce que el «in­die» es un pro­duc­to de mer­ca­do y po­lí­ti­ca­men­te de de­re­chas. ¿Qué pien­sa?

—To­do es­tá den­tro del mer­ca­do. Es que no hay otra co­sa que mer­ca­do. To­das las re­la­cio­nes hu­ma­nas se pro­du­cen den­tro de un mer­ca­do y es­te mer­ca­do es­tá re­gu­la­do por el ca­pi­tal. Eso de­be­ría­mos de cam­biar­lo, pe­ro no lo he­mos lo­gra­do. Hay una cri­sis bas­tan­te im­por­tan­te en el sis­te­ma ac­tual y creo que es el mo­men­to ade­cua­do pa­ra ha­cer el cam­bio, que el pue­blo, la gen­te y la ma­yo­ría de no­so­tros ten­ga­mos más ca­pa­ci­dad de de­ci­sión so­bre las co­sas. Que ha­ya ma­yor de­mo­cra­cia y que po­da­mos in­ter­ve­nir más en las ins­ti­tu­cio­nes. El pa­so fi­nal de­be­ría ser la abo­li­ción del Es­ta­do y que no ne­ce­si­te­mos ese ti­po de nor­mas pa­ra po­der con­vi­vir en­tre no­so­tros pa­cí­fi­ca­men­te.

—Se cum­plen 20 años de «Una se­ma­na en el mo­tor de un au­to­bús» ¿Fue el dis­co con el que us­te­des y mu­cha otra gen­te se die­ron cuen­ta que era po­si­ble un «in­die» só­li­do en Es­pa­ña?

—Sí, se die­ron pa­sos en ese sen­ti­do. En­tró Erik, que era un mú­si­co pro­fe­sio­nal, con tra­yec­to­ria y nom­bre den­tro del cir­cui­to del rock más tra­di­cio­nal. En ese ál­bum di­mos pa­sos pa­ra acer­car­nos a ese pú­bli­co y es­te se unió. En­tró un po­co en esa nue­va for­ma de ha­cer mú­si­ca. Fue muy im­por­tan­te. El dis­co con­tri­bu­yó a eso, con un so­ni­do más es­tán­dar y clá­si­co. An­tes nos ha­bía­mos em­pe­ña­do en acen­tuar la par­te lo-fi del so­ni­do, la más ca­se­ra, la que da­ba un to­que más per­so­nal. Aquí no, qui­si­mos su­bir a al­go más es­tán­dar. Eso nos abrió a más gen­te. Eso ab­sor­bió a mu­cha gen­te de la in­dus­tria del rock an­te­rior.

—Lo re­cuer­do co­mo el dis­co con el que al­gu­nos ro­que­ros em­pe­za­ron a apre­ciar a un gru­po que an­tes de­tes­ta­ban. Creo que la puer­ta de en­tra­da fue exac­ta­men­te la ba­te­ría de «Se­gun­do pre­mio».

—Sí [ri­sas]. Te­nía­mos mu­cha in­ten­ción. La pu­si­mos de pri­me­ra. Kurt Rals­ke tra­jo a un in­ge­nie­ro que ha­bía tra­ba­ja­do con The Cu­re pa­ra gra­bar la ba­te­ría. No ha­bía­mos he­cho nun­ca na­da así. An­tes se ha­cía to­do de mo­do más ca­se­ro. Ahí de­mos­tra­mos que tam­bién po­día­mos ha­cer­lo. En­tró mu­cha gen­te del rock, que igual no en­ten­día an­tes esa par­te más po­lí­ti­ca.

—¿Par­te po­lí­ti­ca? ¿Cree que el so­ni­do «shoe­ga­ze» de la pri­me­ra eta­pa de Los Pla­ne­tas era una ac­ción po­lí­ti­ca?

—Hom­bre, cla­ro. To­das esas ban­das de in­die in­glés ame­ri­cano, co­mo Hüs­ker Dü, McCarthy o los Smiths eran mar­ca­da­men­te po­lí­ti­cos. No­so­tros es­tá­ba­mos bus­can­do ese mis­mo so­ni­do. Que­ría­mos in­tro­du­cir en una mul­ti­na­cio­nal ese to­que más ca­se­ro, más ba­ra­to y más fá­cil de con­se­guir. Aho­ra to­do ha cam­bia­do mu­cho y pue­des gra­bar en ca­sa. Pe­ro an­tes ha­bía que ir a un es­tu­dio pro­fe­sio­nal.

—Le con­fie­so una co­sa. Cuan­do to­can en di­rec­to «La ca­ja del dia­blo» y veo a 3.000 per­so­nas co­reán­do­la aún me pa­re­ce un mi­la­gro.

—Te agra­dez­co que lo pien­ses así [ri­sas]. Aque­llos te­mas es­ta­ban he­chos con una in­ten­ción muy al­ter­na­ti­va y muy in­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.