¡Sí, se­ñor, esa soy yo!

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS . LO ÚLTIMO DE PIPPI CALZASLARGAS -

Su­pe­ra­dos los 75 años, la ni­ña más fuer­te del mun­do bri­lla co­mo nun­ca. Si el se­llo Ka­lan­dra­ka ago­tó ejem­pla­res de «Pip­pi Me­dias­lon­gas», Blac­kie ha reuni­do en un li­bro to­das las his­to­rias. Los ni­ños ne­ce­si­tan más ve­rano a mon­te con es­ta re­bel­de de pies a ca­be­za, tren­zas co­mo pa­los y un le­ma: «No te preo­cu­pes por mí, sé cui­dar­me so­li­ta»

Pip­pi Cal­zas­lar­gas ha vuel­to (ou vol­veu, que fa­la ga­le­go!) si es que al­gu­na vez se fue de ese ho­gar caó­ti­co y ge­nial en un jar­dín aban­do­na­do en los con­fi­nes de una pe­que­ña ciu­dad al que mu­chos en­tra­mos por pri­me­ra vez cru­zan­do el cris­tal de la te­le en los ochen­ta. Pip­pi, que lle­gó a Es­pa­ña en el 74, era la al­ter­na­ti­va a Candy Candy, a los ve­ra­nos de ca­li­gra­fía y los ma­nua­les de pau­ta y ca­nu­ti­llo de la bue­na edu­ca­ción, que sus­pen­de a los ni­ños des­ma­dra­dos. Aún hoy se nos es­ca­pa su can­ción: «Va­mos a ju­gar a mi ca­sa, que es to­do un cas­ti­llo, vais a co­no­cer mi pe­que­ño mono Mis­ter Nils­son...». Mis­ter Nils­son es el Se­ñor Nel­son en la edi­ción que ha lan­za­do Blac­kie Books, que lle­va a «Vi­lla­man­ga­por­hom­bro» y re­cuer­da que no fue has­ta el es­treno de la serie de te­le­vi­sión que Pip­pi se abrió pa­so en mi­llo­nes de ho­ga­res de to­do el mun­do. Su­pe­ra­dos los 70 años, esa ni­ña li­bre, va­lien­te, freak, dis­pa­ra­ta- da, in­de­pen­dien­te, jus­ti­cie­ra y ge­ne­ro­sa que apren­día so­bre el te­rreno del mun­do, es­tá en el top de las más fuer­tes, de los per­so­na­jes de fic­ción uni­ver­sa­les, sin fe­cha de ca­du­ci­dad. Hoy, co­mo un desafío a la au­to­ri­dad sin ar­gu­men­to o jui­cio, y un re­me­dio de fic­ción efec­ti­vo pa­ra las con­se­cuen­cias de la hi­per­pa­ter­ni­dad. A Pip­pi na­die la per­si­gue bo­ca­ta en mano ni le lle­va la agen­da ni le ayu­da con los de­be­res. Ni le cuen­ta cuen­tos pa­ra dor­mir. Ella mis­ma se can­ta una na­na pa­ra lle­var­se ha­cia el sue­ño... «No te preo­cu­pes por mí, sé cui­dar­me so­li­ta» es el le­ma de es­ta huér­fa­na de nariz de pa­ta­ta, tren­zas co­mo pa­los y za­pa­tos el doble del ta­ma­ño que sus pies. «¿El hom­bre más fuer­te del mun­do? No me da mie­do. Yo soy la ni­ña más fuer­te». Hoy co­mo nun­ca, hay que se­guir a Pip­pi Långs­trump. Apli­car­se el cuen­to de la se­gu­ri­dad, la con­fian­za y la for­ta­le­za de una fren­te a la iner­cia.

Pip­pi sa­lió de la man­ga de la ima­gi­na­ción de As­trid Lind- gren (Vim­merby, Sue­cia, 1907, 2002) pa­ra dis­traer a su hi­ja aque­ja­da de pul­mo­nía. «Cuén­ta­me al­go de una ni­ña que se lla­me Pip­pi­lot­ta Vik­tua­lia Rull­gar­di­na Krusmyn­ta (lo que tra­du­ci­do ven­dría a ser al­go co­mo ‘Pip­pi­lo­ta De­li­ca­tes­sen Per­sia­na Hier­ba­bue­na’», le di­jo a Lind­gren su hi­ja, Ka­rin, du­ran­te sus días de con­va­le­cen­cia en 1941, lee­mos en la úl­ti­ma, y polémica, edi­ción de Blac­kie. Y así na­ció la huér­fa­na «en­cuen­tra­co­sas» que vi­ve so­la, cam­pan­do a sus an­chas por el pa­raí­so, en­te­ro por ex­plo­rar y con ries­gos y som­bras, de la in­fan­cia. En el 45, las his­to­rias de Pip­pi fue­ron re­co­pi­la­das y pu­bli­ca­das en Sue­cia, pe­ro el li­bro dio su gue­rra. Fue cen­su­ra­do en va­rios paí­ses, en­tre otros Es­pa­ña, por con­si­de­rar­se a Pip­pi­lot­ta un mal ejem­plo, con­tra­rio a los es­tán­da­res pe­da­gó­gi­cos del mo­men­to. El pres­ti­gio­so pre­mio Hans Ch­ris­tian An­der­sen en el 58 a Lind­gren no me­jo­ró la aco­gi­da de Pip­pi en­tre los va­le­do­res de la rec­ti­tud edu­ca­ti­va, pe­ro no hu­bo vuel­ta atrás tras el éxi­to te­le­vi­si­vo de nues­tra Pip­pi­lot­ta.

A SUECA MÁIS GALEGA

Pip­pi xa fa­la ga­le­go! Gra­cias a Ka­lan­dra­ka, que ha to­ca­do el cie­lo con su apues­ta por es­te clá­si­co, una idea del tra­duc­tor, Da­vid Álvarez, que vi­vió años en Sue­cia. «Pip­pi é un clá­si­co ne­ce­sa­rio. Ofre­cer a opor­tu­ni­da­de de que se pui­de­se ler en ga­le­go era un ac­to de xus­ti­za», afir­ma Paz Cas­tro, de Ka­lan­dra­ka. Si­guien­do a Me­dias­lon­gas en­tra­mos en Vi­la­pe­ne­la, «nas afo­ras dun­ha pe­que­na vi­la, [nun] ei­do aban­do­na­do». «Vi­la­pe­ne­la foi un in­ven­to, co que qui­xen re­pro­du­cir o son di­ver­ti­do do to­pó­ni­mo ori­xi­nal», di­ce a Fu­gas el tra­duc­tor, Da­vid Álvarez, que apun­ta que en bre­ve, po­si­ble­men­te es­te oto­ño, ten­dre­mos nue­va en­tre­ga de las aven­tu­ras de Pip­pi, y una ter­ce­ra el año que vie­ne en Ka­lan­dra­ka. ¿Por qué leer hoy a Pip­pi? «Po­la súa li­ber­da­de e a súa ca­pa­ci­da­de pa­ra fa­bu­lar. E o desafío de Pip­pi é cla­ro! É un sím­bo­lo de em­po­de­ra­men­to da fi­gu­ra fe­mi­ni­na», sub­ra­ya Da­vid Álvarez.

Es­te ve­rano, a cu­rar­nos es­pan­tos muy adul­tos a Man­ga­por­hom­bro. O a Vi­la­pe­ne­la, más fiel al so­ni­do y al es­pí­ri­tu de jue­go de la Pip­pi ori­gi­nal.

Edi­tar en ga­le­go a Pip­pi foi un ac­to de xus­ti­za”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.