Pazo Ti­zón, el me­jor ho­me­na­je a un pa­dre

Na­ció en la pe­que­ña al­dea de Li­ña­ri­ños en Moldes ( Ou­ren­se) y se de­di­ca al mun­do de los ne­go­cios, pe­ro no ol­vi­da sus orí­ge­nes. Por eso Pe­dro Paz un día de­ci­dió com­prar su al­dea, «in­clui­da la es­cue­la don­de es­tu­dió mi ma­dre» y con ella 10 hec­tá­reas de vi­ñed

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Enoturismo - TEX­TO J. M. ORRIOLS

Así

co­mien­za la his­to­ria de Pazo Ti­zón, unos vi­nos que se pro­du­cen en Bo­bo­rás, zo­na en la que mu­chos si­túan el ori­gen del ri­bei­ro. «Por amor a mi tie­rra y a la tra­di­ción fa­mi­liar —ex­pli­ca el bo­de­gue­ro— te­nía que con­ti­nuar cul­ti­van­do y ela­bo­ran­do vino. Mi pro­pó­si­to no fue fá­cil, por­que tu­ve que com­prar viñas y el mi­ni­fun­dio ha­ce de eso una la­bor de ti­ta­nes, ya que tie­nes que tra­tar con in­fi­ni­dad de pro­pie­ta­rios. Al fi­nal con­se­guí, com­pran­do Li­ña­ri­ños, 10 hec­tá­reas con va­rie­da­des blan­cas, prin­ci­pal­men­te Trei­xa­du­ra y Al­ba­ri­ño. Tam­bién en las 25 hec­tá­reas de te­rreno de la al­dea hay ex­ce­len­tes tie­rras, que, des­de ha­ce más de 400 años, nun­ca se de­di­ca­ron a otra co­sa que no fue­se a pro­du­cir uvas. Ahí es don­de, ha­ce ya quin­ce años, plan­té más vi­des y, cu­rio­sa­men­te, en­tre ellas sur­gió, por error, el Tem­pra­ni­llo, que me ha­bían ven­di­do co­mo si fue­se Al­ba­ri­ño. Es de­cir, me en­con­tré con 5.000 ce­pas de la tin­ta fi­na y por eso me de­ci­dí a ela­bo­rar tam­bién al­gu­nas bo­te­llas de es­tos tin­tos».

UN PAZO DEL SI­GLO XVIII

Pe­ro co­mo Pe­dro Paz tam­po­co te­nía bo­de­ga, tu­vo que bus­car una y lle­gó has­ta el Pazo Ti­zón. «Tam­bién tie­ne su his­to­ria la com­pra del pazo, por­que la fa­mi­lia Ti­zón se lo ha­bía ven­di­do a un gallego que re­si­día en Má­xi­co y tam­bién era de Moldes, aun­que lo te­nía en es­ta­do rui­no­so. Lo­gré que me lo ven­die­ra y du­ran­te más de 10 años es­tu­ve reha­bi­li­tán­do­lo, con la pre­mi­sa de que la bo­de­ga es­tu­vie­se in­te­gra­da en el edi­fi­cio prin­ci­pal. Así con­ser­vé una pe­que­ña bo­de­ga an­ti­gua y la acom­pa­ñé de otra mo­der­na, do­ta­da de la más al­ta tecnología. Es­te es un ver­da­de­ro ho­me­na­je a mi pa­dre, que me ha­bía in­cul­ca­do su amor por el mun­do del vino. Una bue­na for­ma de re­vi­vir la his­to­ria de los vi­ñe­dos, en don­de se en­cuen­tra una tra­di­ción vi­ti­vi­ní­co­la de apro­xi­ma­da­men­te 1.000 años».

ARIS­TÓ­CRA­TAS DE­DI­CA­DOS AL VINO

La his­to­ria de los vi­ñe­dos de Pazo Ti­zón co­mien­za en la Edad Me­dia ba­jo el po­der ecle­siás­ti­co del Mo­nas­te­rio de So­bra­do dos Mon­xes (A Co­ru­ña). Ya por el año 1.700 la fa­mi­lia de los Ti­zón co­mien­za a ser una fi­gu­ra cla­ve en la ac­ti­vi­dad vi­ní­co­la de la zo­na, que­dan­do el cle­ro en un segundo plano. Cons­ti­tu­ye­ron un mo­de­lo fa­mi­liar de aris­to­cra­cia de­di­ca­da al mun­do del vino. A fi­na­les del si­glo XVIII se cons­tru­ye el pazo, en el que se in­te­gra una pe­que­ña bo­de­ga, que el ac­tual pro­pie­ta­rio de­ci­dió con­ser­var. El con­jun­to, que se de­cla­ró mo­nu­men­to his­tó­ri­co-ar­tís­ti­co en 1946, se com­ple­ta con un am­plio pa­tio ajar­di­na­do y un po­zo con bro­cal, que apa­re­ce pre­ce­di­do por una mo­nu­men­tal por­ta­da de ac­ce­so. Al­re­de­dor del edi­fi­cio es­tán las viñas, ade­más de un pazo anexo, ca­pi­lla, pa­lo­mar y ca­sa rec­to­ral de Moldes, fun­da­da por los mon­jes del mo­nas­te­rio de So­bra­do.

El anexo per­te­ne­ce a An­tón Lo­sa­da Dié­guez, el per­so­na­je más co­no­ci­do li­ga­do a es­ta bo­de­ga, pro­fe­sor, es­cri­tor y po­lí­ti­co vin­cu­la­do al agra­ris­mo y al ga­le­guis­mo y per­so­na de una gran relevancia en el mun­do de la cul­tu­ra ga­lle­ga del si­glo XX.

Pe­dro Paz com­pró Li­ña­ri­ños, la al­dea don­de na­ció, con sus vi­ñe­dos»

VEN­DI­MIAS MATUTINAS

La pri­me­ra aña­da fue en el 2005 y, a me­di­da que fue­ron trans­cu­rrien­do los años, ha ha­bi­do cam­bios en la bo­de­ga con el pro­pó­si­to de me­jo­rar ca­da uno de los pro­ce­sos. «Nues­tros vi­ñe­dos —aña­de Paz— se en­cuen­tran den­tro de la pro­pie­dad, lo que per­mi­te una ob­ser­va­ción más ex­haus­ti­va de ca­da una de las fa­ses. Las ven­di­mias son matutinas con una pri­me­ra se­lec­ción, rea­li­za­da por per­so­nal de la zo­na con am­plio co­no­ci­mien­to de vi­ti­cul­tu­ra, ad­qui­ri­do a tra­vés del le­ga­do de va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Tam­bién con­ta­mos con bo­te­llas nu­me­ra­das que nos per­mi­ten un con­trol ab­so­lu­to de la tra­za­bi­li­dad del vino. Por otro la­do, desa­rro­lla­mos un sis­te­ma en una má­qui­na que va de­trás de los ven­di­mia­do­res, que vuel­can di­rec­ta­men­te los ra­ci­mos en un de­pó­si­to de 1.000 ki­los. Es­ta má­qui­na va cons­tan­te­men­te a la bo­de­ga y va­cía el con­te­ni­do, con lo que no pa­san ni 15 mi­nu­tos en­tre que se cor­ta el ra­ci­mo y se tra­ta la uva, lo que nos per­mi­te eli­mi­nar la po­si­bi­li­dad de fer­men­ta­cio­nes in­de­sea­das.

DOS VI­NOS

En las no­tas de ca­ta del blan­co Pazo Ti­zón Ex­tra­mun­di, los téc­ni­cos lo de­fi­nen co­mo de un co­lor do­ra­do ver­do­so. Es aro­má­ti­co e in­ten­so, con recuerdos de me­lo­co­tón ma­du­ro, pie­dra de río, me­lón, to­mi­llo li­mo­ne­ro y flo­res blan­cas. En bo­ca es un­tuo­so, es­truc­tu­ra­do y fres­co, con un per­sis­ten­te fi­nal sá­pi­do.

En cuan­to al tin­to, lo ca­ta­lo­gan co­mo un vino de co­lor ro­jo gra­na­te con ri­be­te vio­lá­ceo, lim­pio, trans­pa­ren­te y brillante. Tie­ne una bue­na in­ten­si­dad en na­riz, mar­ca­da por aro­mas pri­ma­rios y va­rie­ta­les y en bo­ca tie­ne una es­truc­tu­ra me­dia, en­tra­da sua­ve y ater­cio­pe­la­da. Fru­ta ro­ja, fre­sas, mo­ra, fram­bue­sa, ma­ti­ces de ca­cao y cho­co­la­te. Su aci­dez es­tá bien equi­li­bra­da. Post­gus­to lar­go y afru­ta­do. Am­bos vi­nos rea­li­zan la ma­ce­ra­ción en frío y fer­men­tan en ace­ro inoxi­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.