La re­vo­lu­ción del vino di­ver­ti­do

Fer­nan­do Mo­ra ha lo­gra­do in­gre­sar en el club del vino más im­por­tan­te del mun­do, el bri­tá­ni­co Ins­ti­tu­te of Mas­ter of Wi­ne, y des­de esa ata­la­ya que con­fir­ma su sa­pien­cia vi­ní­co­la de­fien­de la «re­vo­lu­ción» que vi­ve Es­pa­ña con unos nue­vos cal­dos «di­ver­ti­dos y

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - El Personaje - TEX­TO ISA­BEL PONCELA FO­TOS JA­VIER CEBOLLADA

El nue­vo mas­ter of wi­ne es­pa­ñol aban­de­ra la re­vo­lu­ción del vino di­ver­ti­do. Mo­ra, fun­da­dor de Bo­de­gas Fron­to­nio; y An­dreas Ku­bach, director ge­ne­ral de Pe­nín­su­la Vi­ni­cul­to­res, son los dos úni­cos es­pa­ño­les en­tre las 14 per­so­nas en to­do el mun­do que han con­se­gui­do es­te año la ti­tu­la­ción que otor­ga The Ins­ti­tu­te of Masters of Wi­ne en Reino Uni­do y que só­lo os­ten­tan 369 ex­per­tos del mun­do. Has­ta aho­ra so­lo ha­bía dos re­pre­sen­tan­tes de Es­pa­ña.

Mo­ra (Za­ra­go­za, 1982) sin­tió un enamo­ra­mien­to por el vino, un «ver­da­de­ro fle­cha­zo», con­fie­sa, cuan­do su es­po­sa lo lle­vó a vi­si­tar una bo­de­ga. En­ton­ces de­ci­dió in­ten­tar «fa­bri­car­lo» en la ba­ñe­ra de su ca­sa, e ini­ció una ca­rre­ra me­teó­ri­ca que cul­mi­nó el pa­sa­do 4 de sep­tiem­bre con la ob­ten­ción del tí­tu­lo de Mas­ter of Wi­ne.

La­ti­dos de Vino fue su pri­mer pro­yec­to se­rio, una vez su­pe­ra­do el afán de in­ten­tar ha­cer vino en la ba­ñe­ra de su pi­so, pe­ro rá­pi­da­men­te él y sus so­cios de­ci­die­ron de­di­car­se a las gar­na­chas de ga­ma al­ta, en sus Bo­de­gas Fron­to­nio, que les abrie­ron las puer­tas de al­gu­nos restaurantes con es­tre­lla Mi­che­lín y tam­bién las de más de una trein­te­na de paí­ses.

Aho­ra, en la tar­je­ta de vi­si­ta de su nue­vo pro­yec­to, Cue­vas de Arom, Mo­ra pue­de po­ner las si­glas «MW», lo que re­co­no­ce que le ayu­da­rá a «ga­nar cre­di­bi­li­dad», pe­ro tam­bién a ac­tuar de em­ba­ja­dor de los vi­nos de Cam­po de Bor­ja. De he­cho, y aun­que le de cier­to apu­ro ver­ba­li­zar­lo, las gar­na­chas es­pa­ño­las que al­can­zan su má­xi­ma ex­pre­sión en es­ta de­no­mi­na­ción de ori­gen es­tán en la lis­ta de sus cal­dos pre­fe­ri­dos, com­par­tien­do su afec­to con los al­ba­ri­ños ga­lle­gos, los bor­go­ña, los va­ro­lo ita­lia­nos y los vi­nos es­pu­mo­sos.

Pa­ra con­se­guir ser un «maes­tro del vino» Mo­ra ha te­ni­do que in­ver­tir mu­cho tiem­po, mu­cho di­ne­ro y mu­cho sa­cri­fi­cio, por­que pa­ra al­can­zar la ci­ma de es­tos es­tu­dios hay que «en­ten­der el vino des­de mu­chos án­gu­los di­fe­ren­tes» y te­ner una vi­sión de con­jun­to, mul­ti­dis­ci­pli­nar y crí­ti­ca.

Trein­ta es­pa­ño­les op­ta­ron a es­tos es­tu­dios, de los que fue­ron ele­gi­dos dos. Fer­nan­do Mo­ra se tu­vo que «bus­car la vi­da», ela­bo­rar sus apun­tes y bus­car ma­te­rial pa­ra en­fren­tar­se al exa­men fi­nal del pri­mer año: cua­tro ca­tas a cie­gas de do­ce vi­nos y un exa­men teó­ri­co con la ela­bo­ra­ción de dos en­sa­yos.

La si­guien­te fa­se con­clu­ye de nue­vo con otros ocho exá­me­nes en cua­tro días, y hay que su­pe­rar to­dos ellos en el mis­mo año. Mo­ra per­te­ne­ce al dos por cien­to de los as­pi­ran­tes que lo apro­bó to­do a la pri­me­ra. «Es de lo que más or­gu­llo­so es­toy», re­co­no­ce.

Fi­nal­men­te, tu­vo que ela­bo­rar una mi­ni te­sis de 10.000 pa­la­bras y, sin sor­pre­sas, co­mo te­ma eli­gió ha­blar de un nue­vo sis­te­ma de cla­si­fi­ca­ción de vi­nos pa­ra Cam­po de Bor­ja. Apro­bó y des­de el día 4 es el se­gun­do mas­ter

of wi­ne es­pa­ñol y el cuar­to que re­si­de en Es­pa­ña.Con­fie­sa que es­tá or­gu­llo­so de ha­ber po­di­do con­ver­tir su hobby en un tra­ba­jo y su tra­ba­jo en un sue­ño y el es­ce­na­rio ac­tual al que se en­fren­ta lo de­fi­ne co­mo «bas­tan­te alen­ta­dor», por­que de­mues­tra que la gen­te con ga­nas de tra­ba­jar y con for­ma­ción «pue­de ha­cer co­sas chu­las».

Pro­yec­tar eso al mer­ca­do, de­fien­de Mo­ra, ha­rá po­si­ble que los con­su­mi­do­res es­tén dis­pues­tos a pa­gar «un po­co más» por los cal­dos es­pa­ño­les. Y es que, se­gún la­men­ta, Es­pa­ña —el país con ma­yor ex­ten­sión de vi­ñas del mun­do y el se­gun­do en pro­duc­ción de hec­to­li­tros— ha si­do con­ce­bi­do siem­pre co­mo «fuen­te de vino ba­ra­to».

Por eso, en­tre otras co­sas, Mo­ra cree que el vino ten­dría que ser «mu­cho más ca­ro». Qui­zá, elu­cu­bra, de ese mo­do se­ría un pro­duc­to «mu­cho más va­lo­ra­do». Y re­la­ta que des­de el ex­te­rior siem­pre se ha vis­to a Es­pa­ña co­mo un país muy crea­ti­vo. «Los mer­ca­dos quie­ren que Es­pa­ña sea más ex­ci­tan­te y que ha­ya más vi­nos es­pa­ño­les en un seg­men­to me­dio-al­to», apun­ta.

«El vino es di­ver­ti­do, hay que ha­cer­lo po­pu­lar. Es cul­tu­ra», de­fien­de Mo­ra.

Y pa­ra de­mos­trar­lo, no ve del to­do con ma­los ojos mez­clar vino con re­fres­co de co­la. «¿Un ka­li­mot­xo’? ¿Por qué no? No de­ja de ser un cóc­tel pa­ra dis­fru­tar en el con­tex­to ade­cua­do. El vino es di­ver­ti­do, hay que qui­tar­se la ima­gen de que el vino es un se­ñor ma­yor con bi­go­te y ca­ra de abu­rri­do», reivin­di­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.