«Gra­cias al Dé­por co­no­cí a la fa­mi­lia Mu­ri­llo Vi­te­ri»

Da­ni Aran­zu­bía se con­vir­tió, a par­tir del 2008, en un ído­lo pa­ra la afi­ción del De­por­ti­vo. Y tam­bién pa­ra Manel Pérez, pro­pie­ta­rio de Bo­de­gas y Vi­nos Ares, so­cio de una pe­ña de­por­ti­vis­ta que re­ga­ba sus fies­tas con un crian­za de Rio­ja que se lla­ma igual qu

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - El Personaje - TEX­TO J. M. ORRIOLS FO­TOS CÉ­SAR TOIMIL

Así, por el fút­bol, es­te em­pre­sa­rio en­tró en con­tac­to con es­ta bo­de­ga fa­mi­liar de Ce­ni­ce­ro, que va ya por su quin­ta ge­ne­ra­ción. «Cuán­do tu­ve la pri­me­ra en­tre­vis­ta con los bo­de­gue­ros rio­ja­nos —ex­pli­ca el dis­tri­bui­dor— que­dé im­pre­sio­na­do por­que no sa­bía que, ade­más del crian­za Aran­zu­bía, te­nían ex­tra­or­di­na­rios vi­nos que ela­bo­ra­ban úni­ca­men­te con uvas pro­ce­den­tes de sus pro­pios vi­ñe­dos. Su pa­dre, Pa­co Mu­ri­llo, y sus hi­jos, Pat­xi e Iña­ki, que son los que aho­ra lle­van la bo­de­ga, siem­pre me di­cen que ellos pri­man la ca­li­dad por en­ci­ma de la can­ti­dad, y hay vi­nos, co­mo el Ex­pre­sión —que ellos ca­li­fi­can ‘de au­tor y or­gu­llo de la fa­mi­lia’— que ela­bo­ran siem­pre de las mis­mas fin­cas y so­lo cuan­do la co­se­cha es muy bue­na, de tal for­ma que, si un año no se cum­plen es­tas pre­mi­sas, no lo ela­bo­ran. Pe­ro es­ta mis­ma fi­lo­so­fía la apli­can al res­to de las mar­cas, por­que co­mo di­cen los her­ma­nos (que son los enó­lo­gos de la bo­de­ga) sus vi­nos tie­nen que ser re­don­dos, sua­ves y fá­ci­les de be­ber».

LAS FIN­CAS

Las fin­cas de Los Va­lles, Taho­la y Val­de­gún se si­túan en Ce­ni­ce­ro y Fuen­ma­yor, en un sue­lo prin­ci­pal­men­te de ti­po cal­cá­reo, a una al­ti­tud de 466 m. y con orien­ta­ción nor­te. Su edad me­dia es de 25 años y es­tán con­du­ci­das en va­so. La va­rie­dad pre­do­mi­nan­te es el tem­pra­ni­llo, acom­pa­ña­da por el gra­ciano, ma­zue­lo y la viu­ra. Dos ve­te­ra­nos ase­so­res de cam­po pa­sean a dia­rio por las fin­cas de la bo­de­ga, pro­por­cio­nan­do una ex­haus­ti­va in­for­ma­ción so­bre el es­ta­do de las vi­ñas, los tra­ta­mien­tos ne­ce­sa­rios en ca­da momento, y los ren­di­mien­tos es­pe­ra­dos de co­se­cha.

DE­PÓ­SI­TOS ANCHOS Y BA­JOS

El 100 % de la uva que lle­ga a la bo­de­ga pro­vie­ne de ven­di­mia ma­nual, rea­li­za­da por miem­bros de la fa­mi­lia y ven­di­mia­do­res ex­pe­ri­men­ta­dos, que ha­cen la pri­me­ra se­lec­ción del grano en la pro­pia vi­ña. Du­ran­te la re­cep­ción de la uva se ca­ta el fru­to de ca­da en­tre­ga y se ana­li­za en las ins­ta­la­cio­nes pa­ra ha­cer una se­gun­da se­lec­ción de uva.

En es­ta bo­de­ga, los de­pó­si­tos de vi­ni­fi­ca­ción son ba­jos y anchos, lo que los ha­ce real­men­te ori­gi­na­les si los com­pa­ra­mos con la gran ma­yo­ría de los que se uti­li­zan en Es­pa­ña. «Gra­cias a ello —ex­pli­can los enó­lo­gos— ob­te­ne­mos una me­jor ex­trac­ción de la es­truc­tu­ra y de la ma­te­ria co­lo­ran­te pro­ve­nien­te de los ho­lle­jos. Ade­más, la for­ma y el ta­ma­ño de los de­pó­si­tos, con­di­cio­nan la ar­qui­tec­tu­ra de nues­tra sin­gu­lar bo­de­ga, que cuenta con cli­ma­ti­za­ción free cooling, que es un sis­te­ma de ven­ti­la­ción na­tu­ral me­cá­ni­ca, pa­ra el apro­ve­cha­mien­to de las tem­pe­ra­tu­ras noc­tur­nas rio­ja­nas». La pro­duc­ción to­tal de Mu­ri­llo Vi­te­ri al­can­za las 400.000 bo­te­llas anua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.