Me­mo­ria de me­dio si­glo de cam­bios en Galicia

Lle­gó a Ou­ren­se en el año 1969, re­cién ter­mi­na­dos los es­tu­dios en la es­cue­la de vi­ti­cul­tu­ra de Re­que­na. Se es­tre­nó en Mon­te­rrei. Ase­so­ró de una u otra ma­ne­ra y par­ti­ci­pó en la ges­ta­ción o na­ci­mien­to de em­pre­sas que re­sis­ten, al­gu­nas con cam­bios im­por­tan­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Restaurantes Con Historia - TEX­TO PE­PE SEOA­NE FO­TOS SAN­TI M. AMIL

AFe­de­ri­co Pon­ce Mo­ya (Va­len­cia, 1945) le to­có vi­vir en pri­me­ra per­so­na bue­na par­te de la es­pec­ta­cu­lar trans­for­ma­ción del sec­tor del vino en Galicia en los úl­ti­mos cin­cuen­ta años. Se di­ce pron­to, pe­ro cuan­do se in­cor­po­ró a la coope­ra­ti­va de Mon­te­rrei el 28 de abril de 1969, co­mo aho­ra re­cuer­da con pre­ci­sión, re­cién ter­mi­na­dos sus es­tu­dios en la Es­cue­la de Vi­ti­cul­tu­ra y Eno­lo­gía de Re­que­na, el pa­no­ra­ma era bien di­fe­ren­te al ac­tual. No se le per­día na­da aquí, pe­ro le sa­lió el pri­mer tra­ba­jo y lo acep­tó. Al quí­mi­co se le veía con re­ce­lo, aun­que en pri­va­do se le ado­ra­ra, pe­ro esa es otra his­to­ria. Di­fe­ren­te era el pa­no­ra­ma cuan­do en el le­jano 1981 creó el la­bo­ra­to­rio Tec­vin. Por allí pa­sa­ron bue­na par­te de los enó­lo­gos que hoy mar­can ten­den­cia en las de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen de Galicia. Lle­ga­ban des­de Re­que­na y mu­chos aca­ba­ron ha­cien­do su vi­da por es­tos pa­gos. Has­ta diez mil clien­tes ase­gu­ra que lle­gó a te­ner en­tre vi­ti­cul­to­res y bo­de­gas. Aquel jo­ven Fe­de­ri­co, que a sus 13 años se ha­bía es­tre­na­do co­mo ayu­dan­te en la coope­ra­ti­va va­len­cia­na de Utiel, que en al­gún mo­men­to pa­só por ser la más gran­de de Eu­ro­pa, em­pe­zó a mos­trar ma­ne­ras en Mon­te­rrei. Muy pron­to se fi­jó en él Ma­nuel Váz­quez Ar­no­ya. Lo fi­chó en 1971 y fue una re­la­ción fruc­tí­fe­ra pa­ra am­bos. Al enó­lo­go, ade­más, le per­mi­tió vo­lar so­lo, ha­cer otras co­sas. Pu­do, de ese mo­do, es­tar en los orí­ge­nes y el desa­rro­llo de mar­cas y bo­de­gas co­mo Fi­lla­boa, Mor­ga­dío, Pa­zo do Por­to (que lue­go, por ra­zo­nes le­ga­les, pa­só a ser Pa­zo San Mau­ro), Se­ño­río de Bea­de, Go­de­llón, Val­da­mor, Val­du­mia y, en­tre otras mu­chas, Rec­to­ral de Aman­di. Rom­pió es­que­mas al po­co de na­cer Rías Bai­xas, a fi­na­les de los ochen­ta del si­glo pa­sa­do, cuan­do en 25 días tu­vo lis­to un vino pa­ra en­viar­lo a Es­ta­dos Uni­dos y que es­tu­vie­ra allí en las me­sas pa­ra el día de ac­ción de gra­cias. «De acuer­do, es dis­cu­ti­ble, pe­ro en aquel mo­men­to ha­bía que ha­cer­lo», di­ce. Son re­fe­ren­cias. Cuan­do Ri­bei­ra Sa­cra em­pe­za­ba a ser más que un sue­ño, por sus ma­nos y por sus equi­pos pa­só la pro­duc­ción de los vein­ti­trés vi­ti­cul­to­res que par­ti­ci­pa­ron en la fe­ria del vino de Aman­di del 1989 (ven­di­mia de 1988), que en­ton­ces mar­có la rup­tu­ra y abrió otro ca­mino. Ha­bía que es­tar. Y él es­tu­vo en mu­chas, en Galicia, en Bier­zo y con el Txa­co­lí de Vi­to­ria co­mo cre­den­cia­les. «Me to­có vi­vir una eta­pa en la que éra­mos po­cos los pro­fe­sio­na­les. Y ha­bía unas ga­nas enor­mes de ha­cer­lo bien. Me sien­to or­gu­llo­so de mu­chas co­sas y de ha­ber con­tri­bui­do, mo­des­ta­men­te, a que Galicia sea lo que aho­ra es en es­te cam­po de los vi­nos», re­ma­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.