VIC­TO­RIA VON HOHEN­LOHE SCH­MIDT-PO­LEX

La fu­tu­ra XX du­que­sa de Me­di­na­ce­li, una chi­ca nor­mal a pe­sar de la his­to­ria.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - CON­TENTS - POR ALFONSO PÉ­REZ-VEN­TA­NA

Jun­to a dis­tin­cio­nes y ho­no­res más pro­pios de otros tiem­pos, y más allá de la he­ren­cia ma­te­rial –no re­suel­ta aun des­de la muer­te de su bi­sa­bue­la en 2013–, Vic­to­ria von Hohen­lohe ha re­ci­bi­do co­mo le­ga­do la dis­cre­ción ca­si ge­né­ti­ca de sus an­te­ce­so­res al fren­te de la ca­sa du­cal: su bi­sa­bue­la, Vic­to­ria Eu­ge­nia Fer­nán­dez de Cór­do­ba, ‘Mi­mi’, y su pa­dre, Mar­co von Hohen­lohe, con el que tras más de 300 años, el tí­tu­lo cam­bió de ape­lli­do. Esa dis­cre­ción pug­na des­de el pa­sa­do mes de agos­to con el cre­cien­te in­te­rés por co­no­cer más so­bre la que pre­vi­si­ble­men­te se con­ver­ti­rá en po­co tiem­po en la XX du­que­sa de Me­di­na­ce­li, tí­tu­lo que otor­gó la Reina Isa­bel ‘la Ca­tó­li­ca’ a Luis de la Cer­da y de la Ve­ga en 1479, con Gran­de­za de Es­pa­ña des­de 1520, y cu­yo ori­gen se re­mon­ta al con­da­do del mis­mo nom­bre crea­do por En­ri­que II en 1368. Vic­to­ria se­rá ade­más, je­fa de la ca­sa de Me­di­na­ce­li, que tie­ne su ger­men en la des­cen­den­cia des­he­re­da­da del Rey Alfonso X ‘el Sa­bio’, por lo que os­ten­ta­rá la re­pre­sen­ta­ción de la ra­ma pri­mo­gé­ni­ta le­gí­ti­ma de los an­ti­guos re­yes de Cas­ti­lla y León. Es por eso fá­cil de en­ten­der que la úl­ti­ma gran du­que­sa, Mi­mi Me­di­na­ce­li, fue­ra bau­ti­za­da en la Cá­ma­ra Regia del Pa­la­cio Real y apa­dri­na­da por los Re­yes Alfonso XIII y Vic­to­ria Eu­ge­nia. Aho­ra, so­lo unos me­ses des­pués de su pri­me­ra apa­ri­ción pú­bli­ca en el fu­ne­ral por su pa­dre, no es mu­cho lo que ha tras­cen­di­do so­bre la fu­tu­ra nue­va du­que­sa, pe­ro en lo que sí coin­ci­den sus alle­ga­dos es en de­fi­nir­la co­mo una jo­ven dis­cre­ta, nor­mal, ale­ja­da de la eti­que­ta de ca­cho­rra de la aris­to­cra­cia, y de per­so­na­li­dad ale­gre y res­pon­sa­ble, mez­cla de su san­gre his­pano-ger­má­ni­ca.

ES­TU­DIAN­TE EN MA­DRID Vic­to­ria es una chi­ca de su tiem­po, pre­pa­ra­da y cons­cien­te de la res­pon­sa­bi­li­dad que con­lle­va os­ten­tar, en­tre otros, el prin­ci­pal tí­tu­lo de la que se con­si­de­ra la ca­sa no­bi­lia­ria más im­por­tan­te de Es­pa­ña y una de las gran­des de Eu­ro­pa. A lo lar­go de la his­to­ria, Me­di­na­ce­li ha in­cor­po­ra­do a otras diez ca­sas y hoy acu­mu­la más de 50 tí­tu­los no­bi­lia­rios, 11 de ellos con Gran­de­za de Es­pa­ña. Vic­to­ria von Hohen­lohe Sch­midt-Po­lex (Má­la­ga, 17 de mar­zo de 1997) es fru­to del ma­tri­mo­nio, un año an­tes, en­tre Mar­co von Hohen­lohe y la ale­ma­na Sandra Sch­midt-Po­lex. Su pa­dre era el pri­mo­gé­ni­to de Ana de Me­di­na Fer­nán­dez de Cór­do­ba –her­ma­na ma­yor del du­que de Feria, pa­dre de Ra­fael y Luis Me­di­na– y Ma­xi­mi­lian von Hohen­loheLan­gen­burg –hermano de Alfonso Hohen­lohe, im­pul­sor de Mar­be­lla en los 70–. Mar­co era nie­to de Vic­to­ria Fer­nán­dez de Cór­do­ba, XVIII du­que­sa de Me­di­na­ce­li, de

quien di­cen, a pe­sar de su ob­se­sión por la dis­cre­ción, que tu­vo una vi­da de pe­lí­cu­la. El mis­mo año de su bo­da, y con su mu­jer em­ba­ra­za­da de Vic­to­ria, Mar­co su­frió un gra­ve ac­ci­den­te de mo­to­ci­cle­ta en la ca­rre­te­ra que une Es­te­po­na y Mar­be­lla, que le lle­vó al bor­de de la muer­te. Un si­nies­tro cu­yas se­cue­las le acom­pa­ña­ron to­da la vi­da. En 2004 los pa­dres de Vic­to­ria se di­vor­cia­ron y ese mis­mo año, ella se tras­la­dó a vi­vir a Mú­nich con su ma­dre y su úni­co hermano, Ale­xan­der, de 17 años, mar­qués de Na­vaher­mo­sa des­de abril.

SU VI­DA EN MA­DRID Ac­tual­men­te, Vic­to­ria vi­ve en Ma­drid, don­de es­tu­dia se­gun­do cur­so del gra­do en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en la pres­ti­gio­sa IE Uni­ver­sity, ins­ti­tu­ción que for­ma a alum­nos de to­do el mun­do des­de una vi­sión hu­ma­nis­ta en va­lo­res de in­no­va­ción, ri­gor aca­dé­mi­co y es­pí­ri­tu em­pren­de­dor. Tras sus es­tu­dios, el sue­ño de la fu­tu­ra du­que­sa de Me­di­na­ce­li, que ha­bla in­glés, ale­mán y es­pa­ñol, es desa­rro­llar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en el ám­bi­to de la ges­tión de or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro de ca­rác­ter in­ter­na­cio­nal, cam­po en el que ya ha em­pe­za­do a ad­qui­rir ex­pe­rien­cia. Es­te ve­rano reali­zó un pe­rio­do de prác­ti­cas en el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos de Na­cio­nes Uni­das. Vic­to­ria asis­te ca­da día a cla­se en la se­de de su uni­ver­si­dad en el ba­rrio de Sa­la­man­ca, don­de has­ta aho­ra pa­sa­ba des­aper­ci­bi­da en­tre sus com­pa­ñe­ros y el pro­fe­so­ra­do. Su día a día es el de una chi­ca nor­mal, a ex­cep­ción de su es­ca­sa ac­ti­vi­dad en las re­des so­cia­les: com­par­te pi­so con otras dos jó­ve­nes y sus ra­tos li­bres los de­di­ca a mon­tar a ca­ba­llo, su gran pa­sión. Tras 65 años de con­ti­nui­dad, re­pre­sen­ta­dos en la bi­sa­bue­la de Vic­to­ria al

fren­te del du­ca­do, y la muer­te de es­ta en 2013, la hon­da his­to­ria de la ca­sa de Me­di­na­ce­li pa­re­ció pre­ci­pi­tar­se de nue­vo es­te ve­rano con el fa­lle­ci­mien­to de su pa­dre. Me­di­na­ce­li ha cam­bia­do así de ti­tu­lar por se­gun­da vez en tres años y vol­ve­rá a ser pre­vi­si­ble­men­te una mu­jer, de nom­bre Vic­to­ria de nue­vo, la que se con­vier­ta en du­que­sa de Me­di­na­ce­li. Vic­to­ria es, ade­más, la se­gun­da Hohen­lohe en lle­var el tí­tu­lo ya que su pa­dre, que su­ce­dió di­rec­ta­men­te a su abuela ya que su ma­dre fa­lle­ció an­tes que es­ta, rom­pió con más de 300 años de tra­di­ción de los Fer­nán­dez de Cór­do­ba al fren­te del du­ca­do. Con él, la ti­tu­la­ri­dad cam­bió de ape­lli­do a fa­vor de la di­nas­tía prin­ci­pes­ca de los Hohen­lohe, de ori­gen ale­mán y con va­rias de sus ra­mas arrai­ga­das en Es­pa­ña.

DU­QUE­SA A LA ES­PE­RA La fu­tu­ra du­que­sa de Me­di­na­ce­li lo se­rá gra­cias a la llamada ley Agat­ha, que en su día fa­vo­re­ció a su pa­dre, hi­jo de la pri­mo­gé­ni­ta de la du­que­sa de Me­di­na­ce­li. Es­ta ley, que igua­la al hom­bre y la mu­jer y se ri­ge ex­clu­si­va­men­te por el or­den de sucesión, es co­no­ci­da así por­que la di­se­ña­do­ra Agat­ha Ruiz de la Pra­da fue la pri­me­ra en de­nun­ciar la dis­cri­mi­na­ción que su­po­nía y so­li­ci­tar po­der su­ce­der a su tío ma­terno en los tí­tu­los de mar­que­sa de Cas­tell­dos­ríus, con gran­de­za de Es­pa­ña, y de ba­ro­ne­sa de San­ta Pau. Aun­que la tra­di­ción mar­ca que de­ben pa­sar unos me­ses pa­ra ini­ciar es­te trá­mi­te y la ley es­ta­ble­ce el pla­zo má­xi­mo de un año pa­ra ha­cer­lo, Vic­to­ria Hohen­lohe po­dría ha­ber so­li­ci­ta­do ya an­te el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia la sucesión al tí­tu­lo de du­que­sa de Me­di­na­ce­li por fa­lle­ci­mien­to de su pa­dre, a la es­pe­ra de que di­cha re­so­lu­ción se pu­bli­que en el Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do.

A la iz­quier­da, Vic­to­ria von Hohen­lohe y su hermano, Ale­xan­der, de 17 años, ro­dea­dos de fa­mi­la­res du­ran­te el fu­ne­ral por su pa­dre, al que asis­tió el Rey Fe­li­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.