20 AÑOS SIN LADY DI

EL PRÓ­XI­MO 31 DE AGOS­TO SE CUM­PLEN 20 AÑOS DE LA MUER­TE DE DIA­NA DE GA­LES EN UN TRÁ­GI­CO AC­CI­DEN­TE. LA QUE FUE­RA ‘PRIN­CE­SA DEL PUE­BLO’ PER­MA­NE­CE EN EL IMA­GI­NA­RIO CO­LEC­TI­VO CO­MO ICONO DE LA MO­DA DEL SI­GLO XX. EL ME­JOR HO­ME­NA­JE SE LO HAN HE­CHO SUS HI­JOS, GUI

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR AN­TO­NIO ALBERT

Re­cor­da­mos a DIA­NA DE GA­LES, que per­dió la vi­da en una ac­ci­den­te de trá­fi­co el 31 de agos­to de 1997.

Nun­ca hu­bo una Lady Di. Esa es la ra­zón por la que, 20 años des­pués de su muer­te, se pue­den se­guir es­cri­bien­do ar­tícu­los so­bre ella. O so­bre to­das ellas, por­que, co­mo de­cía, nun­ca hu­bo una so­la Dia­na, sino tan­tas co­mo ver­sio­nes de ella nos cuen­tan fa­mi­lia­res, ami­gos, con­fi­den­tes, pe­rio­dis­tas, ar­tis­tas, vo­lun­ta­rios… ¿En qué se pa­re­cía aque­lla mu­jer que mu­rió jun­to a su aman­te, pro­duc­tor de ci­ne y mu­sul­mán, en un co­che en el tú­nel del Pont l’Al­mà, en Pa­rís, a la jo­ven de la fa­mi­lia Spen­cer, con uno de los más ran­cios abo­len­gos del país, re­cién sa­li­da del in­ter­na­do, con la mi­ra­da siem­pre al sue­lo, la fal­da pli­sa­da y el jer­sey de cue­llo vuel­to? ¿Era aca­so la mis­ma que, ves­ti­da co­mo un me­ren- gue es­ca­pa­do de la tar­ta nup­cial, pro­ta­go­ni­zó la ‘bo­da del si­glo’ en Lon­dres? ¿La que llo­ra­ba de­ses­pe­ra­da por las in­fi­de­li­da­des de su ma­ri­do, pe­ro son­reía go­zo­sa cuan­do se en­tre­ga­ba a los bra­zos de otros? ¿Eran la mis­ma mu­jer la tí­mi­da fi­gu­ra de las pri­me­ras fo­tos de la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca y la mo­de­lo de por­ta­da de las re­vis­tas? ¿Aca­so am­bas po­dían anun­ciar a la pro­ta­go­nis­ta del to­ples más po­lé­mi­co y me­jor pa­ga­do de los 90, un ro­ba­do en el ho­tel By­blos de la Cos­ta del Sol que nos per­mi­tió ver, por pri­me­ra vez, los pe­chos de una prin­ce­sa, aun­que fue­ra re­cién se­pa­ra­da?

Ca­da ver­sión de Lady Di fue me­jo­ra­da con el tiem­po, con la ex­pe­rien­cia, in­clu­so con la de­ses­pe­ra­ción, que su­peró tras una fa­se de ano­re­xia y ten­ta­ti­vas de sui­ci­dio. Ca­da una de ellas, sien­do heredera de la an­te­rior, era fru­to de un se­cre­to des­ve­la­do, una trai­ción des­cu­bier­ta, una prohi­bi­ción des­de­ña­da…

DIS­TIN­TAS VER­SIO­NES

A lo lar­go de es­tos años he­mos co­no­ci­do to­dos esos pro­ce­sos de su vi­da gra­cias a las con­fe­sio­nes de ma­yor­do­mos, exa­man­tes y ami­gos, ya fue­ra en li­bros o do­cu­men­ta­les. Se nos ha ha­bla­do de una jo­ven que se enamo­ró de un hom­bre enamo­ra­do de otra mu­jer pa­ra, fi­nal­men­te, enamo­rar­se de un hom­bre que re­pre­sen­ta­ba to­do lo que no era su ma­ri­do: li­bre, he­re­de­ro de un im­pe­rio (Ha­rrod’s), aven­tu­re­ro… Se nos pre­sen­tó a una chi­ca sin ape­nas gus­to pa­ra el ves­tir que ter­mi­nó sien­do mu­sa de los mo­dis­tos más pres­ti­gio­sos –y que ella ma­ni­pu­la­ba a su an­to­jo pa­ra ha­cer de la mo­da su ban­de­ra–. Co­mo lo fue su lu­cha con­tra el si­da, la que li­bró con­tra las mi­nas an­ti­per­so­na o su apo­yo a las mi­sio­nes de Te­re­sa de Cal­cu­ta.

Al fi­nal de su vi­da, era la ver­sión más fuer­te de Lady Di, su­per­vi­vien­te de la ver­sión más dé­bil de sí mis­ma. Pe­ro, co­mo el mi­to de El Cid, su vic­to­ria no lle­gó has­ta su muer­te, cuan­do lo­gró do­ble­gar a la rei­na Isa­bel II, cuan­do hi­zo tam­ba­lear los

ci­mien­tos de la mo­nar­quía bri­tá­ni­ca –y con ellos, los de la reale­za eu­ro­pea– ha­cien­do sal­tar por los ai­res las nor­mas es­ta­ble­ci­das has­ta en­ton­ces pa­ra una heredera al trono. Ya na­da ha si­do igual pa­ra otras: des­de Má­xi­ma Zo­rre­guie­ta, en Ho­lan­da, a la pro­pia Rei­na Le­ti­zia. O la es­po­sa de su hi­jo Gui­ller­mo, Ca­ta­li­na de Cam­brid­ge. To­das ellas res­pon­den a un per­fil nue­vo, cer­cano: son mu­je­res in­de­pen­dien­tes, pro­fe­sio­na­les

y co­no­ce­do­ras de la reali­dad de los ciu­da­da­nos. «El pre­cio que pa­gó Dia­na pa­ra que las mo­nar­quías se ac­tua­li­za­ran fue el más al­to que uno pue­da ima­gi­nar», re­co­no­ce Rosa Vi­lla­cas­tín. «Aun­que en Es­pa­ña se tar­dó en asu­mir esa reali­dad y, po­si­ble­men­te, el mie­do a que se re­pi­tie­ra un fe­nó­meno pa­re­ci­do, fue lo que le cos­tó al Prín­ci­pe Fe­li­pe su re­la­ción con Eva San­num».

ANIVER­SA­RIO DE SU MUER­TE

un icono La ex­mu­jer del prín­ci­pe de Ga­les se ha con­ver­ti­do en una ima­gen más que re­co­no­ci­ble y po­ne ros­tro a una épo­ca con­vul­sa pa­ra la ca­sa real bri­tá­ni­ca.

Dia­na de Ga­les de­di­có su tiem­po a las cau­sas so­li­da­rias, en­tre ellas la lu­cha con­tra las mi­nas an­ti­per­so­na, una la­bor que sus hi­jos han con­ti­nua­do tras su muer­te. Tam­bién apo­yó a la Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta en su la­bor con los más des­fa­vo­re­ci­dos y abo­gó por la lu­cha con­tra el si­da.

Jun­to a es­tas lí­neas, Lady Di con la rei­na Isa­bel de In­gla­te­rra. El víncu­lo en­tre nue­ra y sue­gra no fue nun­ca de­ma­sia­do cer­cano. Su re­la­ción con Dia­na de Ga­les fue uno de los mo­ti­vos de la caí­da de la po­pu­la­ri­dad de la so­be­ra­na.

Ba­jo es­tas lí­neas, Dia­na Spen­cer y el prín­ci­pe Car­los de In­gla­te­rra el día del anun­cio de su com­pro­mi­so nup­cial. A la dcha., el ma­tri­mo­nio con sus dos hi­jos, Gui­ller­mo y Enrique.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.