Mi hi­jo Ál­va­ro es un amor, de esas per­so­nas que so­lo puedes que­rer

ALE­JA­DO DE LOS BANQUILLOS DES­DE HA­CE APRO­XI­MA­DA­MEN­TE UN AÑO, LO QUE NO HA DE­JA­DO APAR­CA­DO EL EX­SE­LEC­CIO­NA­DOR NA­CIO­NAL ES SU COM­PRO­MI­SO CON LA FUN­DA­CIÓN DOWN MA­DRID.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - CORAZÓN - POR ANA GAR­CÍA LO­ZANO t FO­TOS: M. VA­QUE­RO

No co­no­cía per­so­nal­men­te a Vi­cen­te del Bos­que (66), pe­ro te­nía la sen­sa­ción, ima­gino que co­mo la gran ma­yo­ría, de sa­ber muy bien có­mo era. Y lo cier­to es que no me lle­vé nin­gu­na sor­pre­sa. Apar­te de ser un hom­bre afa­ble y en­can­ta­dor, Vi­cen­te es ad­mi­ra­do y ad­mi­ra­ble. No so­lo por sus éxi­tos de­por­ti­vos, sino tam­bién por su com­pro­mi­so con mu­chí­si­mas cau­sas so­li­da­rias. Par­ti­ci­pa, sin des­can­so, en in­fi­ni­dad de ini­cia­ti­vas en­ca­mi­na­das a ayu­dar a dar vi­si­bi­li­dad a co­lec­ti­vos des­fa­vo­re­ci­dos. Por eso era obli­ga­do que es­tu­vie­ra en es­tas pá­gi­nas. De he­cho, has­ta tie­ne pre­mios co­mo per­so­na­je so­li­da­rio… Bueno, pe­ro tam­po­co pue­do pre­su­mir mu­cho, ya que creo que to­dos te­ne­mos un mí­ni­mo com­pro­mi­so so­cial. Ade­más, es­toy un po­co obli­ga­do, por­que ten­go un cha­val con dis­ca­pa­ci­dad y co­noz­co es­te mun­do muy bien

y por eso sé que to­do lo que po­da­mos ayu­dar es po­co. A mí me gus­ta­ría que to­das es­tas ONG no de­pen­die­ran so­lo de la so­li­da­ri­dad de la gen­te, que no es­tá mal, por su­pues­to, pe­ro de­be­rían es­tar re­gu­la­das y pro­te­gi­das por la ad­mi­nis­tra­ción. Lo ideal se­ría que es­tu­vie­ran sub­ven­cio­na­das, por­que hay mu­chas aso­cia­cio­nes que tie­nen muy po­cos re­cur­sos y me­nos vi­si­bi­li­dad y tie­nen que fun­cio­nar con los me­dios más ra­quí­ti­cos que te pue­das ima­gi­nar. Hay otras que tie­nen más co­ber­tu­ra y es­tán, sin que­rer, más pro­te­gi­das por la so­cie­dad. Ten­dría que ha­ber un pre­su­pues­to, re­gu­la­do, pa­ra to­das ellas. De to­dos mo­dos, de un tiem­po a es­ta par­te, ca­da vez hay más com­pro­mi­so y ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial. Eso es ver­dad, por­que las em­pre­sas se han da­do cuen­ta de que es­to tie­ne una bue­na pu­bli­ci­dad en la so­cie­dad y se han vuel­to mu­cho más cui­da­do­sas en es­te sen­ti­do. En su ca­so, es­tar ahí, po­der dar ejem­plo, te­ner la po­si­bi­li­dad de di­vul­gar… Eso es muy po­ten­te y tam­bién es una res­pon­sa­bi­li­dad. Y co­mo tal, hay que ha­cer­lo con la ma­yor na­tu­ra­li­dad. Tam­po­co ha­ce fal­ta ser ex­cep­cio­nal. Ha­bla­ba an­tes de su hi­jo Ál­va­ro y por eso, pro­ba­ble­men­te, con la aso­cia­ción que se sien­ta más com­pro­me­ti­do sea la Fun­da­ción Sín­dro­me de Down. Con­cre­ta­men­te con la Fun­da­ción Down Ma­drid, de la que es pa­trono. To­dos te­ne­mos gra­ba­da la ima­gen de Ál­va­ro subido en el au­to­bús de la Se­lec­ción, abra­za­do a la co­pa cuan­do ga­na­mos el Mun­dial… Fue un he­cho es­pon­tá­neo, no ha­bía na­da pre­pa­ra­do. Él, con bas­tan­te an­te­la­ción, me di­jo: «Bueno, pa­pá, si ga­na­mos el Mun­dial, me subo al au­to­car». Yo le di­je: «Sí, sí, cla­ro, no te preo­cu­pes». Sin te­ner cla­ro que eso pu­die­ra con­se­guir­se. Te­nién­do­lo muy po­co cla­ro que fué­ra­mos a ser cam­peo­nes del mun­do, por su­pues­to, ima­gí­na­te. Lue­go, la ver­dad es que te das cuen­ta del be­ne­fi­cio que tu­vo esa ima­gen, por­que mu­cha gen­te agra­de­ció que se le die­ra vi­si­bi­li­dad al mun­do de la dis­ca­pa­ci­dad. ¿Có­mo es Ál­va­ro? Es un amor, un cha­val que so­lo trans­mi­te bon­dad, es de esas per­so­nas que so­lo puedes que­rer. ¿Có­mo po­dría po­ten­ciar­se que las per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes pu­die­ran par­ti­ci­par más en el de­por­te? En nues­tro ca­so, des­de mi ex­pe­rien­cia, con to­da nor­ma­li­dad. Te­ne­mos dos equi­pos de fút­bol sa­la, por­que éra­mos mu­chos y tu­vi­mos que ha­cer dos. Te das cuen­ta de que pue­den ju­gar, par­ti­ci­par y ha­cer de­por­te co­mo cual­quier otro cha­val. Hay de­por­tes en los que son ver­da­de­ra­men­te bue­nos, co­mo, por ejem­plo, en na­ta­ción. Ju­gan­do al fút­bol, que hay que te­ner la ha­bi­li­dad y la coor­di­na­ción pa­ra ma­ne­jar el ba­lón, pa­sar­lo, re­ga­tear, chu­tar… te vas dan­do cuen­ta de có­mo avan­zan. De cuan­do em­pe­za­ron, ha­ce diez años, a aho­ra, han pro­gre­sa­do mu­chí­si­mo. Ten en cuen­ta que los be­ne­fi­cios del de­por­te son pa­ra to­dos, tam­bién pa­ra ellos. Los va­lo­res del de­por­te les vie­nen es­tu­pen­da­men­te. ¿El fút­bol es so­li­da­rio? Cla­ro, sin du­da. Si hay una pa­la­bra cla­ve pa­ra ser fut­bo­lis­ta es la ge­ne­ro­si­dad de unos con otros. Sin

Me gus­ta­ría que to­das las ONG es­tu­vie­sen re­gu­la­das y pro­te­gi­das por la ad­mi­nis­tra­ción

esa ge­ne­ro­si­dad es muy di­fí­cil que sea­mos un buen equi­po. Pue­den ser bue­nos ju­ga­do­res, sí, pe­ro no un buen equi­po. El fút­bol es equi­po, es in­te­gra­ción… Fút­bol e in­clu­sión so­cial son tér­mi­nos que de­be­rían ir de la mano, ¿no le pa­re­ce? El fút­bol es so­li­da­rio, lo que pa­sa es que hay al­gu­nos ras­gos, y yo soy un po­co crí­ti­co en eso, que no ha­cen mu­cho fa­vor a los ni­ños. So­bre to­do, cuan­do ve­mos esos sín­to­mas de egoís­mo de los pro­pios ju­ga­do­res que se re­sis­ten a ser cam­bia­dos. O cier­tas si­tua­cio­nes del jue­go que no tras­la­dan esa ge­ne­ro­si­dad que de­be trans­mi­tir el fút­bol siem­pre. Mu­chas ve­ces ese egoís­mo de al­gu­nos ju­ga­do­res es muy ma­lo pa­ra el res­to. Te doy un ejem­plo: si a uno le van a cam­biar y el en­tre­na­dor se re­sis­te, por­que le da mie­do, no va­ya a ser que se va­ya a en­fa­dar, sin dar­se cuen­ta de que hay uno en el ban­qui­llo que es­tá desean­do ju­gar tam­bién y que jue­ga muy po­cos mi­nu­tos… No quie­re que le re­le­guen, cuan­do hay otros cha­va­les que es­tán desean­do sa­lir al campo. Se­ría muy bueno que se apli­ca­ran el cuen­to. No sé si pe­dir­le nom­bres, se­ñor Del Bos­que… No, no, pon­gas el que pon­gas… Ni co­lor ni ca­mi­se­ta. Ha­blo en ge­ne­ral… Ima­gino que ha­brá te­ni­do que li­diar con mu­chos egos. Yo con­si­de­ro que, ló­gi­ca­men­te, to­dos te­ne­mos nues­tro pru­ri­to, pe­ro tam­bién de­be­mos te­ner ese pun­to de com­pa­ñe­ris­mo pa­ra ser un ves­tua­rio sano. Un ves­tua­rio vi­cia­do es lo peor que pue­de ha­ber. No me ima­gino có­mo ve aho­ra los par­ti­dos de la Se­lec­ción, por­que to­dos te­ne­mos una opi­nión. Cual­quier es­pec­ta­dor se sien­te en­tre­na­dor, se­lec­cio­na­dor… Us­ted que sí lo ha si­do, ¿los dis­fru­ta? Sí, yo los veo co­mo siem­pre. Lo úni­co, que no es­toy pen­san­do en el par­ti­do del pró­xi­mo miér­co­les o el del pró­xi­mo do­min­go, por­que esa ha si­do una ru­ti­na tan me­ti­da en mí que, prác­ti­ca­men­te, se me ha pa­sa­do la vi­da pen­san­do en el pró­xi­mo par­ti­do. Yo lo veo con pa­sión, pa­ra di­ver­tir­me, por­que me gus­ta. En es­te año que lle­vo fue­ra de la ac­ti­vi­dad, he vis­to tan­tos par­ti­dos co­mo veía cuan­do es­ta­ba den­tro del fút­bol. ¿Se pue­de dis­fru­tar del triun­fo si no ha ha­bi­do al­gún fra­ca­so? Aun­que no me gus­ta na­da la pa­la­bra fra­ca­so… Te re­fie­res a per­der, pe­ro es que no hay nin­gún de­por­tis­ta que ga­ne siem­pre. Es im­po­si­ble. Nues­tro me­jor ejem­plo es Rafa Nadal, que a ve­ces pier­de y, ade­más, lo ha­ce con dig­ni­dad y ele­gan­cia. Yo creo que eso for­ma par­te del de­por­te y el que no lo vea así, ma­lo. Igual que ha­bla­ba an­tes de la fal­ta de ge­ne­ro­si­dad de los ju­ga­do­res, dé­ja­me que co­men­te tam­bién un pro­ble­ma que tie­nen los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que, a ve­ces, ha­cen mu­cho da­ño, por­que crean un op­ti­mis­mo exa­ge­ra­do. Re­sul­ta que ya va­mos a ga­nar el pró­xi­mo Mun­dial, cuan­do to­da­vía no nos he­mos cla­si­fi­ca­do. Van crean­do unas ex­pec­ta­ti­vas sin dar­se cuen­ta de que son 209 paí­ses los que par­ti­ci­pan y no es fá­cil ga­nar y que hay mu­cha com­pe­ten­cia. Es­tá bien que lo ten­ga­mos co­mo ob­je­ti­vo má­xi­mo, pe­ro no de­mos la ima­gen de que es una co­sa muy sen­ci­lla, por­que los cha­va­les pien­san que es pan co­mi­do y no se dan cuen­ta de una reali­dad en el de­por­te: que se pue­de ga­nar, pe­ro tam­bién se pue­de per­der. Cuán­do echa la vis­ta atrás, Vi­cen­te, ¿qué ve? Un re­co­rri­do emo­cio­nan­te, de mu­chí­si­mas ex­pe­rien­cias y tam­bién de mu­chos co­no­ci­mien­tos. He te­ni­do mu­chos en­tre­na­do­res, gen­te que me ha apor­ta­do mu­chas co­sas... Es una vi­da apa­sio­nan­te la de ju­ga­dor de fút­bol y la he de­ja­do atrás, pe­ro sin nin­gu­na nostalgia, por­que la he vi­vi­do en ple­ni­tud. Y cuan­do mi­ra ha­cia de­lan­te, ¿qué ca­mino vis­lum­bra? Ver cre­cer a mis hi­jos. No creo que ha­ya mu­cho más… Bueno sí, te­ner sa­lud. Pe­ro yo te­nía en­ten­di­do que pre­ten­día te­ner una ju­bi­la­ción muy ac­ti­va. Bueno, no he pa­ra­do. Prác­ti­ca­men­te si­go ha­cien­do lo mis­mo que an­tes, por­que ten­go mu­chos com­pro­mi­sos que atien­do, pe­ro ya sin res­pon­sa­bi­li­da­des, por­que no quie­ro te­ner nin­gu­na. ¿Y ter­mi­nar la ca­rre­ra de Ma­gis­te­rio no en­tra en sus pla­nes? ¡Qué va! La em­pe­cé por­que no era muy buen es­tu­dian­te y que­ría ha­cer una ca­rre­ra cor­ta. Lo que pa­sa es que me al­te­ró, o me­jor, me al­te­ré yo al ve­nir a Ma­drid. De to­dos mo­dos, nun­ca es tar­de… Yo creo que ya ni me ad­mi­ti­rían.

“To­dos te­ne­mos un mí­ni­mo com­pro­mi­so so­cial. Yo es­toy un po­co obli­ga­do, por­que ten­go un cha­val con dis­ca­pa­di­dad”.

“El fút­bol es so­li­da­rio, sin du­da. Si hay una pa­la­bra cla­ve pa­ra ser fut­bo­lis­ta es la ge­ne­ro­si­dad de unos con otros”.

“To­dos te­ne­mos la ima­gen de Ál­va­ro subido al au­to­bús de la Se­lec­ción, abra­za­do a la Co­pa del Mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.