ISABELITA PE­RÓN

Así es su vi­da en Es­pa­ña.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR JUAN LUIS GALIACHO

Isabelita Pe­rón, cu­yo ver­da­de­ro nom­bre es Ma­ría Es­te­la Martínez Car­tas, pri­me­ra mu­jer pre­si­den­ta de Ar­gen­ti­na y viu­da y se­gun­da es­po­sa del tam­bién pre­si­den­te de es­te país, el ge­ne­ral Juan Do­min­go Pe­rón, vuel­ve a es­tar en bo­ca de to­dos. La Fis­ca­lía la bus­ca pa­ra impu­tar­la en la me­ga­cau­sa ju­di­cial re­la­cio­na­da con los crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad, que no pres­cri­ben.

Vi­vir en tran­qui­li­dad es su má­xi­mo ob­je­ti­vo. «Es una mu­jer ca­da día más frá­gil por su an­cia­ni­dad, pe­ro con la ca­be­za muy bien pues­ta, que coor­di­na per­fec­ta­men­te, y con pro­ble­mas de mo­vi­li­dad que le obli­gan a ir acom­pa­ña­da», afirman sus ín­ti­mos. «Eso sí, sin ayu­da de an­da­do­res o de bas­tón, ya que siem­pre ha si­do muy pre­su­mi­da. Men­tal­men­te es­tá muy bien, en el fon­do es una su­per­vi­vien­te que va a en­te­rrar a to­dos», in­di­can sus ami­gos.

Isabelita Pe­rón vi­ve hoy com­ple­ta­men­te re­ti­ra­da de los fo­cos me­diá­ti­cos, a las afue­ras de Ma­drid, en Villafranca del Cas­ti­llo. Re­si­de en un chalé ado­sa­do si­tua­do en la ca­lle Va­lle de Ul­da­na, den­tro de la zo­na de­no­mi­na­da Los Va­lles, en la ur­ba­ni­za­ción Mo­cha Chi­ca. Fue a fi­na­les de los 90 cuan­do de­ci­dió tras­la­dar­se a vi­vir a la tran­qui­la Vi-

lla­fran­ca, una lo­ca­li­dad de­pen­dien­te del mu­ni­ci­pio de Vi­lla­nue­va de la Ca­ña­da y don­de tam­bién vi­ven co­no­ci­dos y fa­mo­sos co­mo la nie­ta del ge­ne­ral Fran­co, Ma­rio­la Martínez-Bor­diú o Da­vid Bus­ta­men­te. En es­ta lo­ca­li­dad es­tá, des­de ha­ce tiem­po, de pá­rro­co su buen ami­go y con­fe­sor, el sa­cer­do­te En­ri­que Lá­za­ro, al fren­te de la parroquia de San­ta Ma­ría So­le­dad To­rres, uno de los lu­ga­res más vi­si­ta­dos du­ran­te es­tos años por Isabelita.

UN AU­DI DE­TRÁS DEL BUS

Aun­que la vi­vien­da es de su pro­pie­dad, se­gún con­fir­ma el pá­rro­co, en el Re­gis­tro de la Pro­pie­dad no fi­gu­ra a su nom­bre nin­gún in­mue­ble en to­da Es­pa­ña. El chalé ado­sa­do tie­ne 250 me­tros cua­dra­dos, ade­más de otros 100 de jar­dín. Las en­tra­das nor­te y sur dan a la ca­lle Va­lle de Ul­da­na y es­tán ce­rra­das con un ac­ce­so privado y res­trin­gi­do so­lo a los ve­ci­nos. Pe­ro eso no evi­tó que, en mar­zo de 2007, su­frie­ra un es­cra­che por par­te de fa­mi­lia­res de des­apa­re­ci­dos ar­gen­ti­nos, que pe­ga­ron fotos en la puer­ta de su ga­ra­je.

To­da la zo­na de la ca­sa que da al ex­te­rior, tan­to el ga­ra­je co­mo las ha­bi­ta­cio­nes, es­tán com­ple­ta­men­te ce­rra­das. Con las per­sia­nas ba­ja­das. Lo con­tra­rio ocu­rre en la zo­na tra­se­ra, más lu­mi­no­sa, que es com­ple­ta­men­te inac­ce­si­ble a la vis­ta de los cu­rio­sos. En la plan­ta ba­ja es­tá la co­ci­na, el sa­lón y la ha­bi­ta­ción de la per­so­na que la asis­te y acom­pa­ña. Arri­ba, su ha­bi­ta­ción y des­pa­cho, don­de pa­sa mu­chas ho­ras del día. La de­co­ra­ción de su re­si­den­cia es sen­ci­lla. «Tie­ne al­gu­nas al­fom­bras y mue­bles clá­si­cos, pe­ro

po­co más», dicen sus alle­ga­dos. Na­da más lle­gar a es­ta lo­ca­li­dad se in­te­gró en las la­bo­res de la parroquia, pe­ro con al­gu­nas pe­cu­lia­ri­da­des. Por ejem­plo, a una ex­cur­sión pa­rro­quial a Cuen­ca, mien­tras to­das las fe­li­gre­sas iban en au­to­bús, ella lo ha­cía en su Au­di A6 de­trás del au­to­bús. Dos de sus per­so­nas de más con­fian­za han si­do sus chó­fe­res: Luis, ya ju­bi­la­do, y aho­ra Mar­tin, su con­duc­tor y ayu­da per­so­nal. Sus su­pues­tas amis­ta­des fa­mo­sas, co­mo con el vi­den­te Octavio Ace­bes, han pa­sa­do ya a la his­to­ria. Co­mo tam­bién su ac­ti­vi­dad, una de las po­cas sin­gu­la­ri­da­des co­no­ci­das, de acu­dir al Ras­tri­llo de Nue­vo Fu­tu­ro. «Aun­que si­gue ayu­dan­do mu­cho al Ras­tri­llo, ya que com­pra al­gu­nas jo­yas y lue­go las da pa­ra subas­ta», afir­ma el cu­ra.

CAÍ­DAS Y FRAC­TU­RAS

El cam­bio ra­di­cal en sus há­bi­tos co­men­zó en 2007, su

an­nus ho­rri­bi­lis, en el que, ade­más del jui­cio por ex­tra­di­ción, tu­vo una caí­da que por las es­ca­le­ras de la Audiencia Na­cio­nal y se rom­pió la muñeca, por lo que tu­vo que ser ope­ra­da en la Clí­ni­ca de La Zar­zue­la en una in­ter­ven­ción que le prac­ti­có el doc­tor Da­niel Fe­rro. Otra caí­da pos­te­rior, con ro­tu­ra de bra­zo y del ta­lón de Aqui­les, le pro­vo­có de por vi­da una gran ines­ta­bi­li­dad que lle­va a que siem­pre ten­ga

In­ten­ta evi­tar ser cap­ta­da por los ‘pa­pa­raz­zi’

que ir apo­ya­da en al­guien. Su vi­da dis­cu­rre es­pe­cial­men­te con los pa­seos en su pe­que­ño jar­dín, los cuidados mé­di­cos, el fi­sio­te­ra­peu­ta y la pe­lu­que­ría. Ape­nas se la ve por la ur­ba­ni­za­ción, don­de pue­de ser ob­je­to de pa­pa­raz­zis, y si, en cam­bio, lo ha­ce por el ba­rrio ma­dri­le­ño de Salamanca, don­de pa­sa más des­aper­ci­bi­da.

Dicen sus ami­gos que, a pe­sar de to­das sus vi­ci­si­tu­des, nun­ca ha ha­bla­do mal de na­die. Ni de la per­so­na que la man­tu­vo re­clui­da, el ge­ne­ral Vi­de­la, e in­clu­so cuan­do vio la noticia de su muer­te, no di­jo na­da. Ya no acu­de tan­to a Mi­sa a la parroquia de San­ta Ma­ría So­le­dad To­rres. Ha­ce me­ses lo ha­cía dis­cre­ta­men­te en la par­te de atrás, aun­que par­ti­ci­pa­ba en al­gu­nas lec­tu­ras. Pe­ro si­gue sien­do co­la­bo­ra­do­ra ac­ti­va de la parroquia en esa bús­que­da de tran­qui­li­dad que cie­rre su pe­ri­plo vi­tal.

45 AÑOS EN ES­PA­ÑA

Cum­plió 86 años el pa­sa­do 4 de fe­bre­ro. De ellos, 45 los ha pa­sa­do en Es­pa­ña. Co­no­ció a Juan Do­min­go Pe­rón, 36 años ma­yor que ella, en Pa­na­má con­vir­tién­do­se en su se­cre­ta­ria. El ge­ne­ral, de­rro­ca­do en un cruen­to gol­pe de es­ta­do que in­clu­yó el bom­bar­deo de una ma­ni­fes­ta­ción en la Pla­za de Ma­yo por avio­nes de la Ma­ri­na, fue deam­bu­lan­do de país en país: Pa­ra­guay, Pa­na­má, Venezuela o Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, has­ta que en 1961 ubi­có por fin su re­si­den­cia en Es­pa­ña. Fue el 5 de enero de ese mis­mo año cuan­do Isabelita y él se ca­sa­ron en la Igle­sia de la Vir­gen de la Pa­lo­ma. Des­de en­ton­ces, pa­sa­ron jun­tos 11 años en nues­tro país. En 1972 vol­vie­ron de nue­vo a Ar­gen­ti­na tras 11 años en Es­pa­ña. En oc­tu­bre de 1973, Pe­rón era ele­gi­do otra vez pre­si­den­te, pe­ro el 1 de ju­lio de 1974 fa­lle­cía. Ese mis­mo día, Isabelita Pe­rón asu­mía la presidencia.

En 1976 lle­gó el gol­pe de Es­ta­do y Ma­ría Es­te­la pa­só a un arres­to do­mi­ci­lia­rio en la re­si­den­cia mi­li­tar El Mes­si­dor, en la Pa­ta­go­nia, don­de es­tu­vo con­fi­na­da sie­te me­ses. Allí se apo­yó en una pro­fun­da re­li­gio­si­dad que siem­pre le ha per­se­gui­do. Pos­te­rior­men­te fue tras­la­da­da a la ba­se Azul de la Ar­ma­da, don­de pa­só el tiem­po arre­glan­do mue­bles y en ta­reas de jar­di­ne­rías. El jar­dín y pa­sear si­guen sien­do hoy sus prin­ci­pa­les hob­bies. Isabelita Pe­rón fue pues­ta en li­ber­tad con­di­cio­nal por la jus­ti­cia en ju­lio de 1981 y ese mis­mo año de­ci­dió re­gre­sar a Ma­drid, don­de hoy vi­ve en su plá­ci­do re­ti­ro, en Villafranca del Cas­ti­llo.

co­que­te­ría Dicen sus ín­ti­mos que, a pe­sar de su de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud, su co­que­te­ría pro­vo­ca que no se apo­ye ni en an­da­dor ni en bas­tón al­guno.

UNA APRE­TA­DA AGEN­DA A la iz­da., en su pri­mer dis­cur­so co­mo pre­si­den­ta de Ar­gen­ti­na. Aba­jo, jun­to a su ma­ri­do, Juan Pe­rón, du­ran­te su exi­lio en Es­pa­ña, en los 60. Ba­jo es­tas lí­neas, en el fu­ne­ral de es­te.

una caí­da Isabelita a la sa­li­da de la Audiencia Na­cio­nal, don­de en su ‘an­nus ho­rro­bi­lis’ se cayó por las es­ca­le­ras frac­tu­rán­do­se la muñeca.

su re­fu­gio Vi­ve en una ca­sa en Villafranca del Cas­ti­llo (iz­da., aba­jo) y fre­cuen­ta la parroquia de San­ta Ma­ría So­le­dad To­rres (aba­jo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.