Nat­han Dra­ke dice adiós

El In­dia­na Jo­nes de Naughty Dog se des­pi­de de Plays­ta­tion por to­do lo al­to, de­jan­do el lis­tón muy al­to pa­ra el res­to de tí­tu­los del 2016. «Un­char­ted 4: El desen­la­ce del la­drón» que­da­rá co­mo uno de los me­jo­res vi­deo­jue­gos de es­ta ge­ne­ra­ción.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: BRAIS CAPELÁN

La saga Un­char­ted se cie­rra con el vi­deo­jue­go del año

El ca­za­te­so­ros de Naughty Dog se des­pi­de de sus fans en Un­char­ted 4: El desen­la­ce del la­drón, un vi­deo­jue­go que ha con­se­gui­do com­bi­nar los me­jo­res as­pec­tos de la saga de Plays­ta­tion en una aven­tu­ra que pro­me­te con­ver­tir­se en uno de los gran­des es­tan­dar­tes de la con­so­la de Sony en la ac­tual ge­ne­ra­ción. Ha lle­ga­do la ho­ra de des­pe­dir­se de uno de los per­so­na­jes más icó­ni­cos que ha de­pa­ra­do el mun­do de los vi­deo­jue­gos en los úl­ti­mos años. Nat­han Dra­ke cuel­ga las pis­to­le­ras y lo ha­ce co­mo so­lo él sa­be, con un vi­deo­jue­go car­ga­do de ac­ción y adre­na­li­na que no de­ja­rá in­di­fe­ren­tes a los se­gui­do­res de la saga. Un­char­ted 4: El desen­la­ce del la­drón es la guin­da per­fec­ta con la que Naughty Dog po­ne pun­to y fi­nal a una de sus gran­des crea­cio­nes.

El ga­lar­do­na­do equipo for­ma­do por Neil Druck­mann y com­pa­ñía nos ofre­ce una his­to­ria a la al­tu­ra de los me­jo­res block­bus­ters de Holly­wood. La aven­tu­ra nos mues­tra a un Nat­han re­ti­ra­do que año­ra su vi­da co­mo ca­za­te­so­ros. So­lo la apa­ri­ción de su her­mano, con el agua al cue­llo, con­se­gui­rá que re­to­me sus ha­za­ñas. A lo lar­go de la his­to­ria no fal­ta­rán vie­jos co­no­ci­dos de la saga co­mo Sully o Ele­na y nue­vos per­so­na­jes que com­ple­ta­rán un gran elen­co. Du­ran­te las 18 ho­ras que du­ra el mo­do his­to­ria nos en­con­tra­re­mos con una am­plia va­rie­dad de es­ce­na­rios, en al­gu­nos de los cua­les nos po­dre­mos mo­ver con una ma­yor li­ber­tad de lo ha­bi­tual en la saga, dan­do rien­da suel­ta a la ex­plo­ra­ción.

Más di­ver­sión, me­nos ti­ros

La di­ver­sión es­tá garantizada de prin­ci­pio a fin, gra­cias a la al­ter­nan­cia en­tre ac­ción, pla­ta­for­mas y puz­les, que en­ca­jan me­jor que nunca en el uni­ver­so Un­char­ted. Hay, eso si, me­nos can­ti­dad de ti­ro­teos que en los tres vi­deo­jue­gos pre­ce­den­tes. Sin em­bar­go, ca­da una de esas es­ce­nas es­tán muy bien hi­la­das den­tro del ar­gu­men­to. Tam­bién se in­tro­du­ce en es­te cuar­to ca­pí­tu­lo el si­gi­lo co­mo un ele­men­to im­por­tan­te en la tra­ma, dan­do la po­si­bi­li­dad al ju­ga­dor de su­pe­rar los dis­tin­tos ni­ve­les sin ne­ce­si­dad de abrir fue­go. Las pla­ta­for­mas, co­mo en el res­to de jue­gos de la fran­qui­cia, son otro de los as­pec­tos más des­ta­ca­bles de la aven­tu­ra, aña­dien­do dos no­ve­da­des en for­ma de ac­ce­so­rios: el gan­cho y el pi­co. Con el pri­me­ro, ade­más de avan­zar por te­rre­nos inac­ce­si­bles, po­dre­mos uti­li­zar­lo en es­ce­nas de ac­ción co­mo un re­cur­so muy efec­ti­vo a la ho­ra de lu­char con­tra los enemi­gos. No fal­tan tam­po­co los rom­pe­ca­be­zas, que en­ca­jan a la per­fec­ción en el desa­rro­llo de la his­to­ria, ade­más de ser ac­ce­si­bles e in­ge­nio­sos, de for­ma que se pue­den su­pe­rar sin ex­ce­si­va di­fi­cul­tad.

Men­ción es­pe­cial me­re­ce el apar­ta­do vi­sual de es­te lan­za­mien­to. Mu­chos ex­per­tos ya se han aven­tu­ra­do a afir­mar que es el más com­ple­to de la ac­tual ge­ne­ra­ción de con­so­las has­ta la fe­cha. El mo­de­la­do de per­so­na­jes mues­tra unas res­pues­tas fa­cia­les muy rea­lis­tas. Los grá­fi­cos siem­pre ha si­do muy im­por­tan­te pa­ra Naughty Dog, acos­tum­bra­da a crear vi­deo­jue­gos con es­ce­na­rios y pai­sa­jes de gran be­lle­za. La com­pa­ñía tam­bién ha cui­da­do el apar­ta­do so­no­ro del tí­tu­lo, que lle­gó a Es­pa­ña do­bla­do al cas­te­llano y cu­ya ban­da so­no­ra firma el com­po­si­tor Henry Jack­man, co­no­ci­do por pe­lí­cu­las co­mo la re­cien­te Ca­pi­tán Amé­ri­ca: Ci­vil War.

Diez ma­pas

¿Qué ha­cer tras com­ple­tar la his­to­ria y des­cu­brir la lar­ga lis­ta de se­cre­tos que es­con­de Un­char­ted 4? Des­de Naughty Dog han que­ri­do ase­gu­rar al ju­ga­dor mu­chas ho­ras ex­tra de di­ver­sión gra­cias al mo­do mul­ti­ju­ga­dor, que se in­cor­po­ró a la saga en la se­gun­da en­tre­ga. Las par­ti­das on­li­ne son de cin­co par­ti­ci­pan­tes por gru­po, lo que en prin­ci­pio pue­de cau­sar la sen­sa­ción de va­cío en los es­ce­na­rios. Por el mo­men­to, hay diez ma­pas dis­po­ni­bles y otras tan­tas mo­da­li­da­des de di­ver­sión, pe­ro des­de la com­pa­ñía ya han con­fir­ma­do que irán in­cor­po­ran­do nue­vas ca­rac­te­rís­ti­cas a es­te mo­do del jue­go con la fi­na­li­dad de que El desen­la­ce del la­drón no cai­ga en el ol­vi­do más allá de unas de­ce­nas de ho­ras de jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.