Em­pre­sas al des­nu­do

Em­pe­zó ha­ce nue­ve años en EE.UU. y se ha ex­pan­di­do a paí­ses co­mo Reino Uni­do, Fran­cia, Ca­na­dá o Ale­ma­nia. Se lla­ma Glass­door y es un pun­to de en­cuen­tro en In­ter­net don­de la gen­te cuen­ta las con­di­cio­nes de su tra­ba­jo de mo­do anó­ni­mo. Ya le lla­man el Wi­ki­le

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - De Redes -

En un país co­mo Es­pa­ña, con una ta­sa de pa­ro su­pe­rior al 20%, pue­de cho­car. Pe­ro los ex­per­tos ase­gu­ran que nos en­con­tra­mos an­te una ten­den­cia con vi­sos de glo­ba­li­dad. Las em­pre­sas han de cui­dar su ima­gen co­mo em­plea­do­ras pa­ra que la gen­te quie­ra tra­ba­jar en ellas. Sí, la vuel­ta per­fec­ta de la tor­ti­lla la­bo­ral. Ya ocu­rre en EE. UU. o In­gla­te­rra. Y ocu­rri­rá aquí más pron­to que tar­de. Lo va­ti­ci­nó Sarah Har­mon, la res­pon­sa­ble de la red Lin­ke­din pa­ra Es­pa­ña y Por­tu­gal en una po­nen­cia que dio re­cien­te­men­te en A Co­ru­ña: « Las em­pre­sas ame­ri­ca­nas es­tán in­vir­tien­do mu­cho di­ne­ro en me­jo­rar su ima­gen de em­plea­bi­li­dad pa­ra no per­der ca­pi­tal hu­mano » .

La prin­ci­pal cau­sa de es­tos mo­vi­mien­tos se en­cuen­tra en una red so­cial que es­tá re­vo­lu­cio­nan­do el mun­do de los re­cur­sos hu­ma­nos. Se lla­ma Glass­door y, co­mo su nom­bre in­di­ca, pre­ten­de ha­cer de cristal las puer­tas de las em­pre­sas. Al mo­do de un Tri­pAd­vi­sor de em­pre­sas, en ella el usua­rio pue­de ac­ce­der a un di­rec­to­rio ili­mi­ta­do de fir­mas con una in­for­ma­ción im­pen­sa­ble ha­ce ape­nas unos años. Co­sas que to­do el mun­do se pre­gun­ta. ¿Cuán­to pa­gan por un tra­ba­jo en con­cre­to? ¿Có­mo son los ho­ra­rios? ¿Se res­pe­tan las con­di­cio­nes pac­ta­das o son fle­xi­bles? ¿Qué ti­po de pre­gun­tas te ha­cen en la en­tre­vis­ta? ¿Son reales las me­di­das de con­ci­lia­ción o son me­ros for­ma­lis­mos sin con­te­ni­do? ¿Qué opor­tu­ni­da­des de as­cen­so exis­ten? Así has­ta el in­fi­ni­to.

«Si tú an­tes de ir a un ho­tel de va­ca­cio­nes mi­ras lo que la gen­te que es­tu­vo en él opi­na, có­mo no vas a ha­cer­lo con un tra­ba­jo, que es al­go mu­cho más im­por­tan­te en tu vi­da», ra­zo­na­ba Sa­ra Har­mon en su po­nen­cia.La ma­yo­ría de la au­dien­cia, per­ple­ja. De nue­vo, cho­ca la men­ta­li­dad. ¿No se­rá el em­plea­do el que tie­ne que su ima­gen pa­ra que la em­pre­sa lo con­tra­te? Ase­gu­ra que es lo que es­tá ocu­rrien­do en paí­ses co­mo Aus­tra­lia, Bél­gi­ca, Ca­na­dá, Ale­ma­nia, Fran­cia, In­dia, Ir­lan­da, Ho­lan­da, Sui­za, Es­ta­dos Uni­dos o Reino Uni­do, en los que Glass­door ope­ra. La in­for­ma­ción la apor­tan de ma­ne­ra anó­ni­ma los em­plea­dos de las em­pre­sas. Y co­rre co­mo la pól­vo­ra. An­tes no que­da­ba más re­me­dio que des­cu­brir to­do ello con la ex­pe­rien­cia pro­pia o a tra­vés de con­tac­tos pre­vios. Aho­ra, a gol­pe de clic, uno se pue­de aso­mar a los des­pa­chos de las com­pa­ñías más im­por­tan­tes del mun­do.

Son más de 340 em­pre­sas las que ya han si­do so­me­ti­das a es­te es­cru­ti­nio des­de que arran­có la red en el año 2007. Cuen­ta en la ac­tua­li­dad con más de 30 mi­llo­nes de usua­rios ávi­dos de ac­ce­der a to­do es­te ma­re­mág­num de da­tos y opi­nio­nes. En las re­se­ñas se pue­den en­con­trar tres apar­ta­dos. El pri­me­ro es de ti­po ge­ne­ral. En él se ofre­ce una valoración glo­bal del pues­to con pros y con­tras. Así se pue­den en­con­trar co­men­ta­rios de una mul­ti­na­cio­nal tex­til co­mo «pa­gan bien, hay buen am­bien­te de tra­ba- jo y la gen­te es agra­da­ble» con un signo po­si­ti­vo. Y a su la­do, otro di­cien­do «no hay equi­li­brio en­tre el tra­ba­jo y ca­li­dad de vi­da, ha­ces mu­chí­si­mas ho­ras y es­tá to­do muy mal ges­tio­na­do». Otro ca­so, de una gran fir­ma de in­for­má­ti­ca de ori­gen hin­dú, di­ce: «Es una em­pre­sa am­bi­cio­sa con alta in­te­gri­dad, con gru­po muy uni­do y con la cul­tu­ra in­no­va­do­ra por ban­de­ra». Pe­ro, al tiem­po, apos­ti­lla que hay «un en­torno muy com­pe­ti­ti­vo que di­fi­cul­ta cre­cer, un equi­po de ven­tas muy dé­bil y gran­des ca­ren­cias en al­gu­nos pues­tos di­rec­ti­vos que ne­ce­si­tan otro ti­po de gen­te que los lleve».

Ade­más de ello, las re­se­ñas in­clu­yen un apar­ta­do es­pe­cí­fi­co pa­ra los sa­la­rios y otro pa­ra en­tre­vis­tas de tra­ba­jo. Mu­cho ojo aquí. Cual­quier pre­gun­ta fue­ra de tono he­cha en es­tos pro­ce­sos de se­lec­ción pue­de sa­lir del des­pa­cho y cir­cu­lar li­bre­men­te por la Red. Con pre­sun­ción de ve­ra­ci­dad y arrui­nan­do la ima­gen de la fir­ma. El ni­vel de con­cre­ción de­pen­de del em­plea­do, pe­ro se ha crea­do al­re­de­dor de Glass­door una cier­ta con­cien­cia so­li­da­ria en­tre los tra­ba­ja­do­res.

Más allá de ven­det­tas, lo que se res­pi­ra es una trans­pa­ren­cia muy útil en so­cie­da­des con alta ro­ta­ción la­bo­ral y po­co pa­ro, en don­de el tra­ba­ja­dor pue­de ma­ne­jar la si­tua­ción. Se es­ti­ma que so­lo un 15% de los co­men­ta­rios pue­den ser ma­lin­ten­cio­na­dos. Y lo cier­to es que sus usua­rios lo to­man con la mis­ma ve­ra­ci­dad que el men­ta­do Tri­pAd­vi­sor. Nin­gún es­ta­ble­ci­mien­to ho­te­le­ro se ta­pa los oí­dos a lo que allí se di­ce. Es más, mu­chos in­ter­vie­nen en las con­ver­sa­cio­nes pa­ra dar su pun­to de vis­ta y me­jo­rar su ima­gen. Pues lo mis­mo es­tá ocu­rrien­do con Glass­door, cu­ya pre­sión ya se sien­te en los de­par­ta­men­tos de re­cur­sos hu­ma­nos.

Ver­sión es­pa­ño­la en breve

«Con­si­ga em­pleo, ame su tra­ba­jo». Ese es el men­sa­je de la web es­pa­ño­la de Glass­door. Ad­vier­ten que no fun­cio­nan to­da­vía en nues­tro país, pe­ro que es­pe­ran ha­cer­lo en breve. Tam­bién re­su­men su ideal: «Nues­tra mi­sión es ayu­dar a to­do el mun­do a en­con­trar el tra­ba­jo y la em­pre­sa idea­les. Ofre­ce­mos la opor­tu­ni­dad de echar un vis­ta­zo al in­te­rior de la em­pre­sa an­tes de to­mar cual­quier de­ci­sión pro­fe­sio­nal». De to­dos mo­dos, con su bus­ca­dor se pue­den en­con­trar al­gu­nas em­pre­sas ga­lle­gas ofre­cien­do tra­ba­jo, con re­se­ñas de em­plea­dos o exem­plea­dos a su la­do. De­bi­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca el pro­yec­to no se asen­tó en Es­pa­ña. En un ci­clo de des­truc­ción ma­si­va de em­pleo, re­cor­tes sa­la­ria­les y ta­po­nes pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes no se con­si­de­ró el me­jor mo­men­to pa­ra ello. Sin em­bar­go, su fi­lo­so­fía en­tron­ca mu­cho con el mo­men­to ac­tual. La ciu­da­da­nía ve in­for­ma­ción otro­ra inac­ce­si­ble co­mo un de­re­cho. La tec­no­lo­gía se en­cuen­tra de su la­do pa­ra po­si­bi­li­tar­lo. Por ello, ya hay quien bau­ti­zó Glas­door co­mo el Wi­ki­leaks de los re­cur­sos hu­ma­nos. Lle­ga un mo­men­to en el que los se­cre­tos no se pue­den con­tro­lar y hay que ges­tio­nar­los co­mo me­jor se pue­da. La res­pon­sa­ble de Link­din pa­ra la Pe­nín­su­la lo de­ja­ba cla­ro en su ex­po­si­ción: es al­go que va a lle­gar y las em­pre­sas ha­rían bien en pre­ve­nir­lo si no quie­ren que sus me­jo­res em­plea­dos ter­mi­nen en otras com­pa­ñías y que los fu­tu­ros tra­ba­ja­do­res no las ten­gan en cuen­ta. ¿Da­rá la vuel­ta la tor­ti­lla?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.