El ro­bot gai­tei­ro

La ro­bó­ti­ca ga­lle­ga es­tá de en­ho­ra­bue­na gra­cias a Ei­ro, una cria­tu­ri­ta di­se­ña­da por Marcos Alon­so, so­cio de Neu­kos Ro­bo­tic, que con el apo­yo de un equi­po ha di­se­ña­do un ro­bot que se apli­ca la téc­ni­ca del «ta­cón, pun­ta, ta­cón» y bai­la la mui­ñei­ra co­mo si n

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada -

Ei­ro es la crea­ción de una em­pre­sa ubi­ca­da en Com­pos­te­la

Érase una vez un car­pin­te­ro lla­ma­do Gep­pet­to que de­ci­dió cons­truir un mu­ñe­co de ma­de­ra al que lla­mó Pi­no­cho... Así co­mien­za uno de los cuen­tos que ha acom­pa­ña­do a in­fi­ni­tas ge­ne­ra­cio­nes de ni­ños en to­do el mun­do. Es­ta ma­gia aún no se ha per­di­do por­que abun­dan ju­gue­tes pa­ra pe­que­ños y gran­des que traen la ima­gi­na­ción de se­rie gra­cias a que en la men­te de mu­chos adul­tos si­gue la­tien­do un co­ra­zón que sue­ña des­pier­to y los di­se­ña. Qui­zá por eso, Ei­ro es­tá ca­si en­tre no­so­tros. ¿Y quien es Ei­ro? Pa­ra em­pe­zar, su nom­bre pro­ce­de de la ter­mi­na­ción de la pa­la­bra mui­ñei­ro, en­ten­di­da co­mo bai­la­rín de mui­ñei­ras. Y, en re­su­men, es to­do un ro­bot sur­gi­do en Neu­kos Ro­bo­tic, la em­pre­sa de Marcos Alon­so, in­ge­nie­ro in­dus­trial for­ma­do en Vi­go, que ha ele­gi­do A Co­ru­ña pa­ra vi­vir y San­tia­go pa­ra ins­ta­lar su ne­go­cio. Es­te par­ti­cu­lar ro­bot na­ció, co­mo mu­chas ideas, en la men­te de su au­tor mien­tras se to­ma­ba un tran­qui­lo ca­fé. Con Neu­kos Ro­bo­tic Marcos co­mer­cia­li­za ro­bots edu­ca­ti­vos, de uso do­més­ti­co y tam­bién cria­tu­ras vin­ta­ge, por lo que la ro­bó­ti­ca es­tá en su ca­be­za a to­das ho­ras. Y con tan­to dar­le a la se­se­ra sur­gen ideas que aca­ban trans­for­mán­do­se en un pro­duc­to he­cho y de­re­cho. Has­ta aho­ra Marcos se de­di­ca­ba con Neu­kos a la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos fa­bri­ca­dos fue­ra pe­ro en ex­clu­si­va pa­ra su mar­ca. Pe­ro con Ei­ro quie­ren ir más allá y de­mos­trar que de la pe­que­ñi­ta in­dus­tria de la ro­bó­ti­ca de Ga­li­cia pue­de sa­lir un pro­duc­to pro­pio con to­das las ga­ran­tías de ca­li­dad y di­se­ño. «Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver ro­bots con di-

se­ños ins­pi­ra­dos en la cul­tu­ra orien­tal, con gran­des ojos, de ins­pi­ra­ción Man­ga y con ca­pa­ci­dad pa­ra si­mu­lar ges­tos de ar­tes mar­cia­les por­que esos son los sím­bo­los de su cul­tu­ra. Y no nos re­sul­ta na­da ex­tra­ño. Por eso pen­sé en por qué no ha­cer un ro­bot con el que nos iden­ti­fi­que­mos, un hu­ma­noi­de con una apa­rien­cia que re­cor­da­se a Ga­li­cia. Se me ocu­rrió un di­se­ño ins­pi­ra­do en nues­tro tra­je tra­di­cio­nal, pe­ro con al­go más, de ahí lo de que bai­le la mui­ñei­ra», re­la­ta. El si­guien­te pa­so fue dar­le un nom­bre. De­ci­dió acor­tar la pa­la­bra mui­ñei­ro pa­ra que fue­se más fá­cil de iden­ti­fi­car y co­mer­cia­li­zar. Tras re­nun­ciar a la le­tra ñ por lo di­fí­cil que re­sul­ta apli­car­la, sur­gió Ei­ro, que en jer­ga pro­fe­sio­nal de Alon­so, con­sis­te en «un ro­bot hu­ma­noi­de pro­gra­ma­ble, de có­di­go abier­to, fa­bri­ca­do con im­pre­so­ra 3D, que se pue­de con­tro­lar con el smartp­ho­ne y cu­yo di­se­ño es­tá ins­pi­ra­do en el tra­je tra­di­cio­nal ga­lle­go». Co­mo el mo­vi­mien­to se de­mues­tra an­dan­do, Alon­so re­co­no­ce que «lo más fá­cil pa­ra en­ten­der el pro­yec­to es leer has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle y ac­ce­der al en­la­ce ei­ro.neu­kos.com y ver a Ei­ro en ple­na se­sión de bai­le en https://www. you­tu­be.com/watch?v=Nx3Wn­lOAZ­pM».

En cons­tan­te evo­lu­ción

El Ei­ro que sal­drá al mer­ca­do no es la mis­ma cria­tu­ra que bai­la y se pa­sea por las re­des so­cia­les. La crea­ción de Neu­kos es un ro­bot en cons­tan­te evo­lu­ción pa­ra me­jo­rar sus ha­bi­li­da­des, que son unas cuan­tas, ade­más del bai­le. El re­to fi­nal, una vez que Marcos Alon­so y el equi­po del que se ha ro­dea­do pa­ra lle­var a ca­bo ter­mi­nen su ta­rea, cual­quier per­so­na con unas mí­ni­mas ca­pa­ci­da­des de mon­ta­je y co­no­ci­mien­to elec­tro­me­cá­ni­co pue­da con­se­guir to­das la pie­zas de Ei­ro uti­li­zan­do sim­ple­men­te una im­pre­so­ra 3D pa­ra re­pro­du­cir­las. Otra op­ción se­rá ad­qui­rir to­dos los en­tre­si­jos de es­te ro­bot gai­tei­ro, via­jar en el tiem­po has­ta los mí­ti­cos jue­gos de pie­zas TEN­TE y Me­cano, ejer­cer co­mo un ex­per­to Gep­pet­to y alum­brar un Ei­ro en el que los co­lo­res pue­den ir a gus­to del con­su­mi­dor. Ei­ro pue­de fun­cio­nar co­mo un ju­gue­te pa­ra ni­ños a par­tir de diez años, aun­que las ha­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas de mu­chos escolares ha­cen fac­ti­ble re­ba­jar la edad mí­ni­ma has­ta los ocho años pa­ra po­der mon­tar­lo. Pa­ra los adul­tos, el lí­mi­te es­tá en la pro­pia cu­rio­si­dad y la pa­cien­cia. Otra op­ción po­drá ser tam­bién ad­qui­rir un Ei­ro ya mon­ta­do y lis­to pa­ra echar un bai­le. El pre­cio fi­nal por el pa­que­te com­ple­to os­ci­la­rá en­tre cien y 150

eu­ros. Pe­ro pa­ra que es­to sea po­si­ble ha­brá que es­pe­rar un tiem­po, po­si­ble­men­te has­ta las pró­xi­mas Na­vi­da­des, ya que Alon­so y su equi­po han re­cu­rri­do a la fór­mu­la de crowd­fun­ding (http://ei­ro.neu­kos.com) pa­ra re­cau­dar fon­dos. Han fi­ja­do co­mo im­por­te óp­ti­mo los diez mil eu­ros, y es­tos días ya han con­se­gui­do más de ocho mil. La cam­pa­ña de cap­ta­ción de fon­dos con­ti­nua­rá unos días más, por lo que los más re­za­ga­dos aún pue­den apun­tar­se a un sis­te­ma de fi­nan­cia­ción que en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos es­tá en pleno au­ge. El di­ne­ro es im­por­tan­te, pe­ro más aún es pa­ra Neu­kos dar vi­si­bi­li­dad a su pro­yec­to, de­mos­tran­do que la ro­bó­ti­ca no tie­ne fron­te­ras y que cual­quier per­so­na, en cual­quier lu­gar del mun­do con ac­ce­so a una mí­ni­ma tec­no­lo­gía po­drá te­ner su pro­pio Ei­ro. «Lo im­por­tan­te es dar di­fu­sión y con­se­guir la co­la­bo­ra­ción pa­ra es­te pro­yec­to. No­so­tros par­ti­mos de un pro­to­ti­po que fun­cio­na pe­ro que no es­tá ter­mi­na­do. El di­ne­ro que po­da­mos con­se­guir ser­vi­rá pa­ra desa­rro­llar­lo y pro­du­cir­lo. El ví­deo que es­tá cir­cu­lan­do pa­ra la cam­pa­ña de­mues­tra que es un ro­bot con po­ten­cial». La prue­ba de que es­to es así es que la ver­sión en la que Neu­kos es­tá tra­ba­jan­do in­clu­ye cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos res­pec­to al Ei­ro del ví­deo. El bai­la­rín 3D es más au­tó­no­mo, tie­ne un dis­po­si­ti­vo de con­trol de al­gu­nos de sus mo­vi­mien­tos, se pue­de con­tro­lar con el te­lé­fono y un lar­go et­cé­te­ra. Co­mo se­rá un pro­duc­to de có­di­go abier­to, Ei­ro po­drá trans­for­mar­se tan­to co­mo quie­ra y con­si­ga quien apro­ve­che el di­se­ño que en unos me­ses ve­rá la luz. Las po­ten­cia­li­da­des de la cria­tu­ra son enor­mes por­que «va­mos a in­cor­po­rar di­se­ños com­ple­men­ta­rios, con ac­ce­so a pie­zas de re­cam­bio. Nues­tra idea es orien­tar el pro­duc­to pa­ra ni­ños de di­fe­ren­tes eda­des, dan­do la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir­lo ya mon­ta­do o por pie­zas, que tam­bién se po­drán com­prar suel­tas o des­car­gar el mo­de­lo pa­ra crear­las di­rec­ta­men­te». Los jue­gos de ro­bó­ti­ca, re­cuer­da Alon­so, «tie­nen una par­te muy edu­ca­ti­va, por­que pa­ra ha­cer­los tie­nes que uti­li­zar mu­chas he­rra­mien­tas y apren­des mu­chas co­sas. De­bes uti­li­zar un or­de­na­dor, tra­ba­jar con pa­cien­cia pa­ra ir pa­so a pa­so y te­ner co­no­ci­mien­tos de di­se­ño». Las per­so­nas que tie­nen es­te per­fil, sean ni­ños o adul­tos, dis­po­nen en es­tos ro­bots, ex­pli­ca Marcos, to­do un mun­do crea­ti­vo por desa­rro­llar. Y pa­ra echar­les un ca­ble a to­dos, los adic­tos a Ei­ro dis­pon­drán de una pá­gi­na web pa­ra sa­car­le el má­xi­mo par­ti­do.

FO­TO: ÁLVARO BALLESTEROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.