Pi­ka­chu & Cía. Un fi­lón de éxi­tos

La re­vo­lu­ción de Po­ké­mon Go es so­lo el enési­mo mi­la­gro de una fran­qui­cia que, jun­to con el res­to de ex­clu­si­vos de la com­pa­ñía, ha en­cum­bra­do a Nin­ten­do co­mo una mar­ca di­fe­ren­cia­da den­tro del mun­do de los vi­deo­jue­gos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - En Portada - TEX­TO: BRAIS CAPELÁN

Des­de que el pro­fe­sor Oak te pre­gun­ta­ba tu nom­bre en las pri­me­ras edi­cio­nes de Po­ké­mon Ro­jo y Azul, dán­do­te a es­co­ger en­tre Bul­ba­saur, Char­man­der o Squirtle, has­ta el lan­za­mien­to de Go han pa­sa­do vein­te años. Dos dé­ca­das en las que es­ta fran­qui­cia de Ga­me Freak y Nin­ten­do no ha de­ja­do de cre­cer y mul­ti­pli­car su uni­ver­so, con­vir­tién­do­se en uno de los pun­ta­les de la com­pa­ñía ni­po­na.

La cla­ve del éxi­to de es­te vi­deo­jue­go se pue­de ex­traer de su pro­pio es­lo­gan: «Haz­te con to­dos». Cap­tu­rar «po­ké­mons» y en­tre­nar­los es el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de los jue­gos, vin­cu­la­dos al gé­ne­ro del rol. Du­ran­te la aven­tu­ra, el per­so­na­je prin­ci­pal irá con­si­guien­do me­da­llas y con­vir­tién­do­se en uno de los me­jo­res en­tre­na­do­res del mun­do, re­sol­vien­do mis­te­rios y en­fren­tán­do­se a las más ra­ras cria­tu­ras. Ade­más, el he­cho de con­tar des­de sus ini­cios de mo­dos mul­ti­ju­ga­dor, me­dian­te el co­no­ci­do ca­ble Link de Ga­me Boy, le otor­ga­ba a la sa­ga un plus con res­pec­to a otras aven­tu­ras de rol de la épo­ca.

Cual­quie­ra po­dría pen­sar que la fran­qui­cia Po­ké­mon se po­dría ha­ber des­in­fla­do con el tiem­po, vi­vien­do un pro­ce­so pa­re­ci­do al de Nin­ten­do es­tos úl­ti­mos años (aun­que Go ha con­se­gui­do que la com­pa­ñía re­pun­te en el mer­ca­do). No ha si­do así, en gran me­di­da gra­cias a la re­no­va­ción de con­te­ni­dos en sus jue­gos, pa­san­do de 151 po­ké­mons a más de 700 y ex­pan­dien­do sus ma­pas. Tam­bién han con­tri­bui­do las me­jo­ras grá­fi­cas y ju­ga­bles de las nue­vas con­so­las de Nin­ten­do. Pe­ro la con­ti­nui­dad del éxi­to re­si­de en la adap­ta­ción a ca­da nue­va ge­ne­ra- ción de ju­ga­do­res, mu­chos de los cua­les tie­nen en Po­ké­mon su pri­me­ra ex­pe­rien­cia en los vi­deo­jue­gos.

Pe­ro la sa­ga no se que­dó so­lo en las con­so­las de Nin­ten­do, sino que desa­rro­lló des­de sus ini­cios su pro­pia se­rie ani­me, que afron­ta ya su vi­gé­si­ma tem­po­ra­da, ade­más de otras tan­tas pe­lí­cu­las que han con­tri­bui­do a ex­pan­dir el ima­gi­na­rio de es­ta fran­qui­cia. La his­to­ria de la fic­ción tie­ne su ne­xo de unión con los vi­deo­jue­gos en la edi­ción Ama­ri­llo, don­de te­ne­mos a Pi­ka­chu co­mo cria­tu­ra prin­ci­pal.

Un uni­ver­so ex­pan­si­vo

No se pue­de ha­blar de un uni­ver­so tan ex­ten­so co­mo el de Po­ké­mon sin men­cio­nar las ex­pan­sio­nes que han sa­li­do a la ven­ta, tan­to pa­ra las por­tá­ti­les de Nin­ten­do co­mo pa­ra las gran­des con­so­las. Des­de Po­ké­mon Sta­dium de Nin­ten­do 64, que per­mi­tía in­ter­ac­tuar con los car­tu­chos de Ga­me Boy, has­ta Mun­do Me­ga­mis­te­rio­so, de 3DS, pa­san­do por Su­per Smash Bros, la sa­ga ha mos­tra­do una gran vi­ta­li­dad pa­ra adap­tar­se a cual­quier ti­po de pla­ta­for­ma, gra­cias en gran me­di­da al in­con­fun­di­ble ca­ris­ma que ate­so­ran sus cria­tu­ras, so­bre to­do las 151 ori­gi­na­les, con un gran ti­rón co­mer­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.