Los co­ches es­tán com­ple­ta­men­te in­fra­uti­li­za­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - El Personaje - TEX­TO: MAR­TA GAR­DE

FRÉ­DÉ­RIC MAZZELLA es el ros­tro que se es­con­de de­trás de Bla Bla Car, la pá­gi­na que co­nec­ta con­duc­to­res con pa­sa­je­ros pa­ra com­par­tir tra­yec­tos de via­je. El ne­go­cio se ha ex­pan­di­do en un año a ocho paí­ses di­fe­ren­tes, y Es­pa­ña es el úni­co lu­gar en el que han en­con­tra­do pro­ble­mas pa­ra ins­ta­lar­se.

El pre­si­den­te y fun­da­dor de la pla­ta­for­ma di­gi­tal de trans­por­te com­par­ti­do BlaB­laCar, Fré­dé­ric Mazzella, de­fien­de en una en­tre­vis­ta que quie­nes les ata­can no han en­ten­di­do bien su ne­go­cio, na­ci­do ha­ce diez años y que se ha ex­pan­di­do ya a 22 paí­ses. «Nues­tro tra­ba­jo es po­ner en re­la­ción a gen­te que ha­ce el mis­mo tra­yec­to al mis­mo tiem­po. Que un par­ti­cu­lar ofrez­ca pla­zas a otro par­ti­cu­lar no ha­ce de él un pro­fe­sio­nal del trans­por­te», in­di­ca en la se­de pa­ri­si­na de su em­pre­sa y cuar­tel ge­ne­ral de los más de 30 mi­llo­nes de usua­rios que re­cu­rren a ella.

Tras su­pe­rar un pri­mer asal­to ju­di­cial en fe­bre­ro, cuan­do la Jus­ti­cia es­pa­ño­la re­cha­zó el cie­rre cau­te­lar de su web, so­li­ci­ta­do por la Con­fe­de­ra­ción de Trans­por­te por Au­to­bús (Con­fe­bus) por pre­sun­ta com­pe­ten­cia des­leal, las con­clu­sio­nes de la de­man­da que­da­ron pos­pues­tas en ma­yo por un ex­pe­dien­te ad­mi­nis­tra­ti­vo.

«Ho­nes­ta­men­te, Es­pa­ña es un país muy par­ti­cu­lar», ad­mi­te Mazzella, que re­cuer­da que es el úni­co en el que han te­ni­do pro­ble­mas de to­dos en los que se han im­plan­ta­do y ve co­mo «ex­tre­ma­da­men­te sor­pren­den­te» ha­ber aca­ba­do en los tri­bu­na­les.

BlaB­laCar, sub­ra­ya, «no aña­de nin­gu­na ac­ti­vi­dad. No hay na­die que va­ya a ha­cer el tra­yec­to so­lo pa­ra trans­por­tar a al­guien. No hay un be­ne­fi­cio ge­ne­ra­do por los con­duc­to­res. Y a par­tir del mo­men­to en que no es una ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal no pue­de su­po­ner una com­pe­ten­cia des­leal».

La co­mi­sión que ellos co­bran, aña­de, se in­clu­ye «por­que la cons­truc­ción de la pla­ta­for­ma que per­mi­te eso ne­ce­si­ta un mo­de­lo eco­nó­mi­co pa­ra exis­tir», y por­que apos­ta­ron cons­cien­te­men­te por ale­jar­se de la pu­bli­ci­dad.

En car­ne pro­pia

La idea de su ne­go­ció pren­dió en las Na­vi­da­des de 2003, cuan­do in­ten­tó pa­sar en ca­sa las va­ca­cio­nes pe­ro to­dos los tre­nes es­ta- ban lle­nos. Su her­ma­na par­tió al res­ca­te, pe­ro ver en el ca­mino có­mo la ma­yo­ría de los co­ches via­ja­ban in­com­ple­tos le hi­zo ex­plo­rar el po­ten­cial de op­ti­mi­zar esas pla­zas.

La em­pre­sa na­ció en 2006 pe­ro tar­dó en des­pe­gar unos años, los ne­ce­sa­rios has­ta que el uso de in­ter­net en los te­lé­fo­nos mó­vi­les y de las re­des so­cia­les se ex­pan­dió y pa­só a for­mar par­te in­trín­se­ca de la vi­da de la gen­te.

La cri­sis eco­nó­mi­ca, re­fle­xio­na, no ha su­pues­to un fac­tor de­ter­mi­nan­te en el cre­ci­mien­to de su ne­go­cio, que par­te de «una ra­cio­na­li­za­ción de los re­cur­sos»: «Cuan­do pue­des ha­cer lo mis­mo aho­rrán­do­te 20, 30, 50, 100 eu­ros, lo ha­ces, ha­ya o no cri­sis».

Los da­tos que arro­ja son con­tun­den­tes y re­fle­jan que «los co­ches es­tán com­ple­ta­men­te in­fra­uti­li­za­dos». El 96 % del tiem­po es­tán apar­ca­dos, un 0,8 % en bus­ca de una pla­za pa­ra apar­car, un 0,5 % en atas­cos y so­lo un 2,7 % en ac­ti­vo.

La crea­ción de con­fian­za en­tre los usua­rios, con la pu­bli­ca­ción de sus da­tos y opi­nio­nes de los via­je­ros, ha si­do cla­ve en el au­men­to de los se­gui­do­res, pe­ro im­plan­tar­se en nue­vos paí­ses, ad­mi­te, nun­ca es fá­cil.

«La ma­yor di­fi­cul­tad es ha­cer que la gen­te que bus­ca en­cuen­tre gen­te que ofre­ce. La pro­ba­bi­li­dad de que dos per­so­nas ha­gan el mis­mo tra­yec­to a la vez ya de por sí es dé­bil. Y de que lo di­gan con an­te­la­ción to­da­vía más», cree.

La em­pre­sa no fa­ci­li­ta sus da­tos eco­nó­mi­cos pe­ro pre­ci­sa que aun­que «tie­ne pér­di­das por­que es­tá en ple­na ex­pan­sión y cre­ci­mien­to», su mo­de­lo de ne­go­cio es equi­li­bra­do y fia­ble, «ra­zón por la que in­tere­sa que se ex­pan­da».

En do­ce me­ses han abier­to en ocho paí­ses, in­clui­do Bra­sil, y en es­te año no tie­nen pre­vis­tas nue­vas in­cur­sio­nes sino con­so­li­dar­se don­de ya es­tán, aun­que su in­te­rés abar­que a «to­dos aque­llos en los que ha­ya co­ches y te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes».

Mazzella ase­gu­ra que sus po­si­bi­li­da­des de evo­lu­ción son nu­me­ro­sas por­que to­da­vía hay mu­chos co­ches que cir­cu­lan va­cíos. Y di­ce no te­mer la lle­ga­da de los co­ches au­tó­no­mos: «Nues­tro ofi­cio es la op­ti­mi­za­ción de las pla­zas va­cías», sos­tie­ne so­bre un fu­tu­ro más o me­nos in­me­dia­to en el que ve «mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te».

CUAN­DO PUE­DES HA­CER LO MIS­MO AHO­RRAN­DO, LO HA­CES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.