La ma­de­ra en Ga­li­cia: un lar­go ca­mino por re­co­rrer

El nue­vo Plan Fo­res­tal bus­ca po­ner en va­lor las po­ten­cia­li­da­des del mon­te, crear más ri­que­za y fi­jar po­bla­ción en el ru­ral

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - MA­RIO BE­RA­MEN­DI

No po­dría en­ten­der­se la eco­no­mía ga­lle­ga sin to­da la ca­de­na de va­lor de la ma­de­ra. Ga­li­cia es lí­der en pro­duc­ción y ex­por­ta­ción. Y el sec­tor fo­res­tal, con 3.000 em­pre­sas y 75.000 pues­tos de tra­ba­jo, en­tre di­rec­tos e in­du­ci­dos, apor­ta el 3,5 % del pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB) de la au­to­no­mía. Con es­tos da­tos no hay du­da: la co­mu­ni­dad ga­lle­ga es una po­ten­cia fo­res­tal, pe­ro po­dría ser­lo mu­cho más si pu­sie­se en va­lor to­do el mon­te que es­tá in­fra­uti­li­za­do. He aquí los prin­ci­pa­les desafíos a los que se en­fren­ta la ca­de­na de va­lor pa­ra co­rre­gir sus des­equi­li­brios y me­jo­rar sus ci­fras pa­ra im­pul­sar el desa­rro­llo ru­ral y fi­jar po­bla­ción.

1 OR­DE­NA­CIÓN. Rom­per la es­truc­tu­ra mi­ni­fun­dis­ta

En Ga­li­cia, ca­si uno de cada cua­tro ha­bi­tan­tes (unos 680.000) es due­ño de una par­ce­la fo­res­tal. Es­to ha­ce que mi­les de per­so­nas sean pro­pie­ta­rias de pe­que­ñas por­cio­nes que, ais­la­da­men­te, va­len po­co por­que su ex­plo­ta­ción de for­ma in­di­vi­dua­li­za­da no es ren­ta­ble. Su­ma­das, la co­sa se­ría di­fe­ren­te. Es­te es uno de los gran­des re­tos: ga­nar di­men­sión y via­bi­li­dad. Juan Pi­cos, in­ge­nie­ro fo­res­tal y pro­fe­sor, apun­ta en el úl­ti­mo in­for­me que ela­bo­ró pa­ra el Fo­ro Económico de Ga­li­cia (FEG) la ne­ce­si­dad de me­jo­rar el co­no­ci­mien­to de la pro­pie­dad. «A maior par­te do solo fo­res­tal ga­le­go non cons­ta nos re­xis­tros da pro­pie­da­de e a súa in­for­ma­ción ca­tas­tral ten gran­des ei­vas; por tan­to, é im­pres­cin­di­ble a me­llo­ra do Ca­tas­tro», apun­ta.

2 AGRU­PA­CIÓN. Me­jo­rar el ré­gi­men fis­cal

Has­ta aho­ra, los di­fe­ren­tes ins­tru­men­tos pa­ra agru­par par­ce­las y ha­cer­las po­ten­cial­men­te más ren­ta­bles han te­ni­do unos re­sul­ta­dos dis­cre­tos. El bi­par­ti­to, en la le­gis­la­tu­ra en­tre el 2005 y el 2009, pu­so en mar­cha las lla­ma­das Uni­da­des de Xes­tión Fo­res­tal (Ux­for), pe­ro fra­ca­sa­ron co­mo fór­mu­la. La Xun­ta de Fei- joo las sus­ti­tu­yó por las lla­ma­das So­cie­da­des de Fo­men­to Fo­res­tal (So­for). Los ex­per­tos sos­tie­nen que de­be­rían fle­xi­bi­li­zar­se más al­gu­nas de sus exigencias, y so­bre to­do me­jo­rar el ré­gi­men fis­cal apli­ca­ble a los pro­pios miem­bros que la in­te­gran y que, a día de hoy, es des­in­cen­ti­va­dor.

3 AD­MI­NIS­TRA­CIÓN FO­RES­TAL.

Un mo­de­lo más trans­pa­ren­te

El sec­tor ma­de­re­ro cree in­dis­pen­sa­ble es­ta­ble­cer una ní­ti­da se­pa­ra­ción de la es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va que se de­di­ca a la ex­tin­ción de fue­gos y aque­lla que se ocu­pa de la or­de­na­ción y ges­tión fo­res­tal. Los ex­per­tos con­si­de­ran que los ciu­da­da­nos de­ben te­ner una in­for­ma­ción más trans­pa­ren­te so­bre có­mo se in­vier­te el di­ne­ro, y creen que hay par­ti­das que de­be­rían ir des­ti­na­das a in­ver­tir en el mon­te y que fi­nan­cian, año tras año, el ope­ra­ti­vo an­ti­in­cen­dios. Es­to ya fue un mo­ti­vo de des­en­cuen­tro en­tre Con­fe­ma­de­ra, la or­ga­ni­za­ción que agru­pa las em­pre­sas del sec­tor, y la pro­pia Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca.

4 MAR­CO DE AYU­DAS. Atrac­ción de in­ver­sión pri­va­da

El desa­rro­llo fo­res­tal no pue­de ir solo con car­go a los pre­su­pues­tos pú­bli­cos y es ne­ce­sa­ria la par­ti­ci­pa­ción pri­va­da. Es­to exi­ge un nue­vo ré­gi­men fis­cal, con in­cen­ti­vos, y nue­vos ins­tru­men­tos que ya se uti­li­zan en otros paí­ses: prés­ta­mos con in­te­rés bo­ni­fi­ca­do, fon­dos de in­ver­sión fo­res­tal o el desa­rro­llo de un tipo de se­gu­ro fo­res­tal.

5 IN­NO­VA­CIÓN. Trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to

Tal y co­mo se­ña­la el FEG, la in­ves­ti­ga­ción y la in­no­va­ción su­po­nen una de las he­rra­mien­tas más efi­ca­ces pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad del sec­tor. Las em­pre­sas fo­res­ta­les con­si­de­ran que de­be­ría ser un objetivo prio­ri­ta­rio es­ta­ble­cer lí­neas es­pe­cí­fi­cas de apo­yo a la in­no­va­ción en la ges­tión fo­res­tal y en la in­dus­tria den­tro de los pro­pios pla­nes de ayu­das pú­bli­cas a la I+D. Nue­vas prác­ti­cas sil­ví­co­las o có­mo op­ti­mi­zar los re­cur­sos se­rían áreas cla­ve de desa­rro­llo.

6 GES­TIÓN PÚ­BLI­CA DE MON­TES. Una re­no­va­ción

Apro­xi­ma­da­men­te, un 15 % de la su­per­fi­cie fo­res­tal ga­lle­ga se en­cuen­tra ges­tio­na­da por la Ad­mi­nis­tra­ción. De he­cho, la ges­tión pú­bli­ca de mon­tes afec­ta al 40 % de la su­per­fi­cie ve­ci­nal, lo que ha­ce que la pro­pia Xun­ta sea el ma­yor ven­de­dor de ma­de­ra de la co­mu­ni­dad ga­lle­ga, so­bre to­do en lo que con­cier­ne a una es­pe­cie co­mo el pino. Es­to es un ins­tru­men­to muy po­de­ro­so y efi­caz pa- ra el desa­rro­llo de al­gu­nas áreas ru­ra­les de Ga­li­cia. Y es­to es es­pe­cial­men­te re­le­van­te en la tu­te­la de mon­tes ve­ci­na­les que se ha­llan en es­ta­do de aban­dono.

7 PLAN FO­RES­TAL. Cum­plir lo pro­gra­ma­do

En 1992, con la una­ni­mi­dad de to­dos los gru­pos del Par­la­men­to ga­lle­go, se apro­bó el Plan Fo­res­tal de Ga­li­cia, un gran acuer­do que pre­veía una in­ver­sión anual en el mon­te y su ca­de­na de va­lor equi­va­len­te al 3 % del pre­su­pues­to au­to­nó­mi­co. A lo lar­go de to­dos es­tos años, de for­ma sis­te­má­ti­ca, se ha ve­ni­do in­cum­plien­do. De ha­ber­se res­pe­ta­do, pro­ba­ble­men­te el por­cen­ta­je de bos­que hoy in­fra­uti­li­za­do se­ría mu­cho me­nor. Y la ca­de­na de la ma­de­ra ge­ne­ra­ría más va­lor. El objetivo de aquel pro­gra­ma era reor­de­nar le mon­te.

8 ES­PE­CIES AU­TÓC­TO­NAS. Li­mi­tar el eu­ca­lip­to

La Xun­ta, que ya ha anun­cia­do que es­ta se­rá la le­gis­la­tu­ra del me­dio ru­ral, es­tá con­sen­suan­do con to­do el sec­tor la re­vi­sión del Plan Fo­res­tal de Ga­li­cia, una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra que el sec­tor pue­da co­rre­gir sus des­equi­li­brios. La es­tra­te­gia pa­sa por au­men­tar la su­per­fi­cie ar­bo­la­da ocu­pa­da por fron­do­sas ca­du­ci­fo­lias, me­dian­te la plan­ta­ción y re­ge­ne­ra­ción del cas­ti­ñei­ro, el car­ba­llo y la cer­dei­ra. Se li­mi­ta­rá la plan­ta­ción de eu­ca­lip­to, de for­ma que no in­va­da las zo­nas en las que ape­nas exis­te.

9 EM­PRE­SAS. Au­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad

Otro de los gran­des desafíos de las em­pre­sas del sec­tor, en su ma­yo­ría pe­que­ñas, pa­sa por au­men­tar su com­pe­ti­ti­vi­dad. Ade­más de me­jo­rar la trans­for­ma­ción e in­no­va­ción de sus pro­duc-

tos, se ha­ce ne­ce­sa­rio abor­dar es­tra­te­gias con­jun­tas de coope­ra­ción pa­ra afron­tar con ma­yo­res ga­ran­tías las exigencias que plan­tea el mer­ca­do. En es­te sen­ti­do, es cla­ve tam­bién la me­jo­ra del ac­ce­so al cré­di­to.

10 IN­DUS­TRIA. Cohe­sio­nar la ca­de­na

Ga­li­cia ne­ce­si­ta ce­rrar me­jor el ci­clo de la ma­de­ra con el objetivo de que se ge­ne­re en su te­rri­to­rio un ma­yor va­lor aña­di­do. Es de­cir, es mu­cho más im­por­tan­te que de es­ta co­mu­ni­dad sal­gan ca­mio­nes car­ga­dos ya con mue­bles y no con ta­ble­ros. Es­to sig­ni­fi­ca que te­ne­mos una in­dus­tria de pri­me­ra trans­for­ma­ción muy pun­te­ra (tablero), al­go que no pue­de de­cir­se de la se­gun­da (mue­ble). Otro tan­to su­ce­de con la pas­ta. La pro­du­ci­mos de pri­me­ra ca­li­dad gra­cias al eu­ca­lip­to, pe­ro en cam­bio no te­ne­mos una gran in­dus­tria pa­pe­le­ra. Es­te fue uno de los gran­des ob­je­ti­vos que ya se per­si­guió desde la era Fra­ga, pe­ro que fi­nal­men­te no fruc­ti­fi­có. Y que aho­ra pa­re­ce in­clu­so aban­do­na­do.

La con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad y el di­men­sio­na­mien­to de las ex­plo­ta­cio­nes si­guen sien­do dos de los re­tos que tie­ne so­bre la me­sa el sec­tor fo­res­tal ga­lle­go.

PE­PA LOSADA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.