Una costa con mu­cho más que pla­yas

El Can­tá­bri­co ofre­ce mu­chos lu­ga­res pa­ra dis­fru­tar del sol y el mar. Pe­ro el li­to­ral as­tu­riano guar­da tam­bién her­mo­sos pue­blos, pai­sa­jes de en­sue­ño y cue­vas prehis­tó­ri­cas de in­cal­cu­la­ble va­lor cul­tu­ral

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - COSTAS Y FIESTAS DE ASTURIAS -

Con sus en­tran­tes y sus sa­lien­tes, sus ca­bos, sus fa­ros, sus acan­ti­la­dos, sus rías, sus en­se­na­das, sus per­fec­tas con­chas de are­nas do­ra­das o sus lar­gas pla­yas abiertas a los vien­tos y las olas del Can­tá­bri­co, As­tu­rias ofre­ce a cual­quier via­je­ro dis­pues­to a re­co­rrer sus 334 ki­ló­me­tros de costa una enor­me va­rie­dad de pai­sa­jes y de po­si­bi­li­da­des pa­ra lle­nar sus jor­na­das con ex­pe­rien­cias pla­cen­te­ras y, en oca­sio­nes, asom­bro­sas. Si la épo­ca del año y la lle­ga­da del ca­lor in­vi­tan a pen­sar en sol y ba­ños, el li­to­ral del Prin­ci­pa­do es­tá más que pre­pa­ra­do pa­ra dar res­pues­ta a ese de­seo, pe­ro tam­bién pa­ra com­ple­tar la ex­pe­rien­cia con vi­si­tas a las her­mo­sas vi­llas ma­ri­ne­ras, las cue­vas prehis­tó­ri­cas con vis­tas al agua que guar­dan en su in­te­rior va­lio­sas pin­tu­ras ru­pes­tres y otros ves­ti­gios de las pri­me­ras ac­ti­vi­da­des del ser hu­mano so­bre el pla­ne­ta, o los ca­pri­chos geo­ló­gi­cos que a lo lar­go de los mi­le­nios han ge­ne­ra­do pla­yas tie­rra aden­tro o acan­ti­la­dos ho­ra­da­dos por chi­me­neas a tra­vés de las que las olas, en los días de mar re­cia, sur­gen co­mo vio­len­tos y her­mo­sos sur­ti­do­res. Al vi­si­tan­te, ade­más, le cos­ta­rá tra­ba­jo ol­vi­dar que es­tá en As­tu­rias, el pa­raí­so na­tu­ral, cuan­do, sin aban­do­nar la toa­lla, con­tem­ple so­bre su ca­be­za los pi­cos de las sie­rras cos­te­ras o cuan­do, al sa­lir de la pla­ya, pue­da apla­car su ham­bre y su sed con pes­ca­dos lo­ca­les re­cién cap­tu­ra­dos y una bo­te­lla de si­dra. As­tu­rias tie­ne pla­yas pa­ra to­dos los gus­tos y to­das las ne­ce­si­da­des. Los are­na­les ur­ba­nos de Gi­jón tie­nen tras de sí to­dos los ser­vi­cios y las co­mo­di­da­des de una gran ciu­dad. Pe­ro si lo que un vi­si­tan­te bus­ca es paz y tran­qui­li­dad pue­de acu­dir a zo­nas de ba­ños si­tua­das en es­pa­cios na­tu­ra­les pro­te­gi­dos, co­mo Ba­ra­yo, en el con­ce­jo de Val­dés. La au­to­vía del Can­tá­bri­co (A-8), que atra­vie­sa la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de es­te a oes­te, en pa­ra­le­lo a la costa, es el eje que per­mi­te ir des­cu­brien­do nue­vos pai­sa­jes. Al de­jar­la, el des­cen­so has­ta la ori­lla del mar sue­le ha­cer­se por ca­rre­te­ras lo­ca­les pin­to­res­cas. Por ejem­plo, la que lle­va al Are­nal de Mo­rís (Ca­ra­via) per­mi­te una vis­tas es­pec­ta­cu­la­res de la costa orien­tal.

Ade­más de pla­yas, en el re­co­rri­do de la A-8 sur­gen las vi­llas ma­ri­ne­ras de As­tu­rias, esos pue­blos que desde siem­pre han vi­vi­do del mar. To­do en ellos –la ar­qui­tec­tu­ra, el tra­za­do de las ca­lles, la cul­tu­ra lo­cal, la gas­tro­no­mía, la gen­te— mi­ra al Can­tá­bri­co desde que en la Edad Me­dia sus gen­tes sa­lían a la ca­za de las ba­lle­nas. Cu­di­lle­ro y Las­tres (en el con­ce­jo de Co­lun­ga), cons­trui­das co­mo an­fi­tea­tros en sa­lien­tes so­bre las olas, con las fa­cha­das de la ca­sas pin­ta­das de co­lo­res bri­llan­tes, son las más fo­to­gra­fia­das. Pe­ro no las úni­cas. Luar­ca, en el oc­ci­den­te, tie­ne un puer­to gran­de y se­gu­ro, ca­lles em­pi­na­das y un be­llo ce­men­te­rio en­ca­ra­ma­do a un acan­ti­la­do. Ta­zo­nes es un puer­to pe­que­ño y pin­to­res­co, si­tua­do jun­to a la ría de Vi­lla­vi­cio­sa, que una vez hi­zo una apa­ri­ción es­te­lar en la his­to­ria: ahí pu­so pie por pri­me­ra vez en España el em­pe­ra­dor Car­los V cuan­do acu­dió a re­cla­mar la he­ren­cia de los Reyes Ca­tó­li­cos. Su desembarco aún se es­ce­ni­fi­ca to­dos los años. Las­tres, ade­más de su be­lle­za, tie­ne otros atrac­ti­vos. En to­do ese tra­mo de la costa, es po­si­ble en­con­trar ic­ni­tas, las hue­llas fo­si­li­za­das del pa­so de di­no­sau­rios por ese te­rri­to­rio ha­ce más de 150 mi­llo­nes de años. Hay ca­ta­lo­ga­das más de 440 en nue­ve ya­ci­mien­tos dis­tin­tos y pro­te­gi­dos desde el año 2001. La más gran­de se en­cuen­tra en la pla­ya de La Grie­ga, jun­to a Co­lun­ga. Pe­ro, pa­ra quien quie­ra abar­car­las to­das de un solo vis­ta­zo, en la ra­sa de San Tel­mo, jun­to a Las­tres, se ele­va el Mu­seo del Ju­rá­si­co de As­tu­rias, cu­yas co­lec­cio­nes re­pa­san to­do el co­no­ci­mien­to so­bre ese pe­rio­do. Es un buen lu­gar pa­ra acu­dir con niños. El plano del edi­fi­cio re­pro­du­ce la for­ma de una hue­lla de di­no­sau­rio y las re­cons­truc­cio­nes de di­ver­sas es­pe­cies tie­nen mu­cho éxi­to en­tre los pe­que­ños. En el oc­ci­den­te, la costa as­tu­ria­na es re­cor­ta­da, lle­na de re­co­ve­cos y de es­pa­cios ca­si se­cre­tos, co­mo la pla­ya del Si­len­cio (Cu­di­lle­ro). En el orien­te, don­de

As­tu­rias pro­du­ce más de 40 ti­pos dis­tin­tos de que­sos, aun­que el que­so de Ca­bra­les es el que go­za de una fa­ma in­ter­na­cio­nal

Co­mer bien es sen­ci­llo en As­tu­rias y los puer­tos es­tán lle­nos de ba­res y res­tau­ran­tes don­de com­pro­bar­lo

la pre­sen­cia de ro­cas ca­li­zas es ma­yor, do­mi­nan las for­ma­cio­nes kárs­ti­cas. La ca­li­za se di­suel­ve por la ac­ción del agua y apa­re­cen así to­da cla­se de agu­je­ros, cue­vas, do­li­nas y si­mas. Los más es­pec­ta­cu­la­res pa­ra el via­je­ro son los bu­fo­nes que se en­cuen­tran en los con­ce­jos de Ri­ba­de­se­lla y Lla­nes (en Cue­rres, Pría o cer­ca de Puer­tas de Vi­dia­go). Por sus chi­me­neas, en los días que el Can­tá­bri­co azo­ta la costa, más fre­cuen­tes en oto­ño e in­vierno, sa­len cho­rros de agua a pre­sión que re­cuer­dan pe­que­ños géi­se­res. De­ben ser ob­ser­va­dos con pre­cau­ción y res­pe­to a las nor­mas de se­gu­ri­dad. Los pai­sa­jes de en­sue­ño se com­ple­tan con dos pla­yas alejadas del li­to­ral: en Gul­pi­yu­ri y Co­bi­je­ru, am­bas en el con­ce­jo de Lla­nes. La pri­me­ra es­tá cer­ca del pue­blo de Na­ves y la se­gun­da, del de Buel­na. Con la ma­rea al­ta, el agua se fil­tra ba­jo los acan­ti­la­dos pa­ra lle­gar a lo que, sin ella, pa­re­cen dos hon­do­na­das cu­bier­tas de are­na en­tre un pai­sa­je ver­de.

Tam­bién en el orien­te es­tán las cue­vas ru­pes­tres de El Pin­dal (Ri­ba­de­de­va) y Ti­to Bus­ti­llo (Ri­ba­de­se­lla), prue­bas pal­pa­bles de que ya en el pa­leo­lí­ti­co a los se­res humanos les gus­ta­ba vi­vir cer­ca del mar. La en­tra­da de El Pin­dal, si­tua­da en un acan­ti­la­do, es to­do un pues­to de ob­ser­va­ción de la costa. En su in­te­rior, am­bas si­mas guar­dan va­lio­sas mues­tras del ar­te ru­pes­tre. Ti­to Bus­ti­llo es­tu­vo ha­bi­ta­da du­ran­te unos 12.000 años, desde el 22.000 al 10.000 an­tes de Cris­to, y sus mo­ra­do­res de­ja­ron un le­ga­do asom­bro­so. Desde el 2011, pue­de co­no­cer­se en un mu­seo si­tua­do a 250 me­tros de la en­tra­da de la cue­va que re­pro­du­ce su co­no­ci­da sa­la de las pin­tu­ras y per­mi­te co­no­cer la evo­lu­ción del lu­gar a lo lar­go de ese pe­rio­do asom­bro­sa­men­te lar­go. Las dos cue­vas es­tán pro­te­gi­das co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co den­tro del con­jun­to del ar­te ru­pes­tre del norte de España.

iñam­bres y L. Ar­güe­lles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.