EL «BRE­XIT» DESATA OTRA CRI­SIS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Por­tei­ro

Reino Uni­do se nie­ga a pa­gar los 100.000 mi­llo­nes de eu­ros que Bru­se­las re­cla­ma a mo­do de fac­tu­ra por el «bre­xit». Londres quie­re ce­rrar los tér­mi­nos del acuer­do co­mer­cial an­tes de li­qui­dar las cuen­tas pe­ro la UE no aflo­ja.

El Go­bierno bri­tá­ni­co se nie­ga a pa­gar 100.000 mi­llo­nes de eu­ros y ame­na­za con di­na­mi­tar las ne­go­cia­cio­nes Londres quie­re ce­rrar los tér­mi­nos del acuer­do co­mer­cial an­tes de li­qui­dar cuen­tas

No, mil y una veces. Londres se nie­ga a ex­ten­der un che­que por an­ti­ci­pa­do a la UE pa­ra cu­brir el agu­je­ro pre­su­pues­ta­rio que de­ja­rá su au­sen­cia. Las cuen­tas van en­gor­dan­do a me­di­da que pa­sa el tiem­po. «Al prin­ci­pio eran 50.000, lue­go 60.000 y aho­ra 100.000», se que­jó el mi­nis­tro bri­tá­ni­co pa­ra el bre­xit, Da­vid Da­vis, quien ha re­cha­za­do de plano ne­go­ciar cual­quier fac­tu­ra con la UE has­ta que no se co­noz­can los tér­mi­nos del futuro acuer­do co­mer­cial en­tre el Reino Uni­do y los 27.

La ten­sión se ha dis­pa­ra­do a me­nos de un mes de que arran­quen las con­ver­sa­cio­nes, pre­vis­tas pa­ra el 19 de ju­nio, una vez que se des­pe­je el ho­ri­zon­te po­lí­ti­co al otro la­do del Ca­nal de la Man­cha. Los paí­ses de la UE ca­lien­tan mo­to­res, con el eje fran­co­ale­mán a la ca­be­za. Ber­lín y Pa­rís quie­ren ju­gar fuer­te y re­do­blar la pre­sión so­bre Londres pa­ra de­jar cla­ro que la sa­li­da del club se­rá do­lo­ro­sa y, so­bre to­do, ca­ra. Avi­so a na­ve­gan­tes y eu­ro­es­cép­ti­cos. De eso se en­car­gó en las úl­ti­mas se­ma­nas el ne­go­cia­dor eu­ro­peo, Mi­chel Bar­nier: «Es Reino Uni­do quien aban­do­na la UE, no vi­ce­ver­sa», acla­ró pa­ra de­jar cla­ro que las con­se­cuen­cias de pe­dir el di­vor­cio las de­be­rán asu­mir los bri­tá­ni­cos. Bru­se­las no ha­bla de cifras de for­ma ofi­cial, sí de fi­jar un re­par­to de las obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras de la UE «en ba­se a una me­to­do­lo­gía que se de­be­rá ne­go­ciar en la pri­me­ra fa­se de ne­go­cia­ción». Sin em­bar­go, al­gu­nos cálcu­los si­túan en los 100.000 mi­llo­nes de eu­ros la fac­tu­ra que los 27 po­drían pa­sar a su so­cio bri­tá­ni­co tras la rup­tu­ra. El equi­po ne­go­cia­dor eu­ro­peo es­tá bus­can­do to­dos los res­qui­cios po­si­bles pa­ra abul­tar la cuen­ta y no han du­da­do en in­cluir en la lis­ta de re­em­bol­sos los fon­dos pa­ra su­fra­gar has­ta el cur­so 2020-2021 la for­ma­ción en in­glés en los Co­le­gios Eu­ro­peos, don­de es­tu­dian los hi­jos de los fun­cio­na­rios. La lu­pa de Bru­se­las se ha po­sa­do tam­bién so­bre los fon­dos fi­du­cia­rios, has­ta 74 agen­cias eu­ro­peas, em­pre­sas con­jun­tas y cuer­pos aso­cia­dos don­de Reino Uni­do tie­ne una par­te com­pro­me­ti­da. Sus obli­ga­cio­nes le­ga­les y com­pro­mi­sos se ex­tien­den tam­bién al pa­go de pen­sio­nes de los fun­cio­na­rios (no so­lo bri­tá­ni­cos) en las ins­ti­tu­cio­nes, su par­ti­ci­pa­ción en fon­dos pa­ra re­fu­gia­dos si­rios, el Ins­ti­tu­to Eu­ro­peo pa­ra la igual­dad de Gé­ne­ro y la Agen­cia Eu­ro­pea de Avia­ción, el tras­la­do de se­des y, por pe­dir, Fran­cia y Po­lo­nia han lle­ga­do a su­ge­rir que se le im­pon­ga a los bri­tá­ni­cos un pa­go anual agrí­co­la pa­ra des­pués del bre­xit. Ale­ma­nia no so­lo quie­re ajus­tar cuen­tas con el Reino Uni­do, sino que quie­re des­po­jar­le de su par­ti­ci­pa­ción en ac­ti­vos y pro­pie­da­des co­mu­ni­ta­rias y ha­cer­le pa­gar por gas­tos administrativos y co­mu­ni­ta­rios has­ta el 2020, cuan­do ca­du­can los ac­tua­les pre­su­pues­tos de la Unión y, por tan­to, los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos. Bru­se­las ya ha da­do el pri­mer pa­so pro­po­nien­do la re­ubi­ca­ción de la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to (EMA) y la Au­to­ri­dad Ban­ca­ria Eu­ro­pea (EBA).

IRA BRI­TÁ­NI­CA

«No va­mos a pa­gar 100.000 mi­llo­nes de eu­ros (...) No bas­ta con que pa­rez­ca que po­de­mos mar­char­nos, te­ne­mos que ser ca­pa­ces de mar­char­nos. En es­tas cir­cuns­tan­cias, si es ne­ce­sa­rio, es­ta­ría­mos en con­di­cio­nes de ha­cer­lo», ase­gu­ró ai­ra­do Da­vis cuan­do co­no­ció el cálcu­lo desor­bi­ta­do que es­tá ma­ne­jan­do el equi­po de Bar­nier. El Go­bierno bri­tá­ni­co no so­lo se nie­ga a pa­gar cual­quier fac­tu­ra, sino que quie­re im­po­ner a la UE su ca­len­da­rio ne­go­cia­dor. Londres exi­ge que se ne­go­cie de for­ma pa­ra­le­la la fac­tu­ra del di­vor­cio jun­to con el futuro acuer­do co­mer­cial con la UE, una op­ción que has­ta aho­ra so­lo ha pro­vo­ca­do son­ri­sas sar­cás­ti­cas al equi­po del fran­cés. Bru­se­las no es­tá por la la­bor de ce­der el man­do a los bri­tá­ni­cos.

Al Go­bierno de The­re­sa May se le abren dos ca­mi­nos: le­van­tar­se de la me­sa de ne­go­cia­ción y plan­tar a los 27 o ac­ce­der y ca­pi­tu­lar. El ex mi­nis­tro de Fi­nan­zas grie­go, Ya­nis Va­ru­fa­kis, re­co­men­dó a la bri­tá­ni­ca evi­tar a to­da cos­ta las con­ver­sa­cio­nes con la UE y pu­so de ejem­plo al pri­mer mi­nis­tro grie­go, Ale­xis Tsi­pras, quien in­ten­tó bus­car una sa­li­da ne­go­cia­da y aca­bó fir­man­do el peor y más du­ro pro­gra­ma de res­ca­te del país he­leno.

Londres ba­ra­ja esa po­si­bi­li­dad. Bar­nier ha tra­ta­do de per­sua­dir a su ho­mó­lo­go bri­tá­ni­co de tan­tear si­quie­ra ese ca­mino: «No qui­sie­ra ima­gi­nar una rup­tu­ra de las ne­go­cia­cio­nes. He es­cu­cha­do a Da­vid Da­vis evo­car la po­si­bi­li­dad de que no ha­ya acuer­do, pe­ro esa no es mi op­ción y acon­se­jo a to­do el mun­do que explique cuá­les se­rían las con­se­cuen­cias de una fal­ta de acuer­do». ¿A qué con­se­cuen­cias se re­fie­re? A la anar­quía que se po­dría desatar en la is­la en tér­mi­nos de cie­rre de fronteras, des­abas­te­ci­mien­to y el caos en el trá­fi­co aé­reo y te­rres­tre. «Se­rá di­fí­cil, ha­brá mo­men­tos de ten­sión, pe­ro te­ne­mos que man­te­ner las co­sas en pers­pec­ti­va pa­ra or­ga­ni­zar una sa­li­da or­de­na­da, la cual ha de­man­da­do el Reino Uni­do. No creo que na­die de­be­ría ol­vi­dar la pers­pec­ti­va de un nue­vo acuer­do», ad­vir­tió Bar­nier.

GA­RAN­TÍAS

Bru­se­las tam­bién quie­re to­mar la pa­la­bra a los bri­tá­ni­cos. No se fía de sus ex­per­tos ne­go­cia­do­res y exi­ge ga­ran­tías de que los pró­xi­mos eje­cu­ti­vos bri­tá­ni­cos res­pe­ta­rán cual­quier even­tual acuer­do de di­vor­cio. Pa­ra ello, pro­po­nen crear una es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal bien di­se­ña­da pa­ra evi­tar trai­cio­nes o in­ter­pre­ta­cio­nes erró­neas de los tér­mi­nos de se­pa­ra­ción.

A pe­sar de sus her­cú­leos es­fuer­zos por ven­cer las de­fen­sas de los eu­ro­peos, May no ha con­se­gui­do rom­per las lí­neas de los 27, que si­guen fir­mes. Po­cas fi­su­ras po­drá en­con­trar en­tre los Es­ta­dos miem­bros, quie­nes vien­do lo pon­zo­ño­sas que se­rán las ne­go­cia­cio­nes de los nue­vos pre­su­pues­tos plu­ri­anua­les (2020-2027) es­ta­rán más que dis­pues­tos a car­gar to­do el pe­so so­bre el Reino Uni­do. Tan­to los paí­ses con­tri­bu­yen­tes co­mo los re­cep­to­res ne­tos. Y es que no hay na­da que una e in­te­gre más a la Unión que el in­te­rés de sus miem­bros en man­te­ner las hu­chas a buen re­cau­do.

ILUS­TRA­CIÓN MA­BEL RODRÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.