DES­PI­DO OB­JE­TI­VO SIN IN­DEM­NI­ZA­CIÓN

He si­do des­pe­di­do por cau­sas ob­je­ti­vas, ale­gan­do la em­pre­sa cau­sas eco­nó­mi­cas, y no han pues­to a mi dis­po­si­ción el im­por­te co­rres­pon­dien­te a la in­dem­ni­za­ción. El em­pre­sa­rio se ba­sa en fal­ta de li­qui­dez pa­ra ha­cer­lo. Es es­to po­si­ble?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - CARUNCHO, TO­MÉ & JUDEL. Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HISPAJURIS. www.caruncho-to­me-judel.es

Sí, es po­si­ble. La le­gis­la­ción vi­gen­te ha­bi­li­ta al em­pre­sa­rio a de­jar de cum­plir su obli­ga­ción de po­ner a dis­po­si­ción del tra­ba­ja­dor, si­mul­tá­nea­men­te a la en­tre­ga de la co­mu­ni­ca­ción es­cri­ta, la in­dem­ni­za­ción de vein­te días por año de ser­vi­cio, cuan­do la de­ci­sión ex­tin­ti­va se fun­da­se en cau­sas eco­nó­mi­cas y, co­mo con­se­cuen­cia de tal si­tua­ción eco­nó­mi­ca, no se pu­die­ra po­ner a dis­po­si­ción del tra­ba­ja­dor la in­dem­ni­za­ción, ha­cién­do­lo cons­tar en la co­mu­ni­ca­ción es­cri­ta.

La si­tua­ción de fal­ta de efec­ti­vo pa­ra po­ner a dis­po­si­ción la in­dem­ni­za­ción no siem­pre po­drá acre­di­tar­se a tra­vés de una prue­ba ple­na, pe­ro se­ría su­fi­cien­te a tra­vés de in­di­cios só­li­dos acer­ca de su reali­dad. De lo con­tra­rio, la des­truc­ción o neu­tra­li­za­ción de esos in­di­cios in­cum­bi­ría al tra­ba­ja­dor.

Es la em­pre­sa, y no el tra­ba­ja­dor, quien tie­ne la ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de los ele­men­tos pro­ba­to­rios acer­ca de la fal­ta de li­qui­dez de aque­lla; si­tua­ción es­ta que es in­de­pen­dien­te, y no ne­ce­sa­ria­men­te coin­ci­de, con su ma­la si­tua­ción eco­nó­mi­ca.

Son ele­men­tos de juicio su­fi­cien­tes so­bre la in­ci­den­cia de la ma­la si­tua­ción eco­nó­mi­ca el vo­lu­men de deu­das de la em­pre­sa, la pérdida de clien­tes, el im­pa­go de cré­di­tos pen­dien­tes, la des­aten­ción a los pa­gos re­gu­la­res (nó­mi­nas o pro­vee­do­res) que se efec­túan apla­za­da­men­te, o me­dian­te la en­tre­ga de pa­ga­rés di­fe­ri­dos, y,

fi­nal­men­te, el sal­do ban­ca­rio in­su­fi­cien­te pa­ra aten­der a la in­dem­ni­za­ción que co­rres­pon­da.

El Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res pre­vé di­cha si­tua­ción, y los tribunales lo que han hecho es con­cre­tar los re­qui­si­tos pa­ra ac­ce­der a es­ta co­ber­tu­ra le­gal en si­tua­cio­nes en las que la em­pre­sa ca­re­ce de li­qui­dez pa­ra ha­cer fren­te al abono de la in­dem­ni­za­ción co­rres­pon­dien­te.

Si el em­pre­sa­rio no logra acre­di­tar la si­tua­ción de ili­qui­dez, o el tra­ba­ja­dor neu­tra­li­za los in­di­cios apor­ta­dos por el em­plea­dor, el des­pi­do pa­sa­rá a ser re­co­no­ci­do co­mo im­pro­ce­den­te, sin ne­ce­si­dad de más trá­mi­tes que la pro­pia re­cla­ma­ción a di­chos efec­tos, de­bi­do al in­cum­pli­mien­to for­mal gra­ve e in­sub­sa­na­ble co­me­ti­do.

En de­fi­ni­ti­va, si la em­pre­sa se en­cuen­tra en una si­tua­ción real de ili­qui­dez, de­ri­va­da de la ma­la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, y tie­ne me­dios su­fi­cien­tes pa­ra acre­di­tar­lo, po­drá elu­dir la pues­ta a dis­po­si­ción de la in­dem­ni­za­ción en el mo­men­to de la co­mu­ni­ca­ción, sin que se pro­duz­ca in­frac­ción del ar­tícu­lo 53.1.b) del Es­ta­tu­to. To­do ello, sin per­jui­cio del de­re­cho del tra­ba­ja­dor a exi­gir su abono cuan­do ten­ga efec­ti­vi­dad la de­ci­sión ex­tin­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.