Ali­ta­lia pierde vue­lo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Ma­ría Signo

Com­pa­ñías co­mo Luft­han­sa o Rya­nair se han mos­tra­do in­tere­sa­das por ha­cer­se con la ae­ro­lí­nea trans­al­pi­na, su­mi­da en una gra­ve cri­sis fi­nan­cie­ra des­de ha­ce va­rios años

A me­dia­no­che del pa­sa­do vier­nes se ce­rró el pla­zo pa­ra pre­sen­tar las ma­ni­fes­ta­cio­nes de in­te­rés pa­ra com­prar la com­pa­ñía aé­rea ita­lia­na Ali­ta­lia. Aho­ra, los co­mi­sa­rios ex­tra­or­di­na­rios tie­nen 10 días pa­ra es­tu­diar­las y co­mu­ni­car a quien es­té en po­se­sión de los re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios, la po­si­bi­li­dad de pre­sen­tar ofer­tas vin­cu­lan­tes an­tes del 2 de oc­tu­bre. Em­pie­za así una nue­va fa­se en la cri­sis in­fi­ni­ta que des­de ha­ce más de diez años acom­pa­ña la vi­da de es­ta em­ble­má­ti­ca fir­ma.

En el 2016, la ae­ro­lí­nea per­dió ca­si un mi­llón de eu­ros al día y su li­qui­dez que­dó en en­tre­di­cho a fi­na­les del pa­sa­do mes de abril, cuan­do anun­ció que te­nía di­fi­cul­ta­des pa­ra pa­gar el car­bu­ran­te de los avio­nes. La si­tua­ción se ha­bía pre­ci­pi­ta­do tras el «no» con que los em­plea­dos re­cha­za­ron en re­fe­ren­do el plan em­pre­sa­rial que pre­veía nue­vos re­cor­tes de per­so­nal y de sa­la­rios. Los ban­cos, que ha­bían in­ver­ti­do en Ali­ta­lia a fon­do per­di­do unos 500 mi­llo­nes de eu­ros, ce­rra­ron el gri­fo y se ne­ga­ron a con­ce­der más fi­nan­cia­ción.

An­te la gra­ve si­tua­ción, el Go­bierno de Pao­lo Gen­ti­lo­ni de­ci­dió es­ta­ble­cer una ad­mi­nis­tra­ción ex­tra­or­di­na­ria con el en­car­go de ven­der la com­pa­ñía a otra o, si es­to no es po­si­ble, po­ner en mar­cha el pro­ce­so de quie­bra pa­ra li­qui­dar a los acree­do­res. La in­ten­ción es ven­der la em­pre­sa en blo­que aun­que no se des­car­ta di­vi­dir­la y co­lo­car­la por par­tes. El mi­nis­tro de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co, Car­lo Ca­len­da, lo ha de­ja­do bien cla­ro: «El ob­je­ti­vo es que no sean ne­ce­sa­rias más in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas; la prio­ri­dad es no ha­cer gas­tar más dinero al ciu­da­dano».

Una par­te son los ser­vi­cios de tie­rra, con 5.000 tra­ba­ja­do­res cen­tra­dos, so­bre to­do, en el ae­ro­puer­to de Ro­ma-Fiu­mi­cino, cu­ya ges­tión a car­go de Ae­ro­por­ti di Ro­ma ha pro­pi­cia­do que en los úl­ti­mos tiem­pos se re­gis­tra­ra un au­men­to im­por­tan­te de via­je­ros, so­bre to­do des­de que Rya­nair con­si­guió la au­to­ri­za­ción pa­ra ope­rar tam­bién en es­ta ter­mi­nal. Un ter­cio de sus ser­vi­cios de tie­rra es­tán ga­ran­ti­za­dos por Ali­ta­lia, so­bre to­do el trans­por­te de equi­pa­jes y el ser­vi­cio de check-in.

La otra par­te es el trans­por­te aé­reo, es de­cir, la flo­ta de avio­nes y el per­so­nal de vue­lo. Aquí Ali­ta­lia tie­ne va­rios pre­ten­dien­tes, co­mo Luft­han­sa, in­te­re­sa­da en el nor­te de Ita­lia, o Rya­nair, que pre­ten­de la flo­ta de avio­nes y los vue­los tras­atlán­ti­cos. De to­das for­mas, quien com­pre, por en­te­ro o so­lo una par­te de Ali­ta­lia, ten­drá que em­pe­zar por des­em­bol­sar 600 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra ha­cer fren­te al prés­ta­mo puen­te que el Es­ta­do ita­liano le hi­zo el pa­sa­do mes de ma­yo.

Ali­ta­lia vi­ve al bor­de del abis­mo des­de ha­ce mu­chos años, so­bre to­do tras dos di­fí­ci­les y com­pli­ca­dos in­ten­tos de pri­va­ti­za­ción. El pri­me­ro en 1996, cuan­do el Go­bierno de Ro­mano Pro­di in­ten­tó un ma­tri­mo­nio fa­lli­do con la ho­lan­de­sa KLM. En el 2006 vol­vió a in­ten­tar­lo, es­ta vez con Air Fran­ce, alia­da de KLM y que es­ta­ba dis­pues­ta a com­prar el 49,9 % de la ae­ro­lí­nea trans­al­pi­na. La lle­ga­da al Eje­cu­ti­vo de Sil­vio Ber­lus­co­ni des­ba­ra­tó to­do con su lla­ma­da a con­ser­var la ita­lia­ni­dad de la com­pa­ñía y con­ven­cien­do a un gru­po de em­pre­sa­rios y ban­cos pa­ra for­mar la Com­pa­ñía Ae­rea Ita­lia­na (Cai), que pa­gó 300 mi­llo­nes por la par­te sa­na, mien­tras el Es­ta­do se hi­zo par­te de un pa­si­vo que se cal­cu­la en torno a los 5.000 mi­llo­nes de eu­ros. Los re­cor­tes de per­so­nal y de sa­la­rios no con­si­guie­ron sa­near la si­tua­ción y en el 2013 se anun­ció una am­plia­ción de ca­pi­tal en la que par­ti­ci­pó Pos­ta Ita­lia­na y la com­pa­ñía de los Emi­ra­tos Ára­bes, Etihad, que com­pró el 49 %. Una in­ter­ven­ción tar­día pa­ra un en­fer­mo ya ago­ni­zan­te des­de ha­cía mu­cho mu­cho tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.