Ser ri­co o ser ri­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - VE­NAN­CIO SALCINES

Ha­ce diez días, la fun­da­ción que creé ha­ce un año unió a dos de los ar­tis­tas ga­lle­gos vi­vos más re­le­van­tes: Al­fon­so Cos­ta y So­le­dad Pe­nal­ta. A la inau­gu­ra­ción acu­die­ron nu­me­ro­sos ar­tis­tas, y no po­cos se que­da­ron sor­pren­di­dos cuan­do afir­mé que el arte ha­ce país. Ob­via­men­te, esa pa­la­bra en bo­ca de un teó­ri­co de la eco­no­mía re­con­ver­ti­do en em­pre­sa­rio so­lo po­día so­nar a una co­sa, a ha­cer de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co, bie­nes­tar, iden­ti­dad, más ri­que­za pa­ra Ga­li­cia. Y así se en­ten­dió, creo. Lo que no se com­pren­dió por más de uno es la re­la­ción cau­sa efec­to en­tre cul­tu­ra y bie­nes­tar eco­nó­mi­co. ¿Por qué de­be­mos in­ver­tir en cul­tu­ra? ¿Por qué de­be­mos po­ten­ciar a nues­tros ar­tis­tas, a nues­tros crea­do­res de iden­ti­dad?

La res­pues­ta se po­dría en­con­trar en aque­llos eco­no­mis­tas y/o fi­ló­so­fos cen­tra­dos en los sis­te­mas de ne­ce­si­da­des de las per­so­nas, una lí­nea teó­ri­ca so­bre la cual no me voy a liar, pe­ro a la cual acu­do pa­ra in­di­car­le que no es una idea fe­liz de quien le es­cri­be es­tas lí­neas y sí al­go so­bre lo que han re­fle­xio­na­do co­le­gas fran­ca­men­te bri­llan­tes. Uno de ellos es Amart­ya Sen, pre­mio No­bel de Eco­no­mía en el 98, quien en un en­sa­yo ti­tu­la­do La cul­tu­ra co­mo ba­se del de­sa­rro­llo con­tem­po­rá­neo se­ña­li­za un par de con­cep­tos, en los que me ba­sa­ré pa­ra es­cri­bir las si­guien­tes lí­neas.

Si le pre­gun­to qué es «ser ri­co», me­di­ta­rá unos se­gun­dos y des­pués res­pon­de­rá. Pe­ro no se apu­re, há­ga­le esa pre­gun­ta a quien es­tá a su la­do, ob­ser­ve qué res­pon­de, qui­zás se ase­me­je a la su­ya, o qui­zás no. Esen­cial­men­te ve­rá dos ti­pos de res­pues­ta. Una ba­sa­da en una idea muy pri­mi­ti­va del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, que es­ta­rá cen­tra­da en la opu­len­cia eco­nó­mi­ca. Us­ted es ri­co por acu­mu­la­ción y lo se­rá más si si­gue acu­mu­lan­do. Si es­tá en ese ca­so, no se acom­ple­je, así se mi­de a los paí­ses, por su pro­duc­ción na­cio­nal, su ren­ta per ca­pi­ta, su stock de bie­nes... ¿Por qué iba a acom­ple­jar­le rea­li­zar una lec­tu­ra par­ti­cu­lar de al­go que se ha con­ver­ti­do en una ver­dad uni­ver­sal? Pe­ro hay otra, la que con­du­ce a los va­lo­res, y a la li­ber­tad y la ca­pa­ci­dad pa­ra desa­rro­llar­los. Aquí, el ri­co no acu­mu­la bie­nes, an­sía es­pa­cios de de­sa­rro­llo, no bus­ca en­ri­que­cer su cuenta ban­ca­ria, sal­vo que ese sea el prin­ci­pio que lo mo­de­la co­mo per­so­na, lo que in­ten­ta es al­go más sim­ple, sa­tis­fa­cer el ham­bre de sus va­lo­res.

Si da­mos por bueno lo que de­cía Cicerón en su Tus­cu­la­nae Dispu­tatio­nes, quien de­fi­nió, usan­do una me­tá­fo­ra agrí­co­la, a la cul­tu­ra co­mo una cul­ti­va­ción del al­ma y si te­ne­mos cla­ro que el arte de­fi­ne los ras­gos más im­por­tan­tes de una ci­vi­li­za­ción, es­pe­cial­men­te sus com­po­nen­tes más eli­tis­tas y su­bli­mes, po­de­mos con­cluir que no exis­te de­sa­rro­llo per­so­nal sin cul­tu­ra. Pe­ro, al­go más, y sin que sir­va de nor­ma, voy a re­cu­rrir a los in­te­lec­tua­les mar­xis­tas pa­ra re­cor­dar que no es con­ce­bi­ble una re­la­ción so­cial de pro­duc­ción sin re­glas de con­duc­ta, sin dis­cur­sos de le­gi­ti­ma­ción, sin prác­ti­cas de po­der, sin cos­tum­bres y há­bi­tos per­ma­nen­tes de com­por­ta­mien­to, sin ob­je­tos va­lo­ra­dos tan­to por la cla­se do­mi­nan­te co­mo por la cla­se do­mi­na­da. Por ello, un mun­do sin cul­tu­ra es un can­to a la opu­len­cia, y una in­vi­ta­ción a que otros nos cons­tru­yan nues­tros dis­cur­sos, nues­tras cos­tum­bres, nues­tros há­bi­tos de com­por­ta­mien­to, a que exis­tan cla­ses do­mi­na­das.

Una Ga­li­cia sin cul­tu­ra no ha­ce país, so­lo ha­ce sier­vos y con sier­vos no hay trans­for­ma­ción po­si­ble. Así que ya sa­be, pue­de ser ri­co o ser ri­co, de uno de los mo­dos desa­rro­lla­rá su per­so­na y con ello se­rá fuer­za trac­to­ra de su país. Del otro, so­lo se­rá un icono más de la cul­tu­ra de la opu­len­cia.

So­le­dad Pe­nal­ta y Al­fon­so Cos­ta son dos de los ar­tis­tas ga­lle­gos más re­le­van­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.