«HACKERS» ÉTI­COS, UNA DE LAS PRO­FE­SIO­NES ME­JOR PA­GA­DAS

Goo­gle lle­va diez años fi­nan­cian­do a pi­ra­tas in­for­má­ti­cos de to­do el mun­do: con­vo­ca con­cur­sos anua­les pa­ra dar con sus pro­pias de­bi­li­da­des ofre­cien­do ge­ne­ro­sas re­com­pen­sas eco­nó­mi­cas a quie­nes con­si­gan bur­lar los sis­te­mas de se­gu­ri­dad e iden­ti­fi­car las gr

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

No sue­le re­sul­tar ta­rea sen­ci­lla ver la vi­ga en el ojo pro­pio. Las de­bi­li­da­des, los de­fec­tos y las grie­tas se iden­ti­fi­can me­jor a dis­tan­cia, con pers­pec­ti­va y des­ape­go, co­mo quien lee un pá­rra­fo una y otra vez des­li­zan­do des­preo­cu­pa­da­men­te la vis­ta por una apa­ra­to­sa erra­ta sin ser ca­paz de ad­ver­tir el bai­le de le­tras. A ve­ces es ne­ce­sa­rio una ojea­da que no es­té vi­cia­da; me­jor ade­más si es ex­per­ta, me­jor to­da­vía si re­sul­ta ser la más com­pe­ten­te en el asun­to, con­clu­sión a la que se­gu­ra­men­te de­bió lle­gar Goo­gle ha­ce diez años cuan­do se plan­teó que na­die ha­bía me­jor que el enemi­go pa­ra iden­ti­fi­car la vul­ne­ra­bi­li­dad. Y así, el gi­gan­te de In­ter­net pu­so en mar­cha en el 2007 la pri­me­ra edi­ción de unos pre­mios hoy más que con­so­li­da­dos en el sec­tor, los Pwn20wn.

Se tra­ta de la com­pe­ti­ción más repu­tada de un con­cu­rri­do cir­cui­to a tra­vés del cual gran­des com­pa­ñías re­tan a las men­tes más pri­vi­le­gia­das del mun­do a hac­kear sus nue­vos pro­duc­tos. ¿El pre­mio? Con­si­de­ra­bles su­mas de di­ne­ro, pe­ro tam­bién pres­ti­gio pa­ra pi­ra­tas in­for­má­ti­cos que, sen­ci­lla­men­te, pre­fie­ren por­tar­se bien. Sa­ben que so­lo hay un pa­so des­de el po­dio de es­tos tor­neos a las ofi­ci­nas de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les, que, preo­cu­pa­das por las agre­sio­nes ci­ber­né­ti­cas que pue­dan su­frir, des­plie­gan to­das sus ar­mas de se­duc­ción y re­ser­van im­por­tan­tes par­ti­das pa­ra pu­jar por su aten­ción. Su per­fil se en­cuen­tra en­tre los más de­man­da­dos. Y co­bran, se­gún De­loit­te, en­tre 75.000 y 115.000 eu­ros bru­tos al año.

Por­que en el mun­do del hac­keo hay dos ti­pos de ex­per­tos en rom­per las ba­rre­ras de se­gu­ri­dad: los que lo ha­cen egoís­ta­men­te, pa­ra sa­car pro­ve­cho eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co o es­tra­té­gi­co de la información ob­te­ni­da, y los pi­ra­tas del «som­bre­ro blan­co», dis­pues­tos a co­lar­se en lo ajeno pa­ra iden­ti­fi­car las bre­chas que urgen ser se­lla­das. Su ob­je­ti­vo no es otro que ha­cer más her­mé­ti­cos los sis­te­mas. Re­for­zar, pro­te­ger, in­mu­ni­zar. Los me­jo­res ya vis­ten la ca­mi­se­ta de las gran­des tec­no­ló­gi­cas o es­tán com­pro­me­ti­dos con sis­te­mas de in­te­li­gen­cia, con­glo­me­ra­dos de me­dios de co­mu­ni­ca­ción o ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les co­mo la NASA , pe­ro to­da­vía hay suel­to mu­cho ta­len­to. El mer­ca­do de fi­cha­jes se man­tie­ne abier­to to­do el año. No hay mar­gen pa­ra el des­cui­do.

EL PRI­MER RE­TO

Pro­me­ter es­plén­di­das pro­pi­nas ha re­sul­ta­do ser el mé­to­do más efi­caz pa­ra re­clu­tar in­te­lec­to y agu­de­za. Es­ca­sa de ta­les ap­ti­tu­des an­da­ba in­con­ce­bi­ble­men­te Ap­ple ha­ce una dé­ca­da, o pue­de que so­lo tu­vie­se los re­cur­sos mal dis­tri­bui­dos. El ca­so es que en el 2007, el ex­per­to en se­gu­ri­dad Dra­gos Ruiu se tro­pe­zó con más de uno y más de dos agu­je­ros en la cor­te­za de los sis­te­mas de la man­za­na mor­di­da. Can­sa­do de lo po­co in­vo­lu­cra­dos que es­ta­ban los de Cu­per­tino en el tra­ba­jo con­jun­to de pro­tec­ción, con­vo­có la pri­me­ra edi­ción del hoy ve­te­rano Pwn20wn: ofre­ció un Ma­cBoo­kP­ro a quien con­si­guie­se co­lar­se en él. Así de sen­ci­llo. Así de ape­te­ci­ble.

Hoy, la ci­ta mun­dial —to­da una com­ple­ja com­pe­ti­ción con di­fe­ren­tes ca­te­go­rías en fun­ción de la com­ple­ji­dad y la gra­ve­dad— cau­sa es­tra­gos en na­ve­ga­do­res, sis­te­mas ope­ra­ti­vos y apli­ca­cio­nes. Los desa­rro­lla­do­res se en­fren­tan a ella con las ro­di­llas tem­blo­ro­sas, de­fi­ni­ti­va prue­ba de fue­go. En la úl­ti­ma edi­ción, ce­le­bra­da el pa­sa­do marzo en la ciu­dad ca­na­dien­se de Van­cou­ver, 11 gru­pos de hackers se em­pe­ña­ron a fondo pa­ra ha­cer­se con un pe­lliz­co de la re­com­pen­sa to­tal, un mi­llón de eu­ros, una re­tri­bu­ción su­fi­cien­te pa­ra ha­cer caer a Mi­cro­soft Ed­ge, Sa­fa­ri, Mo­zi­lla Fi­re­fox, Ado­be Flash, Rea­der, Win­dows, mac OS y Ubun­tu, sus úl­ti­mas víctimas.

La fa­mo­sa con­ven­ción es el mé­to­do más po­pu­lar pa­ra en­con­trar erro­res, pe­ro no el úni­co. De Goo­gle tam­bién de­pen­de el pre­mio Project Ze­ro, pues­to en mar­cha por su di­vi­sión de se­gu­ri­dad, in­te­gra­da —co­mo no po­día ser de otra for­ma— por una le­gión de es­pe­cia­lis­tas en compu­tación que un día fue­ron tra­vie­sos y que, por eso, co­no­cen bien las téc­ni­cas que ma­ne­jan los ci­ber­de­lin­cuen­tes. La con­vo­ca­to­ria, lan­za­da exac­ta­men­te ha­ce un año, desafia­ba a los hackers del mun­do a es­cu­dri­ñar las en­tra­ñas de An­droid, a in­fil­trar­se en el Ne­xus 5X y en el Ne­xus 6P, fa­bri­ca­dos por LG y Hua­wei res­pec­ti­va­men­te. En su bol­sa de pre­mios, ade­más de un oro de 200.000 dó­la­res, se re­ser­vó un se­gun­do y un ter­cer mon­tan­te, de 100.000 y 50.000 eu­ros, pa­ra no de­jar pa­sar ni un so­lo bug. Pa­ra es­po­lear el ata­que.

Los «hackers» éti­cos son el per­fil me­jor pa­ga­do del sec­tor IT, con sa­la­rios de en­tre 75.000 y 115.000 eu­ros bru­tos al año

ILUS­TRA­CIÓN: MA­BEL RODRÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.