Re­plie­gue ban­ca­rio

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

Co­mo ca­bía es­pe­rar, la si­tua­ción tan con­ti­nua­da de shock del cré­di­to es­tá de­jan­do al­gu­nos cam­bios en la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca de los paí­ses desa­rro­lla­dos. Ha­ce unas se­ma­nas, el McKin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te pu­bli­có un no­ta­ble in­for­me so­bre el es­ta­do ac­tual de las fi­nan­zas

(The new dy­na­mics of fi­nan­cial glo­ba­li­za­tion)

que con­tie­ne un con­jun­to de da­tos del má­xi­mo in­te­rés. El pri­me­ro de ellos es de or­den ge­ne­ral, y ha­bla más de con­ti­nui­dad que de mu­dan­za: se­gún ese or­ga­nis­mo (que sue­le ser con­si­de­ra­do una fuen­te muy fia­ble pa­ra es­te ti­po de asun­tos), el pe­so de la in­ver­sión fi­nan­cie­ra so­bre el PIB mun­dial ape­nas cam­bió en­tre el 2007 y el 2016; si el pri­me­ro re­pre­sen­ta­ba un por­cen­ta­je del 185 % en el pri­mer año men­cio­na­do, en el úl­ti­mo al­can­zó el 183 % (en to­do ca­so des­me­su­ra­da­men­te al­to).

El se­gun­do da­to que lla­ma la aten­ción es el que se re­fie­re a la evo­lu­ción de los ac­ti­vos ex­te­rio­res de los ban­cos. Si nos fi­ja­mos en las en­ti­da­des ban­ca­rias de la eu­ro­zo­na, es­tas ha­brían re­du­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te esos ac­ti­vos des­de el co­mien­zo de la cri­sis: a fi­na­les del 2016 eran in­fe­rio­res en 7,3 bi­llo­nes de dó­la­res a los que exis­tían en el 2007 (una re­duc­ción del 45 %). Ello quie­re de­cir que los ban­cos eu­ro­peos han ex­pe­ri­men­ta­do un no­ta­ble re­plie­gue en su po­si­cio­na­mien­to en los mer­ca­dos glo­ba­les, di­ri­gien­do su ac­ti­vi­dad ha­cia el in­te­rior en muy su­pe­rior me­di­da. Y al­go pa­re­ci­do — si bien con me­nor in­ten­si­dad— pue­de de­cir­se de las en­ti­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas o bri­tá­ni­cas (aun­que no de los ban­cos ja­po­ne­ses o chi­nos, que se han vol­ca­do más ha­cia el ex­te­rior). ¿A qué se de­ben esos mo­vi­mien­tos? Bá­si­ca­men­te a dos ra­zo­nes: la re­eva­lua­ción del ries­go ex­terno que los ban­cos hi­cie­ron tras re­gis­trar fuer­tes pér­di­das (so­bre to­do en Eu­ro­pa) en los años peo­res de la cri­sis; y el he­cho de que las nue­vas re­gu­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, del ti­po de Ba­si­lea III, «ha­yan crea­do des­in­cen­ti­vos pa­ra aña­dir la es­ca­la y la com­ple­ji­dad que las ope­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les lle­van con­si­go».

Y que­da aún un ter­cer da­to digno de men­ción. La in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta, aque­lla que por su com­po­nen­te mu­cho me­nos es­pe­cu­la­ti­vo re­pre­sen­ta «la par­te bue­na» de la glo­ba­li­za­ción fi­nan­cie­ra, ha ten­di­do a cre­cer: uni­da a la in­ver­sión de car­te­ra, en el 2016 re­pre­sen­ta­ba el 69 % de los flu­jos trans­fron­te­ri­zos de ca­pi­tal, cuan­do en el 2007 ape­nas lle­ga­ba al 36 %. Es­ta­mos, sin du­da, ante lo que de­be­mos con­si­de­rar una bue­na no­ti­cia, da­do que ha­bla­mos del com­po­nen­te me­nos vo­lá­til y pe­li­gro­so de los mo­vi­mien­tos de ca­pi­tal.

Sin em­bar­go, a lo lar­go de las úl­ti­mas se­ma­nas nos han lle­ga­do tam­bién al­gu­nas otras in­for­ma­cio­nes en torno a la evo­lu­ción de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros que re­sul­tan me­nos tran­qui­li­za­do­ras. La más im­por­tan­te se re­fie­re a la lla­ma­da «ban­ca en la som­bra», aque­llos in­ter­me­dia­rios fi­nan­cie­ros muy ale­ja­dos del mo­de­lo tra­di­cio­nal, y que en gran me­di­da es­ca­pan de los me­ca­nis­mos de re­gu­la­ción. Re­cuér­de­se que es­te ex­tra­va­gan­te sec­tor —que usa ins­tru­men­tos muy so­fis­ti­ca­dos y no siem­pre de fá­cil com­pre­sión por quie­nes los usan— fue se­ña­la­do en los co­mien­zos de la cri­sis co­mo uno de los prin­ci­pa­les cau­san­tes del desas­tre. Pues bien, ha­ce unos días la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Ban­ca ha re­ve­la­do que la ban­ca en la som­bra ha au­men­ta­do no­ta­ble­men­te su pe­so es­pe­cí­fi­co en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro eu­ro­peo, pa­san­do de re­pre­sen­tar un 29 % en el 2008 a un 39 % a fi­na­les del 2015 (68,5 bi­llo­nes de eu­ros). No es ex­tra­ño que Ma­rio Drag­hi ha­ya he­cho una lla­ma­da de aten­ción so­bre el al­to com­po­nen­te de ries­go que es­ta si­tua­ción trae con­si­go.

Pa­re­ce, por tan­to, que los sis­te­mas fi­nan­cie­ros apun­tan ha­cia una ma­yor es­ta­bi­li­dad. Pe­ro aún son mu­chas las du­das so­bre si esa ten­den­cia se­rá du­ra­de­ra.

| JUS­TIN LA­NE

Las du­das so­bre la evo­lu­ción a cor­to pla­zo del sec­tor fi­nan­cie­ro si­guen es­tan­do la­ten­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.