EL AR­TE DE DI­NA­MI­TAR SIN ES­TRUEN­DO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Isi­dro Fai­né PRE­SI­DEN­TE DE LA FUN­DA­CIÓN BAN­CA­RIA LA CAI­XA

Isi­dro Fai­né (Man­re­sa, 1942), pre­si­den­te de la Fun­da­ción Ban­ca­ria La Cai­xa y de Gas Na­tu­ral y al­ma má­ter de la prin­ci­pal en­ti­dad fi­nan­cie­ra ca­ta­la­na —y ter­ce­ra de Es­pa­ña—, Cai­xaBank, aca­ba de to­mar la que a buen se­gu­ro es una de las de­ci­sio­nes más di­fí­ci­les de su vi­da: tras­la­dar el do­mi­ci­lio so­cial de esos tres pe­sos pe­sa­dos fue­ra de Cataluña. No le ha­bría gus­ta­do te­ner que ha­cer­lo. Pe­ro no le han de­ja­do otra sa­li­da.

Fai­né, co­mo mu­chos otros, qui­zá pen­só que las co­sas no lle­ga­rían tan le­jos. Que el de­li­rio in­de­pen­den­tis­ta no se­ría pa­ra tan­to. Pe­ro lo fue. Y, cons­ta­ta­da la di­men­sión del des­pro­pó­si­to, al de Man­re­sa no le ha tem­bla­do el pul­so. Ni lo más mí­ni­mo. Con el di­ne­ro de clien­tes y ac­cio­nis­tas no se jue­ga. Y lo que es­ta­ba su­ce­dien­do en la Bol­sa (con la co­ti­za­ción de Cai­xaBank des­pe­ñán­do­se) y en las su­cur­sa­les (clien­tes ner­vio­sos lle­ván­do­se el di­ne­ro a otras ofi­ci­nas fue­ra de Cataluña o in­clu­so a otros ban­cos) ha­bía que pa­rar­lo.

Se lo ad­vir­tió a la Ge­ne­ra­li­tat. Y co­mo no ob­tu­vo la res­pues­ta que es­pe­ra­ba, el vier­nes de la se­ma­na pa­sa­da ti­ró pa­ra de­lan­te y pu­so to­do en mar­cha pa­ra tras­la­dar las se­des. Ne­ce­si­ta­ba un tra­je a me­di­da pa­ra po­der ha­cer­lo en cues­tión de ho­ras y sin te­ner que con­vo­car jun­ta de ac­cio­nis­tas. El Go­bierno se lo con­fec­cio­nó en un pe­ri­que­te: una ley ad hoc que apro­bó el Con­se­jo de Mi­nis­tros ese mis­mo día.

Sus co­le­gas del Sa­ba­dell y com­pa­ñe­ros de fa­ti­ga en la de­ri­va in­de­pen­den­tis­ta ya ha­bían da­do el pa­so la vís­pe­ra. Sus es­ta­tu­tos así se lo per­mi­tían. Los del gru­po de Fai­né, no.

Anun­ciar­se las mu­dan­zas y di­luir­se co­mo un azu­ca­ri­llo los ai­res de triun­fo que se da­ban los in­de­pen­den­tis­tas fue to­do uno. Hom­bre cau­te­lo­so don­de los ha­ya, en es­ta oca­sión a Fai­né no le ha que­da­do otra que re­tra­tar­se. Él me­jor que na­die sa­be lo que La Cai­xa sig­ni­fi­ca pa­ra Cataluña. Un gi­gan­te que ha con­tri­bui­do a le­van­tar desde su lle­ga­da a la en­ti­dad en 1981 co­mo di­rec­tor ge­ne­ral ad­jun­to, pro­ce­den­te del ya des­apa­re­ci­do Ban­co Atlán­ti­co. Y él me­jor que na­die sa­be que pa­ra cre­cer ha­cen fal­ta mu­chas co­sas, pe­ro, so­bre to­do, se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. Y en la Cataluña in­de­pen­dien­te eso no es al­go que abun­de.

En de­fi­ni­ti­va, que sin que­rer o que­rien­do, quién lo sa­be, Fai­né le ha ases­ta­do al in­de­pen­den­tis­mo una so­no­ra bo­fe­ta­da. To­da­vía de­be es­tar­le re­tum­ban­do en los oí­dos a un in­cré­du­lo Puig­de­mont. Por­que na­die en el Go­bierno ca­ta­lán se lo es­pe­ra­ba. Otra mues­tra más, y van cien­tos, de su in­com­pe­ten­cia.

Y es que, por si al­gu­nos no se ha­bían da­do cuen­ta aún, en el si­glo XXI no ha­cen fal­ta tan­ques pa­ra sofocar las re­vuel­tas. Bas­ta con los mer­ca­dos. Por­que si al­go tie­ne el di­ne­ro es que ca­si nun­ca se ca­sa con na­die. Eso, y los pies li­ge­ros. La dic­ta­du­ra de los mer­ca­dos la lla­man al­gu­nos.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.