Evox Ver­ti­cal, la ini­cia­ti­va lo­cal hoy con­ver­ti­da en una em­pre­sa «de al­tu­ra»

Son los «spiderman» de A Ma­ri­ña y tra­ba­jan con pla­ta­for­mas o des­col­gán­do­se en cuer­das Se de­di­can a la cons­truc­ción y al man­te­ni­mien­to de edi­fi­cios

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ma­ría Cua­dra­do

Es­fuer­zo, fo­men­to del tra­ba­jo en equi­po y una cla­ra apues­ta por el ne­go­cio. Son par­te de las nor­mas que Ig­na­cio Ro­drí­guez Ba­san­ta apli­có a dia­rio en su em­pre­sa, Evox Ver­ti­cal, crea­da en 2002. La fir­ma re­ci­bió el pri­mer im­pul­so del Con­ce­llo de Xo­ve, que le con­ce­dió una ayu­da co­mo ini­cia­ti­va lo­cal de em­pleo por dar un ser­vi­cio que no se pres­ta­ba ni en el mu­ni­ci­pio ni en la co­mar­ca ma­ri­ña­na: rea­li­zar tra­ba­jos en al­tu­ra, prin­ci­pal­men­te en el sec­tor de la cons­truc­ción. Los ocho em­plea­dos de Evox Ver­ti­cal son au­tén­ti­cos es­pe­cia­lis­tas tra­ba­jan­do a mu­cha dis­tan­cia del sue­lo, tan­to des­de pla­ta­for­mas ele­va­do­ras co­mo des­col­ga­dos en cuer­das a mo­do es­ca­la­dor.

«Sem­pre ti­ven en men­te mon­tar es­te ti­po de em­pre­sa, pe­ro de­ci­din­me des­pois de tra­ba­llar du­ran­te dous anos na cons­tru­ción en Ca­na­rias. Re­gre­sei a Ga­li­cia e foi can­do me de­ci­dín a pro­bar sor­te», ex­pli­ca Ig­na­cio Ro­drí­guez, quien hoy di­ri­ge un equi­po que tra­ba­ja prin­ci­pal­men­te pa­ra el sec­tor de la cons­truc­ción y el man­te­ni­mien­to de ins­ta­la­cio­nes. Tam­bién rea­li­zan re­for­mas de lo­ca­les y vi­vien­das. Las po­das com­pli­ca­das en jar­di­ne­ría son pa­ra ellos un com­ple­men­to. «O mer­ca­do obrí­ga­nos a fa­cer un pou­co to­do ti­po de tra­ba­llos, pe­ro te­mos un­ha van­ta­xe, que a ma­qui­na­ria é pro­pie­da­de da em­pre­sa. Dis­po­ñe­mos de tres pla­ta­for­mas, un­ha de 32 me­tros de al­tu­ra, ou­tra de 24 e un­ha ter­cei­ra de do­ce», in­di­ca el ge­ren­te de Evox Ver­ti­cal.

IBER­DRO­LA O EN­DE­SA

La em­pre­sa reali­zó tra­ba­jos de man­te­ni­mien­to en los em­bal­ses de Iber­dro­la, en Ou­ren­se, y tam­bién pa­ra En­de­sa, en la tér­mi­ca de As Pon­tes. Al mar­gen de tra­ba­jos en otras pro­vin­cias, el pro­pie­ta­rio de la fir­ma re­co­no­ce que en los úl­ti­mos años han apos­ta­do por cen­tra­li­zar su tra­ba­jo en la co­mar­ca pa­ra ha­cer fren­te a las ne­ce­si­da­des de la zo­na. «Tra­ba­lla­mos moi­to pa­ra co­mu­ni­da­des de pro­pie­ta­rios e to­ca­mos ta­mén al­go da in­dus­tria, pe­ro o 90 % dos no­sos tra­ba­llos son en edi­fi­cios e en moi­tos pa­tios de lu­ces. Tra­ba­lla­mos en lu­ga­res nos que é di­fí­cil fa­ce­lo e nos que non po­des me­ter an­da­mia­xe. So­mos o com­ple­men­to dou­tras em­pre­sas. Tra­ba­lla­mos con co­mu­ni­da­des, con em­pre­sas de sub­con­tra­ta­ción e con com­pa­ñías de se­gu­ros. Te­mos a van­ta­xe de con­tar con su­fi­cien­te for­ma­ción e de ter ma­te­rial e ma­qui­na­ria pa­ra afron­tar cal­que­ra tra­ba­llo, cal­que­ra re­to. Se non che­ga­mos coas pla­ta­for­mas, pois des­col­gá­mo­nos», ex­pli­ca.

La plan­ti­lla de Evox Ver­ti­cal es­tá dis­tri­bui­da por equi­pos: hay un equi­po de ver­ti­cal, que son los que se des­cuel­gan por las pa­re­des o des­de te­ja­dos; el de al­ba­ñi­le­ría o el es­pe­cia­li­za­do en tra­ba­jos de pin­tu­ra. «Pa­ra tra­ba­llar no equi­po de ver­ti­cal, ade­mais dun­ha boa for­ma fí­si­ca, hai que ter su­pe­ra­dos uns cur­sos es­pe­cí­fi­cos re­gu­la­dos a ni­vel na­cio­nal que son bas­tan­te com­ple­tos», ase­gu­ra Ro­drí­guez.

Pa­ra el pro­pie­ta­rio de es­ta em­pre­sa to­dos los tra­ba­jos son im­por­tan­tes, por­que to­dos tie­nen cier­ta com­ple­ji­dad: «En Vi­vei­ro pin­ta­mos as torres de Ver­xe­les, con an­da­mia­xe bi­mas­til. Col­gá­mo­nos de for­ma pun­tual nos mo­men­tos nos que vi­mos que era ne­ce­sa­rio. Por­que esa é a fi­lo­so­fía: usar uns ou ou­tros me­dios en fun­ción da efi­ca­cia que nos pro­por­cio­nen».

Ig­na­cio Ro­drí­guez cree que otro de los acier­tos ha si­do el crear un equi­po de tra­ba­jo: «Un equi­po ao que lle gusta o que fai e que tra­ba­lla de for­ma coor­di­na­da e con pai­xón». Con hu­mil­dad, re­cuer­da có­mo fue­ron sus ini­cios: con un Ford Orion con ma­trí­cu­la de Gran Ca­na­ria, una es­ca­le­ra, un re­mol­que y lim­pian­do cris­ta­les. Hoy, quin­ce años des­pués, son los «spi­der­mans» de A Ma­ri­ña. Con ofi­ci­nas en Beltrán, jun­to al ac­ce­so del tra­mo de co­rre­dor en­tre Xo­ve y Vi­vei­ro, la em­pre­sa ya afron­ta otro re­to: cons­truir una na­ve en el po­lí­gono xo­ven­se.

Otro de los plu­ses de es­te ne­go­cio es que apues­ta por la con­ci­lia­ción de la vi­da fa­mi­liar y la­bo­ral, con jor­na­da in­ten­si­va: «Hai que tra­ba­llar mo­ti­va­do. A em­pre­sa fan­na os obrei­ros, non a fa­go eu só. Eu cói­doos a eles, e eles á em­pre­sa». El nom­bre de la fir­ma es tam­bién un ho­me­na­je al pa­dre del pro­pie­ta­rio, quien re­gen­tó un ca­fé bar que en su día bau­ti­zó co­mo Evox.

El due­ño des­ta­ca la im­por­tan­cia del tra­ba­jo en equi­po y de fo­men­tar la con­ci­lia­ción fa­mi­liar y la­bo­ral

La plan­ti­lla de Evox tra­ba­ja con pla­ta­for­mas o des­col­gán­do­se con cuer­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.