ANA JE­SÚS LÓPEZ, DOC­TO­RA EN FÍ­SI­CA Y PRE­SI­DEN­TA DE AMIT EN GA­LI­CIA

Tra­ba­ja en un cam­po aso­cia­do a la mas­cu­li­ni­dad, el de la in­ge­nie­ría in­dus­trial y na­val, y su ca­rre­ra lle­gó a pe­li­grar por el he­cho de ser mu­jer. Em­pe­ña­da en dar­le la vuel­ta a esa ten­den­cia, pre­si­de en Ga­li­cia la Aso­cia­ción de Mu­je­res In­ves­ti­ga­do­ras y Tecn

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Su­sa­na Lua­ña

Ma­ría Je­sús López (Po­bra de Bro­llón, 1965) es doc­to­ra en Fí­si­ca por la Uni­ver­si­da­de de Santiago y des­de los años 90 da cla­ses en la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña, en el cam­pus de Fe­rrol, en la ra­ma de la in­ge­nie­ría in­dus­trial, na­val y oceá­ni­ca. Un mun­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te mas­cu­lino, re­co­no­ce.

—¿No hay mu­chas mu­je­res en su es­pe­cia­li­dad, ver­dad?

—No so­mos mu­chas, no. Hay más ca­da vez pe­ro se­gui­mos sien­do po­cas en el área de in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca, don­de es­toy yo, por­que tra­di­cio­nal­men­te se aso­cia­ba con el mun­do del au­to­mó­vil, y aun­que es más que eso por­que se tra­ba­ja en el pro­ce­sa­do de ma­te­ria­les, in­clu­so los alum­nos lo aso­cian con la au­to­mo­vi­lís­ti­ca. Eso afec­ta, por ejem­plo, a que ha­ya di­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­trar mu­je­res pa­ra los tri­bu­na­les, que tie­nen que ser pa­ri­ta­rios.

—Us­ted es pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Mu­je­res In­ves­ti­ga­do­ras y Tec­nó­lo­gas en Ga­li­cia. ¿Tam­po­co son mu­chas?

—No lle­ga­mos a un cen­te­nar en Ga­li­cia. Yo ya era so­cia a ni­vel na­cio­nal. AMIT na­ció en el 2002 pe­ro en el año 2015 crea­mos la ra­ma ga­lle­ga. Bus­ca­mos re­des de apo­yo y te­ner voz, ade­más de crear fo­ros de dis­cu­sión pa­ra las mu­je­res que es­ta­mos con­cien­cia­das en la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar jun­tas pa­ra con­se­guir la ple­na igual­dad en es­te ám­bi­to.

—¿Ni si­quie­ra en el cam­po cien­tí­fi­co exis­te la igual­dad?

—¡No, no la hay en ab­so­lu­to! Si ve­mos el úl­ti­mo in­for­me Cien­tí­fi­cas en ci­fras, que es de mar­zo del 2017, re­sul­ta que so­lo un 39 % de quie­nes nos de­di­ca­mos a la cien­cia so­mos mu­je­res, y aún así en España es­ta­mos me­jor que en Eu­ro­pa. Pe­ro lo más preo­cu­pan­te es que esa ci­fra está es­tan­ca­da des­de el año 2009. Ac­tual­men­te en España el 54 % de los ti­tu­la­dos son mu­je­res, pe­ro a me­di­da que se avan­za en la ca­rre­ra cien­tí­fi­ca va­mos des­apa­re­cien­do, co­mo si no fue­se nues­tro mun­do.

—¿Es, co­mo en otros ám­bi­tos, un pro­ble­ma de con­ci­lia­ción?

—Hay un gra­ve pro­ble­ma de con­ci­lia­ción pe­ro pa­re­ce que afec­ta so­lo a la mu­jer, y no es ver­dad, es un pro­ble­ma de to­das las per­so­nas. Los hom­bres tie­nen que asu­mir ese pa­pel y apo­yar las ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les de sus pa­re­jas. Los hom­bres se ca­san, tie­nen hi­jos y si­guen ade­lan­te con sus ca­rre­ras. In­clu­so es­tán me­jor vis­tos los hom­bres con car­gas fa­mi­lia­res que las mu­je­res. Pa­re­ce que se reivin­di­ca la con­ci­lia­ción pa­ra que ellas pue­dan te­ner ba­jas por ma­ter­ni­dad cuan­do den­tro de la pa­re­ja son dos las per­so­nas que tie­nen obli­ga­cio­nes fa­mi­lia­res. Y en el ám­bi­to cien­tí­fi­co las con­se­cuen­cias son tre­men­das por­que es­tás fue­ra seis me­ses y pa­ra re­cu­pe­rar el ni­vel del cu­rrícu­lo que tie­nen tus com­pa­ñe­ros tar­das mu­cho tiem­po, si es que al­gún día lle­gas a re­cu­pe­rar­lo.

—Mu­chas ve­ces son ellas las que vo­lun­ta­ria­men­te eli­gen la ba­ja.

—¿Y es una de­ci­sión vo­lun­ta­ria? No, está con­di­cio­na­da por otros fac­to­res, por­que lo po­nes todo en la ba­lan­za y no te que­da otra. Hay que cam­biar las po­lí­ti­cas de con­ci­lia­ción. Yo obli­ga­ría a los hom­bres a co­ger ba­jas de pa­ter­ni­dad, así no ha­bría dis­cri­mi­na­ción. Cuan­do es­te­mos to­dos en el mis­mo ni­vel sí se po­drán apli­car las mis­mas re­glas pa­ra to­dos.

—No fue su ca­so.

—Mi pa­re­ja te­nía muy cla­ro que te­nía­mos que com­par­tir los de­be­res fa­mi­lia­res. Aún así tu­ve se­rios pro­ble­mas e in­clu­so pu­de per­der mi pues­to de tra­ba­jo, y ana­li­zán­do­lo con el tiem­po su­pe que era por ser mu­jer. Es muy di­fí­cil com­pe­tir con tus com­pa­ñe­ros va­ro­nes. En la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña es di­rec­to­ra de la Ofi­ci­na pa­ra a Igual­da­de de Xé­ne­ro.

—¿En el ám­bi­to uni­ver­si­ta­rio tam­bién se no­ta un re­tro­ce­so en las con­quis­tas fe­mi­nis­tas?

—La uni­ver­si­dad está in­mer­sa en la so­cie­dad y todo lo que apa­re­ce en la so­cie­dad se re­fle­ja en la uni­ver­si­dad. Lo que yo per­ci­bo es que se ven co­mo nor­ma­les co­sas que a es­tas al­tu­ras sor­pren­den, co­mo cier­tas ac­ti­tu­des ma­chis­tas que a ve­ces creo que es una mo­da que vie­ne de la te­le­vi­sión y que va ca­lan­do.

—¿Se sien­te res­pal­da­da por sus com­pa­ñe­ros?

—Fue­ron ellos los que en el 2012 me pro­pu­sie­ron di­ri­gir la ofi­ci­na y creo que el equi­po de go­bierno con­fía ple­na­men­te en mí.

—¿Le apa­sio­na más es­ta fa­ce­ta o la aca­dé­mi­ca?

—Son com­ple­men­ta­rias, a mí por lo que me pa­gan es por mi la­bor do­cen­te. Es­to na­ce de mi com­pro­mi­so con la igual­dad y con la si­tua­ción de las mu­je­res en la cien­cia, pe­ro es­toy muy sa­tis­fe­cha con mi tra­ba­jo en la do­cen­cia y en la investigación.

—¿En las apli­ca­cio­nes in­dus­tria­les del lá­ser?

—Sí, lle­va­mos mu­chos años en ese cam­po y aho­ra for­mo par­te de un gru­po que tra­ba­ja en la lim­pie­za en el ám­bi­to del pa­tri­mo­nio. So­mos un gru­po lí­der a ni­vel mun­dial en la lim­pie­za de gra­ni­to con lá­ser. Aho­ra es­ta­mos en un pro­yec­to que in­ves­ti­ga tra­ta­mien­tos de lim­pie­za en la pie­dra, por­que en el ám­bi­to del pa­tri­mo­nio hay pro­duc­tos que no se pue­den uti­li­zar por­que pro­du­cen cam­bios de co­lor o pue­den afec­tar a la pie­dra y tra­ba­ja­mos en la me­jo­ra de sus pro­pie­da­des. Tra­ta­mos de mo­di­fi­car las pro­pie­da­des fí­si­cas de las ro­cas or­na­men­ta­les.

—¿Cuán­tos in­ves­ti­ga­do­res es­tán en el pro­yec­to?

—Dos de Vi­go, tres de Fe­rrol y uno de Sa­la­man­ca. Es un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar en el que hay fí­si­cos, in­ge­nie­ros, bió­lo­gos y geó­lo­gos. Aca­ba­mos de re­ci­bir fi­nan­cia­ción es­ta­tal y es­ta­mos muy con­ten­tos.

—Ayu­da con­tar con el apo­yo de la fa­mi­lia...

—¡Por su­pues­to! Mi ma­ri­do y yo he­mos arre­gla­do las co­sas en­tre los dos y nues­tros hi­jos es­tán muy con­ten­tos de que su ma­dre tra­ba­je y se me­tie­se en to­dos es­tos com­pro­mi­sos. ¡Y mi hi­ja ya va por el mis­mo ca­mino!

«Nues­tro gru­po de investigación es lí­der mun­dial en la lim­pie­za de gra­ni­to con lá­ser»

| JO­SÉ PAR­DO

A Ana Je­sús López le apa­sio­na su tra­ba­jo, pe­ro tam­bién su com­pro­mi­so con los de­re­chos de la mu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.