EL TODOTAREAS CUM­PLE 50 AÑOS

EL CI­TROËN DYANE NA­CIÓ PA­RA SER EL SUS­TI­TU­TO DEL CI­TROËN 2 CA­BA­LLOS, YA POR EN­TON­CES UN SÍM­BO­LO DE SEN­CI­LLEZ Y FIA­BI­LI­DAD PE­RO QUE CON MÁS DE 20 AÑOS DE SER­VI­CIO A SU ES­PAL­DA Y UNA COM­PE­TEN­CIA QUE LE TO­MA­BA LA DE­LAN­TE­RA, CO­MO EL RE­NAULT 4L, LE ES­TA­BAN OBL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - HISTORIAS DE CHAPA - Por Ós­car Aye­rra

Con una ca­rro­ce­ría más cua­dra­da y an­gu­lo­sa que el 2 CV, un ma­yor equi­pa­mien­to y un di­se­ño más ele­gan­te y en apa­rien­cia más ro­bus­to, el nue­vo Dyane se pre­sen­tó en el sa­lón del au­to­mó­vil de París de 1967. Ade­más de una ca­po­ta de lo­na en­rro­lla­ble de dos po­si­cio­nes, sor­pren­día por el útil por­tón tra­se­ro, asien­to tra­se­ro ex­tra­íble pa­ra ma­yor ca­pa­ci­dad de car­ga y unas puer­tas la­te­ra­les cón­ca­vas que se­gún la mar­ca re­du­cían rui­dos. Asi­mis­mo y en op­ción, se po­dría ad­qui­rir con em­bra­gue cen­trí­fu­go, una con­ce­sión a la co­mo­di­dad que per­mi­tía no pi­sar el em­bra­gue al de­te­ner­se sin te­mor a que se ca­la­se. Pa­ra la cons­truc­ción del nue­vo vehícu­lo de la mar­ca de los dos che­vro­nes, se­gún su di­rec­tor en aquel mo­men­to, Pie­rre Ber­cot, se ha­bían te­ni­do en cuen­ta cua­tro pre­mi­sas: con­tar con un nue­vo por­tón tra­se­ro con cris­tal, man­te­ner una po­ten­cia fis­cal den­tro de los 2 ca­ba­llos, re­uti­li­zar la má­xi­mas pie­zas po­si­bles del 2 CV y del Ami 6 y apro­ve­char la ca­de­na de mon­ta­je exis­ten­te del mo­de­lo al que iba a sus­ti­tuir. Co­mo el de­par­ta­men­to de fa­bri­ca­ción de la mar­ca en 1965 es­ta­ba ocu­pa­do con el desa­rro­llo del Ci­troën GS y de las ac­tua­li­za­cio­nes del DS y del Ami, la la­bor de crea­ción del nue­vo uti­li­ta­rio se se en­co­men­dó a una em­pre­sa de di­se­ño lla­ma­da Pan­hard, ab­sor­bi­da por la pro­pia Ci­troën dos años an­tes.

HER­MA­NOS DE CA­DE­NA

Ade­más de la lí­nea de mon­ta­je se apro­ve­cho el mis­mo mo­tor bi­ci­lín­dri­co, trans­mi­sión de­lan­te­ra y ca­ja de cua­tro mar­chas del 2 CV. Las pri­me­ras uni­da­des mon­ta­ban el mo­tor de 21 ca­ba­llos de 425 cc, con dos ni­ve­les de equi­pa­ción, Lu­xe y Con­fort, apa­re­cien­do un año más tar­de un nue­vo pro­pul­sor de 435 cc de 26 cv y una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 102 km/h. Es­te mo­tor, aun­que fia­ble, pe­na­li­za­ba por ba­ja po­ten­cia, lo que si aña­di­mos un ma­yor pe­so que el 2 CV con­ver­tía a es­te uti­li­ta­rio en un pe­re­zo­so en cues­tas arri­ba y len­to en ace­le­ra­cio­nes, al­go que fue un las­tre al prin­ci­pio. Sin em­bar­go, su ro­bus­tez me­cá­ni­ca le per­mi­tía man­ter­ner una ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro muy al­ta sin que la me­cá­ni­ca se re­sin­tie­se. Más tar­de lle­ga­ría la va­rian­te más po­ten­te de 32 ca­ba­llos, que aca­bó adop­tan­do el nom­bre de Dyane 6 por los 602 cen­tí­me­tros que cu­bi­ca­ba y anun­cia­ba una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 110 km/h. Otro pun­to a su fa­vor era su es­ta­bi­li­dad, con­ta­ba con una amor­ti­gua­ción hi­dráu­li­ca ho­ri­zon­tal cen­tral bien con­se­gui­da que le per­mi­tía to­mar cur­vas con mu­cha con­fian­za aun­que con una in­cli­na­ción de la ca­rro­ce­ría in­quie­tan­te. Con una fi­lo­so­fía de mí­ni­ma com­ple­ji­dad se con­vir­tió, igual que su her­mano, en una má­qui­na fia­ble,

eco­nó­mi­ca y fun­cio­nal. Con una so­cie­dad jo­vén que ca­da vez te­nía más ac­ce­so a es­te ti­po de vehícu­los eco­nó­mi­cos se con­ver­ti­ría en un éxi­to de ven­tas. Sin em­bar­go, es­tas mis­mas ra­zo­nes man­tu­vie­ron a su her­mano po­bre, el 2 CV, en unas ven­tas al al­za que, uni­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca del 73, ayu­da­ron a am­pli­fi­car las ven­tas. Am­bos uti­li­ta­rios eran igual de fia­bles, con el mis­mo man­te­ni­men­to, in­clu­so el 2 CV ace­le­ra­ba me­jor gra­cias un pe­so más con­te­ni­do pe­ro ade­más cos­ta­ba me­nos. Ar­gu­men­tos que pe­sa­ban mu­cho a la hora de va­lo­rar la com­pra.

Los ar­gu­men­tos tan con­ser­va­do­res en la cons­truc­ción del Dyane le pa­sa­ron fac­tu­ra. Lo que en un prin­ci­pio su­po­nía una ma­nio­bra bri­llan­te al re­uti­li­zar ca­si el 90% de las pie­zas y la ca­de­na de mon­ta­je del 2 CV, re­sul­tó ser su ta­lón de Aqui­les. Ci­troën pro­nos­ti­ca­ba en 1967 que en cuan­to las ven­tas del nue­vo Dyane fue­sen me­jo­res que las del 2 CV lo re­em­pla­za­rían sin el ba­jón eco­nó­mi­co en la producción. Un he­cho que nun­ca ocu­rrió, fue pre­ci­sa­men­te al con­tra­rio, el que iba a ser sustituido fue quien so­bre­pa­só al nue­vo. Al fi­nal el Dyane fue un com­ple­men­to evo­lu­cio­na­do a la som­bra de su her­mano más vie­jo, re­ti­ra­do 7 años más tar­de del mer­ca­do que su su­plen­te. El Dyane no tu­vo el mis­mo éxi­to del Dos Ca­ba­llos, que al­can­zó un pues­to des­ta­ca­do en el Olim­po de la his­to­ria au­to­mo­triz por sus cua­tro dé­ca­das en producción; pe­ro sus 16 años de producción de­mos­tra­ron una tra­yec­to­ria de fia­bi­li­dad, ro­bus­tez y eco­no­mía de man­te­ni­mien­to di­fí­cil de igua­lar.

DI­SE­ÑO ANGULOSO Los fa­ros en­cas­tra­dos en los guar­da­ba­rros, el por­tón tra­se­ro y los án­gu­los rec­tos de­fi­nían su per­so­na­li­dad. La ter­ce­ra ven­ta­na la­te­ral se aña­dió en 1969, a Es­pa­ña lle­ga­ría en 1972.

DI­SE­ÑO CON­DI­CIO­NA­DO

Di­se­ña­do en par­te por Louis Bio­nier, pres­ti­gio­so di­se­ña­dor de Pan­hard et Le­vas­sor, y el jo­ven Jac­ques Cha­rre­ton, el Dyane es­tu­vo mar­ca­do y aco­ta­do por con­di­cio­nes que obli­ga­ban a uti­li­zar las má­xi­mas pie­zas del 2 CV y su ca­de­na de mon­ta­je, lo que for­za­ba y com­pli­ca­ba el tra­ba­jo. El re­sul­ta­do tu­vo una es­té­ti­ca con mu­cho ca­rác­ter.

EFI­CAZ POR FUE­RA Y RESULTÓN POR DEN­TRO

La fun­cio­na­li­dad era su pun­to fuer­te. A pe­sar de un in­te­rior al­go par­co, el asien­to tra­se­ro po­día ex­traer­se. La sus­pen­sión cen­tral cum­plía de for­ma sor­pren­den­te en las cur­vas, aun­que la in­cli­na­ción de la ca­rro­ce­ría re­sul­ta­se alar­man­te.

PU­BLI­CI­DAD CLA­VE

La mar­ca apos­tó des­de un prin­ci­pio por un pú­bli­co jo­ven que va­lo­ra­ba otras cues­tio­nes co­mo la eco­no­mía. Los anun­cios die­ron con la cla­ve pa­ra ha­cer un pro­duc­to di­fe­ren­te y atrac­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.