YA NO QUE­RE­MOS EL BU­RRO GRAN­DE...

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - JUAN ARES

He­mos pa­sa­do un año en el que, co­mo les ha­bía­mos ve­ni­do con­tan­do to­dos los me­ses en es­te ON Mo­tor, se per­ci­ben cam­bios en el mun­do del au­to­mó­vil, cam­bios que tal vez anun­cian una nue­va era. Cam­bia­mos del dié­sel a la ga­so­li­na, tal vez co­mo un pa­so pre­vio ha­cia los hí­bri­dos o los eléc­tri­cos del fu­tu­ro. Y cam­bia­mos de la pro­pie­dad, de aquel de­seo de te­ner un co­che pro­pio a los die­ci­ocho años, que nos cau­ti­va­ba a los que éra­mos jó­ve­nes en los 80 o 90, a una des­preo­cu­pa­ción en es­te si­glo XXI, en el que a los jó­ve­nes les in­tere­sa más la vi­deo­con­so­la o el mó­vil de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y a los adul­tos les con­vie­ne más usar el co­che de em­pre­sa, los que pue­den, o al­qui­lar­lo por rén­ting, los que quie­ren.

So­lo hay que ba­jar­se por la A-6 pa­ra com­pro­bar co­mo, allen­de la Puer­ta de Hie­rro, los ma­dri­le­ños ya des­de­ñan el co­che pro­pio cau­ti­va­dos por esos co­che­ci­tos eléc­tri­cos que, apar­ca­dos en cual­quier es­qui­na de la ca­pi­tal, se ofre­cen a ha­cer­le al con­duc­tor un ser­vi­cio por mi­nu­tos o por ho­ras, pre­vio pa­go con el mó­vil. Es el fu­tu­ro de la au­to­mo­ción, di­cen al­gu­nos. ¿Pa­ra qué quie­ro com­prar un co­che, si ten­go uno «de usar y ti­rar» co­mo si fue­ra un Klee­nex?

En Es­pa­ña se ven­die­ron el pa­sa­do año 1.234.931 co­ches nue­vos. A pul­món, sin res­pi­ra­ción asis­ti­da de pla­nes gu­ber­na­men­ta­les de ayu­da a la com­pra, co­mo en años an­te­rio­res. Bueno, tal vez con al­go de oxí­geno en for­ma de au­to­ma­tri­cu­la­cio­nes, pe­ro de eso ha ha­bi­do siem­pre. Es­ta­mos ya en la ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro pa­ra un país co­mo Es­pa­ña, que no pue­de as­pi­rar a más de 1,3 o 1,4 mi­llo­nes de co­ches al año. Y más con los sa­la­rios que se es­tán pa­gan­do a los que se in­cor­po­ran al mer­ca­do de tra­ba­jo ac­tual­men­te.

Por eso tal vez asis­ti­mos tam­bién a otro cam­bio ra­di­cal en el con­cep­to del au­to­mó­vil, el del sen­ti­mien­to es­ta­tu­ta­rio que da­ba ha­ce tan so­lo unos años te­ner un co­che más gran­de o más lu­jo­so. La úl­ti­ma cri­sis hi­zo des­apa­re­cer ca­si completamente la ven­ta de mo­de­los de lu­jo, e in­clu­so los de­por­ti­vos. El país lo pa­sa­ba mal y no es­ta­ba bien vis­to sa­lir en la ber­li­na de im­por­ta­ción de cin­co me­tros re­ves­ti­da en cue­ro.

Por eso com­pro­ba­mos co­mo el pa­sa­do año, de ese mi­llón dos­cien­tos y pi­co mil co­ches ven­di­dos en to­tal, so­lo me­nos de 12.000 fue­ron ber­li­nas de ta­ma­ño gran­de o seg­men­to de lu­jo. Ca­si des­apa­re­cen del ma­pa.

Ha­ce dos dé­ca­das ape­nas, mien­tras en Eu­ro­pa triun­fa­ban los fa­mi­lia­res y los mo­no­vo­lú­me­nes, en Es­pa­ña se­guía­mos que­rien­do co­ches de tres cuer­pos, con ma­le­te­ro gran­de y se­pa­ra­do, que, tal vez por cier­to com­ple­jo que se­ría digno de ana­li­zar, nos ha­cían sen­tir más im­por­tan­tes. Aho­ra los que le­van­tan ex­pec­ta­ción son los SUV de ta­ma­ño me­dio y los ur­ba­nos pe­que­ñi­tos, fá­ci­les de apar­car y muy equi­pa­dos a ni­vel tec­no­ló­gi­co. Mo­la lo mi­ni, lo «co­ol» son las pan­ta­llas y no los gran­des ma­le­te­ros. Hay quien di­ce que a los jó­ve­nes ya les es in­di­fe­ren­te el au­to­mó­vil, que no les im­por­ta si­quie­ra que en el fu­tu­ro los co­ches se con­duz­can de for­ma au­tó­no­ma. Has­ta ahí pue­de lle­gar la pró­xi­ma re­vo­lu­ción, es­ta mis­ma que hoy les apun­ta­mos des­de la cons­tan­cia de que ca­da día so­mos me­nos los que que­re­mos un «bu­rro gran­de» apar­ca­do a la puer­ta...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.