GA­LI­CIA PI­SA FUER­TE EN GI­NE­BRA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - JUAN ARES

Re­cuer­do que, cuan­do ha­ce años lle­ga­ba uno al ae­ro­puer­to de Gi­ne­bra para asis­tir al sa­lón del au­to­mó­vil y to­ma­ba un bus o un ta­xi hacia el cen­tro, para hos­pe­dar­se en los nu­me­ro­sos ho­te­les que flan­quean el la­go Le­man, la pri­me­ra im­pre­sión lu­mi­no­sa que re­ci­bías, ya en pleno cen­tro, era un gi­gan­tes­co ró­tu­lo lu­mi­no­so, en una de las es­qui­nas más vis­to­sas de la ciu­dad, que de­cía Cai­xa Ga­li­cia. Des­pués, si te­nías un ra­to para pa­sear por sus ca­lles, vol­vías a te­ner mues­tras de la ga­lle­gui­za­ción sui­za en nu­me­ro­sos ba­res de ta­pas y ca­sas de co­mi­das que, mu­chas ve­ces con to­po­ni­mia ga­lle­ga, anun­cia­ban que un ca­ma­re­ro de los años se­sen­ta ha­bía pros­pe­ra­do y se con­ver­tía en em­pre­sa­rio de éxi­to. Con el pa­so de los años el gran ró­tu­lo lu­mi­no­so pasó a otro más dis­cre­to de Aban­ca y po­co a po­co los ca­ma­re­ros de los se­sen­ta fue­ron de­jan­do pa­so a los mo­der­nos gas­tro­ba­res, por­que la ju­bi­la­ción les hi­zo re­gre­sar al te­rru­ño.

Es­te año, ya so­bre las mo­que­tas del pro­pio sa­lón del au­to­mó­vil, vol­vi­mos a vi­vir un epi­so­dio de en­sal­za­mien­to ga­lle­go que ha­ce años no ex­pe­ri­men­tá­ba­mos en Gi­ne­bra. Ro­dea­dos por ru­ti­lan­tes de­por­ti­vos de pre­pa­ra­do­res, por berlinas de lu­jo o por ca­rí­si­mos SUV pre­mium, en los ex­po­si­to­res de Ci­troën y Peu­geot lu­cían con des­ca­ro, en pues­tos de pri­vi­le­gio y ro­dea­dos por cá­ma­ras y pre­sen­ta­do­res de las te­le­vi­sio­nes de to­do el mun­do, dos ga­lle­gos de pro, el Ci­troën Ber­lin­go y el Peu­geot Rif­ter, con una plan­ta con la que na­die se atre­ve­rá a lla­mar­les ya con ese a ve­ces des­pec­ti­vo nom­bre de fur­go­nas, por­que los jó­ve­nes vehícu­los ga­lle­gos lu­cen plan­ta de mo­no­vo­lu­men, de cros­so­ver o sa­be Dios de qué por­que son au­tén­ti­cos co­cha­zos para fa­mi­lias que gus­ten de la na­tu­ra­le­za, para jó­ve­nes con afi­cio­nes de ac­ción y de­por­te, o para pro­fe­sio­na­les que amen la ver­sa­ti­li­dad que so­lo es­tos dos pro­duc­tos ga­lle­gos pue­den dar­les.

El sal­to cua­li­ta­ti­vo que han da­do es­tos pro­duc­tos de Peu­geot y Ci­troën —tam­bién de Opel, aun­que es­ta mar­ca no ex­po­nía en Gi­ne­bra— sa­li­dos de la fá­bri­ca de la Zo­na Fran­ca de Vi­go es tal que au­gu­ran un éxi­to co­mer­cial ca­paz de emu­lar al de sus an­te­ce­so­res, co­mo la C15, o los an­te­rio­res Ber­lin­go y Part­ner, que se han ex­ten­di­do a mi­llo­nes por to­do el mun­do.

Hay que pen­sar que del éxi­to de es­tos vehícu­los, jun­to al de los pro­duc­tos tex­ti­les del otro gi­gan­te ga­lle­go, va a de­pen­der la ba­lan­za co­mer­cial de nues­tra co­mu­ni­dad en los pró­xi­mos años. Hay que va­lo­rar tam­bién que en Gi­ne­bra pu­di­mos ver los úl­ti­mos pro­duc­tos de mar­cas co­mo Fe­rra­ri, Lam­borg­hi­ni, Rolls Roy­ce, Ja­guar, Pors­che y otras mu­chas, con co­ches que sa­can el hi­po con pre­cios por en­ci­ma de las seis ci­fras.

Pe­ro allí es­ta­ban el Ci­troën Ber­lin­go y el Peu­geot Rif­ter, lu­cien­do su ga­lle­gui­dad de pro­duc­tos pro­ba­dos por las du­ras co­rre­doi­ras ga­lle­gas, por las ser­pen­tean­tes cur­vas de nues­tras ca­rre­te­ras co­mar­ca­les, a prue­ba de ci­clo­gé­ne­sis y bo­rras­cas, he­chos pie­za a pie­za por ma­nos ga­lle­gas, esas ma­nos que en los úl­ti­mos se­sen­ta años han de­mos­tra­do, que en es­te cu­rrun­cho tam­bién se sa­ben ha­cer bue­nos co­ches, co­mo en De­troit, en Mu­nich o en Ja­pón. Es­te año en el Sa­lón de Gi­ne­bra re­to­ma­mos el or­gu­llo ga­lle­go co­mo cuan­do veía­mos aquel ró­tu­lo lu­mi­no­so. Vien­do la ex­pec­ta­ción que Ber­lin­go y Rif­ter le­van­ta­ron en Gi­ne­bra, to­ma­mos no­ta de que, en el au­to­mó­vil, ya so­mos po­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.