La rei­na del es­ti­lo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

Al­ta (1,78 m) y fo­to­gé­ni­ca, Dia­na de Ga­les se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en un icono de es­ti­lo, al­go que nun­ca ha­bían si­do las prin­ce­sas has­ta en­ton­ces. Su ves­tua­rio evo­lu­cio­nó des­de la tí­mi­da jo­ven­ci­ta a la mu­jer sexy e im­po­nen­te. En sus pri­me­ros años co­mo prin­ce­sa de Ga­les, en los que con­ta­ba con la es­ti­lis­ta An­na Har­vey, pre­do­mi­na­ban los co­lo­res pas­tel, las bo­tas pa­ra el cam­po, las cha­que­tas con hom­bre­ras... el es­ti­lo de la ca­sa real re­no­va­do. Sin em­bar­go, ya en su pri­me­ra apa­ri­ción pú­bli­ca, en la Ro­yal Ope­ra Hou­se, de­mos­tró in­de­pen­den­cia: es­co­gió un ves­ti­do pa­la­bra de ho­nor ne­gro (un co­lor que los Wind­sor so­lo usa­ban pa­ra el lu­to), fir­ma­do por Eli­za­beth y Da­vid Ema­nuel, los di­se­ña­do­res de su ves­ti­do de novia. Tras el na­ci­mien­to de su hi­jo Gui­ller­mo, em­pe­zó a afi­nar su es­ti­lo y a con­fiar en Cat­he­ri­ne Wal­ker, su di­se­ña­do­ra de ca­be­ce­ra, Bru­ce Old­field, Zan­dra Rod­hes, Jenny Pack­ham, to­dos bri­tá­ni­cos, y el ar­gen­tino Ro­ber­to De­vo­rik. Es en­ton­ces cuan­do em­pie­za a lu­cir fal­das más cor­tas y ves­ti­dos más ajus­ta­dos y con es­co­tes pro­fun­dos. Pe­ro, es tras su se­pa­ra­ción cuan­do Dia­na de­jó cla­ro que la mo­da era una for­ma de com­ba­te. En su ves­tua­rio em­pe­za­ron a do­mi­nar los es­co­tes pa­la­bra de ho­nor, los cue­llos hal­ter y los ves­ti­dos de cóc­tel cor­tos y ce­ñi­dos con pe­dre­ría. Fue su ar­ma pa­ra ven­gar­se. Uno de sus dar­dos más co­no­ci­dos es el ves­ti­do de se­da ne­gra con los hom­bros des­cu­bier­tos de la di­se­ña­do­ra grie­ga Ch­ris­ti­na Stam­bo­lian que lu­ció el mis­mo día que Car­los re­ve­ló en te­le­vi­sión que es­ta­ba enamo­ra­do de otra mu­jer. La pren­sa lo bau­ti­zó co­mo “el ves­ti­do de la ven­gan­za”. Otro de sus es­ti­lis­mos más ce­le­bra­dos es el que lu­ció el día de su úl­ti­mo cum­plea­ños, el 1 de ju­lio de 1997, en el cen­te­na­rio de la Ta­te Ga­llery: un ves­ti­do lar­go tam­bién ne­gro, de ti­ran­tes y es­co­te cuadrado con pe­dre­ría, de Jac­ques Azur­guay que con­jun­tó la gar­gan­ti­lla de bri­llan­tes y es­me­ral­das de la rei­na Ma­ría. En es­ta épo­ca, op­tó por di­se­ña­do­res in­ter­na­cio­na­les: Cha­nel, La­croix, Ar­ma­ni o Ma­no­lo Blah­nik. Su cor­te de pe­lo, obra de Ri­chard Dal­ton, fue otro icono los 80, to­das las jó­ve­nes in­gle­sas que­rían un cor­te igual. A par­tir de 1990, la prin­ce­sa se pu­so en ma­nos de Sam Mac­night, es­ti­lis­ta de Vo­gue que tra­ba­ja­ba con Lin­da Evan­ge­lis­ta o Ka­te Moss. Él re­no­vó su cor­te re­ca­ta­do y lo hi­zo más fres­co y sexy.

1994 De izq. a dcha, en su pri­me­ra apa­ri­ción pú­bli­ca; con Car­los, tras anun­ciar su com­pro­mi­so; el lla­ma­do “ves­ti­do de la ven­gan­za”; en un ac­to ofi­cial y con el ves­ti­do de Jac­ques Azur­guay, en su úl­ti­mo cum­plea­ños.

1981

1995

1997

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.