NI­ÑOS Y RE­DES SO­CIA­LES

Por or­gu­llo, in­se­gu­ri­dad o por pu­ra fe­li­ci­dad, ex­hi­bi­mos a nues­tros hi­jos (y sus cir­cuns­tan­cias) en las re­des so­cia­les. Pe­ro de­be­ría­mos re­fle­xio­nar so­bre las con­se­cuen­cias. Por Sil­via To­rres

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

La vi­da di­gi­tal de So­fía em­pe­zó el día en que su ma­dre, fe­liz y or­gu­llo­sa, com­par­tió su eco­gra­fía de 12 se­ma­nas de em­ba­ra­zo en Fa­ce­book. An­tes la ha­bía en­via­do por What­sapp a los más ín­ti­mos tam­bién en un gru­po crea­do ad hoc. El ví­deo del par­to na­tu­ral sin epi­du­ral, en el que po­día ver­se emer­ger la ca­be­za de Lu­cía, fue en­via­do tam­bién a ese gru­po, que lue­go pu­do com­pro­bar có­mo la ni­ña apren­día a suc­cio­nar la le­che del pe­cho de su ma­dre, sol­ta­ba sus pri­me­ras ca­cas y mo­ja­ba sus pri­me­ros pa­ña­les. Cuan­do el be­bé en­fer­mó de un ex­tra­ño vi­rus, su ma­dre de­ses­pe­ra­da no du­dó en col­gar las fo­tos con la evo­lu­ción de unos mo­cos del ver­de in­ten­so al ama­ri­llo bri­llan­te, con el fin de re­co­ger opi­nio­nes y con­se­jos de có­mo ac­tuar an­te se­me­jan­tes flui­dos.

Iden­ti­dad di­gi­tal

Si al­gún lec­tor tie­ne un con­tac­to en Fa­ce­book que ha cam­bia­do re­cien­te­men­te su fo­to de per­fil por la de su be­bé, o ha si­do aña­di­do a un gru­po de What­sapp des­ti­na­do al se­gui­mien­to in­mi­se­ri­cor­de de los pri­me­ros me­ses de vi­da de un ser hu­mano, es­tá au­to­ri­za­do a de­jar de leer: no le va­mos a con­tar na­da que no es­té su­frien­do ya en car­ne pro­pia. Y nos cons­ta que es al­ta­men­te pro­ble­má­ti­co pro­tes­tar. He vis­to a una ma­dre agra­via­da de­jar es­ta ame­na­za en su mu­ro de Fa­ce­book: “Si al­guno de los pre­sen­tes no quie­re ver la ca­ra de mi hi­jo du­ran­te 24 ho­ras, que no du­de un mi­nu­to en eli­mi­nar­me de sus con­tac­tos”. Una en­cues­ta de la em­pre­sa de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca AVG rea­li­za­da a 2.000 ma­dres de 10 paí­ses, en­tre ellos Es­pa­ña, re­ve­la que el 81% de los be­bés ya tie­ne al­gún ti­po de pre­sen­cia en in­ter­net al cum­plir los seis me­ses de edad. La cuar­ta par­te de ellos tie­ne su bau­ti­zo di­gi­tal mu­cho an­tes, cuan­do su ma­dre pu­bli­ca en una red so­cial el pri­mer ul­tra­so­ni­do. Se­gún AVG, el 7% de los me­no­res de dos años tie­ne una cuen­ta de co­rreo elec­tró­ni­co crea­da por sus pa­dres, y el 5% dis­po­ne de su pro­pio per­fil en al­gu­na red so­cial, al­gu­nos pa­dres in­clu­so tui­tean en nom­bre de sus hi­jos. En Es­ta­dos Uni­dos, se­gún el li­bro Ame­ri­can Girls: So­cial Me­dia and the se­cret life of tee­na­gers, el 92% de los ni­ños tie­ne una iden­ti­dad di­gi­tal a los dos años. An­tes de que el ni­ño cum­pla cin­co años ya ha­brá en la red cer­ca de 1.000 fo­tos su­yas. Se­gún las cuen­tas de la AVG, la hue­lla di­gi­tal de quie­nes hoy tie­nen 30 se re­mon­ta co­mo má­xi­mo a 10 o 15 años atrás, la ma­yo­ría de los be­bés ac­tua­les, cuan­do lle­guen a esa edad, ya lle­va­rán más de 20 años de re­co­rri­do di­gi­tal.

Fu­tu­ro in­cier­to

La gen­te com­par­te por­que es fe­liz, por­que ne­ce­si­ta apo­yo, por­que bus­ca in­for­ma­ción, por­que le ape­te­ce… las ra­zo­nes son in­fi­ni­tas. Pe­ro en me­dio de la eu­fo­ria ol­vi­dan que el be­bé cre­ce­rá y un día lle­ga­rá a in­ter­net, don­de ya se dis­pon­drá de un re­gis­tro com­ple­to de su vi­da. Los chi­cos del fu­tu­ro se da­rán de bru­ces con sus fo­tos de la in­fan­cia, ade­re­za­das por los co­men­ta­rios más o me­nos gra­cio­sos de sus pa­dres y sus ami­gos. Las con­se­cuen­cias so­lo la sa­brán los na­ti­vos di­gi­ta­les cuan­do crez­can y se en­fren­ten a las con­se­cuen­cias de la pa­sión de sus pa­dres por con­tar por­me­no­res de su vi­da en las re­des so­cia­les. Blair Koe­ning es la au­to­ra del blog STFU Pa­rents, ve­ta­do allá por 2012 por The New York Ti­mes, a pe­sar de ha­ber con­se­gui­do 1,5 mi­llo­nes de pá­gi­nas vis­tas en un mes. Fi­nal­men­te, el blog se con­vir­tió en un li­bro que al­gu­nos con­si­de­ran la bi­blia de una es­pe­cie de mo­vi­mien­to an­ti­be­bé. Pe­ro esa no era la in­ten­ción de la au­to­ra, que em­pe­zó con la pre­ten­sión de ad­ver­tir­les a al­gu­nos pa­dres que es­ta­ban tras­pa­san­do los lí­mi­tes de la vi­da pri­va­da de sus hi­jos. Lo hi­zo en­se­ñan­do las fo­tos que pu­bli­ca­ban en las re­des so­cia­les pa­dres en­fer­mos de overs­ha­ring (el tér­mino con el que se ha de­no­mi­na­do es­ta es­pe­cie de sín­dro­me de com­par­tir­lo to­do, tam­bién co­no­ci­do co­mo sha­ren­ting –mez­cla de sha­re, com­par­tir, y pa­ren­ting, crian­za–, cuan­do se re­fie­re a la pa­sión por mos­trar en in­ter­net los de­ta­lles de la

crian­za de tus hi­jos). Al prin­ci­pio, el blog pu­bli­ca­ba las fo­tos que le man­da­ban per­so­nas sin hi­jos que tra­ba­ja­ban con be­bés, co­mo em­plea­dos de guar­de­rías y cui­da­do­ras, pe­ro lue­go em­pe­zó a re­ci­bir co­rreos de pa­dres que pre­gun­ta­ban si es­tán ex­po­nien­do de­ma­sia­do a sus hi­jos. Sin pro­po­nér­se­lo, Blair Koe­ning se con­vir­tió en la gu­rú del overs­ha­ring. “In­ten­to de­ter­mi­nar qué es nor­mal y qué es exa­ge­ra­do. Pien­so que si un pa­dre cuel­ga una fo­to de su ni­ño co­mien­do un he­la­do, es ab­so­lu­ta­men­te nor­mal. Otra co­sa es que pu­bli­que la fo­to de un pa­ñal con la úl­ti­ma ca­ca del día y el co­men­ta­rio: “Es­to es lo que he te­ni­do que lim­piar hoy”, ex­pli­có a una en­tre­vis­ta a la CNN. El blog es­ta­ba di­vi­di­do por car­pe­tas y, se­gún cuen­ta, la que re­ci­bía más ac­tua­li­za­cio­nes era la de­di­ca­da a las de­po­si­cio­nes in­fan­ti­les. Ad­mi­te con cier­ta ver­güen­za que tie­ne una car­pe­ta de­di­ca­da a la dac­ti­lo­pin­tu­ra con ca­ca de be­bé y otra, a fi­gu­ras que las ma­dres ha­cen con su pla­cen­ta, que lue­go en­mar­can.

Pa­dres no­va­tos

Ma­ri­sa L. tie­ne 44 años y ha si­do una de esas ma­dres que ha so­bre­pa­sa­do los lí­mi­tes, con­cre­ta­men­te en­se­ñan­do los pa­ña­les mo­ja­dos. Di­ce que lo ha­cía pa­ra bus­car apo­yo en otras ma­dres. “Que­ría ase­gu­rar­me de que lo es­ta­ba ha­cien­do bien”, cuen­ta. “No hay na­da más so­li­ta­rio y de­ses­pe­ra­do que un pa­dre o una ma­dre tra­tan­do de ave­ri­guar si es­tá ha­cien­do las co­sas bien. Años atrás te­nía­mos a la fa­mi­lia más cer­ca, qui­zás a al­gu­na ve­ci­na. Aho­ra te­ne­mos Fa­ce­book”, ex­pli­ca Ber­ta, otra ma­dre que en­ca­ja en el per­fil de los que han com­par­ti­do in­ti­mi­da­des de su be­bé, en su ca­so los pro­ble­mas que tu­vo pa­ra ali­men­tar­lo con lac­tan­cia ma­ter­na. La lle­ga­da de What­sapp, con sus gru­pos de pa­dres per­fec­cio­nis­tas y com­pe­ti­ti­vos, ha si­do el ti­ro de gra­cia pa­ra la so­bre­ex­po­si­ción de la vi­da de los be­bés. “Ser pa­dres es hoy más di­fí­cil que nun­ca: los ni­ve­les de exi­gen­cia son muy se­ve­ros, que­re­mos ser per­fec­tos y siem­pre es­ta­mos bus­can­do el cri­te­rio de otros pa­dres que va­li­den nues­tras ap­ti­tu­des de pri­me­ri­zos”, re­co­no­ce Juan M., que aca­ba de es­tre­nar­se en es­to de la pa­ter­ni­dad. Otros con­si­de­ran que se han be­ne­fi­cia­do enor­me­men­te de ai­rear los pro­ble­mas de sus hi­jos en las re­des so­cia­les. Por ejem­plo, los pa­dres de ni­ños con en­fer­me­da­des ra­ras, que en­con­tra­ron aso­cia­cio­nes, apo­yos y has­ta fi­nan­cia­ción pa­ra de­ter­mi­na­dos tra­ta­mien­tos a tra­vés de Fa­ce­book o en al­gún fo­ro al que lle­ga­ron por ca­sua­li­dad y de­ses­pe­ra­ción com­par­tien­do de­ta­lles de los sín­to­mas de sus hi­jos.

Pe­li­gro en la red

Des­de la com­pa­ñía AVG apun­tan que el pro­ble­ma es que, una vez que al­go es­tá en in­ter­net, es di­fí­cil de con­tro­lar. “Es­ta­mos col­gan­do co­sas so­bre nues­tros hi­jos, que aho­ra pue­den re­sul­tar muy sim­pá­ti­cas, pe­ro que qui­zás no lo sean tan­to den­tro de 10 años”. Por otra par­te, los es­ta­mos po­nien­do en ries­go. Se es­ti­ma que el 50% de las imá­ge­nes que se com­par­ten en las webs pe­dó­fi­las pro­vie­nen de las re­des so­cia­les, se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta mé­di­ca JAMA y fir­ma­do por la pe­dia­tra Keith Baha­reh, que re­co­mien­da en­ca­re­ci­da­men­te a los pa­dres que no com­par­tan nun­ca fo­tos de ni­ños des­nu­dos, in­clu­yen­do a los re­cién na­ci­dos. Y por úl­ti­mo hay que pen­sar en el fu­tu­ro. Es po­si­ble que den­tro de al­gu­nos años las co­sas ha­yan cam­bia­do mu­cho, so­bre to­do los cri­te­rios de pri­va­ci­dad que aho­ra te­ne­mos, y que su hi­jo no se es­can­da­li­ce por en­con­trar su eco­gra­fía o las fo­tos de su pri­mer cum­plea­ños en in­ter­net. Pe­ro pro­ba­ble­men­te, el asun­to del de­ba­te pú­bli­co de sus mo­cos o sus pa­ña­les ya le ha­ga mu­cha me­nos gra­cia. Ten­gan “los ni­ños” la edad que ten­gan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.