VEL­VET GLA­MOUR, TA­LEN­TO Y BE­LLE­ZA POR TRI­PLI­CA­DO

Vuel­ve el uni­ver­so de amor y lu­jo de las ga­le­rías Vel­vet, pe­ro con nue­vas pro­ta­go­nis­tas. Mar­ta Torné, Mónica Cruz y An­drea Du­ro nos des­cu­bren las en­tre­te­las de una de las se­ries más es­pe­ra­das de la tem­po­ra­da. Por Bea­triz G. Man­so Fo­tos: Ches­co López

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonistas -

Mien­tras pa­ra mu­chos co­rrían esos días de ve­rano pe­re­zo­sos, via­je­ros, im­pro­vi­sa­dos y tras­no­cha­do­res, pa­ra las ac­tri­ces Mónica Cruz, Mar­ta Torné y An­drea Du­ro el rit­mo se ace­le­ra­ba, los ma­dru­go­nes se su­ce­dían y las es­ca­pa­das que­da­ban re­du­ci­das a los fi­nes de se­ma­na (¡y gra­cias!). La cul­pa ha si­do de Vel­vet Co­lec­ción. En esos gran­des al­ma­ce­nes de fic­ción, han tra­ba­ja­do a rit­mo in­ten­si­vo pa­ra pre­pa­rar el es­treno de la tem­po­ra­da (el 22 de sep­tiem­bre, en Mo­vis­tar+). Con el oto­ño lle­ga la con­ti­nua­ción de la se­rie, con nue­vas tra­mas que gi­ran en torno a la inau­gu­ra­ción de su bou­ti­que de Bar­ce­lo­na, de­co­ra­dos más mo­der­nos acor­des con los tiem­pos, nue­vas ten­den­cias de mo­da (la mi­ni­fal­da, el bi­qui­ni, las bo­tas al­tas…) y nue­vos ros­tros. Mónica Cruz, Mar­ta Torné y An­drea Du­ro, tres de los nue­vos fi­cha­jes de la se­rie, se han que­da­do sin va­ca­cio­nes. Pe­ro han he­cho lo que han po­di­do… Mónica Cruz lle­ga a la ci­ta con Mu­jer­hoy con su hi­ja An­to­ne­lla, la cui­da­do­ra y las ma­le­tas pre­pa­ra­das pa­ra sa­lir pi­tan­do

con rum­bo a Mar­be­lla. Ayer to­có jor­na­da in­ten­si­va de ro­da­je, que em­pe­zó a las 12 de la ma­ña­na y ter­mi­nó a las 11 de la no­che. Mónica es­tá can­sa­da, no lo nie­ga, “pe­ro no por las ho­ras, sino por­que to­ca­ba ro­dar en un ta­blao y bai­lé mu­cho”.

Em­pe­ra­triz gi­ta­na

En Vel­vet Co­lec­ción, la pe­que­ña de las her­ma­nas Cruz in­ter­pre­ta a Car­me­la Cor­tés, la bai­lao­ra más fa­mo­sa de fi­na­les de los 60, la épo­ca en la que trans­cu­rre es­ta nue­va en­tre­ga de la se­rie. Un per­so­na­je que en­gan­cha­rá, por­que sa­ca la vis más di­ver­ti­da de la ac­triz. “Des­de que en­tro en las ga­le­rías co­mo una em­pe­ra­triz gi­ta­na, con to­do mi sé­qui­to, y nos arran­ca­mos a bailar por bu­le­rías, to­dos fli­pan. En esa épo­ca, las mu­je­res que iban a ese ti­po de bou­ti­ques eran tan fi­nas, tan bien ves­ti­di­tas, tan dis­cre­tas, que mi en­tra­da les de­ja a to­dos sin ha­bla… ¡Ese con­tras­te es ma­ra­vi­llo­so! Pe­ro es lo que tie­ne el fla­men­co, una ver­dad y una pu­re­za que, al fi­nal, es una ma­ne­ra de vi­vir”. Pa­ra in­ter­pre­tar a su per­so­na­je se ha ins­pi­ra­do en Lola Flo­res, re­pa­san­do una por una sus en­tre­vis­tas y los ví­deos de sus ac­tua­cio­nes, con el ob­je­ti­vo de dar­le to­da su ener­gía y su ca­rác­ter. “Ella ha si­do mi re­fe­ren­te y fí­ja­te que po­día ha­ber se­gui­do más otro ti­po de per­fil co­mo Car­men Ama­ya, que me fas­ci­na y es más bai­lao­ra, bai­lao­ra; pe­ro la per­so­na­li­dad de Lola Flo­res era úni­ca, con una fuer­za inigua­la­ble. De ella he co­gi­do la for­ma de ha­blar, la pa­sión que po­nía en to­do, que lo mis­mo te con­ta­ba que se es­ta­ba to­man­do un ca­fé co­mo que le ha­bían ro­ba­do, con la mis­ma in­ten­si­dad. Y esa co­sa de hip­no­ti­zar con los ojos...”. Se no­ta, por el en­tu­sias­mo con el que se ex­pli­ca, que el bai­le siem­pre ha si­do la gran pa­sión de Mónica Cruz. En él

pu­so to­da su ener­gía des­de los cua­tro años y esa pro­fe­sión le per­mi­tió re­co­rrer el mun­do con la com­pa­ñía de Joa­quín Cor­tés. “Le de­di­qué mi vi­da en­te­ra. Un bai­la­rín tra­ba­ja 10 o 12 ho­ras al día, ten­ga tra­ba­jo o no, es co­mo un de­por­tis­ta de éli­te. Du­ran­te el tiem­po que es­tu­ve con Joa­quín, el ni­vel era tre­men­do: lle­ná­ba­mos el Ra­dio City de Nue­va York, es­ta­dios de fút­bol con 10.000 per­so­nas… Y eso era a dia­rio, du­ran­te más de sie­te años. Fue una eta­pa ma­ra­vi­llo­sa, pe­ro no te­nías vi­da per­so­nal, siem­pre de gi­ra, siem­pre de ho­tel en ho­tel. Lle­gó un mo­men­to en el que sen­tí que ha­bía que­ma­do esa eta­pa y que te­nía que plan­tear­me qué ha­cer”. Y la suer­te lo de­ci­dió por ella por­que la lla­ma­ron pa­ra Un pa­so ade­lan­te, el pa­pel que le per­mi­tió, sin pa­rar de gol­pe de bailar, ha­cer la tran­si­ción ha­cia la in­ter­pre­ta­ción. Así en­con­tró el equi­li­brio en­tre las que con­si­de­ra “dos ex­pre­sio­nes di­fe­ren­tes de un mis­mo ar­te”. Y aho­ra que su hi­ja An­to­ne­lla tie­ne ya cua­tro años, tam­bién lo ha en­con­tra­do en­tre la vi­da pro­fe­sio­nal y la per­so­nal. En su ma­ter­ni­dad no hay na­da de im­pro­vi­sa­do, ca­da pa­so que ha da­do ha si­do muy me­di­ta­do: eli­gió ser ma­dre en so­li­ta­rio y de­di­car­se a tiem­po com­ple­to a su cui­da­do. “Era lo que yo que­ría, de­di­car­me a ella día y no­che y tu­ve la suer­te de po­der per­mi­tír­me­lo. Y si­go así, so­lo que la cuer­da se va sol­tan­do de ma­ne­ra na­tu­ral, sin for­zar”. Le ha da­do el pe­cho du­ran­te tres años y en to­do ese tiem­po no se han se­pa­ra­do.

Ape­go con pa­sión

“El pri­mer día que sa­lí, pa­ra ir a un con­cier­to de Lenny Kra­vitz, sen­tía co­mo que ha­bía un imán que ti­ra­ba de mí. Pe­ro des­cu­bres que pue­des sa­lir y dor­mir una no­che fue­ra, cuan­do sa­bes que tu hi­ja es­tá bien cui­da­da. Aun así, cuan­do me separo de ella pre­fie­ro es­tar cu­rran­do a to­pe, por­que si no, me en­tra la pe­na. Y no es por­que me sien­ta cul­pa­ble, lo que sien­to es va­cío: don­de es­tá mi enana, ten­go que es­tar con ella”. Co­mo si la hu­bie­ra in­vo­ca­do con su pen­sa­mien­to, la ni­ña apa­re­ce de re­pen­te, se ha­ce un hue­co en su re­ga­zo e in­te­rrum­pe por un ins­tan­te la conversación, re­cla­man­do un be­so. Mónica Cruz siem­pre deseó ser ma­dre. “No es al­go que se de­ci­da de un día pa­ra otro. Yo es­tu­ve mu­chos años dán­do­le vuel­tas a las po­si­bi­li­da­des, con­tem­plé la adop­ción, hi­ce mi vi­da, apar­qué la idea por­que no era el mo­men­to .... Tu­ve mis re­la­cio­nes que no fun­cio­na­ron, pe­ro no pa­sa na­da. No que­ría ver­me con 50 años sin hi­jos, so­lo

CUAN­DO ME SEPARO DE MI HI­JA ME IN­VA­DE LA PE­NA, NO POR LA CUL­PA SINO POR EL VA­CÍO”. Mónica Cruz

por­que no ha­bía lle­ga­do la per­so­na ade­cua­da”. Así que re­cu­rrió a la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial y lo con­tó cla­ra­men­te, sin ta­búes, rom­pien­do una lan­za a fa­vor de la ma­ter­ni­dad en so­li­ta­rio. “En mi pro­fe­sión tie­nes que te­ner muy en cuen­ta el chis­mo­rreo. A mi hi­ja se lo cuen­to to­do con mu­cha na­tu­ra­li­dad y no que­ría que ca­da vez que me vie­ran ha­blan­do con un se­ñor to­do el mun­do es­pe­cu­la­ra so­bre si era el pa­dre de la ni­ña. Pues no, no es na­die. Pa­ra mí es un ángel, por­que mi­ra lo que me ha re­ga­la­do”. Y así es­cri­bió su pro­pio cuen­to, sin es­pe­rar la lle­ga­da de prín­ci­pes azu­les. “El hom­bre per­fec­to no exis­te, ni tam­po­co la mu­jer per­fec­ta. Así que de­ci­dí no de­pen­der de na­die y ti­rar pa­ra ade­lan­te con to­das las con­se­cuen­cias. Yo quie­ro mi­rar atrás, re­pa­sar mi vi­da, ver a mis hi­jos, a mis nie­tos y re­cor­dar to­do lo que he­mos he­cho y vi­vi­do jun­tos. Es­to es lo que me ha he­cho sen­tir más rea­li­za­da, ni el tra­ba­jo ni na­da”.

Ta­tua­da con la To­rre Eif­fel

Pre­ci­sa­men­te so­bre el tra­ba­jo es­tán char­lan­do sus dos com­pa­ñe­ras de re­par­to (“Fí­ja­te que a mí me da que me van a liar con es­te”, “pues yo creo que no van a ir por ahí los ti­ros”…), ha­cién­do­le, de tan­to en tan­to, una ca­ran­to­ña a An­to­ne­lla. An­drea Du­ro tie­ne ta­tua­da la To­rre Eif­fel en el an­te­bra­zo y, co­mo si fue­ra una es­pe­cie de au­gu­rio del des­tino, in­ter­pre­ta­rá en Vel­vet Co­lec­ción a una pa­ri­si­na con raí­ces es­pa­ño­las. Po­co a po­co, pa­pel a pa­pel, va des­pren­dién­do­se de aque­lla ima­gen de ado­les­cen­te ma­ca­rra que in­ter­pre­tó en Fí­si­ca o quí­mi­ca, con ape­nas 16 años, y de la des­gas­ta­da eti­que­ta de pro­me­sa de la in­ter­pre­ta­ción. Co­sas de triun­far tan jo­ven. A ella la vo­ca­ción le ve­nía de cas­ta. “Mi ma­dre ha he­cho mu­cho tea­tro y mi pa­dre me lle­va­ba a ver­la cuan­do te­nía fun­ción. La pri­me­ra obra que vi fue La ca­sa de Ber­nar­da Al­ba, así que me ini­cia­ron en el tea­tro me­tién­do­me en el pe­cho a Lor­ca, a quien yo ya leía con sie­te u ocho años, por­que mi abue­lo me re­ga­la­ba sus li­bros”. De res­pues­ta a bo­ca­ja­rro, An­drea cuen­ta que en su ca­sa siem­pre hu­bo un em­pe­ño es­pe­cial por ali­men­tar­les la crea­ti­vi­dad. “Des­de ni­ños he­mos vis­to mu­cho tea­tro y ci­ne, he­mos es­cu­cha­do mú­si­ca. Mi ma­dre, ade­más, prác­ti­ca­men­te nos obli­ga­ba a ju­gar con la ima­gi­na­ción y to­do es­to son fac­to­res que mar­can. Yo nun­ca tu­ve un jue­go, una Play o al­go así, to­do eran dis­fra­ces, mu­ñe­cas, lá­pi­ces y pa­pel…”. Tras de­bu­tar a los 15 en Cues­tión de se­xo, co­no­ció pron­to la du­re­za de una pro­fe­sión en la que uno no se abre ca­mino si no es con tra­ba­jo y más tra­ba­jo. A cu­rrár­se­lo a dia­rio apren­dió sin re­me­dio con la se­rie El se­cre­to de Puen­te Vie­jo y lue­go se doc­to­ró con los 240 epi­so­dios de Amar es pa­ra siem­pre. El sal­to a la gran pan­ta­lla lo dio con Tres me­tros so­bre el cie­lo, una de las pe­lí­cu­las de ma­yor ti­rón en­tre el pú­bli­co jo­ven. Y no pa­re­ce dis­pues­ta a aban­do­nar ese ol­fa­to pa­ra de­tec­tar los pro­yec­tos que en­gan­cha­rán. Es­te año ha par­ti­ci­pa­do en Per­dó­na­me, Se­ñor y es­pe­ra im­pa­cien­te el de La ca­te­dral del mar. “Na­da que ver con el gla­mour de Vel­vet. En la pri­me­ra soy una pros­ti­tu­ta mal­va­da y en la otra ha­go un per­so­na­je ma­ra­vi­llo­so que es Ale­dis, que su­fri­rá mu­chí­si­mo. Es el pa­pel más di­fí­cil que he he­cho en mi vi­da: fue muy du­ro”. La adap­ta­ción pa­ra la te­le­vi­sión de la fa­mo­sa no­ve­la de Il­de­fon­so Fal­co­nes, am­bien­ta­da en la Bar­ce­lo­na del si­glo XIV, se ha con­ver­ti­do, con unos 12 mi­llo­nes de eu­ros, 170 ac­to­res y más de 3.500 fi­gu­ran­tes, en la se­rie de ma­yor pre­su­pues­to de to­das cuan­tas se han he­cho en Es­pa­ña. A An­drea to­do eso le da igual, so­lo le im­por­ta sa­car lo me­jor de su per­so­na­je. “Co­mo ac­triz, via­jas a esas épo­cas y pien­sas: “Uf, qué vi­da tan du­ra y di­fí­cil”. A mí me gus­ta tra­ba­jar con la ca­pa­ci­dad que ten­go de em­pa­ti­zar con el per­so­na­je y eso es bueno pa­ra un ac­tor pe­ro a la vez me hi­zo su­frir tan­to… Por­que es­ta­mos en el año 1300 y es tre­men­do lo que le pa­sa. Su­frí mu­cho por no po­der de­fen­der­la de to­dos los agra­vios que re­ci­be. Lo pa­sé mal, me la lle­va­ba a ca­sa to­dos los días, ha si­do el úni­co per­so­na­je que no he si­do ca­paz de des­pren­der­me en los cua­tro me­ses que du­ró el ro­da­je, y mu­cho tiem­po des­pués”. Por eso es­tá en­can­ta­da con el cam­bio de re­gis­tro que le brin­da Vel­vet Co­lec­ción, más frí­vo­la, de amor y lu­jo… Aun­que ella, con­fie­sa, no cree na­da en cuen­tos de ha­das y fi­na­les fe­li­ces (a pe­sar de su ac­tual ro­man­ce con el fut­bo­lis­ta Ja­vier Hernández, Chi­cha­ri­to). “¡No, qué va! A mí me van los fi­na­les más trá­gi­cos. No soy muy ro­mán­ti­ca, na­da ño­ña y con los años ca­da vez lo soy me­nos. No sé qué se­rá de mí cuan­do ten­ga 50. Pro­ba­ble­men­te se­ré odio­sa y muy bor­de”, di­ce, ter­mi­nan­do con una car­ca­ja­da.

Bar­ce­lo­na en Madrid

NO SOY MUY RO­MÁN­TI­CA, Y CA­DA VEZ LO SOY ME­NOS. NO SÉ QUÉ SE­RÁ DE MI CUAN­DO TEN­GA 50”. An­drea Du­ro EM­PE­CÉ A AC­TUAR CA­SI CON 30 AÑOS Y POR CA­SUA­LI­DAD: LO TE­NÍA TO­DO EN CON­TRA”. Mar­ta Torné

Cu­rio­sa­men­te, Mar­ta Torné se ima­gi­na sien­do lo con­tra­rio, “una vie­je­ci­ta con buen hu­mor”. Aun­que con­fie­sa que tie­ne sus días ro­man­ti­co­nes, la ma­yor par­te del tiem­po las pe­lí­cu­las de amor le pa­re­cen una ton­te­ría y no co­mul­ga con esos fi­na­les idén­ti­cos, co­mo si la fe­li­ci­dad so­lo tu­vie­ra un ca­mino. “Pa­ra mí es el fi­nal de los cuen­tos, cuan­do di­cen que se­rán fe­li­ces pa­ra siem­pre, don­de em­pie­za la his­to­ria y ca­da uno es­cri­be la su­ya. Mi cuen­to no se pa­re­ce en na­da al que nos han con­ta­do: es­toy ca­sa­da, pe­ro mi ma­ri­do y yo vi­vi­mos en ciu­da­des se­pa­ra­das, y no ten­go hi­jos, ni quie­ro te­ner­los. Mi his­to­ria de amor es di­fe­ren­te, pe­ro pa­ra mí fun­cio­na”. Y así le to­ca­rá se­guir, con la ma­le­ta a cues­tas. Por­que, aun­que el ar­gu­men­to de Vel­vet se desa­rro­lla en Bar­ce­lo­na, se rue­da en pla­tós de Madrid. “Los ex­te­rio­res allí no fun­cio­na­rían, por­que la Bar­ce­lo­na de ha­ce 50 años ya no exis­te. Y me da pe­na, por­que es la ciu­dad en la que vi­vía mi ma­dre que te­nía mi edad pre­ci­sa­men­te en esa épo­ca. Creo que ella vi­vió los me­jo­res años de Bar­ce­lo­na”.

Re­pa­san­do su cu­rrí­cu­lum, se cuen­tan cer­ca de una vein­te­na de tí­tu­los, en­tre se­ries, pe­lí­cu­las y tea­tro (El in­ter­na­do, Gran Re­ser­va, Los pro­te­gi­dos, El mi­nis­tro…). “¿De ver­dad? –ex­cla­ma in­cré­du­la–. ¡Os­tras! Y eso que em­pe­cé ca­si con 30 años y to­do fue de ca­sua­li­dad y con to­do en con­tra: no es­ta­ba pre­pa­ra­da, no ha­bía es­tu­dia­do, mi per­so­na­je era la ma­dre de Yon Gon­zá­lez, que no en­ca­já­ba­mos por edad… ¡Pe­ro al fi­nal me sa­lió! Y ahí es­ta­ba yo, con un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en El in­ter­na­do, jun­to a Am­pa­ro Ba­ró y Luis Mer­lo, en la que to­dos de­cían que era la se­rie de la tem­po­ra­da”. Tal vez, el tru­co es­té en no de­jar­se apa­bu­llar por la res­pon­sa­bi­li­dad, en ser am­bi­cio­sa y va­lien­te. Y en apos­tar a lo gran­de, co­mo ha­ce ella. Es­te año ha mo­vi­do fi­cha en Holly­wood. Apro­ve­chan­do que acom­pa­ña­ba a su ma­ri­do (el di­rec­tor Ro­ger Gual) a un via­je de tra­ba­jo, se reunió con un agen­te es­pe­cia­li­za­do en ac­to­res la­ti­nos y de vez en cuan­do le sa­le al­gún cas­ting a dis­tan­cia. “Aho­ra se ha­ce así, en­vian­do un self-ta­pe, con una prue­ba de unas 10 pá­gi­nas en in­glés. Es ver­dad que con las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les hay mu­cho mo­vi­mien­to y mu­chí­si­mas opor­tu­ni­da­des, so­bre to­do en la épo­ca en que se pre­pa­ran to­dos los pi­lo­tos de las se­ries. El 80% de los ac­to­res en Los Án­ge­les vi­ven de ha­cer un ca­pí­tu­lo pi­lo­to que lue­go a lo me­jor no se ma­te­ria­li­za en se­rie, pe­ro con eso van vi­vien­do”.

Holly­wood ma­de in Spain

OY an­te la po­si­bi­li­dad de te­ner que de­jar­lo to­do pa­ra ini­ciar una ca­rre­ra en Es­ta­dos Uni­dos, Mar­ta mi­ra con ex­tra­ñe­za y da a en­ten­der que no sa­be dón­de po­dría es­tar el pro­ble­ma. “Yo ya vi­vo fue­ra de Bar­ce­lo­na, mi ciu­dad, la di­fe­ren­cia se­ría co­ger un vue­lo de 10 ho­ras en lu­gar de un AVE de dos y me­dia. Por lo de­más, allí hay mu­chí­si­ma gen­te que co­noz­co: Mi­guel Ángel Sil­ves­tre, Go­ya To­le­do, An­gie Ce­pe­da… De he­cho, cuan­do he­mos via­ja­do a Los Án­ge­les, to­das las no­ches ce­ná­ba­mos con gen­te de aquí. Coin­ci­di­mos con Ser­gio Pe­ris-men­che­ta, Car­los Bar­dem, Jua­na Acos­ta, que son ac­to­res que van y vie­nen… Hay mu­cha mo­da con lo la­tino. Les en­can­ta ese acento mar­ca­do, co­mo el de So­fía Vergara”. Gen­te sin com­ple­jos.

Mar­ta Torné lle­va ves­ti­do de CH Ca­ro­li­na He­rre­ra, sa­lo­nes de Úr­su­la Mas­ca­ró y ani­llo de Sua­rez. Mónica Cruz, cha­que­ta y fal­da de Eli­sa­bet­ta Fran­chi, y san­da­lias de Lo­di. An­drea Du­ro, ves­ti­do de Ma­je y san­da­lias de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo.

An­drea Du­ro lle­va ves­ti­do de en­ca­je de Blu­ma­ri­ne y pen­dien­tes de Sua­rez. An­drea Du­ro, en el pa­pel de Ma­rie Le­duc “Es una chi­ca de ori­gen es­pa­ñol que ha vi­vi­do mu­cho tiem­po en Pa­rís, por lo que es po­co más mo­der­na: lle­va ves­ti­dos cor­tos, bo­tas al­tas, boi­nas, pan­ta­lón. Y siem­pre ayu­da a la gen­te con pro­ble­mas”.

El mono que lle­va Mónica es de Chia­ra Bo­ni. Mónica Cruz, co­mo Car­me­la Cor­tés “Es la bai­lao­ra más cé­le­bre de la épo­ca. Una gi­ta­na muy li­bre, en su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Quie­re re­no­var la ima­gen de su com­pa­ñía, por eso va a las ga­le­rías Vel­vet”.

Mar­ta Torné, con ves­ti­do de Ja­vier Si­mo­rra y jo­yas de Sua­rez. Mar­ta Torné en­car­na a Pa­lo­ma. “Es la mano de­re­cha de Cla­ra (Mar­ta Ha­zas), una mu­jer con mu­cha ener­gía e ilu­sión, al­go naif y muy frá­gil. Su ex­no­vio le rom­pió el co­ra­zón y es muy enamo­ra­di­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.