“PE­RO… PA­RA QUÉ OTRO BLOG SO­BRE SE­XO?”

VA­LÉ­RIE TAS­SO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujerhoy.com -

Me lla­mo Va­lé­rie Tas­so, soy de na­cio­na­li­dad fran­ce­sa, y fui en­gen­dra­da en ma­yo del 68 (ya apun­ta­ba ma­ne­ras…) Me li­cen­cié en ADE, cur­sé un doc­to­ra­do en In­ter­cul­tu­ra­li­dad y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en Es­tras­bur­go, tra­ba­jé en el Con­se­jo de Eu­ro­pa y mi as­pi­ra­ción era ac­ce­der al cuer­po con­su­lar fran­cés… Ese era el plan, sí, pe­ro eso no fue lo que su­ce­dió. El mo­ti­vo fue que se cru­zó en mi ca­mino el “he­cho se­xual hu­mano”, que me re­sul­tó mu­cho más fascinante que las reunio­nes de los fun­cio­na­rios de las Na­cio­nes22 Uni­das. Ya en Es­pa­ña, me doc­to­ré en Se­xo­lo­gía e ini­cié mi ta­rea de in­ves­ti­ga­do­ra, te­ra­peu­ta y co­la­bo­ra­do­ra en me­dios de co­mu­ni­ca­ción. He es­cri­to seis li­bros so­bre el te­ma y es­toy aquí pa­ra lan­zar pre­gun­tas y res­pon­der... de otra for­ma.

¿Qué es un or­gas­mo? ¿Se pue­de vi­vir sin se­xo? ¿Es po­si­ble que yo sea una de­pra­va­da? ¿Por qué en Jue­go de tro­nos es­tán des­apa­re­cien­do las es­ce­nas se­xua­les? ¿Por qué de­seo ca­da vez me­nos a mi ma­ri­do? ¿Qué es­tro­pea un en­cuen­tro se­xual? ¿Qué es una in­fi­de­li­dad? ¿Por qué hay tan­tos blogs so­bre se­xo? Pre­gun­tas que ca­si siem­pre se sue­len res­pon­der de la mis­ma for­ma… con unas cuan­tas bo­ba­das. Y ni si­quie­ra con bo­ba­das ori­gi­na­les, sino con la mis­ma que alguien di­jo ha­ce años, no pa­ra com­pren­der el se­xo sino pa­ra afian­zar una úni­ca co­sa: la bo­ba­da.

El “he­cho se­xual hu­mano”: ¿qué es y có­mo se abor­da hoy? Es un “he­cho”, al­go da­do, que nos con­di­cio­na y que, por sí mis­mo, no de­pen­de de no­so­tros po­seer­lo o no. Es “se­xual”, en cuan­to que afec­ta a se­res se­xua­dos. Y es “hu­mano”, pues las dos an­te­rio­res con­di­cio­nes tam­bién se dan en otras es­pe­cies ani­ma­les, pe­ro en no­so­tros ad­quie­ren unas ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas y de enor­me com­ple­ji­dad.

Pe­ro ade­más, el “he­cho se­xual hu­mano” es de­pen­dien­te y un re­fle­jo de su tiem­po. Es de­cir, hoy se en­cuen­tra con­di­cio­na­do y re­fle­ja el mar­co ideo­ló­gi­co que con­for­ma ese “hoy”. Un mar­co que, en mi opi­nión (y yo tam­bién soy un pro­duc­to de nues­tro tiem­po), se po­dría de­fi­nir, en­tre otras mu­chas co­sas, por el de nues­tra per­pe­tua in­fan­ti­li­za­ción, por la re­pe­ti­ción has­ta el in­fi­ni­to de lo mis­mo pre­sen­ta­do co­mo novedad, por el in­di­vi­dua­lis­mo exa­cer­ba­do pa­ra aca­bar sien­do to­dos ca­da vez más pa­re­ci­dos, y por la con­ver­sión de lo que nos afec­ta (los pro­pios hu­ma­nos in­clui­dos) en una me­ra mer­can­cía.

To­do ello se re­fle­ja en una pro­fun­da e in­quie­tan­te trans­for­ma­ción del he­cho se­xual hu­mano que se en­cuen­tra más so­me­ti­do que nun­ca a cues­tio­nes co­mo la “so­bre­in­for­ma­ción” (el nú­me­ro in­gen­te y ba­nal de in­for­ma­ción que te­ne­mos so­bre el se­xo); la “hi­per-nor­ma­li­za­ción” (la vo­lun­tad de que sea al­go ab­so­lu­ta­men­te nor­ma­li­za­do y con­tro­la­ble a ba­se de ha­cer­lo trans­pa­ren­te, sin ta­búes o pun­tos os­cu­ros); la in­ten­ción de que se con­vier­ta en un útil pa­ra ob­te­ner el má­xi­mo ren­di­mien­to (co­mo una ma­qui­na­ria pa­ra pro­du­cir eu­fo­ria y go­zo, ci­fra­do en can­ti­dad de or­gas­mos, du­ra­cio­nes e in­ten­si­da­des); y, en de­fi­ni­ti­va, la vo­lun­tad de con­ver­tir el se­xo en al­go que se pre­sen­ta ri­dí­cu­la­men­te sim­pli­fi­ca­do (car­ga­do de sim­ple­zas, re­duc­cio­nis­mo y ob­vie­da­des que lo con­vier­tan en una mer­can­cía “bien em­pa­que­ta­da” y “fá­cil de com­prar”). To­das esas ca­rac­te­rís­ti­cas afec­tan a nues­tra se­xua­li­dad y es­pe­cial­men­te a no­so­tras, las mu­je­res.

Es por to­do ello que, a Mu­jer­hoy y a mí mis­ma nos ha pa­re­ci­do opor­tuno ha­blar de se­xo y res­pon­der al re­cla­mo de esas y otras pre­gun­tas. Que­re­mos res­pon­der, pe­ro de otra for­ma. De una for­ma muy po­co al uso… ya irán us­te­des vien­do a qué me re­fie­ro. Y ello pa­sa por tra­tar a nues­tras lec­to­ras no co­mo jo­ven­ci­tas que bus­can dis­traer­se, sino co­mo adul­tas va­lien­tes que quie­ren po­ten­ciar su sen­ti­do crí­ti­co. Y es que el se­xo es un asun­to tan se­rio que re­quie­re un gran sen­ti­do del hu­mor. ¿Ha­bla­mos de se­xo, en­ton­ces?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.