Una de VAM­PI­ROS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

UNO DE LOS FENÓMENOS

Umás alen­ta­do­res de es­te si­glo es el ro­lli­to que se traen las chi­cas jó­ve­nes con las his­to­rias de vam­pi­ros, ese ar­que­ti­po. Va­le, ya sé que de en­tra­da no pa­re­ce al­go po­si­ti­vo, es­pe­cial­men­te cuan­do te en­gan­chas a las in­ve­ro­sí­mi­les his­to­rias de amor –po­nién­do­te del la­do de Drá­cu­la, por­que el an­he­lan­te Gary Old­man se “me­re­ce” a Wi­no­na Ry­der; o co­mién­do­te con pa­ta­tas to­do el cu­le­brón Ed­ward/be­lla en Cre­púscu­lo–. Cuan­do pien­sas que los vam­pi­ros son esen­cial­men­te hom­bres des­afor­tu­na­dos y bien ves­ti­dos que tu­vie­ron la ma­la suer­te de na­cer con una en­fer­me­dad, que so­lo po­drá ali­viar el amor de una mu­jer, siem­pre que se en­tre­gue lo su­fi­cien­te. Sí, ya sa­be­mos que esos son los años pe­li­gro­sos, cuan­do en las fies­tas te atraen los tíos gua­pos, ca­brea­dos e in­com­pren­di­dos que nun­ca bai­lan. Esos que no ve­rás ja­más con­tan­do anéc­do­tas ale­gres al­re­de­dor de una me­sa, o en la pis­ta de bai­le, sino aga­za­pa­dos cer­ca de las puer­tas o las ven­ta­nas, co­mo si es­tu­vie­ran a pun­to de vo­lar. “Po­bre, ha te­ni­do ma­la suer­te –le di­ces a tus ami­gos, cu­bier­ta de amor vam­pí­ri­co–. Sus pa­dres no le en­tien­den; es de­ma­sia­do bueno pa­ra el tra­ba­jo que tie­ne; to­das sus no­vias es­ta­ban lo­cas y por eso lo de­ja­ron. ¡Pe­ro di­ce que le pa­rez­co ge­nial!”.

Y CLA­RO, TAL VEZ

sal­gas con uno de esos chi­cos y te des cuen­ta de qué sig­ni­fi­ca pa­ra él que seas tan “ge­nial”. Sig­ni­fi­ca, pa­ra em­pe­zar, no ir a más fies­tas por­que a él no le gus­tan y quie­re que te que­des en ca­sa es­cu­chan­do sus lar­gos y os­cu­ros dis­cur­sos so­bre lo in­jus­to que ha si­do el mun­do (con él). O te­ner que re­tro­ce­der, sor­pren­di­da, la pri­me­ra vez que en mi­tad de una pe­lea se pon­ga a rom­per co­sas pa­ra lue­go llo­ri­quear: “Lo sien­to, se me ha ido la olla”. In­ten­tan­do cu­brir pri­me­ro sus mor­dis­cos, des­pués los mo­re­to­nes. Y vol­ver­te ca­da vez más ca­lla­da, más pá­li­da, más triste, mien­tras él te chu­pa la ener­gía y se va vol­vien­do más os­cu­ro, más du­ro, más fe­roz. Por­que no es san­gre lo que quie­re, sino tu ener­gía. Tu ener­gía y tu mie­do. Tu “ge­nia­li­dad”. Y es so­lo cuan­do por fin le de­jas, que te das cuen­ta de qué iban en reali­dad las his­to­rias de vam­pi­ros. De có­mo la an­gus­tia de las mu­je­res siem­pre ha si­do un re­cur­so pa­ra los hom­bres que es­tán hue­cos por den­tro. So­lo en­ton­ces tú y tus ami­gas de­jáis de en­con­trar esas his­to­rias atrac­ti­vas o ro­mán­ti­cas, y co­men­záis a ver­las co­mo lo que son: un avi­so. Una ad­ver­ten­cia so­bre cier­to ti­po de hom­bre que ac­túa co­mo si tu­vie­ra una en­fer­me­dad que “no pue­de evi­tar” y que lo con­de­na a las­ti­mar­te. Hom­bres que, en reali­dad, han ele­gi­do mal­tra­tar y con­su­mir a las mu­je­res por­que el mie­do y el do­lor de ellas les co­lo­ca más que la co­caí­na. Pen­sa­ba en to­do es­to mien­tras veía en las no­ti­cias el es­cán­da­lo de Har­vey Weins­tein. Acu­sa­ción tras acu­sa­ción. Una tras otra. Mien­tras co­no­cía­mos las dé­ca­das de te­rror que el to­do­po­de­ro­so pro­duc­tor del Holly­wood “independiente” ha­bía sem­bra­do en cien­tos de mu­je­res a las que usó pa­ra ali­men­tar el au­llan­te agu­je­ro ne­gro de su in­te­rior. Suc­cio­nan­do la ener­gía de va­rias ge­ne­ra­cio­nes de mu­je­res jó­ve­nes pa­ra man­te­ner­se arri­ba a cos­ta de su pau­la­tino de­bi­li­ta­mien­to.

LA HISTORIA DE WEINS­TEIN

es­ta­lló so­lo una se­ma­na des­pués del ti­ro­teo en Las Ve­gas, cu­yo ase­sino, Step­hen Pad­dock, ha­bía abu­sa­do de su no­via y pa­ga­do pa­ra re­pre­sen­tar vio­len­tas fan­ta­sías de vio­la­ción. Des­pués tam­bién del ti­ro­teo del club noc­turno Pul­se, per­pe­tra­do por un hom­bre que ha­bía gol­pea­do y tor­tu­ra­do a su ex es­po­sa. Des­pués del ac­to te­rro­ris­ta en la ma­ra­tón de Bos­ton, cu­yo au­tor ha­bía si­do arres­ta­do por asal­to do­més­ti­co. Y tras el ataque del Puen­te de Lon­dres, lle­va­do a ca­bo por un hom­bre que ha­bía si­do acu­sa­do de abu­sar de su es­po­sa. Y es que, si bus­cas en Goo­gle las pa­la­bras “abu­so do­més­ti­co ataque te­rro­ris­ta”, hay ca­si un 100% de coin­ci­den­cia en to­dos los ca­sos. Por­que se ac­ti­van las aler­tas del te­rror y del mie­do si com­pro­ba­mos qué ti­po de per­so­nas se em­bar­can en es­tas gue­rras “de un so­lo hom­bre” pa­ra con­ver­tir las ciu­da­des en cam­pos de ba­ta­lla. Una se pre­gun­ta có­mo lle­ga alguien a trans­for­mar­se en al­go tan in­hu­ma­na­men­te se­gu­ro de sí mis­mo, en alguien ca­paz de rom­per to­dos los có­di­gos mo­ra­les y de re­es­cri­bir el mun­do pa­ra sa­tis­fa­cer su pro­pio y atro­na­dor sen­ti­do de la in­jus­ti­cia. ¿Al­gu­na vez lo has te­ni­do tan cla­ro co­mo pa­ra des­truir las vi­das mi­les de per­so­nas sin que te tiem­ble el pul­so? ¿Qué ti­po de co­lo­cón de­bes de ex­pe­ri­men­tar pa­ra creer que tie­nes los po­de­res de un dios? ¿Có­mo ha­cen es­tos hom­bres —por­que ca­si siem­pre son hom­bres— pa­ra ob­te­ner esa fuer­za te­rri­ble y des­truc­ti­va? Si al­go nos ha en­se­ña­do la historia es que el te­rror de las mu­je­res y la adre­na­li­na le han da­do a es­te ti­po de hom­bre un subidón ma­yor que el de cual­quier dro­ga. Se vuel­ven in­mu­nes a su pro­pio te­mor al pro­vo­car el de los de­más. En ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel, en bur­de­les, en sus ca­sas. En se­cre­to. Pa­ra es­tos se­res re­tor­ci­dos y os­cu­ros, una mu­jer es una gran bol­sa de san­gre. No, las his­to­rias de vam­pi­ros no son mi­to­lo­gía. Son he­chos con­cre­tos dis­fra­za­dos de fic­ción. Son una ad­ver­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.