SUS gru­pos de What­sapp

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Adolescente A Bordo - CARE SAN­TOS Es­cri­to­ra

odio los gru­pos de What­sapp: qui­tan tiem­po, no apor­tan na­da, me es­tre­san. Son in­su­fri­bles cuan­do sus com­po­nen­tes es­tán en paz y mu­cho peo­res cuan­do dis­cu­ten, que es a me­nu­do. De to­dos, los que más de­tes­to son los de pa­dres y ma­dres de alum­nos, en es­pe­cial cuan­do tra­tan de po­ner­se de acuer­do so­bre al­go que pa­re­ce sen­ci­llo, co­mo el re­ga­lo de fin de cur­so que hay que ha­cer a la pro­fe­so­ra de nuestros hi­jos o si los som­bre­ros que van a lle­var los ni­ños a la fies­ta de car­na­val se­rán de fiel­tro o de pa­pel. Quien es­tá en uno de es­tos con­ci­liá­bu­los apren­de que en la vi­da no hay na­da sen­ci­llo. Con­fie­so que mi per­ma­nen­cia en ellos es es­ca­sa y se li­mi­ta a lo im­pres­cin­di­ble.

Úl­ti­ma­men­te, sin em­bar­go, he des­cu­bier­to al­go peor que mis gru­pos de What­sapp: los gru­pos de mis hi­jos ado­les­cen­tes. Eso sí es un in­fierno. De vez en cuan­do fis­go en las con­ver­sa­cio­nes. Lo ha­go cum­plien­do con las obli­ga­cio­nes fis­ca­li­za­do­ras que me im­po­ne el car­go vi­ta­li­cio de ma­dre y con gran es­fuer­zo por mi par­te, no dis­fru­to con es­tos es­pio­na­jes. El hi­lo siem­pre es inaca­ba­ble y se mul­ti­pli­ca has­ta el in­fi­ni­to en­tre las 10 de la no­che y la ma­dru­ga­da. Al­re­de­dor de me­dia­no­che es­tá en su má­xi­mo apo­geo. Hay de to­do. Ani­ma­das con­ver­sa­cio­nes so­bre ac­né ju­ve­nil, sal­pi­ca­das de con­se­jos, fo­tos y mu­cho tes­ti­mo­nio des­ga­rra­dor del ti­po: “Yo me re­ven­té to­dos los gra­nos y al ca­bo de tres días te­nía el tri­ple, lo ju­ro”. Hay cró­ni­cas de la jor­na­da es­co­lar, re­cor­da­to­rios de exá­me­nes, co­men­ta­rios so­bre el pro­fe­so­ra­do, con­se­jos pa­ra ir de bo­te­llón, se­cre­tos sin ta­pu­jos y has­ta bue­nos pro­pó­si­tos. Ca­da tres o cua­tro co­men­ta­rios hay al­guno que preo­cu­pa/in­quie­ta/ho­rro­ri­za. No es mi lec­tu­ra pre­di­lec­ta, ni la más re­co­men­da­ble pa­ra lu­char con­tra el in­som­nio. Sin em­bar­go, se­gui­ré fis­gan­do. Por lo me­nos has­ta que mis hi­jos de­jen de de­cir cho­rra­das ado­les­cen­tes y co­mien­cen a de­cir cho­rra­das adul­tas.

“Ca­da tres frases hay al­gu­na que preo­cu­pa/ in­quie­ta/ ho­rro­ri­za. No es mi lec­tu­ra pre­di­lec­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.