La sen­si­bi­li­dad no tie­ne GÉ­NE­RO

Se apren­de a ser sen­si­ble igual que se apren­de a amar y a vi­vir. Pe­ro en el ca­mino de las emo­cio­nes los hom­bres de­ben ven­cer unos es­te­reo­ti­pos que pue­den coar­tar la expresión de sus sen­ti­mien­tos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

LLa ter­nu­ra, la em­pa­tía o la com­pa­sión son al­gu­nos de los afec­tos que los se­res hu­ma­nos po­de­mos lle­gar a sen­tir si po­see­mos ese gra­do de sen­si­bi­li­dad in­dis­pen­sa­ble pa­ra re­co­no­cer nues­tro mun­do emo­cio­nal. Cuan­do nos re­fe­ri­mos al cam­po del ar­te, so­le­mos alu­dir a la al­ta sen­si­bi­li­dad del ar­tis­ta sin re­pa­rar en si es hom­bre o mu­jer. El ar­tis­ta (o la ar­tis­ta) han sa­bi­do trans­mi­tir al­go que emo­cio­na y gus­ta a quien lo ve, lo lee o lo es­cu­cha. La crea­ti­vi­dad es una cua­li­dad hu­ma­na que trans­for­ma aque­llo que que­re­mos ex­pre­sar en una obra de ar­te. La sen­si­bi­li­dad del ar­tis­ta y de su pú­bli­co hará que la obra ten­ga más o me­nos éxi­to. Sin em­bar­go, cuan­do nos re­fe­ri­mos al te­rreno per­so­nal, sí atri­bui­mos más sen­si­bi­li­dad a las mu­je­res que a los hom­bres. Con fre­cuen­cia se des­li­za en es­ta atri­bu­ción un tin­te pe­yo­ra­ti­vo, ya que la sen­si­bi­li­dad se aso­cia a la de­bi­li­dad y no a la for­ta­le­za que se les atri­bu­ye a ellos. Los es­te­reo­ti­pos que cul­tu­ral­men­te si­guen afec­tan­do la ma­ne­ra de ad­ju­di­car es­ta cua­li­dad a hom­bres y mu­je­res per­ju­di­can la re­la­ción en­tre los se­xos, ade­más de ser fal­sos. Es­ta aso­cia­ción en­tre sen­si­bi­li­dad y de­bi­li­dad atri­bui­da a lo fe­me­nino cons­ti­tu­ye una mi­ra­da que so­lo tie­ne en cuen­ta el cuer­po y nie­ga el psi­quis­mo. La ca­pa­ci­dad de po­seer una sen­si­bi­li­dad que nos ayu­de a po­ner pa­la­bras a lo que sen­ti­mos o a es­cu­char lo que a otros les su­ce­de, de­mues­tra una gran for­ta­le­za psí­qui­ca, ca­rac­te­rís­ti­ca del ser hu­mano, sea hom­bre o mu­jer ¿Por qué en­ton­ces cuan­do un hom­bre mues­tra sus sen­ti­mien­tos y apa­re­ce co­mo tierno se pue­de se sue­le de­cir que es “blan­do”? Qui­zá pen­sa­mos en el hom­bre co­mo si so­lo le exi­gié­ra­mos un cuer­po fuer­te que nos pro­te­ja; y nos da la sen­sa­ción de que no pue­de ha­cer­lo cuan­do mues­tra que psí­qui­ca­men­te es­tá to­ca­do por un la­do sen­si­ble, siem­pre aso­cia­do a la po­si­ción fe­me­ni­na. La bue­na re­la­ción en­tre los gé­ne­ros tie­ne que ver con un acer­ca­mien­to psi­co­ló­gi­co y una acep­ta­ción de las for­ta­le­zas y las de­bi­li­da­des de am­bos. Ca­da mu­jer y ca­da hom­bre ten­drán que ex­pe­ri­men­tar en su ca­mino vi­tal iden­ti­fi­ca­cio­nes con la ma­dre y el pa­dre que le lle­ven a ha­cer­se car­go de sus lí­mi­tes y a re­co­no­cer los del otro.

La im­por­tan­cia del pa­dre

Sil­via lle­va­ba cin­co años con Ja­vier y ca­da día es­ta­ba más can­sa­da de la re­la­ción. Se co­no­cie­ron en un con­cier­to, cuan­do ella es­ta­ba se­pa­rán­do­se de su an­te­rior pa­re­ja, y lo pri­me­ro que él le pre­gun­tó fue: “¿Qué te su­ce­de? Tie­nes la ca­ra triste. Des­pués de oír es­ta mú­si­ca es un po­co ra­ro, ¿no?”. Es­ta pre­gun­ta mar­có el co­mien­zo de su re­la­ción. Ella vio en él a un hom­bre que era ca­paz de dar­se cuen­ta de sus es­ta­dos de áni­mo, que no le asus­ta­ba que es­tu­vie­ra triste, que es­ta­ba dispuesto a es­cu­char lo que le pa­sa­ba. Sin em­bar­go, un año más tar­de, sen­tía que al­go se re­pe­tía en su vi­da y que él se ha­bía con­ver­ti­do en alguien po­co sen­si­ble, que iba a lo su­yo y no la en­ten­día. Sil­via lle­gó al tra­ta­mien­to dis­pues­ta a en­con­trar res­pues­tas a sus enig­mas. Allí des­cu­brió que su vi­da es­ta­ba de­ter­mi­na­da por una iden­ti­fi­ca­ción con su ma­dre que siem­pre se ha­bía que­ja­do de su ma­ri­do, un hom­bre fuer­te pe­ro in­sen­si­ble, adic­to al tra­ba­jo, que pa­sa­ba muy po­co tiem­po con ellas y no era ca­paz de trans­mi­tir­le a su hi­ja el afec­to que ne­ce­si­ta­ba pa­ra sen­tir­se segura de su amor. Por ello, Sil­via ele­gía pa­re­jas que en prin­ci­pio le da­ban

Po­der de­cir lo que sen­ti­mos o sa­ber es­cu­char de­mues­tra una gran for­ta­le­za.

lo que ella hu­bie­ra que­ri­do de su pa­dre, pe­ro que lue­go se con­ver­tían en lo que ha­bía re­ci­bi­do de él. Sin em­bar­go, du­ran­te el tra­ta­mien­to des­cu­brió que su pa­dre sí se preo­cu­pa­ba por ella, pe­ro te­nía otro mo­do de ex­pre­sar sus afec­tos. Pu­do mi­rar a su pa­dre de dis­tin­ta for­ma a co­mo lo ha­cía su ma­dre, con más com­pren­sión. De es­ta for­ma, co­men­zó a aceptar las li­mi­ta­cio­nes que su pa­re­ja te­nía pa­ra mos­trar­le in­te­rés por sus co­sas. El hom­bre que so­lo se quie­re ver fuer­te no pue­de mos­trar sen­si­bi­li­dad. Tras su apa­ren­te for­ta­le­za, es­con­de una de­bi­li­dad que no so­por­ta. En su pro­ce­so de ma­du­ra­ción psí­qui­ca, no ha po­di­do aceptar al­gu­nos con­flic­tos que es pre­ci­so atra­ve­sar en el pro­ce­so de in­de­pen­den­cia de los pa­dres. Nar­ci­sis­ta e in­fan­til, se dis­fra­za de adul­to. Pro­yec­ta so­bre la mu­jer cual­quier signo de de­bi­li­dad que sue­le re­la­cio­nar con el mun­do afec­ti­vo. La fi­gu­ra del pa­dre ha si­do le­ja­na y po­co afec­ti­va, por lo que al hi­jo in­cons­cien­te­men­te le que­da un pe­di­do afec­ti­vo ha­cia ese pa­dre que le ha­ce sen­tir­se un ni­ño. La mu­jer que hu­ye de ser sen­si­ble re­cha­za par­te de su fe­mi­ni­dad y so­lo va­lo­ra la for­ta­le­za aso­cia­da a lo bio­ló­gi­co mas­cu­lino. Man­tie­ne en al­gu­na me­di­da idea­li­za­do al pa­dre, con el que se iden­ti­fi­ca más que con una ma­dre, a la que en al­gu­na me­di­da, re­cha­za. No acep­ta la fra­gi­li­dad ma­ter­na y su­po­ne que el pa­dre no la tie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.