RO­MAN­CE EN DOS PANTALLAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Entre Google Y Facebook - MISS DRA­MAS

Net­flix y Tin­der son dos gran­des in­ven­tos que han re­vo­lu­cio­na­do nues­tra vi­da pri­va­da, pe­ro pa­re­cen di­se­ña­dos pa­ra con­ver­tir­nos en se­res es­qui­zo­fré­ni­cos, po­co es­truc­tu­ra­dos e in­cohe­ren­tes. Uno (Net­flix) pa­re­ce di­se­ña­do pa­ra em­pu­jar­te al so­fá y des­pe­dir­te de tu vi­da so­cial, mien­tras que el otro (Tin­der) te tira a la ca­lle te­lé­fono en mano pa­ra in­ven­tar­te una historia de amor y se­xo con el su­je­to dis­po­ni­ble y geo­lo­ca­li­za­ble más cer­cano a tu do­mi­ci­lio le­gal. Pe­ro co­mo el mun­do es un si­tio di­ver­so que ama las mez­clas Net­flix (y tam­bién HBO), se ha con­ver­ti­do tam­bién en un si­tio pa­ra li­gar y ges­tio­nar la vi­da se­xual. Di­ga­mos que hay que ha­cer una in­ver­sión mí­ni­ma en una cuen­ta de Net­flix que da ac­ce­so a dos pantallas. El si­guien­te pa­so es bus­car un ejem­plar a quien ceder ge­ne­ro­sa­men­te tu se­gun­da pan­ta­lla, pre­vio es­car­ceo ro­mán­ti­co/se­xual. Si la re­la­ción pro­gre­sa ade­cua­da­men­te, la per­so­na ele­gi­da aca­ba­rá sa­can­do otro ser­vi­cio strea­ming mul­ti­me­dia, di­ga­mos HBO, y lo com­par­ti­rá con­ti­go. Y ya te­ne­mos la ma­gia que te permitirá sa­ber lo que es­tá vien­do el otro en tiem­po real y en­viar­le men­sa­jes que ge­ne­ra­rán una sen­sa­ción de com­pli­ci­dad que alla­na­rá el ca­mino del amor.

Si que­re­mos po­ner­nos so­lem­nes, po­dría­mos de­cir que la fic­ción se po­ne al ser­vi­cio de la vi­da se­xual de los usua­rios de es­tas pla­ta­for­mas. Pun­to. Gran­des his­to­rias han sa­li­do de co­men­tar se­ries tan se­su­das co­mo El cuen­to de la cria­da. Ya se sa­be que la in­dig­na­ción une mu­cho y dis­pa­ra la se­gre­ga­ción de adre­na­li­na que ayu­da a des­in­hi­bir­se (y a des­nu­dar­se). Si lle­ga­dos a es­te pun­to el su­je­to a quien has re­ga­la­do tu con­tra­se­ña se ha­ce el re­mo­lón y no le con­si­gues sa­car ni el emo­ji de la be­ren­je­na (ma­no­sea­do sím­bo­lo fá­li­co de la era di­gi­tal) ten­drás que ser más ex­plí­ci­ta. Ha lle­ga­do la ho­ra de cam­biar la con­tra­se­ña de tu cuen­ta y de in­for­mar­le del nue­vo pass­word (por­que le da­rás una opor­tu­ni­dad). La nue­va con­tra­se­ña de­be con­te­ner en ca­rac­te­res y nú­me­ros un men­sa­je cla­ro, sin am­bi­güe­dad. Es­ta­mos ha­blan­do de al­go co­mo “Fo­lla­mo­sono? 2015”, “La con­tra­se­ña no era gra­tis ”...

No es agra­da­ble, ni fino, ni cor­tés. No que­da­re­mos co­mo unas se­ño­ras, pe­ro es­to es la jun­gla. Tras es­ta pro­fun­da re­fle­xión, de­bo dar un da­to: un es­tu­dio del pro­pio Net­flix re­co­no­ce que el 55% de los es­pa­ño­les que ven se­ries es infiel. Pa­ra ellos, la in­fi­de­li­dad con­sis­te en no es­pe­rar a tu pa­re­ja pa­ra ver el ca­pí­tu­lo de una se­rie. Lo peor es que el 61% di­ce que lo vol­ve­ría a ha­cer.

MORALEJA

Pen­sar con­tra­se­ñas ex­plí­ci­tas e ins­pi­ra­do­ras que de­jen las co­sas cla­ras.

CO­SAS QUE HA­CER

Bus­car un part­ner in cri­me a quien en­do­sar­le la mi­tad de mi cuen­ta, de mo­men­to, sin pro­pó­si­to eró­ti­co fes­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.