En la trin­che­ra con­tra el ISIS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Ame­dia­dos de oc­tu­bre se re­con­quis­tó la ciu­dad si­ria de Raq­qa, con­ver­ti­da por el ISIS en ca­pi­tal de su ca­li­fa­to del ho­rror. Las cá­ma­ras re­co­gie­ron las rui­nas y el pol­vo gris de las ca­lles de­sier­tas y las ban­de­ras que blan­dían las Fuer­zas De­mo­crá­ti­cas Si­rias (SDF), que ha­bían li­de­ra­do el ataque apo­ya­das por el ejér­ci­to de EE.UU. En­tre ellos, se ve a mu­chas mu­je­res con uni­for­me militar y el pe­lo re­co­gi­do en grue­sas tren­zas: son al­gu­nas de las mi­les de com­ba­tien­tes kur­das de las Uni­da­des de Pro­tec­ción de las Mu­je­res, que han pe­lea­do co­do con co­do con 10.000 mi­li­cia­nos kur­dos y si­rios. En­tre ellas, son­ríe Rojda Felat, que agi­ta la ban­de­ra de las mi­li­cias kur­das en la pla­za de Al-naim, que los yiha­dis­tas ha­bían con­ver­ti­do en pa­tí­bu­lo. Rojda tie­ne 36 años y na­ció en el Kur­dis­tán si­rio. Ha co­man­da­do la ofen­si­va con­tra Raq­qa (la ope­ra­ción Có­le­ra del Eú­fra­tes), que co­men­zó ha­ce un año. Co­no­ce bien a los yiha­dis­tas. A los 24 años, ape­nas ter­mi­na­dos sus es­tu­dios, se unió a las pri­me­ras su­ble­va­cio­nes kur­das con­tra el ré­gi­men de Bas­har al As­sad. Re­cla­ma­ban el res­pe­to a su na­cio­na­li­dad en un país don­de eran con­si­de­ra­dos ciu­da­da­nos de se­gun­da. Las re­vuel­tas se in­ten­si­fi­ca­ron con el es­ta­lli­do de la gue­rra ci­vil si­ria y la Pri­ma­ve­ra Ára­be, en 2012. Rojda es­ta­ba en pri­me­ra fi­la. Pe­ro la com­ba­tien­te no es so­lo una lu­cha­do­ra por los de­re­chos del pue­blo kur­do y una gran es­tra­te­ga militar. Es tam­bién la va­le­do­ra del sue­ño fe­mi­nis­ta re­vo­lu­cio­na­rio, que flo­re­ce en el seno de la uto­pía na­cio­na­lis­ta kur­da y que ella quie­re tras­la­dar a to­do Orien­te Pró­xi­mo. Su idea­rio se en­raí­za en el pen­sa­mien­to de Ley­la Qa­sim, la jo­ven ac­ti­vis­ta kur­doi­ra­quí eje­cu­ta­da con 22 años por su de­nun­cia del ré­gi­men de Sa­dam Hus­sein. “Me gus­ta­ría que las ára­bes es­tu­vie­ran tan eman­ci­pa­das co­mo las kur­das –ase­gu­ra Rojda Felat–. Mi pue­blo pien­sa que no son los hom­bres los que tie­nen que pro­te­ger a las mu­je­res, sino ellas las que de­ben pro­te­ger­se a sí mis­mas”. Rojda, siem­pre acom­pa­ña­da de sus jó­ve­nes guar­daes­pal­das, se de­cla­ra mu­sul­ma­na y cre­yen­te; pe­ro, más que nin­gún otro, su au­tén­ti­co cre­do es el de la eman­ci­pa­ción fe­me­ni­na. Su sue­ño: pe­lear por la edu­ca­ción de las mu­je­res es­cla­vi­za­das por el ISIS. ELENA CAS­TE­LLÓ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.