PRO­BLE­MAS DEL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

“La ex­po­si­ción crónica y man­te­ni­da a la con­ta­mi­na­ción es un fac­tor de ries­go a te­ner muy en cuen­ta, igual que fu­mar”, afir­ma el dr. Car­los Ma­ca­ya, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Co­ra­zón. Las sus­tan­cias que hay en el ai­re con­ta­mi­na­do pe­ne­tran en el or­ga­nis­mo a tra­vés de la res­pi­ra­ción y al­can­zan el to­rren­te san­guí­neo. Es­tas par­tí­cu­las da­ñan el en­do­te­lio, que es una ca­pa muy fi­na que cu­bre la pared de los va­sos san­guí­neos que evi­ta que se for­men trom­bos. ¿Con­se­cuen­cias? Car­dio­pa­tía is­qué­mi­ca, in­su­fi­cien­cia car­dia­ca, arrit­mias gra­ves… No ol­vi­de­mos que la en­fer­me­dad co­ro­na­ria y el ic­tus re­pre­sen­tan el 80% de to­das las muer­tes de­bi­das a la con­ta­mi­na­ción. El au­men­to de es­tas par­tí­cu­las en los días de al­ta con­ta­mi­na­ción fa­vo­re­ce el desa­rro­llo de trom­bos y coá­gu­los, pro­vo­ca un in­cre­men­to de la pre­sión ar­te­rial y pro­vo­ca la va­so­cons­tric­ción de las ar­te­rias que apor­tan san­gre al co­ra­zón y al ce­re­bro. “Una si­tua­ción co­mo la que vi­vi­mos en Ma­drid es­te oto­ño, con po­lu­ción y sin llu­vias, pue­de ha­cer que un pa­cien­te con una en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar en­tre en in­su­fi­cien­cia car­día­ca”, con­clu­ye el ex­per­to. Es­te car­dió­lo­go (que con­du­ce un coche eléc­tri­co), ex­pli­ca que, de en­tre to­das las sus­tan­cias tó­xi­cas que pu­lu­lan en el ai­re, las lla­ma­das PM 2,5 que pro­ce­den en su ma­yor par­te de las emi­sio­nes de los vehícu­los dié­sel son las más pe­li­gro­sas. De­bi­do a su ta­ma­ño (100 ve­ces más del­ga­das que un cabello) tie­nen una ele­va­da ca­pa­ci­dad de pe­ne­tra­ción en el or­ga­nis­mo.

LAS PÁRTÍCULAS PM 2,5, 100 VE­CES MÁS FINAS QUE UN CABELLO , SON LAS MÁS PE­LI­GRO­SAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.