¿Quién cui­da a los HUÉR­FA­NOS de la vio­len­cia de gé­ne­ro?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco - Por ALE­JAN­DRO ÁVI­LA

Sobreviven, pe­ro que­dan he­ri­dos pa­ra siem­pre. Ni­ños in­ca­pa­ces de dor­mir, asus­ta­dos, que pier­den a su ma­dre y a su pa­dre al mis­mo tiem­po, por­que a par­tir del ins­tan­te en que él aprie­ta el ga­ti­llo de­ja de ser el que fue, pa­ra con­ver­tir­se en ase­sino. ¿Có­mo es el vía cru­cis del

día des­pués? ¿Quién les cui­da? ¿Por qué pier­den la pen­sión de or­fan­dad cuan­do son adop­ta­dos por sus tíos o abue­los? ¿Cuá­les son las con­se­cuen­cias co­lec­ti­vas pa­ra las fa­mi­lias que se ha­cen car­go de su due­lo, de su vi­da y de sus ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas?

Los ni­ños es­tán bien. Es lo que pien­sa Luz Marina: sus so­bri­nos, de ocho y 12 años, sa­can so­bre­sa­lien­tes, es­tu­dian in­glés y jue­gan al fút­bol por las tar­des en San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe. Su día a día es co­mo el de cual­quier ni­ño de cla­se me­dia. Co­le­gio, de­por­te y ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res. Pe­ro, en reali­dad, su vi­da es­tá muy le­jos de ser co­mo la de los otros ni­ños. Cam­bió de una ma­ne­ra bru­tal cuan­do, cua­tro años atrás, su pa­dre, Jo­sé Mi­guel Men­do­za ase­si­nó a su ma­dre, Gua­ci­ma­ra Ro­drí­guez, en su pre­sen­cia. Co­mo si fue­ran in­vi­si­bles. Co­mo si los con­de­na­ra a la in­vi­si­bi­li­dad. Men­do­za cal­cu­ló fría­men­te el ase­si­na­to de su ex­mu­jer. Es­ta­ba cer­ca. A pe­sar de su re­cien­te separación, se las ha­bía arre­gla­do pa­ra en­con­trar una nue­va vi­vien­da fren­te a la de la ma­dre de Gua­ci­ma­ra (la abue­la de sus hi­jos). Sa­lió de ca­sa con un cu­chi­llo de ca­za de 35 cen­tí­me­tros. Ocul­to ba­jo una ca­pu­cha, se es­con­dió en el re­llano de en­fren­te. Cuan­do ella sa­lió de ca­sa con los dos ni­ños, le ases­tó 13 pu­ña­la­das en el pe­cho y la es­pal­da, has­ta que le de­jó en­ca­ja­da la ho­ja de me­tal en­tre dos vér­te­bras. En el jui­cio, Men­do­za re­co­no­ció que no le im­por­ta­ron los gri­tos y llan­tos de sus hi­jos, por­que él iba de­ci­di­do “a ma­tar­la”. In­vi­si­bles. Así son los huér­fa­nos de la vio­len­cia ma­chis­ta. Los pre­sen­tes au­sen­tes. Sin pa­dre ni ma­dre, tan ig­no­ra­dos que no apa­re­cían en las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les de víc­ti­mas has­ta ha­ce so­lo cua­tro años. Ape­nas hay da­tos, no hay se­gui­mien­to, no re­ci­ben ayu­das es­pe­cí­fi­cas y no se sa­be mu­cho de ellos. ¿Dón­de es­tán? ¿Có­mo es­tán? ¿Quién les cu­ra las he­ri­das? Aun­que la Ley In­te­gral de Vio­len­cia de Gé­ne­ro se apro­bó en 2004, las ci­fras de huér­fa­nos no en­tra­ron en las es­ta­dís­ti­cas has­ta nue­ve años des­pués. Se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad, 178 me­no­res han per­di­do a sus ma­dres a ma­nos de sus pa­dres, en­tre 2013 y agos­to de 2017.

Da­ños co­la­te­ra­les

Pe­ro la Fun­da­ción Mu­je­res es­ti­ma que, des­de 2004, la ci­fra de huér­fa­nos ha as­cen­di­do has­ta los 500 me­no­res. “La re­la­ción en­tre ma­dre ase­si­na­da y huér­fano es­tá ca­si en 1:1, hay ca­si tan­tas víc­ti­mas co­mo huér­fa­nos. Es una con­se­cuen­cia de la vio­len­cia de gé­ne­ro que me­re­ce una re­pa­ra­ción por par­te de la so­cie­dad”, de­nun­cia su pre­si­den­ta, Ma­ri­sa So­le­to. Tras un ase­si­na­to, la on­da ex­pan­si­va de da­ños co­la­te­ra­les lle­ga muy le­jos: a los ni­ños, pe­ro tam­bién al res­to de su fa­mi­lia. La acogida, la herencia, el jui­cio… lo que con­lle­va con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas, le­ga­les y eco­nó­mi­cas. Y es que, tras el ase­si­na­to, las fa­mi­lias se ven su­mi­das en un la­be­rin­to de di­fi­cul­ta­des que pue­de pro­lon­gar­se

du­ran­te años. Un in­for­me del Fon­do de Be­cas Fiscal So­le­dad Ca­zor­la Prie­to –unas ayu­das pa­ra el desa­rro­llo per­so­nal, apo­yo edu­ca­ti­vo y re­pa­ra­ción del da­ño a huér­fa­nos de ma­dres ase­si­na­das por vio­len­cia de gé­ne­ro– acla­ra que “nor­mal­men­te, son los fa­mi­lia­res quie­nes se ha­cen car­go del cui­da­do de ellos. So­bre to­do los abue­los ma­ter­nos”. Pe­ro cuan­do nin­gún fa­mi­liar lo ha­ce, la Ad­mi­nis­tra­ción asu­me su tu­te­la. El me­nor pue­de ser adop­ta­do, aco­gi­do o tu­te­la­do. Y alguien tie­ne que dar el pa­so al fren­te, una de­ci­sión que no re­sul­ta sen­ci­lla, co­mo ex­pli­có Da­vid, pa­dre adop­ti­vo de la hi­ja de su her­ma­na, en el Congreso. El cal­va­rio pa­ra la so­bri­na de Da­vid co­men­zó ha­ce tres años, cuan­do pre­sen­ció có­mo su pa­dre ma­ta­ba de un ti­ro en la sien a su ma­dre. Tu­vie­ron que pa­sar tres me­ses pa­ra que la Po­li­cía de­tu­vie­se al ase­sino, des­pués de que él mon­ta­ra la hi­pó­te­sis de que la víc­ti­ma se ha­bía sui­ci­da­do. Y mien­tras tan­to, la fa­mi­lia ma­ter­na no su­po “ab­so­lu­ta­men­te na­da” de la ni­ña por­que su pro­ge­ni­tor la ale­jó de to­do aque­llo que pu­die­se re­cor­dar­le a la ma­dre: “El des­arrai­go más ab­so­lu­to y to­tal”.

¿De quién son los ni­ños?

Fi­nal­men­te, lo­gra­ron adop­tar a su so­bri­na, pe­ro esa de­ci­sión im­pli­ca­ba, al mis­mo tiem­po, un im­por­tan­te re­vés eco­nó­mi­co: per­der su pen­sión de or­fan­dad. “No pa­re­ce muy con­cor­dan­te que, pa­ra po­der pro­por­cio­nar ma­yor pro­tec­ción ju­rí­di­ca y co­ti­dia­na a un me­nor huér­fano víc­ti­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro, es­te ten­ga que ser pe­na­li­za­do con la pér­di­da de la to­ta­li­dad de su pen­sión. La me­nor es la au­tén­ti­ca víc­ti­ma”, cri­ti­ca­ba Da­vid en un dis­cur­so que pro­vo­có las lá­gri­mas de los po­lí­ti­cos. Has­ta 2015, a mu­chos huér­fa­nos se les ne­ga­ba la pen­sión de or­fan­dad com­ple­ta, por­que su ma­dre no ha­bía co­ti­za­do el tiem­po ne­ce­sa­rio. Es el ca­so de los so­bri­nos de Jo­sé Antonio Pi­ca­zo. Su her­ma­na An­drea fue es­tran­gu­la­da de no­che por su pa­re­ja. “Les de­ne­ga­ron la pen­sión de or­fan­dad, por­que ella no te­nía 15 años co­ti­za­dos y no es­ta­ba ins­cri­ta en de­man­da de em­pleo. El pro­ble­ma era que él la que­ría en­ce­rra­da y no la de­ja­ba tra­ba­jar”, ad­mi­te Pi­ca­zo. Mu­chos jue­ces han tra­ta­do de sal­var el pro­ble­ma, re­in­ter­pre­tan­do la ley, al­go que la Se­gu­ri­dad So­cial ha re­cu­rri­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes. Ca­da ca­so es un mun­do. Car­men Sán­chez es tía de dos chi­cos que vie­ron có­mo su pa­dre, guar­dia ci­vil, ma­ta­ba a su ma­dre, To­ñi, con su pis­to­la re­gla­men­ta­ria. Ocu­rrió ha­ce 16 años en Cór­do­ba. En su ca­so, apos­ta­ron por el ré­gi­men de guar­da y cus­to­dia. “La pa­tria po­tes­tad era de sus abue­los. Los ni­ños, que en­ton­ces te­nían seis y 10 años, es­ta­ban acos­tum­bra­dos a es­tar con mis pa­dres, así que no se du­dó: se que­da­ron en ca­sa de ellos. Eso sí, sus tías asu­mi­mos ro­les de ma­más pos­ti­zas. Mi ma­dre ya te­nía un víncu­lo emo­cio­nal de abue­la con ellos y no le vio sen­ti­do a adop­tar­los”, ex­pli­ca Sán­chez. Luz Marina, her­ma­na de la víc­ti­ma ti­ner­fe­ña, Gua­ci­ma­ra Ro­drí­guez, alo­jó a sus so­bri­nos en su ca­sa du­ran­te las pri­me­ras dos se­ma­nas. Ella te­nía tres ni­ños y ape­nas ha­bía si­tio en su ca­sa. Fi­nal­men­te, fue su her­mano el que se los lle­vó en ré­gi­men de acogida. Era el úni­co que no te­nía hi­jos pe­que­ños. “Sim­ple­men­te lo de­ci­di­mos así, por­que vi­mos muy ago­bia­da a mi ma­dre, que no pa­ra­ba de de­cir que ella po­día ser abue­la, pe­ro no ma­dre”, ex­pli­ca Luz. Y es que, du­ran­te el due­lo, mien­tras se van cons­tru­yen­do los ci­mien­tos de una fu­tu­ra fa­mi­lia, to­ca sal­var los mue­bles. Li­te­ral­men­te. En el ca­so de Luz, no que­rían que sus so­bri­nos per­die­ran las pro­pie­da­des de la ma­dre. De ese mo­do, Luz y sus her­ma­nos se hi­cie­ron car­go de las fac­tu­ras del coche y la vi­vien­da (hi­po­te­ca, agua, elec­tri­ci­dad, co­mu­ni­dad...), mien­tras se cul­mi­na­ba el pro­ce­so de herencia. Abo­ga­dos, ma­te­rial es­co­lar, ma­nu­ten­ción... Has­ta que ter­mi­na el la­be­rin­to ad­mi­nis­tra­ti­vo y ju­di­cial, los gas­tos co­rren ex­clu­si­va­men­te de su cuen­ta. Las fa­mi­lias se sien­ten muy des­pro­te­gi­das a to­dos los ni­ve­les. Luz Marina Ro­drí­guez se­ña­la que “es un ca­mino du­rí­si­mo, con mu­chas co­sas que no se ven. Yo me he gas­ta­do to­dos mis aho­rros; no ha si­do so­lo el da­ño psi­co­ló­gi­co, sino el eco­nó­mi­co”. Y ade­más es­tá la cues­tión de que, a ve­ces, la Jus­ti­cia (o el sis­te­ma) es muy in­jus­ta. Des­pués de ma­tar­la, el ase­sino de la her­ma­na de Da­vid ob­tu­vo las pen­sio­nes de viu­de­dad y or­fan­dad. El her­mano de la ase­si­na­da tu­vo que in­for­mar a la Se­gu­ri­dad So­cial pa­ra que le blo­quea­ra la pen­sión. Se­gún Da­vid, el di­ne­ro que co­bró in­de­bi­da­men­te, y que co­rres­pon­de a su so­bri­na, no lo va a de­vol­ver nun­ca.

Sin re­mor­di­mien­tos.

Las or­ga­ni­za­cio­nes cri­ti­can que la Jus­ti­cia de­be­ría re­sol­ver es­tos ca­sos con ma­yor ce­le­ri­dad, ya que la vuel­ta a la nor­ma­li­dad de los me­no­res se ve muy afec­ta­da por los re­tra­sos ju­di­cia­les y las tra­bas ad­mi­nis­tra­ti­vas. “No so­lo nos he­mos ol­vi­da­do de ellos, sino que se han ma­ne­ja­do con­cep­tos da­ñi­nos pa­ra la pro­tec­ción de los me­no­res, co­mo el he­cho de que una re­la­ción

“El ase­si­na­to fue una bom­ba que lo des­tro­zó to­do. Mi her­mano y yo nos di­vor­cia­mos”. Luz Marina, her­ma­na de una víc­ti­ma. “Les ne­ga­ron la pen­sión por­que ella no ha­bía co­ti­za­do. Él no la de­ja­ba”. J. A. Pi­ca­zo, con dos so­bri­nos a su car­go.

vio­len­ta no tie­ne por qué afec­tar al ejer­ci­cio de la pa­ter­ni­dad. Nos preo­cu­pan las sen­ten­cias en las que no se re­ti­ra la pa­tria po­tes­tad ni se evi­ta el con­tac­to con un pa­dre mal­tra­ta­dor”, sub­ra­ya So­le­to. La ex­po­si­ción a la vio­len­cia pro­vo­ca en los me­no­res pro­ble­mas de con­duc­ta, agre­si­vi­dad, hos­ti­li­dad, abu­so de sus­tan­cias, pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma, mie­dos y re­trai­mien­to, se­gún re­co­ge la psi­có­lo­ga Mª Vi­cen­ta Al­cán­ta­ra en su te­sis doc­to­ral so­bre víc­ti­mas in­vi­si­bles. Si ade­más no se ac­túa en las pri­me­ras 72 ho­ras, los pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos pue­den agu­di­zar­se.

La ira, el due­lo, el mie­do

Do­lo­res Ro­drí­guez Me­sa es­tá es­pe­cia­li­za­da en es­tos ca­sos. Re­cal­ca que si la muer­te de un pro­ge­ni­tor ya es un trau­ma, en los ca­sos de vio­len­cia ma­chis­ta las con­se­cuen­cias se mul­ti­pli­can. Los me­no­res son muy cons­cien­tes, so­bre to­do a par­tir de cier­ta edad. “El ni­ño lo re­cuer­da y oye to­do, aun­que no se vea di­rec­ta­men­te in­vo­lu­cra­do. Eso le cau­sa pe­sa­di­llas cons­tan­tes y pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma. Al fi­nal, siem­pre le re­sul­ta no­ci­vo, por­que ter­mi­na apren­dien­do com­por­ta­mien­tos del agre­sor o de la víc­ti­ma”, de­ta­lla es­ta psi­có­lo­ga del pro­gra­ma de Ac­ción So­cial por la Igual­dad de An­da­lu­cía. Jo­sé Antonio Pi­ca­zo ex­pli­ca que su so­brino pe­que­ño, que te­nía cua­tro años cuan­do su pa­dre ma­tó a su ma­dre du­ran­te la no­che y con él en ca­sa, “no era ca­paz de dor­mir so­lo. El año si­guien­te fue muy du­ro, por­que tu­vi­mos lo­grar que des­can­sa­ra”. Pi­ca­zo des­cri­be a sus so­bri­nos, de ocho y 15 años, co­mo “muy ca­lla­dos. Tie­nen pues­to su ca­pa­ra­zón y les re­sul­ta muy di­fí­cil ha­blar”. Se­gún Luz Marina Ro­drí­guez, en Ca­na­rias sus so­bri­nos con­ta­ron con “apo­yo psi­co­ló­gi­co, pe­ro les die­ron el al­ta de­ma­sia­do rá­pi­do. Yo creo que ha­bría que ha­cer­les una re­vi­sión ca­da cier­to tiem­po, por­que no sé có­mo van a reac­cio­nar an­te de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes”. En Cas­ti­lla-la Man­cha, los so­bri­nos de Jo­sé Antonio Pi­ca­zo acu­den a la psi­có­lo­ga ca­da 15 días. El tra­ta­mien­to se in­te­rrum­pe en ve­rano y de­pen­de de los fon­dos con los que la Jun­ta sub­ven­cio­na a la aso­cia­ción que los atien­de. El tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co va­ría se­gún la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma. An­da­lu­cía, por ejem­plo, fue pio­ne­ra, en 2009, al re­co­no­cer co­mo víc­ti­mas di­rec­tas de la vio­len­cia de gé­ne­ro a los hi­jos de las mu­je­res mal­tra­ta­das. Aho­ra se ha am­plia­do su pro­gra­ma con una in­ter­ven­ción de cho­que en las pri­me­ras 24 ho­ras, pa­ra evi­tar que el tras­torno por es­trés agu­do se cro­ni­fi­que, con­vir­tién­do­se en es­trés pos­trau­má­ti­co. La psi­có­lo­ga Do­lo­res Ro­drí­guez con­si­de­ra “un gran error que no re­ci­ban un tra­ta­mien­to ade­cua­do, por­que tie­nen que tra­ba­jar tan­to la ira co­mo el due­lo”. Se­gún Ro­drí­guez,

los ni­ños “nun­ca pier­den el mie­do”. El día del ase­si­na­to, los hi­jos de Gua­ci­ma­ra no de­ja­ban de ob­ser­var la ca­lle des­de la ven­ta­na. Les ate­rro­ri­za­ba que su pa­dre vol­vie­ra pa­ra ha­cer­les da­ño. Car­men Sán­chez cree que a sus so­bri­nos “lo que les cos­tó más tra­ba­jo fue se­pa­rar el he­cho de que su pa­dre, con el que ha­bían es­ta­do ju­gan­do unos días an­tes, se con­vir­tie­ra en el ase­sino de su ma­dre de la no­che a la ma­ña­na. A par­tir de ese mo­men­to, de­jó de ser­lo”. El cam­bio de ho­gar, se­gún la psi­có­lo­ga, re­sul­ta “po­si­ti­vo, aun­que en cual­quier ca­so, co­mo no son sus pa­dres, tie­nen que apren­der a con­vi­vir”.

Re­clui­dos en el si­len­cio

Por otro la­do, re­sul­ta ha­bi­tual que, an­te la fal­ta de re­cur­sos de la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra ellos, las fa­mi­lias pien­sen que no ser ayu­da­dos es lo nor­mal. Se­gún Ma­ri­sa So­le­to, “so­le­mos de­cir que son unas víc­ti­mas in­vi­si­bles, por­que el re­cuer­do de la tra­ge­dia se con­vier­te en al­go muy in­có­mo­do, que tra­tan de ol­vi­dar pa­ra po­der re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad. Al fi­nal, es­tas fa­mi­lias se con­fi­nan en sus vi­das co­ti­dia­nas y ter­mi­na­mos des­co­no­cien­do el da­ño pro­du­ci­do”. Luz Marina de­fi­ne el ase­si­na­to de su her­ma­na co­mo una ex­plo­sión. “Fue una bom­ba la­pa, que lo mi­nó y des­tro­zó to­do. Yo de­jé de ser la mis­ma: te­nía una vi­da an­tes de 2013 y otra des­pués. Mi her­mano y yo ter­mi­na­mos se­pa­rán­do­nos de nues­tras pa­re­jas. Mi ma­dre ha en­ve­je­ci­do muy rá­pi­do. Tu vi­da cam­bia y su­fres pro­ble­mas co­mo an­sie­dad, ra­bia y do­lo­res de es­tó­ma­go y de ca­be­za. Eso ya es nor­mal en mi día a día”. Por esa ra­zón, las fa­mi­lias y las aso­cia­cio­nes pi­den a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pen­sión ab­so­lu­ta pa­ra los huér­fa­nos. “Ha­bría que equi­pa­rar los de­re­chos de es­tos huér­fa­nos con los de las víc­ti­mas de te­rro­ris­mo”, sen­ten­cia Pi­ca­zo. El Pac­to de Es­ta­do con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro, apro­ba­do por el Congreso de los Dipu­tados en agos­to, con­tem­pla va­rias me­di­das co­mo ga­ran­ti­zar la ido­nei­dad de los tu­to­res de los huér­fa­nos, pen­sión com­ple­ta de or­fan­dad y ayu­das y des­gra­va­cio­nes fis­ca­les pa­ra las fa­mi­lias de acogida; pe­ro no ter­mi­na de im­ple­men­tar­se. Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da re­ve­la­ba que la in­dem­ni­za­ción del Es­ta­do a las víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta es 10 ve­ces me­nor que a las de te­rro­ris­mo: me­nos de 60.000 € fren­te a más de 600.000 €. Luz Marina ex­pli­ca que “la in­dem­ni­za­ción fue de 20.000 € a ca­da uno de mis so­bri­nos. Co­mo mi her­ma­na te­nía un se­gu­ro de 12.000 €, les des­con­ta­ron esa par­te. Ade­más, co­mo to­dos tra­ba­ja­mos, no tu­vi­mos de­re­cho a abo­ga­do de ofi­cio y tu­vi­mos que pa­gar dos: uno pa­ra no­so­tros y otro, pa­ra los ni­ños”. En el ca­so de To­ñi Sán­chez, la her­ma­na de Car­men, ca­da ni­ño re­ci­bió 210.000 €, los abue­los, 30.000 € y el Es­ta­do fue el res­pon­sa­ble sub­si­dia­rio, al ha­ber­se co­me­ti­do el cri­men por un miem­bro de las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Los so­bri­nos de Jo­sé Antonio re­ci­bie­ron una in­dem­ni­za­ción de 150.000 €. Pe­ro el pa­go sir­vió tam­bién pa­ra res­tar­le años de con­de­na al ho­mi­ci­da. Si el con­de­na­do se de­cla­ra in­sol­ven­te y no hay res­pon­sa­ble sub­si­dia­rio, las in­dem­ni­za­cio­nes no lle­gan nun­ca a las víc­ti­mas. Mien­tras el Pac­to de Es­ta­do se ma­te­ria­li­za, las aso­cia­cio­nes tra­tan de apor­tar su gra­ni­to de are­na. Des­de el Fon­do de Be­cas Fiscal So­le­dad Ca­zor­la Prie­to desean que “pue­dan te­ner una vi­da nor­mal. Por eso, nues­tras be­cas se cen­tran en ayu­das de es­tu­dio”.

Con de­re­cho a un fu­tu­ro

Nie­ves y Da­mián vi­vían en un pue­blo de Se­vi­lla y se que­da­ron huér­fa­nos ha­ce 11 años: él te­nía 14 años y ella ya era ma­yor de edad. Su vi­da que­dó trun­ca­da. Nie­ves de­cla­ra que le “ha­bría gus­ta­do se­guir es­tu­dian­do un mó­du­lo de pe­lu­que­ría y a mi her­mano, cur­sar es­tu­dios su­pe­rio­res. Con los 800 € que ga­na­ba con mi tra­ba­jo, so­lo te­nía­mos pa­ra pa­gar la hi­po­te­ca y las fac­tu­ras, así que ni pu­di­mos plan­tear­nos se­guir es­tu­dian­do”. Si fi­nal­men­te se cum­ple el Pac­to de Es­ta­do, los huér­fa­nos co­mo Nie­ves o Da­mián de­ja­rán de ser in­vi­si­bles pa­ra la so­cie­dad. Los ni­ños, en­ton­ces sí, po­drán es­tar bien.

“El ni­ño oye y re­cuer­da to­do. Y por eso su­fre cons­tan­tes pe­sa­di­llas”. Do­lo­res Ro­drí­guez Me­sa, psi­có­lo­ga.

CAR­MEN SÁN­CHEZ. Su her­ma­na To­ñi fue ase­si­na­da a ba­la­zos por su ma­ri­do. Des­de en­ton­ces, Car­men, su ma­dre y sus her­ma­nas se ha­cen car­go de los huér­fa­nos, que con seis y 10 años lo pre­sen­cia­ron to­do.

LUZ MARINA RO­DRÍ­GUEZ. Su cu­ña­do cru­zó la ca­lle y le ases­tó 13 pu­ña­la­das a su her­ma­na de­lan­te de sus dos hi­jos, que hoy tie­nen ocho y 12 años. “Y es­tán bien”.

DO­LO­RES RO­DRÍ­GUEZ. Psi­có­lo­ga de la aso­cia­ción Amu­vi,que asis­te a mu­je­res víc­ti­mas de la vio­len­cia se­xual y de gé­ne­ro, se­ña­la que “los ni­ños co­rren el ries­go de ter­mi­nar apren­dien­do com­por­ta­mien­tos del agre­sor o de la víc­ti­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.