CRE­CER CON PAN­TA­LLAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - IXONE DÍAZ LANDALUCE

En la era de la om­ni­pre­sen­cia tec­no­ló­gi­ca, nues­tros hi­jos jue­gan, apren­den y se re­la­cio­nan ro­dea­dos de pan­ta­llas. Al­gu­nas cam­pa­ñas han al­za­do la voz de alarma, pe­ro los ex­per­tos no aca­ban de po­ner­se de acuer­do en cuan­to a las re­co­men­da­cio­nes y res­tric­cio­nes. ¿Dón­de tra­za la lí­nea el sen­ti­do co­mún? Por

So­lo ha­ce fal­ta una cu­cha­ra, un po­co de ima­gi­na­ción e imi­tar, con más o me­nos ta­len­to, el so­ni­do de un mo­tor. El “avion­ci­to” es un clá­si­co de to­da la vi­da pa­ra que un be­be dis­traí­do co­ma los pri­me­ros pu­rés. Y fun­cio­na. Sin em­bar­go, en la era de la om­ni­pre­sen­cia tec­no­ló­gi­ca, al­gún eje­cu­ti­vo vi­sio­na­rio pen­só en dar­le una vuel­ta de tuer­ca al con­cep­to y, de pa­so, ha­cer ca­ja: ha­ce unos me­ses, una co­no­ci­da mar­ca de ali­men­tos in­fan­ti­les pre­sen­tó un pro­to­ti­po de cu­cha­ra pa­ra be­bés que crea­ba ho­lo­gra­mas con la ayu­da de un smartp­ho­ne. En el anun­cio, una pa­re­ja jo­ven tra­ta­ba de ali­men­tar a un be­bé po­co in­tere­sa­do por el pu­ré (o por el “avión” analó­gi­co), que em­pe­za­ba a co­mer con en­tu­sias­mo hip­nó­ti­co cuan­do la cu­cha­ra pro­yec­ta­ba el co­rres­pon­dien­te ho­lo­gra­ma. El spot des­per­tó la in­dig­na­ción de pa­dres y pro­fe­sio­na­les. De he­cho, una pe­ti­ción im­pul­sa­da por dos pe­dia­tras en Chan­ge.org re­co­gió mi­les de fir­mas so­li­ci­tan­do su re­ti­ra­da. La mar­ca de­ci­dió ha­cer­les ca­so y ex­pli­có que, en reali­dad, so­lo era un pro­to­ti­po y que no en­tra­ba en los pla­nes de la em­pre­sa lle­var­lo al mer­ca­do. Se­gún los pro­mo­to­res de la pe­ti­ción, el pro­duc­to con­tra­de­cía to­das las re­co­men­da­cio­nes de los ex­per­tos, que des­acon­se­jan dis­traer a los ni­ños mien­tras co­men y di­cen que es ne­ce­sa­rio res­pe­tar su sen­sa­ción de ape­ti­to y de sa­cie­dad. En eso, pre­ci­sa­men­te, con­sis­te apren­der a co­mer. Pe­ro ese no era el úni­co pro­ble­ma. Ni tam­po­co el que plan­tea­ba más in­te­rro­gan­tes. La cu­cha­ra vol­vía a po­ner so­bre la me­sa –nun­ca me­jor di­cho– un asun­to re­cu­rren­te en la cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea: la re­la­ción en­tre los ni­ños y las pan­ta­llas. La po­lé­mi­ca coin­ci­día, ade­más, con la pre­sen­ta­ción de una con­tro­ver­ti­da cam­pa­ña en Estados Uni­dos. En fe­bre­ro, la ONG Com­mon Sen­se lan­zó Truth about tech [La ver­dad so­bre la tec­no­lo­gía], una ini­cia­ti­va des­ti­na­da a con­cien­ciar so­bre la na­tu­ra­le­za adic­ti­va de las re­des so­cia­les e in­ter­net, y a des­en­mas­ca­rar los in­tere­ses ocul­tos de la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca. En ví­deos y eventos, los ado­les­cen­tes na­rra­ban su pro­ble­má­ti­ca re­la­ción con las re­des (“Mi­ro cons­tan­te­men­te mi te­lé­fono, des­de que me des­pier­to has­ta que me acues­to”, con­fe­sa­ba una chi­ca); ade­más, Com­mon Sen­se bu­cea­ba en la he­me­ro­te­ca pa­ra res­ca­tar de­cla­ra­cio­nes po­lé­mi­cas (y muy ilus­tra­ti­vas) de dis­tin­tos gu­rús de la tec­no­lo­gía. “Las re­des so­cia­les han pro­du­ci­do re­sul­ta­dos co­mer­cia­les in­creí­bles, pe­ro han so­ca­va­do nues­tras re­la­cio­nes per­so­na­les”, es­cri­bía Evan Spie­gel, crea­dor de Snap­chat. “Es­ta­mos com­pi­tien­do con el sue­ño”, de­cía Red Has­tings, CEO de Net­flix, so­bre su abru­ma­do­ra ofer­ta de con­te­ni­dos. “No ten­go hi­jos, pe­ro sí un so­brino. Y no quie­ro que for­me par­te de las re­des so­cia­les”, afir­ma­ba Tim Cook, di­rec­ti­vo de Ap­ple.

In­tere­ses ocul­tos

De he­cho, los pro­mo­to­res de la cam­pa­ña han com­pa­ra­do la ini­cia­ti­va con las que, en los años 80, pre­ten­dían re­du­cir el consumo de ta­ba­co des­ve­lan­do las prác­ti­cas más si­nies­tras que la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra uti­li­za­ba pa­ra fi­de­li­zar a su clien­te­la. Sin em­bar­go, tal co­mo apun­ta­ba re­cien­te­men­te el New York Ti­mes, qui­zá la com­pa­ra­ción no era la más acer­ta­da. Con el ta­ba­co, el men­sa­je era inequí­vo­co: hay que de­jar de fu­mar o, me­jor to­da­vía, no em­pe­zar a ha­cer­lo nun­ca. Pe­ro esa re­gla no es apli­ca­ble a la tec­no­lo­gía. Te­lé­fo­nos, or­de­na­do­res y ta­ble­tas for­man par­te de nues­tra reali­dad co­ti­dia­na y no van a des­apa­re­cer. De he­cho, ca­da día su pre­sen­cia es más abru­ma­do­ra. Pe­se a to­do, pa­ra el psi­có­lo­go ex­per­to en crian­za in­fan­til Al­ber­to So­ler, la com­pa­ra­ti­va no es tan des­ca­be­lla­da. “Al prin­ci­pio, se po­nía en du­da que el ta­ba­co fue­ra no­ci­vo –ex­pli­ca–. Fue des­pués de mu­cho tiem­po y de muchos es­tu­dios cuan­do se en­ten­dió su efec­to ne­ga­ti­vo so­bre la sa­lud. De he­cho, los mé­di­cos pres­cri­bían fu­mar a al­gu­nos pa­cien­tes.

“No quie­ro que mi so­brino es­té en las re­des so­cia­les”, de­cía un CEO de Ap­ple.

Mu­chas ve­ces, tie­ne que pa­sar un tiem­po pa­ra po­der ha­cer re­co­men­da­cio­nes. Mien­tras tan­to, hay que apli­car la pru­den­cia”. Qui­zá por eso, los ex­per­tos dan so­lo re­co­men­da­cio­nes orien­ta­ti­vas. En Es­pa­ña, por ejem­plo, los pe­dia­tras se re­mi­ten a las que es­ta­ble­ce la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría: na­da de pan­ta­llas an­tes de los dos años, con la ex­cep­ción de las vi­deo­lla­ma­das con ami­gos y fa­mi­lia­res. “En ni­ños pe­que­ños, cual­quier uso es pro­ble­má­ti­co –ex­pli­ca So­ler–. A esas eda­des, no hay na­da que pue­dan ob­te­ner a tra­vés de me­dios di­gi­ta­les que no pue­dan re­ci­bir mu­chí­si­mo me­jor por me­dios tra­di­cio­na­les. Lo que ocu­rre es que, en muchos ca­sos, se usan las pan­ta­llas co­mo ni­ñe­ras di­gi­ta­les. Y ese es el pe­li­gro. Ese es un tiem­po que los ni­ños no in­vier­ten en la in­ter­ac­ción con sus igua­les o con sus pa­dres”.

Las pan­ta­llas no apor­tan na­da a los be­bés; pe­ro se usan co­mo “ni­ñe­ras”.

¿Res­trin­gir es la so­lu­ción?

Pe­ro las evi­den­cias tras esas “nor­mas” tam­bién son con­tro­ver­ti­das. De he­cho, un portavoz de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría ad­mi­tía al New York Ti­mes que la re­co­men­da­ción de evi­tar las pan­ta­llas an­tes de los dos años no te­nía ba­se cien­tí­fi­ca: “No hay evi­den­cias. Nin­gu­na. Nos la in­ven­ta­mos”, di­jo. Pa­ra So­ler, sin em­bar­go, los es­tu­dios pu­bli­ca­dos has­ta la fe­cha jus­ti­fi­can, al me­nos, la res­tric­ción de pan­ta­llas en eda­des tem­pra­nas. A su jui­cio, se ha de­mos­tra­do que in­flu­yen en el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo, el len­gua­je y las re­la­cio­nes per­so­na­les de los más pe­que­ños. Por otra par­te, por mu­cho que di­ga­mos es­tar “en­gan­cha­dos” al mó­vil, la tec­no­lo­gía no es exac­ta­men­te una adic­ción: “No hay evi­den­cias pa­ra sos­te­ner que la tec­no­lo­gía ten­ga un com­po­nen­te adic­ti­vo –

di­ce el psi­có­lo­go–, ni es­tá de­fi­ni­da o ca­ta­lo­ga­da la adic­ción a las pan­ta­llas. Al me­nos, to­da­vía. Sí son con­duc­tas com­pul­si­vas, que tie­nen as­pec­tos pa­re­ci­dos a los de al­gu­nas adic­cio­nes”. Efec­ti­va­men­te, di­fe­ren­tes es­tu­dios han con­se­gui­do vin­cu­lar el uso com­pul­si­vo de la tec­no­lo­gía con pro­ble­mas co­mo la obe­si­dad o la fal­ta de sue­ño en ni­ños, e in­clu­so con pro­ce­sos de­pre­si­vos y ten­den­cias sui­ci­das en ado­les­cen­tes. Pe­ro tam­bién hay es­tu­dios que con­tra­di­cen esas con­clu­sio­nes. El año pa­sa­do, una in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo por psi­có­lo­gos ex­pe­ri­men­ta­les de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford con­cluía que el uso in­ten­si­vo de la tec­no­lo­gía no guar­da­ba una co­rre­la­ción sig­ni­fi­ca­ti­va con el bie­nes­tar de los ado­les­cen­tes; y su­ge­ría que al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes po­drían ser de­ma­sia­do res­tric­ti­vas. “Las pan­ta­llas se han con­ver­ti­do en una par­te in­se­pa­ra­ble de la in­fan­cia mo­der­na. De­pen­dien­do de a quién le pre­gun­tes, o for­man par­te fun­da­men­tal de la crea­ción de una ge­ne­ra­ción de “na­ti­vos di­gi­ta­les” o son una es­pe­cie de hom­bre del sa­co, que pre­dis­po­ne a los jó­ve­nes a con­ver­tir­se en de­lin­cuen­tes”, ha ex­pli­ca­do An­drew Przybyls­ki, prin­ci­pal res­pon­sa­ble del es­tu­dio. Pe­ro, pa­ra So­ler siem­pre hay que re­vi­sar la le­tra pe­que­ña de es­te ti­po de in­ves­ti­ga­cio­nes. “Leí un es­tu­dio que ha­bla­ba ma­ra­vi­llas de los na­ti­vos di­gi­ta­les y la cu­rio­si­dad que sien­ten por las re­des so­cia­les. Lo ha­bía en­car­ga­do una em­pre­sa de co­mu­ni­ca­ción que per­te­ne­cía a un con­glo­me­ra­do de es­tu­dios ci­ne­ma­to­grá­fi­cos y de pro­duc­to­ras de con­te­ni­dos in­fan­ti­les. Ob­via­men­te, una em­pre­sa así quie­re ven­der cuan­tos más dis­po­si­ti­vos me­jor, y te­ner to­da la in­for­ma­ción po­si­ble de esos ni­ños. Los ni­ños son clien­tes po­ten­cia­les y los pa­dres tie­nen que pro­te­ger­les”.

No es país pa­ra ni­ños

Pe­ro tam­bién hay otra po­si­ble ana­lo­gía, qui­zá más ilus­tra­ti­va. De­be­mos apren­der a uti­li­zar la tec­no­lo­gía co­mo, en su día, apren­di­mos a ma­ne­jar los co­ches. Con pru­den­cia, in­cen­ti­van­do la con­duc­ción res­pon­sa­ble y res­pe­tan­do los lí­mi­tes. “Siem­pre pongo ese ejem­plo: los co­ches es­tán muy bien, pe­ro pa­ra adul­tos con las ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas y mo­to­ras y la res­pon­sa­bi­li­dad del ce­re­bro del adul­to –ex­pli­ca el psi­có­lo­go–. No se nos ocu­rre dar­le las lla­ves del co­che a un ni­ño de seis años. A los 18, ya se sa­ca­rá el car­né. Con las pan­ta­llas pa­sa al­go si­mi­lar: son una he­rra­mien­ta pa­ra adul­tos”. La in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca tam­bién de­be asu­mir su par­te de res­pon­sa­bi­li­dad. E, igual que los fa­bri­can­tes de co­ches tu­vie­ron que pro­du­cir vehícu­los ca­da vez más se­gu­ros, la au­to­rre­gu­la­ción es in­dis­pen­sa­ble en­tre las mul­ti­na­cio­na­les que con­tro­lan las pla­ta­for­mas, los con­te­ni­dos y los pro­duc­tos di­ri­gi­dos a los me­no­res de edad. Na­die dis­cu­te que las pan­ta­llas for­man par­te de la vi­da de los ni­ños o que han trans­for­ma­do la ma­ne­ra en la que jue­gan, apren­den y se re­la­cio­nan. Pe­ro no to­do en la vi­da de­be pro­yec­tar­se so­bre una pan­ta­lla. Es cues­tión de sen­ti­do co­mún. El hu­mil­de “avion­ci­to” es la prue­ba del al­go­dón.

Se ha­bla de “adic­ción”, pe­ro es más bien una con­duc­ta com­pul­si­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.