En­ton­ces… ¿qué ha­ce­mos con las pan­ta­llas?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vidas Privadas -

La om­ni­pre­sen­cia de las pan­ta­llas es al­go re­la­ti­va­men­te nue­vo en nues­tras vi­das. Por eso, pe­dia­tras y psi­có­lo­gos in­fan­ti­les suelen re­mi­tir a los con­se­jos de la So­cie­dad Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría. Es de­cir: evi­tar la ex­po­si­ción an­tes de los dos años (o co­mo mí­ni­mo an­tes de los 18 me­ses) y li­mi­tar­la a una ho­ra dia­ria has­ta los cin­co; y, a esas eda­des, siem­pre con con­te­ni­dos de ca­li­dad y en com­pa­ñía de los pa­dres, pa­ra que los pe­que­ños en­tien­dan lo que ven y pue­dan pro­ce­sar­lo. A par­tir de los seis años, es ne­ce­sa­rio en­con­trar un equi­li­brio en­tre el jue­go tra­di­cio­nal y los me­dios di­gi­ta­les, y vi­gi­lar que su uso no afec­te al sue­ño, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca o la re­la­ción con otras per­so­nas. Tam­bién con­vie­ne es­ta­ble­cer ho­ra­rios, po­ner nor­mas (na­da de mó­vi­les en la me­sa o en la ca­ma, por ejem­plo) o asig­nar zo­nas li­bres de pan­ta­llas, co­mo el dor­mi­to­rio. Re­co­men­da­cio­nes ge­ne­ra­les apar­te, el psi­có­lo­go Al­ber­to So­ler nos ofre­ce más con­se­jos prácticos.

CUAN­TO MÁS TAR­DE, ME­JOR. “El uso res­pon­sa­ble em­pie­za por la edad. Y la re­gla de oro es sen­ci­lla: cuan­to más tar­de, me­jor. Las pan­ta­llas no son co­mo el glu­ten o los alér­ge­nos, no hay que in­tro­du­cir­las po­co a po­co. A un ni­ño no hay que po­ner­le la te­le 10 mi­nu­tos al día pa­ra que se va­ya acos­tum­bran­do. No te­ne­mos que preo­cu­par­nos por ini­ciar­les en la tec­no­lo­gía, sino más bien por fre­nar la ava­lan­cha so­cial”.

¿CUÁN­DO LE COMPRO UN MÓ­VIL? “Nun­ca an­tes de que lo pi­da. ¡Co­mo mí­ni­mo! A ve­ces, los pa­dres se ade­lan­tan por agra­dar, y es un error. Hay que es­pe­rar a que el ni­ño lo pi­da y en­ton­ces, de­ci­dir si es buen mo­men­to”.

CUES­TIÓN DE LEY. “Le­gal­men­te, un cha­val no pue­de es­tar en nin­gu­na red so­cial has­ta que cum­pla 14 años. Y, co­mo pa­dres, te­ne­mos que en­se­ñar­les a res­pe­tar­lo, de la mis­ma ma­ne­ra que les de­ci­mos que no se cru­za la ca­rre­te­ra cuan­do el se­má­fo­ro es­tá en ro­jo. Hay que de­cir­le: “Lo siento, hi­jo. Has­ta que no ten­gas 14 años, no vas a te­ner una cuen­ta de Ins­ta­gram”.

USOS Y COS­TUM­BRES. “Hay que su­per­vi­sar el uso de las pan­ta­llas. Es con­ve­nien­te es­ta­ble­cer ho­ra­rios y res­tric­cio­nes. Por ejem­plo, no se pue­de dor­mir con el mó­vil ni ir a cla­se con él, de­be uti­li­zar­se en los lu­ga­res co­mu­nes de la ca­sa y es­tá prohi­bi­do man­dar What­sapp du­ran­te la ce­na”.

PRE­DI­CA CON EL EJEM­PLO... “Cuan­do es­tés en la me­sa, no ten­gas el te­lé­fono al la­do, no man­des What­sapp de­lan­te de tus hi­jos, no ten­gas la te­le­vi­sión pues­ta de fon­do... Haz el uso que te gus­ta­ría que tu hi­jo hi­cie­ra cuan­do sea ado­les­cen­te”.

Y SÉ COHE­REN­TE. “A ve­ces, se da la pa­ra­do­ja de que los pa­dres com­par­ten fotos de sus hi­jos en las re­des so­cia­les y lue­go les pi­den a ellos que no lo ha­gan. Hay que ser cohe­ren­tes y ve­lar por la in­ti­mi­dad de los ni­ños, pa­ra lue­go te­ner la le­gi­ti­mi­dad de de­cir­les: “Ten cui­da­do. No te pa­ses com­par­tien­do tu vi­da pri­va­da en in­ter­net”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.