10 AÑOS DE HIS­TO­RIAS

Han crea­do una nue­va for­ma de ha­cer fic­ción te­le­vi­si­va, con au­dien­cias mi­llo­na­rias y éxi­tos in­cues­tio­na bles. Ce­le­bra­mos con Bam­bú su pri­me­ra dé­ca­da de triun­fos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonistas -

En Ga­li­cia hay una an­ti­quí­si­ma tra­di­ción de con­ta­do­res de his­to­rias. Mu­cha cul­pa la tie­ne ese cli­ma in­cle­men­te que obli­ga a gua­re­cer­se y que ha da­do du­ran­te si­glos gran­des na­rra­do­res. Ra­ra era la fa­mi­lia don­de no ha­bía un abue­lo o una abue­la con­tan­do cuen­tos al­re­de­dor de los la­res, en las no­ches de in­vierno. Los tiem­pos han cam­bia­do y hoy las in­tri­gas y los ro­man­ces se trans­mi­ten de otra ma­ne­ra, pe­ro aque­lla tra­di­ción si­gue vi­va. Ga­lle­gos y he­re­de­ros de ese le­ga­do, Te­re­sa Fer­nán­dez-val­dés y Ramón Cam­pos, fun­da­do­res y pro-

duc­to­res eje­cu­ti­vos de Bam­bú Pro­duc­cio­nes, no son otra co­sa que con­ta­do­res de his­to­rias, pe­ro han cam­bia­do el pa­no­ra­ma de la fic­ción te­le­vi­si­va en nues­tro país. Ramón era so­lo un ni­ño cuan­do pren­dió en él la se­mi­lla de una crea­ti­vi­dad que pa­re­ce in­fi­ni­ta. Mien­tras rue­da una se­rie, es­cri­be el guion de la si­guien­te y va­rias más le ron­dan la ca­be­za. A los seis o sie­te años ya es­cri­bía te­le­no­ve­las. “Mi pa­dre era ma­rino mer­can­te, es­ta­ba siem­pre fue­ra; mi ma­dre tra­ba­ja­ba y a no­so­tros nos cui­da­ba mi ta­ta Ma­ri­cruz, que era

DOS DE SUS ACIER­TOS: UN PLAN­TEL DE JÓ­VE­NES Y VE­TE­RA­NOS, Y PER­SO­NA­JES A ME­DI­DA.

viu­da del mar. Y se me que­da­ron gra­ba­das las se­ries que veía con ella: Ho­tel, Cris­tal, Los ri­cos tam­bién llo­ran… Cre­cí con esas tra­mas y me mar­ca­ron mu­cho. Em­pe­cé a es­cri­bir en un cua­derno diá­lo­gos de cu­le­brón: “Ma­ría Vic­to­ria, yo te quiero” y co­sas así”, re­cuer­da. Ha­bía na­ci­do una vo­ca­ción. Mu­chos años des­pués, de­di­ca­do ya a su ca­rre­ra co­mo guio­nis­ta y pro­duc­tor, su vi­da se cru­zó con la de Te­re­sa en un más­ter de pro­duc­ción au­dio­vi­sual. Lue­go tra­ba­ja­ron jun­tos en va­rias se­ries pa­ra la te­le­vi­sión ga­lle­ga, se enamo­ra­ron por el ca­mino y jun­tos die­ron el sal­to a Ma­drid pa­ra pro­du­cir su pri­me­ra se­rie na­cio­nal, Des­apa­re­ci­da, que se con­vir­tió en un so­plo de ai­re fres­co en la pa­rri­lla de 2007.

Apren­der de un fra­ca­so

Des­pués de eso de­ci­die­ron ca­sar­se, crear Bam­bú y se­guir ro­dan­do his­to­rias. La pri­me­ra fue Guan­te blan­co, que TVE can­ce­ló por sus ma­las ci­fras de au­dien­cia. “Po­dría­mos de­cir que nos es­tre­na­mos con un fra­ca­so. Nos de­jó mar­ca­dos. Me pa­sé tres me­ses vién­do­la una y otra vez. Que­ría di­sec­cio­nar­la, ana­li­zar qué ha­bía fa­lla­do, por qué la gen­te no ha­bía que­ri­do ver­la. Te­nía cla­ro que, si te­nía­mos otro ba­ta­ca­zo, se aca­bó y eso mi or­gu­llo no po­día per­mi­tir­lo. Así que sa­qué una lis­ta de con­clu­sio­nes que pu­si­mos en prác­ti­ca en la si­guien­te. Y fun­cio­nó”. La si­guien­te fue Gran Re­ser­va, el pri­me­ro de mu­chos éxi­tos: Ba­jo sos­pe­cha, Gran Ho­tel, Vel­vet, Las chi­cas del ca­ble, Tiem­pos de Gue­rra, Trai­ción... La úl­ti­ma ha si­do Fa­ri­ña, que cuen­ta la his­to­ria del nar­co­trá­fi­co en Ga­li­cia con pul­so de ci­ne ne­gro y sin ha­cer ni la más mí­ni­ma con­ce­sión co­mer­cial: sin ro­man­ces edul­co­ra­dos, ni me­lo­dra­mas, ni me­dias tin­tas pa­ra com­pla­cer a to­dos los pú­bli­cos. Su éxi­to ha su­pe­ra­do las ex­pec­ta­ti­vas. “Bam­bú fue muy va­lien­te al que­rer con­tar es­ta his­to­ria, y al ha­cer­lo así –afir­ma Javier Rey, que tras dar vi­da al nar­co Si­to Mi­ñan­co, vuel­ve a ser Ma­teo en Vel­vet Co­lec­ción–. El re­sul­ta­do es una se­rie que, si vi­nie­ra em­pa­que­ta­da de Bal­ti­mo­re, se­ría un fe­nó­meno mun­dial, co­mo ha si­do The Wi­re. Fa­ri­ña se ha he­cho aquí y no tie­ne na­da que en­vi­diar­le a nin­gu­na de las me­jo­res pro­duc­cio­nes del mun­do, que son re­fe­ren­tes pa­ra mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. Creo que va a ha­ber un an­tes y un des­pués de Fa­ri­ña”. La fic­ción es­pa­ño­la se ha sa­cu­di­do los com­ple­jos y ha da­do un pa­so de gi­gan­te ha­cia las se­ries con­ce­bi­das con una vi­sión es­té­ti­ca y ar­tís­ti­ca. “La te­le­vi­sión ha co­gi­do el re­le­vo de mu­chos ries­gos crea­ti­vos que, des­gra­cia­da­men­te, el ci­ne ha de­ja­do de to­mar –re­fle­xio­na Die­go Mar­tín, que lle­va años me­ti­do en la piel de En­ri­que Ote­gui, pri­me­ro en Vel­vet y aho­ra en Vel­vet Co­lec­ción–. Mu­chos guio­nis­tas, di­rec­to­res y ac­to­res que la con­si­de­ra­ban co­mo una se­gun­da di­vi­sión, se en­cuen­tran en una ca­rre­ra pa­ra ver quién es el más ori­gi­nal, el que ha­ce la se­rie más po­ten­te… La te­le­vi­sión se ha adue­ña­do, no sé si por in­com­pa­re­cen­cia del ci­ne o por asal­to a mano ar­ma­da, de un se­llo crea­ti­vo y de au­tor”. ¿Có­mo lo han he­cho? Me­gan Mon­ta­ner (Gran Ho­tel, La Em­ba­ja­da, Vel­vet) enu­me­ra al­gu­nos in­gre­dien­tes de la re­ce­ta: “El cas­ting, los per­so­na­jes, la am­bien­ta­ción, el mi­mo y la pa­sión que po­nen al ha­cer las co­sas... Y creer en lo que ha­cen, que es la clave de lo que ha con­se­gui­do Bam­bú”. Pa­ra Te­re­sa Fer­nán­de­zVal­dés, “lo que ha mar­ca­do la di­fe­ren­cia ha si­do tra­tar la te­le­vi­sión y a su pú­bli­co con mu­chí­si­mo res­pe­to, in­ten­tan­do que una nue­va se­rie su­pere siem­pre a la an­te­rior, con­tan­do con los me­jo­res me­dios, sa­lien­do a ro­dar a La Rio­ja, a San­tan­der o a Ga­li­cia, que en­ri­que­ce mu­chí­si­mo y no es ba­nal, por­que tie­ne mu­cho que ver con la ca­li­dad de la fo­to­gra­fía”. Imanol Arias in­ter­pre­ta en Vel­vet Co­lec­ción a Eduard Go­dó, un ti­bu­rón de los ne­go­cios, y ha­ce ma­la­ba­res con su agen­da pa­ra com­pa­gi­nar­lo con Cuén­ta­me y con su re­gre­so al tea­tro tras 24 años de au­sen­cia (La vi­da a pa­los se es­tre­na el 29 de ju­nio en Bilbao y lue­go via­ja­rá a Ma­drid, Uru­guay, Ar­gen­ti­na, Chi­le…). Él es his­to­ria vi­va de un me­dio en el que de­bu­tó ha­ce cer­ca de cua­tro dé­ca­das. Re­cuer­da el ac­tor unos ini­cios bri­llan­tes, con se­ries que se ro­da­ban co­mo ci­ne (For­tu­na­ta y Ja­cin­ta, Ani­llos de oro, Los go­zos y las som­bras…). Lue­go vino la sit­com, con El Maes­tro o Mé­di­co de fa­mi­lia que, sin te­ner gran ca­li­dad, co­se­cha­ron mu­chí­si­mo éxi­to. Has­ta lle­gar al mo­men­to ac­tual, en el que fi­nal­men­te se han uni­do ca­li­dad y au­dien­cia. Imanol ha­ce me­mo­ria y cul­mi­na, di­ver­ti­do: “Soy un ti­po que siem­pre de­tes­tó la te­le­vi­sión. Des­pués de Ani­llos de oro, me es­tu­ve ne­gan­do 10 años, por­que ha­bía so­bre to­do te­le­no­ve­las y me cen­tré en el ci­ne. Pe­ro yo, que siem­pre me cui­dé mu­cho de no ha­cer te­le­vi­sión, he aca­ba­do ha­cien­do mu­chí­si­ma. Lo cual quie­re de­cir que, co­mo en otras co­sas de mi vi­da, no te­nía ni pu­ta idea”, di­ce con hu­mor. Rec­ti­fi­car es de sa­bios y tam­bién ren­dir­se a la evi­den­cia de que la pe­que­ña pan­ta­lla ya no es la hermana po­bre del ci­ne. “Eso se aca­bó. Ahí tie­nes a Meryl Streep en Big little lies, o a Ant­hony Hop­kins en West­world, ¿qué más ha­ce fal­ta? Es­pe­ro que las sa­las de ci­ne no des­apa­rez­can, pe­ro po­dría su­ce­der que den­tro de 15 o 20 años ir al ci­ne se ha­ya con­ver­ti­do en una ex­pe­rien­cia vin­ta­ge”, di­ce Adrián Las­tra (Vel­vet Co­lec­ción).

En­tre dos ge­ne­ra­cio­nes

Uno de los acier­tos de Bam­bú es un plan­tel de ac­to­res en el que jó­ve­nes y ve­te­ra­nos su­man fuer­zas, y unos per­so­na­jes crea­dos a me­di­da pa­ra apro­ve­char el ta­len­to de ca­da uno, tra­ba­ja­dos con mi­mo por el equi­po de di­rec­ción –con Car­los Se­des a la ca­be­za– pa­ra per­fec­cio­nar, co­mo en el ci­ne y el tea­tro, ca­da emo­ción. “Su mé­ri­to es que no si­guen las mo­das, sino que arries­gan y ha­cen apues­tas. Y va­lo­ran el tra­ba­jo de los ac­to­res,

EN BAM­BÚ, LAS MU­JE­RES SIEM­PRE ES­TÁN PRE­SEN­TES, DE­LAN­TE Y DE­TRÁS DE LA CÁ­MA­RA.

siem­pre te dan es­pa­cio pa­ra crear”, cuen­ta Marta Ha­zas (Gran Ho­tel, Vel­vet y Vel­vet Co­lec­ción). Asier Et­xean­día ha­bla con pa­sión de Raúl de la Riva, su al­ter ego en Vel­vet Co­lec­ción. “Me gus­tan los per­so­na­jes que pa­re­cen una co­sa y son otra, por­que abo­rrez­co los pre­jui­cios. No me gus­ta la gen­te que te cla­si­fi­ca na­da más ver­te, por­que na­die sa­be la tor­men­ta que uno vi­ve. Él pa­re­ce dés- po­ta, es­ti­ra­do y ego­cén­tri­co, pe­ro es un enamo­ra­do del ar­te, un sen­si­ble de co­jo­nes. Es un ro­mán­ti­co, un Lord By­ron”. A Et­xean­día no le cuesta ad­mi­tir que los pri­me­ros días te­mía en­fren­tar­se en la gra­ba­ción a Jo­sé Sa­cris­tán, un re­fe­ren­te pa­ra él. “La gen­te no tie­ne ni idea de cuál es la pro­fe­sión de ac­tor, so­lo ven al fa­mo­so, pa­la­bra que abo­rrez­co. Lo im­por­tan­te no es quién eres, es lo que ha­ces y eso me lo ha en­se­ña­do gen­te co­mo Pepe Sa­cris­tán, que lle­va años, ama su pro­fe­sión y tie­ne una fi­lo­so­fía de vi­da que nos da la me­di­da de lo que es un ac­tor”. Por el con­tra­rio, a Yon Gon­zá­lez (Las chi­cas del ca­ble, Gran Ho­tel, Ba­jo sos­pe­cha…), que se ha me­di­do con Con­cha Ve­las­co, Lluis Ho­mar o Án­ge­la Mo­li­na, eso no le asus­ta. “Te­ner en­fren­te a al­guien con mu­cho ofi­cio es la ma­ne­ra de cre­cer. Ha­cer una se­cuen­cia no es una com­pe­ti­ción pa­ra ver quién se lu­ce más. Pen­sar así es fa­tal. Se tra­ta de que yo pon­go un es­ca­lón, el com­pa­ñe­ro otro, yo el si­guien­te y así lle­ga­mos al ob­je­ti­vo”. Por mu­cho que to­dos coin­ci­dan en ci­tar a Jo­sé Sa­cris­tán co­mo maes­tro, al ac­tor, que a sus 80 años ha su­ma­do Vel­vet y Tiem­pos de Gue­rra a un cu­rri­cu­lum que su­pera el cen­te­nar de tí­tu­los, no le gus­ta dar con­se­jos. “La re­no­va­ción es for­mi­da­ble, hay una ge­ne­ra­ción de ac­to­res ex­cep­cio­nal”, afir­ma ta­jan­te, y ex­pli­ca que la his­to­ria de la cul­tu­ra se mue­ve por­que el ta­len­to va re­no­ván­do­se, aun­que él no pien­sa ju­bi­lar­se: “Por­que mi tra­ba­jo da sen­ti­do a mi vi­da. Y, so­bre to­do, por­que el mo­ti­vo fun­da­men­tal por el que me de­di­co a es­to es por­que es un jue­go. Si es cul­tu­ra o si es ar­te, va­ya us­ted a sa­ber, pe­ro sin du­da es jue­go. El del ni­ño que quie­re ser el pi­ra­ta, el gáns­ter, el mos­que­te­ro… Yo echo mano del crío que fui ca­da vez que me pon­go an­te una cá­ma­ra o me subo a un es­ce­na­rio. Po­bre de aquel que pier­da de vis­ta, ig­no­re o des­cui­de al crío que fue”. Tam­po­co Con­cha Ve­las­co es de con­tar ba­ta­lli­tas. Aun­que di­ce que sus com­pa­ñe­ros con fre­cuen­cia le ti­ran de la len­gua, por­que sa­ben que po­dría re­la­tar mu­chas y muy ju­go­sas. “Son to­dos es­tu­pen­dos. Yo fui pro­ta­go­nis­ta muy pron­to y eso sig­ni­fi­ca que res­pe­to mu­cho a la gen­te jo­ven. No ten­go en­vi­dia ni nos­tal­gia; yo ya he he­cho lo que ellos es­tán ha­cien­do, ya me

he acos­ta­do con el ga­lán jo­ven y el se­ñor ma­yor, y aho­ra es­toy don­de ten­go que es­tar”. Que es en el pa­pel de do­ña Car­men en Las chi­cas del Ca­ble y aba­rro­tan­do los tea­tros con El fu­ne­ral, es­cri­ta y di­ri­gi­da por su hi­jo Ma­nuel. Y, aun­que ma­lin­ter­pre­tan­do sus pa­la­bras, se ha pu­bli­ca­do que se re­ti­ra­ba, de eso na­da. “¿Tú crees que soy ton­ta? So­lo soy vie­ja, que ten­go 78 años, pe­ro siem­pre he si­do lis­ta. ¿Có­mo voy a ir­me con los pa­pe­les es­tu­pen­dos que me es­cri­ben? ¿Có­mo voy a de­cir que no a Las chi­cas del ca­ble, que se ve en 190 paí­ses, con la pro­duc­to­ra con­si­de­ra­da en es­te mo­men­to co­mo una de las más im­por­tan­tes del mun­do y don­de me cui­dan y me quie­ren? Se­ría ton­ta, ¿no?”. Te­re­sa y Ramón aca­ban de re­gre­sar de Los Án­ge­les don- de han asis­ti­do a la fe­ria in­ter­na­cio­nal en la que los gran­des es­tu­dios pre­sen­tan sus ca­pí­tu­los piloto. Allí han acom­pa­ña­do a Eva Lon­go­ria, que se enamo­ró de la se­rie Gran Ho­tel y aho­ra pro­du­cen jun­tos la ver­sión ame­ri­ca­na. “En el ex­tran­je­ro se res­pe­ta mu­cho la fic­ción es­pa­ño­la. El boom en su día de Gran Ho­tel, aho­ra de Vel­vet, La ca­sa de pa­pel o Las chi­cas del ca­ble ha­ce que los pro­duc­to­res mi­ren ca­da vez más ha­cia aquí”, cuen­ta Ramón. De he­cho, uno de los hi­tos de los 10 años de Bam­bú fue el es­treno de Las chi­cas del ca­ble, la pri­me­ra se­rie es­pa­ño­la pro­du­ci­da pa­ra Net­flix, una ven­ta­na a 300 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res en to­do el mun­do. Ana Pol­vo­ro­sa, una de sus pro­ta­go­nis­tas, se enor­gu­lle­ce de una his­to­ria sin fron­te­ras: “Es una se­rie que abor­da el te­ma de la mu­jer en to­das sus fa­ce­tas: se­xual, la­bo­ral, fa­mi­liar… Mi per­so­na­je es una mu­jer trans­gé­ne­ro que me fas­ci­nó, por el re­to co­mo ac­triz y la ne­ce­si­dad de nor­ma­li­zar al­go que si­gue sien­do ta­bú. ¡Os­tras que ries­go, pe­ro qué ries­go tan ne­ce­sa­rio!”

De Holly­wood a Can­nes

Por­que el éxi­to de Bam­bú se mi­de en au­dien­cias pe­ro tam­bién en re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal. Te­re­sa fue ele­gi­da en 2016 una de los cin­co show­run­ners más in­flu­yen­tes de Eu­ro­pa por la re­vis­ta The Holly­wood Re­por­ter. El pa­sa­do año, For­bes la in­clu­yó en la lis­ta de las mu­je­res más po­de­ro­sas de nues­tro país y en ma­yo fue la pri­me­ra es­pa­ño­la en re­ci­bir la me­da­lla de ho­nor en el MIPTV de Can­nes, el ma­yor mer­ca­do de con­te­ni­dos pa­ra te­le­vi­sión. “El mun­do au­dio­vi­sual si­gue sien­do de hom­bres, so­bre to­do en los car­gos di­rec­ti­vos; no te en­cuen­tras a mu­chas mu­je­res li­de­ran­do sus pro­pias pro­duc­to­ras. Aun­que mi ca­rre­ra ha si­do siem­pre com­par­ti­da con Ramón, es­tos reconocimientos ha­cen más vi­si­ble y po­nen en va­lor la pre­sen­cia fe­me­ni­na y ayu­dan a es­ta­ble­cer re­fe­ren­tes pa­ra las chi­cas jó­ve­nes”. Las mu­je­res han es­ta­do muy pre­sen­tes en la his­to­ria de Bam­bú. Gra­cias a esa al­ma ga­lle­ga y ma­triar­cal que rei­vin­di­ca de ma­ne­ra cons­cien­te el va­lor fe­me­nino, de­lan­te y de­trás de las cá­ma­ras. Y eso, se no­ta. Amaia Sa­la­man­ca se re­co­no­ce bam­bui­za­da: “Han con­ta­do con­mi­go in­clu­so du­ran­te mis em­ba­ra­zos. He pa­sa­do dos en Vel­vet y uno en La em­ba­ja­da y siem­pre me lo han pues­to fá­cil. De­be­ría de ser así en to­das par­tes, pe­ro la reali­dad sue­le ser otra y eso lo va­lo­ro mu­cho”. Y un pro­yec­to tras otro, con con­ta­das ex­cep­cio­nes, pa­re­cen em­pe­ña­dos en dar prio­ri­dad a los pun­tos de vis­ta fe­me­ni­nos. Ai­ta­na San­chez-gi­jón ade­lan­ta que en la se­gun­da tem­po­ra­da de Vel­vet Co­lec­ción su per­so­na­je re­gre­sa de Cu­ba. “Pa­ra do­ña Blanca, el tra­ba­jo ha si­do siem­pre lo pri­me­ro. Cuan­do tie­ne una aven­tu­ra con un jo­ven­ci­to, le di­ce: “No te equi­vo­ques, es­to es so­lo se­xo”. Son im­por­tan­tes los pa­pe­les de mu­je­res que to­man las rien­das de sus vi­das y lu­chan por su lu­gar en el mun­do”. Otra sor­pre­sa se­rá el re­gre­so de Cris­ti­na Ote­gui (Ma­nue­la Ve­las­co). “Es­pe­ro te­ner una ca­rre­ra muy lar­ga, pe­ro sé que ha­brá po­cos pa­pe­les co­mo es­te. Cris­ti­na em­pe­zó sien­do una per­so­na lu­mi­no­sa, pe­ro lo que le fue pa­san­do le hi­zo pri­me­ro es­tar de­pri­mi­da, lue­go amar­ga­da, lue­go que­rer mo­rir­se y, al fi­nal, el do­lor se con­vir­tió en un odio des­truc­ti­vo. No pue­do es­tar más agra­de­ci­da por es­tos per­so­na­jes tan com­ple­jos, que te ha­cen plan­tear­te mu­chas co­sas”. Bam­bú ce­le­bra su dé­ci­mo aniver­sa­rio au­gu­ran­do un fu­tu­ro en el que ha­brá ca­da vez más crea­do­res con ta­len­to y me­jo­res con­te­ni­dos, na­ce­rán nue­vos gé­ne­ros, len­gua­jes y pro­pues­tas. Ellos ade­lan­tan al­gu­nas de las su­yas, co­mo Al­càs­ser, una se­rie do­cu­men­tal so­bre el ase­si­na­to de las tres ni­ñas que pre­ten­de dar res­pues­ta a mu­chas pre­gun­tas abier­tas en torno al ca­so; es­tre­na­rán 45 re­vo­lu­cio­nes (An­te­na 3), so­bre la ex­plo­sión del pop en Es­pa­ña en los años 60; y lle­ga­rá Ins­tin­to a Mo­vis­tar+, un th­ri­ller eró­ti­co pro­ta­go­ni­za­do por Ma­rio Ca­sas. Pe­ro esa ya se­rá otra his­to­ria.

SUS PRÓ­XI­MAS APUES­TAS: “AL­CÀS­SER”, EL POP DE LOS 60 Y UN TH­RI­LLER ERÓ­TI­CO.

De izq. a dcha., Ana Pol­vo­ro­sa, Marta Ha­zas, Javier Rey, Asier Ex­tean­día, Adrián Las­tra, Ma­nue­la Ve­las­co, Me­gan Mon­ta­ner, Yon Gon­zá­lez, Amaia Sa­la­man­ca y Die­go Mar­tín. Looks de be­lle­za de Lan­cô­me.

Te­re­sa Fer­nán­dez-val­dés, pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va de Bam­bú Pro­duc­cio­nes, con ves­ti­do de Ma­re­lla y bra­za­le­te de Da­niel Es­pi­no­sa. El look de be­lle­za es de Lan­cô­me.

Ramón Cam­pos, pro­duc­tor eje­cu­ti­vo de Bam­bú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.