ASÍ SO­MOS LAS MU­JE­RES HOY

¿Qué nos ha­ce fe­li­ces? ¿Qué es­pe­ra­mos de la pa­re­ja? ¿Có­mo vi­vi­mos la ma­ter­ni­dad? ¿Cuá­les son nues­tras ex­pec­ta­ti­vas? Ana­li­za­mos los datos del ma­yor es­tu­dio so­bre có­mo son y qué pien­san las es­pa­ño­las, una ra­dio­gra­fía vi­tal que po­ne ne­gro so­bre blan­co nuestr

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco - Por ANA SAN­TOS

So­mos re­fle­xi­vas y exi­gen­tes; te­ne­mos pa­re­ja, aun­que pre­fe­ri­mos es­tar so­las an­tes que ser in­fe­li­ces; nos sen­ti­mos or­gu­llo­sas de ser ma­dres, a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des; no nos que­da más re­me­dio que ser mul­ti­ta­rea; no dis­fru­ta­mos to­do lo que nos gus­ta­ría en nues­tro pues­to de tra­ba­jo; nos sen­ti­mos fe­li­ces, in­clu­so aun­que no ha­ya­mos al­can­za­do to­das nues­tras ex­pec­ta­ti­vas... Así so­mos a gran­des ras­gos, las es­pa­ño­las. El per­fil lo ha di­bu­ja­do la eco­no­mis­ta Laura Sag­nier, au­to­ra del ma­yor es­tu­dio so­bre có­mo son, qué pien­san y có­mo se sien­ten las es­pa­ño­las. En Las mu­je­res hoy (edi­ta­do por Deus­to y di­fun­di­do por EAE Bu­si­ness School), Sag­nier ha com­bi­na­do su in­te­rés por el uni­ver­so fe­me­nino con sus 25 años de ex­pe­rien­cia en mar­ket in­te­lli­gen­ce, en una in­ves­ti­ga­ción a la que ha de­di­ca­do cua­tro in­ten­sos años. Rea­li­za­do con una mues­tra que re­pre­sen­ta a 15 mi­llo­nes de es­pa­ño­las, la au­to­ra del Las mu­je­res hoy se ha pre­gun­ta­do por to­das las fa­ce­tas que afec­tan a las es­pa­ño­las, in­clu­so por las más ín­ti­mas. ¿Qué per­so­na­li­dad tie­nen? ¿Son fe­li­ces? ¿Les gus­ta su tra­ba­jo? ¿Qué im­por­tan­cia dan a sus re­la­cio­nes de pa­re­ja? ¿Desean ser ma­dres? ¿Pue­den con­ci­liar la vi­da per­so­nal y fa­mi­liar? Es­tas son al­gu­nas de las con­clu­sio­nes a las que ha lle­ga­do en su in­ves­ti­ga­ción.

EL AMOR Y EL SE­XO ES LO QUE IM­POR­TA

“Me­jor so­las que mal acom­pa­ña­das”. Es­ta es la prin­ci­pal con­clu­sión que se pue­de ex­traer al ana­li­zar las res­pues­tas so­bre el amor y el se­xo. Por­que la ma­yo­ría de las en­cues­ta­das con­si­de­ra que te­ner una pa­re­ja con la que no es­tá con­ten­ta afec­ta más ne­ga­ti­va­men­te que no te­ner­la. Tres de ca­da cua­tro es­pa­ño­las tie­nen pa­re­ja; el 59% con­vi­ve con ella y el 18% no. Pe­ro en am­bos ca­sos, esa re­la­ción es el ele­men­to que más in­flu­ye en su fe­li­ci­dad o in­fe­li­ci­dad en ge­ne­ral. De he­cho, las que afir­man ser fe­li­ces con su pa­re­ja (69%), la ma­yo­ría es­tá sa­tis­fe­cha no so­lo con ella, sino con su vi­da. Y lo mis­mo se pue­de de­cir, pe­ro en sen­ti­do con­tra­rio, de las que se sien­ten atra­pa­das en una re­la­ción (17%). El 14% res­tan­te se de­cla­ra “ca­si fe­li­ces”. ¿Qué es lo que más va­lo­ran en un com­pa­ñe­ro? Pues que sea “ca­ri­ño­so y de­ta­llis­ta”, que “la es­cu­che” y que “le de­di­que tiem­po”. Y, en el otro ex­tre­mo, lo que no to­le­ran es la “fal­ta de sin­ce­ri­dad”, la “po­ca li­ber­tad” y la “es­ca­sa con­tri­bu­ción a los gas­tos fa­mi­lia­res”. El se­xo es un fac­tor im­por­tan­te: unas re­la­cio­nes se­xua­les sa­tis­fac­to­rias o in­sa­tis­fac­to­rias son de­ter­mi­nan­tes, po­si­ti­va o ne­ga­ti­va­men­te, en la fe­li­ci­dad que de­cla­ran las en­cues­ta­das. La ma­yo­ría va­lo­ra más la fre­cuen­cia con la que man­tie­nen esos en­cuen­tros que lle­gar siem­pre al or­gas­mo. Pe­ro re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que aun­que las pa­re­jas que no con­vi­ven ten­gan más en­cuen­tros se­xua­les, las que lle­gan siem­pre al or­gas­mo son más en­tre las pa­re­jas es­ta­bles (29%) fren­te a las que no con­vi­ven (23%). Los hi­jos pue­den ser otro ele­men­to que ero­sio­ne las re­la­cio­nes amo­ro­sas. Ya sean de uno de los dos miem­bros de la pa­re­ja o de am­bos, res­tan ca­si un pun­to en la fe­li­ci­dad me­dia, res­pec­to a la vi­da en co­mún, en­tre las mu­je­res que es­tán en es­ta si­tua­ción.

MA­DRES OR­GU­LLO­SAS... Y AL­GU­NAS ARRE­PEN­TI­DAS

Por­que si al­go de­ja cla­ro es­te es­tu­dio es que la ma­ter­ni­dad es una ex­pe­rien­cia que trans­for­ma com­ple­ta­men­te la vi­da de las mu­je­res... pa­ra bien (en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes), pe­ro tam­bién pa­ra mal. Más de la mi­tad de las en­cues­ta­das es ma­dre (54%); el 29% tie­ne in­ten­ción de ser­lo; a un 4% le hu­bie­ra gus­ta­do te­ner hi­jos, pe­ro cree que ya no tie­ne edad pa­ra plan­teár­se­lo; y el 13% (es­pe­cial­men­te, en­tre las más jó­ve­nes) con­si­de­ra que “la ma­ter­ni­dad no es pa­ra ellas”.

MÁS FOR­MA­DAS Y CON ME­JO­RES HÁ­BI­TOS

De los 20 as­pec­tos so­bre los ras­gos de per­so­na­li­dad y la ac­ti­tud vi­tal que se han con­si­de­ra­do en Las mu­je­res hoy, Laura Sag­nier des­ta­ca que “las es­pa­ño­las sue­len ser re­fle­xi­vas, exi­gen­tes con­si­go mis­mas, or­ga­ni­za­das y cui­dan su die­ta”. Afir­ma­cio­nes co­mo “pro­cu­ro es­tar al día de las úl­ti­mas ten­den­cias de mo­da e ir re­no­van­do mi ves­tua­rio” es res­pal­da­da por el 31% de las en­cues­ta­das; y “soy in­ca­paz de sa­lir de ca­sa sin ma­qui­llar­me”, por un 24%. En lo que res­pec­ta a los es­tu­dios, hay una abis­mo en­tre ge­ne­ra­cio­nes. Así, mien­tras que una in­men­sa ma­yo­ría de las “ma­dres” (68%) so­lo cuen­ta con es­tu­dios pri­ma­rios o se­cun­da­rios, más de la mi­tad de las “hi­jas” (55%) ha pa­sa­do por la uni­ver­si­dad. De he­cho, so­lo un 18% de jó­ve­nes tie­ne el mis­mo ni­vel de es­tu­dios o in­fe­rior que sus pro­ge­ni­to­ras. En cuan­to al es­ti­lo de vi­da, un ter­cio se de­cla­ra fu­ma­do­ra; un 11% con­su­me al­cohol de for­ma re­gu­lar y el 70% prac­ti­ca al­gún de­por­te. Res­pec­to a sus creen­cias re­li­gio­sas, dos ter­cios de las ma­yo­res de 40 años se re­co­no­cen ca­tó­li­cas (prac­ti­can­tes o no), fren­te a so­lo la mi­tad de las que tie­nen en­tre 27 y 40 años. En­tre las de 18 y 26 años, no lle­ga a un ter­cio el por­cen­ta­je de ca­tó­li­cas.

LA COM­PLI­CA­DA TA­REA DE EN­CON­TRAR TRA­BA­JO

Y de la vi­da ín­ti­ma, pa­sa­mos a la la­bo­ral. Por­que la re­la­ción de las es­pa­ño­las con el tra­ba­jo no es, ni mu­cho me­nos, idí­li­ca. No lle­gan a seis de ca­da 10 (56%) las que tie­nen un tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do. El 16% es­tá en el pa­ro, pe­ro bus­can­do em­pleo ac­ti­va­men­te; el 17% ha tra­ba­ja­do en al­gu­na oca­sión, pe­ro en es­te mo­men­to no lo ha­ce; el 8% si­gue es­tu­dian­do y el 3% no ha te­ni­do nun­ca ocu­pa­ción. Un dato fun­da­men­tal: a más for­ma­ción, más po­si­bi­li­da­des de en­con­trar tra­ba­jo y ob­te­ner más in­gre­sos. A par­tir de los 27 años, “com­pa­gi­nar bien el tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do con la vi­da fa­mi­liar” es la prio­ri­dad en un teó­ri­co tra­ba­jo ideal. De he­cho, quie­nes lo con­si­guen se sien­ten más fe­li­ces con su tra­ba­jo que aque­llas que dis­fru­tan de un sa­la­rio su­pe­rior pe­ro tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra com­pa­gi­nar su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Pe­ro te­ner tra­ba­jo no ga­ran­ti­za el bie­nes­tar. De las que es­tán ac­ti­vas, el 42% re­co­no­ce que no tra­ba­ja­ría si no ne­ce­si­ta­ra el em­pleo pa­ra vi­vir y so­lo un 18% se­gui­ría tra­ba­jan­do aun­que no lo ne­ce­si­ta­ra. Es­ta fal­ta de en­tu­sias­mo con­tras­ta con el al­to por­cen­ta­je (37%) que dis­fru­ta con las ta­reas do­més­ti­cas.

Y EN CA­SA... QUIÉN SE OCU­PA DE TO­DO?

Por­que, nos gus­te o no, el tra­ba­jo en ca­sa si­gue sien­do co­sa de mu­je­res y pa­re­ce que así se­gui­rá en un fu­tu­ro pró­xi­mo. Ellas rea­li­zan el 76% de

las ta­reas re­la­ti­vas al cui­da­do y la edu­ca­ción de los hi­jos y se cal­cu­la que, al rit­mo en que se es­tán in­cor­po­ran­do los hom­bres a es­te asun­to, fal­ta­rían dos o tres ge­ne­ra­cio­nes pa­ra que la la­bor de pa­dres y ma­dres se igua­le. En cuan­to a las ta­reas del ho­gar, ellas se en­car­gan del 74% y so­lo un ter­cio de las pa­re­jas se con­si­de­ra “equi­li­bra­da”. Si ha­bla­mos de ho­ras, ellas de­di­can más de la mi­tad del tiem­po que pa­san en ca­sa des­pier­tas (55%), cui­dan­do del ho­gar y la fa­mi­lia, una pro­por­ción que se dis­pa­ra (75%) si tie­nen un hi­jo me­nor de 5 años. En el te­rreno eco­nó­mi­co, Sag­nier des­ta­ca que “mien­tras la ma­yo­ría de los hom­bres si­gue man­te­nien­do un pa­pel pa­si­vo en el tra­ba­jo del ho­gar, mu­chas mu­je­res han asu­mi­do un pa­pel ac­ti­vo en su con­tri­bu­ción a la eco­no­mía fa­mi­liar”. Y, a pe­sar de que mu­chas tie­nen in­gre­sos in­fe­rio­res a sus pa­re­jas, ellas so­por­tan, de me­dia, el 42% de los gas­tos fa­mi­lia­res.

CON­CI­LIA­CIÓN, MI­SIÓN IM­PO­SI­BLE?

Man­te­ner un em­pleo fue­ra de ca­sa y otro den­tro sin re­mu­ne­rar si­gue sien­do la reali­dad de mu­chas es­pa­ño­las. Por eso, de­bi­do a la di­fi­cul­tad pa­ra con­ci­liar, el 20% aca­ba an­te­po­nien­do su vi­da fa­mi­liar a la la­bo­ral, en al­gún mo­men­to de su vi­da. De ellas, el 60% aban­do­nó to­tal­men­te el mer­ca­do la­bo­ral y a un 40% le su­pu­so un “freno”. ¿Las más afec­ta­das? Las mu­je­res que han te­ni­do hi­jos y las que tie­nen me­nos es­tu­dios.

OB­JE­TI­VO: SER FE­LI­CES

“La ma­yo­ría de las es­pa­ño­las se sien­ten fe­li­ces o muy fe­li­ces con su vi­da (57%), a pe­sar de que mu­chas ma­ni­fies­tan que no se han cum­pli­do sus ex­pec­ta­ti­vas”, ex­pli­ca Laura Sag­nier. De to­das las fa­ce­tas y cri­te­rios te­ni­dos en cuen­ta pa­ra rea­li­zar es­te es­tu­dio, es­tos cua­tro fac­to­res son los que tie­nen ma­yor ca­pa­ci­dad de in­fluir en có­mo se sien­ten las mu­je­res: 1. LA PA­RE­JA que han ele­gi­do pa­ra com­par­tir su vi­da o, por el con­tra­rio, que han de­ci­di­do no te­ner. 2. LA SA­LUD y el as­pec­to fí­si­co. 3. LA RE­LA­CIÓN que man­tie­nen con su fa­mi­lia de ori­gen, en es­pe­cial pa­dres y her­ma­nos. 4. SU PER­SO­NA­LI­DAD y ac­ti­tud an­te la vi­da. O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.