MA­RI­NA ABRAMOVIC

Jue­ga a la ru­le­ta ru­sa, se lan­za a las lla­mas o se que­da in­mó­vil, mi­ran­do a un des­co­no­ci­do cam­bian­te, du­ran­te tres me­ses. A sus 70 años, la mé­dium del ar­te con­cep­tual se ha con­ver­ti­do en una su­per­es­tre­lla, con una obra tan ra­di­cal co­mo uni­ver­sal. Por DHIR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - MA­RI­NA ABRAMOVIC / Fotos: JESSE FROHMAN

Ma­ri­na Abramovic pa­re­ce rei­nar en el cuar­to con­ti­guo al es­tu­dio de fo­to­gra­fía, en­vuel­ta en un chal de mohair ne­gro, im­pa­si­ble ba­jo los mo­vi­mien­tos del pin­cel de ma­qui­lla­je y del ri­za­dor de pe­lo. Una ho­ra y me­dia más tar­de, apa­re­ce ma­qui­lla­da, con su im­pre­sio­nan­te me­le­na ri­za­da y las uñas pin­ta­das de ro­jo, mien­tras de­gus­ta a sor­bos un ca­fé. Ma­ña­na, es­ta­rá de nue­vo de via­je. “¡Me que­dan so­lo 50 años de vi­da! No ten­go tiem­po de can­sar­me”, ex­cla­ma. A sus 70 años, Ma­ri­na la gue­rre­ra, la re­bel­de, la mé­dium, con­ti­núa po­nien­do pa­tas arri­ba el mun­do del ar­te. Ha­bla del ex­tra­or­di­na­rio ca­mino que ha re­co­rri­do, de Bel­gra­do a Nue­va York, y que cuen­ta en su au­to­bio­gra­fía Walk th­rough walls (pu­bli­ca­da por Ran­dom Hou­se e iné­di­ta en Es­pa­ña): las per­for­man­ces an­ti­sis­te­ma, en la Eu­ro­pa ro­ta de la pos­gue­rra; los via­jes noc­tur­nos, muer­ta de frío, en la ca­mio­ne­ta que con­du­cía su pa­re­ja, el ale­mán Ulay; las aven­tu­ras es­pi­ri­tua­les en El Ti­bet, su via­je por el de­sier­to aus­tra­liano o sus es­tan­cias en Bra­sil y la In­dia. En ca­da eta­pa, se lle­nó de ex­pe­rien­cias, de ale­gría de vi­vir y de un lú­gu­bre sen­ti­do del hu­mor. Abramovic na­ció en Bel­gra­do en 1946, de pa­dres hé­roes de gue­rra co­mu­nis­tas. Es­tu­dió Be­llas Ar­tes en su ciu­dad na­tal y em­pe­zó a crear per­for­man­ces ra­di­ca­les pa­ra pro­bar los lí­mi­tes de su cuer­po; lle­gó a po­ner en pe­li­gro su vi­da. En 1976, apro­ve­chan­do una ac­tua­ción en Áms­ter­dam, de­ci­dió exi­liar­se. Allí co­no­ció a Ulay, que se­ría su pa­re­ja y su otro yo crea­ti­vo du­ran­te 12 años. In­clu­so su rup­tu­ra se ma­te­ria­li­zó en una per­for­man­ce: ca­da uno re­co­rrió 2.500 ki­ló­me­tros de la Gran Mu­ra­lla chi­na pa­ra en­con­trar­se (y des­pe­dir­se) en el cen­tro. En 2010, el MO­MA de Nue­va York (don­de re­si­de) inau­gu­ró una re­tros­pec­ti­va de su obra que in­cluía una ac­ción ar­tís­ti­ca en di­rec­to: The ar­tist is pre­sent. Du­ran­te tres me­ses, Ma­ri­na Abramovic se sen­tó tras una me­sa pa­ra mi­rar a quie­nes se sen­ta­ban fren­te a ella. Más de mil per­so­nas, tras guar­dar co­las in­men­sas, se mi­ra­ron en los ojos de la ar­tis­ta; mu­chos se fue­ron al bor­de de las lá­gri­mas. waho­ra, en el es­tu­dio, con un ves­ti­do ca­mi­se­ro ne­gro y unas san­da­lias de plás­ti­co Fuck Ne­ga­ti­vity, del ar­tis­ta Cory Ar­can­gel, Abramovic de­ja a un la­do las res­tric­cio­nes. Mue­ve su me­le­na, la aga­rra, lan­za fu­rio­sas mi­ra­das a la cá­ma­ra y ríe pa­ra evi­tar que su gran na­riz re­sul­te de­ma­sia­do gran­de. En­tre dos fotos, su equi­po le re­to­ca el ma­qui­lla­je. Ella, ra­dian­te, bro­mea y les di­ce una frase ca­ri­ño­sa. Ma­jes­tuo­sa y dra­má­ti­ca, es­ta di­va de la vi­da es la Ca­llas del ar­te con­cep­tual. Y es­tos, al­gu­nos de los ele­men­tos que for­man su tra­ba­jo y su per­so­na­li­dad.

RE­NA­CI­MIEN­TO.

“La per­for­man­ce no mo­ri­rá –di­ce–. Re­na­ce cons­tan­te­men­te, so­bre to­do en mo­men­tos de cri­sis. Cuan­do el mer­ca­do del ar­te se re­va­lo­ri­za, la per­for­man­ce su­fre, por­que es un ar­te vi­vo. Por eso ten­go un pú­bli­co tan jo­ven: a tra­vés de es­te gé­ne­ro, ex­pe­ri­men­tan un in­ter­cam­bio de ener­gía

“Mi pú­bli­co es jo­ven por­que ex­pe­ri­men­tan un in­ter­cam­bio de ener­gía que no en­cuen­tran en otro lu­gar”.

que no en­cuen­tran en nin­gún otro lu­gar, sal­vo en la mú­si­ca. El ca­rác­ter ma­te­rial de la per­for­man­ce pre­ser­va la vi­ta­li­dad del mo­men­to, por­que no hay ob­je­tos en­tre el ar­tis­ta y su pú­bli­co: es una ener­gía di­rec­ta. En una so­cie­dad en cri­sis, el ar­te es ne­ce­sa­rio. Es co­mo el oxí­geno: la cul­tu­ra es una ne­ce­si­dad, no un lu­jo. Abre las men­tes y per­mi­te com­pren­der los di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta de la gen­te que nos ro­dea: cam­bia las con­cien­cias. Hay en la na­tu­ra­le­za hu­ma­na una ne­ce­si­dad de des­truir, de ma­tar, y la úni­ca ma­ne­ra de cam­biar el mun­do es ha­cer­lo uno mis­mo: así, des­pués se pue­de trans­for­mar a mi­llo­nes de per­so­nas. Es lo que yo ha­go con mi tra­ba­jo”.

TRANS­MI­TIR. “Aho­ra or­ga­ni­zo ta­lle­res y doy con­fe­ren­cias. Creo que se me da muy bien en­se­ñar. Me gus­ta ha­blar de mi ex­pe­rien­cia y com­par­tir­la con la jo­ven ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas. Me de­di­co al ar­te des­de ha­ce tan­to tiem­po... Na­die de mi edad ha du­ra­do tan­to. To­dos los de­más lle­van una vál­vu­la car­dia­ca o es­tán muer­tos”.

LA EMO­CIÓN. “Quiero lle­gar a las tri­pas, no al in­te­lec­to. To­do mi tra­ba­jo se ba­sa en las emo­cio­nes. Es ne­ce­sa­rio te­ner una gran mo­ti­va­ción, una gran vo­lun­tad, pa­ra ha­cer lo que yo ha­go. Quiero trans­mi­tir un men­sa­je y pro­vo­car un im­pac­to emo­cio­nal en el pú­bli­co, con­mo­ver­lo. ¿Por qué cuan­do hi­ce The ar­tist is pre­sent la gen­te se abrió a mí y mu­chos llo­ra­ban? Por­que mos­tré mi vul­ne­ra­bi­li­dad y eso les per­mi­tió mos­trar la su­ya. Cuan­do ha­go una per­for­man­ce, pon­go en ella to­dos mis sen­ti­dos. Los sa­bios a los que he te­ni­do el pri­vi­le­gio de co­no­cer me en­se­ña­ron la im­por­tan­cia de la pre­sen­cia en el tiem­po. So­lo exis­te un mo­men­to de pre­sen­cia to­tal, y es un mi­la­gro”.

LA CAU­SA. “El co­mu­nis­mo y el so­cia­lis­mo que co­no­cí en mi in­fan­cia, en la an­ti­gua Yu­gos­la­via, me en­se­ña­ron la im­por­tan­cia del com­pro­mi­so so­cial. Pa­ra nues­tra fa­mi­lia, la cau­sa y el men­sa­je eran más im­por­tan­tes que la vi­da pri­va­da o la co­mo­di­dad ma­te­rial. Cre­cer en aquel país fue co­mo vi­vir so­bre un puen­te a ca­ba­llo en­tre el es­te y el oes­te, en el que siem­pre so­pla­ba un fuer­te vien­to. Hay que apren­der a en­con­trar la cal­ma en la tor­men­ta y de­sa­rro­llar un pun­to de vis­ta cla­ro. Yo me acer­co siem­pre a Orien­te pa­ra apren­der de mon­jes y cha­ma­nes có­mo con­tro­lar mi cuer­po y mi es­pí­ri­tu. Lue­go, com­par­to con Oc­ci­den­te lo apren­di­do”.

LA PA­SIÓN. “Es­toy de­silu­sio­na­da, pe­ro con­fío en la vi­da. Con­fío en los de­más. Me gus­ta ob­ser­var el mun­do con los ojos de una ni­ña. Vi­vo a fon­do, sin tra­tar de pro­te­ger­me. Eso hie­re. Amar con lo­cu­ra, su­frir sin lí­mi­tes. Pe­ro vi­vir sin emo­cio­nes no es vi­vir. Soy muy dra­má­ti­ca, me gus­tan las sen­sa­cio­nes fuer­tes. Es­toy muy or­gu­llo­sa de las ci­ca­tri­ces que ten­go en mi cuer­po. Cuan­do creé la obra Bal­kan ba­ro­que, mos­tré esa cul­tu­ra de los Bal­ca­nes en la que to­das las emo­cio­nes se vi­ven al mis­mo tiem­po: el se­xo, la muer­te, la fe­li­ci­dad, la tra­ge­dia, la tris­te­za. Esa es el al­ma de los Bal­ca­nes. Su­fri­mos cons­tan­te­men­te, no por nues­tro des­tino, sino por el uni­ver­so en­te­ro”.

LA VER­DAD. “Cre­cí en una fa­mi­lia don­de to­do eran se­cre­tos. Es­co­gí de­cir siem­pre la ver­dad y ele­gir con to­tal li­ber­tad, por ejem­plo, no te­ner hi­jos. Por esa ra­zón, mu­chas mu­je­res me cri­ti­can. Mi tra­ba­jo se ba­sa en la ver­dad. So­lo te­ne­mos un ti­po de ener­gía en nues­tro cuer­po, la se­xual, que po­de­mos trans­for­mar en odio, en amor o en una crea­ción to­tal. Soy más fe­liz que nun­ca. Su­frí tan­to en mi ju­ven­tud...

Soy dis­ci­pli­na­da y ten­go bue­na sa­lud. Tra­ba­jé muy du­ro pa­ra con­se­guir mi li­ber­tad. Lo hi­ce to­do so­la. Huí de Yu­gos­la­via con so­lo un ne­ga­ti­vo de una per­for­man­ce mía. Es­toy muy or­gu­llo­sa de ello. En los 70, mi pú­bli­co era de una de­ce­na de per­so­nas; hoy, son mi­les. Los de­más ar­tis­tas de mi ge­ne­ra­ción de­ja­ron de ha­cer per­for­man­ces en los 80. Yo seguí”.

SU AU­TO­BIO­GRA­FÍA. “He que­ri­do es­cri­bir­la pa­ra lle­gar a un pú­bli­co más am­plio que el del mun­do del ar­te. Mi vi­da es co­mo una pe­lí­cu­la –in­clu­so pa­ra mí mis­ma–, lle­na de hu­mor y de mis­ti­cis­mo. Que­ría li­be­rar­me de los re­cuer­dos y ser una ins­pi­ra­ción pa­ra los de­más. Si yo he te­ni­do éxi­to en la vi­da, otros tam­bién pue­den. De­di­qué el li­bro a mis ami­gos y enemi­gos, por­que a me­nu­do unos se con­vier­ten en otros. Cuan­do en­tien­den que mi tra­ba­jo es sin­ce­ro, mis enemi­gos cam­bian. Se pue­de fin­gir du­ran­te un mi­nu­to, pe­ro no du­ran­te tres me­ses”.

EL SU­FRI­MIEN­TO. “Pon­go en es­ce­na mo­men­tos do­lo­ro­sos, con san­gre, he­ri­das abier­tas, ar­mas... pa­ra ex­po­ner los lí­mi­tes del cuer­po y mos­trar que po­de­mos des­ha­cer­nos del mie­do a su­frir. El su­fri­mien­to es la puer­ta de en­tra­da a la cons­cien­cia. El do­lor for­ma par­te de los ri­tua­les cha­má­ni­cos de In­do­ne­sia, es un pa­so pa­ra com­pren­der que po­de­mos li­be­rar­nos del su­fri­mien­to. El do­lor, el pa­so del tiem­po y el su­fri­mien­to son los tres ele­men­tos que más te­men los se­res hu­ma­nos. Hoy, ya no ex­pon­go mi cuer­po en el es­ce­na­rio, por­que me he li­be­ra­do del mie­do. Bus­car cuá­les son los lí­mi­tes de tu cuer­po es un ac­to sen­ci­llo. Hoy, in­ten­to trans­for­mar el es­pí­ri­tu, al­go mu­cho más com­pli­ca­do, y por eso mis nue­vas obras son es­tá­ti­cas. Lo esen­cial es al­can­zar un es­ta­do sin pensamiento. Es el es­ta­do más ele­va­do de la me­di­ta­ción”.

“Es­toy de­silu­sio­na­da, pe­ro con­fío en los de­más y no tra­to de pro­te­ger­me”.

LA SO­LE­DAD. “Exis­te una gran di­fe­ren­cia en­tre so­le­dad y ais­la­mien­to. A mí me gus­ta la so­le­dad, cuan­do ha­go un re­ti­ro en la In­dia o en un mo­nas­te­rio, por ejem­plo. Es muy im­por­tan­te es­tar so­la pa­ra ahon­dar en el au­to­co­no­ci­mien­to. Pe­ro el ais­la­mien­to es es­tar so­lo en ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel, un día y otro, sin amor. Cuan­do te enamo­ras, el ais­la­mien­to des­apa­re­ce. Mi pú­bli­co me quie­re, pe­ro ne­ce­si­to el amor de un hom­bre. Aho­ra es­toy de nue­vo enamo­ra­da, un amor co­mo caí­do del cie­lo. Sin em­bar­go, he crea­do mis me­jo­res obras (Rhythm 0, Bal­kan ba­ro­que, The ar­tist is pre­sent, Great Wall of Chi­na) cuan­do era in­fe­liz. El ar­tis­ta crea siem­pre des­de la tris­te­za. So­lo hay que re­vi­sar la his­to­ria del ar­te pa­ra com­pro­bar­lo”.

A la iz­da., en la ópe­ra Vi­da y muer­te de Ma­ri­na Abramovic. Arri­ba, en la per­for­man­ce, The Ar­tist is Pre­sent, fren­te a su ex­pa­re­ja, al que no veía des­de ha­cía 20 años.

Arri­ba, en The He­ro (2001), de­di­ca­do a su pa­dre, que fue un hé­roe de la II Gue­rra Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.