Los nue­vos em­pre­sa­rios

Un re­cien­te estudio ha rea­li­za­do un re­tra­to ro­bot de los nue­vos em­pre­sa­rios. La gran ma­yo­ría de los que se lan­zan a crear su pro­pio ne­go­cio son hom­bres con gran vo­ca­ción por el em­pren­di­mien­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Objetivo Innova - - Portada - SA­RA CA­BRE­RO

Me­nor de 35 años, un re­tra­to ro­bot de los nue­vos em­pren­de­do­res con am­plia vo­ca­ción in­no­va­do­ra

El te­ji­do em­pre­sa­rial es­pa­ñol no se­ría el mis­mo sin ellos. Los em­pren­de­do­res han de­mos­tra­do en los úl­ti­mos años que el esfuerzo y la cons­tan­cia son ca­pa­ces de su­pe­rar cual­quier di­fi­cul­tad. En los úl­ti­mos años ha cam­bia­do la for­ma de lan­zar­se al mun­do del em­pren­di­mien­to. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes han ido cam­bian­do las tendencias la­bo­ra­les en nues­tro país y ca­da vez son más los jó­ve­nes que ven opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio y, sin pen­sár­se­lo, se lan­zan a cons­ti­tuir una em­pre­sa.

¿ Cómo son en­ton­ces los nue­vos em­pren­de­do­res? Un re­cien­te estudio ha mos­tra­do el re­tra­to ro­bot so­bre el nue­vo em­pre­sa­rio, cons­ta­tan­do que la edad me­dia de los que se lan­zan a la aven­tu­ra de mon­tar una com­pa­ñía es ca­da vez más ba­ja.

De es­ta for­ma, la gran ma­yo­ría de los pro­fe­sio­na­les que se lan­zan a crear su pro­pio ne­go­cio son hom­bres (en con­cre­to el 83 %), y cuen­tan con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios o de pos­gra­do (más del 90 %).

La pla­ta­for­ma South Sum­mit’15 ha pues­to edad al em­pren­de­dor es­pa­ñol. Más de la mi­tad de los nue­vos em­pre­sa­rios con me­nos de 35 años, una ca­rac­te­rís­ti­ca que ocu­rre tam­bién en otras zo­nas del mun­do co­mo La­ti­noa­mé­ri­ca o el res­to de Eu­ro­pa.

No es la úni­ca ca­rac­te­rís­ti­ca que ha re­ve­la­do es­te estudio. Se­gún los da­tos re­co­gi­dos en el in­for­me Ma­pa del em­pren­di­mien­to 2016 de la pla­ta­for­ma, en Es­pa­ña, los nue­vos pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les se cen­tran en el sec­tor ser­vi­cios.

La peor par­te se la lle­van las em­pre­sa­rias. A pe­sar de que el em­pren­de­dor se ha con­so­li­da­do ya co­mo ge­ne­ra­dor de em­pleo y ri­que­za, to­da­vía que­da mu­cho por ha­cer en es­te sec­tor. Y es que la par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer se ha es­tan­ca­do en los úl­ti­mos tiem­pos.

An­te la si­tua­ción eco­nó­mi­ca que he­mos pa­sa­do en los úl­ti­mos años, mu­chos son los que se pre­gun­tan qué es lo que lle­va a un tra­ba­ja­dor a de­jar to­do atrás pa­ra apos­tar por su idea. Al­gu­nos de los da­tos re­co­pi­la­dos en es­te estudio pue­den dar al­gu­nas pis­tas. De los em- pren­de­do­res en­cues­ta­dos, el 56 % tra­ba­ja­ba an­te­rior­men­te por cuen­ta aje­na y so­lo el 1 % del to­tal ase­gu­ra ha­ber de­ci­di­do em­pren­der por ne­ce­si­dad. «Es­to de­mues­tra que se em­pren­de por vo­ca­ción y de­ci­sión, no por ne­ce­si­dad», ase­gu­ran los res­pon­sa­bles de Star­tup-South Sum­mit.

Po­cas, pe­ro exi­to­sas

Aun­que uno de los re­tos del mun­do em­pre­sa­rial si­gue sien­do el de una ma­yor in­cor­po­ra­ción de las mu­je­res, lo cier­to es que, las que se lan­zan, sa­len con éxi­to de la ex­pe­rien­cia. A pe­sar de que la re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na en el uni­ver­so start up no ha cre­ci­do en los úl­ti­mos años —ac­tual­men­te re­pre­sen­tan el 17 % de los equi­pos de tra­ba­jo y la mis­ma ci­fra en cuan­to al to­tal de con­se­je­ros de­le­ga­dos—, los pro­yec­tos li­de­ra­dos por mu­je­res si­guen sien­do mu­cho más re­sis­ten­tes en el tiem­po que aque­llos que son ca­pi­ta­nea­dos por hom­bres.

Y pa­ra mues­tra, un da­to. Tan so­lo el 48 % de las em­pre­sas fun­da­das por mu­je­res fra­ca­sa­ron du­ran­te el año 2015, mien­tras que las de los hom­bres lo hi­cie­ron en un 66 % de los ca­sos.

Lo que sí com­par­ten to­dos ellos es su men­ta­li­dad em­pren­de­do­ra, una de las co­sas más im­por­tan­tes y que más ca­rac­te­ri­za a los nue­vos miem­bros de es­te sec­tor. Un 51 % de los em­pren­de­do­res ya ha­bía mon­ta­do an­tes su pro­yec­to pro­fe­sio­nal y un 5 % ha crea­do más de cin­co a lo largo de su tra­yec­to­ria.

Y hay al­gu­nos que han ido un pa­so más allá. Por­que uno de ca­da cua­tro em­pren­de­do­res ha ven­di­do ya su start up. Los res­pon­sa­bles del estudio ase­gu­ran que mu­chas ve­ces los eje­cu­ti­vos si­guen tra­ba­jan­do en el pro­yec­to des­pués de ven­der­lo y hay ca­sos en los que in­clu­so los pro­pios em­pren­de­do­res ven­den una em­pre­sa pa­ra desa­rro­llar una idea nue­va. No to­do es sen­ci­llo, y las start

ups es­pa­ño­las si­guen te­nien­do por de­lan­te al­gu­nos im­por­tan­tes re­tos. En­tre ellos, el que más des­ta­ca es el de con­ver­tir­se en una gran cor­po­ra­ción. La mi­tad de las ini­cia­ti­vas es­pa­ño­las tie­ne en­tre uno y tres años y so­lo un 17 % ha al­can­za­do la fa­se de cre­ci­mien­to. Aun­que po­co a po­co van ha­cien­do sus de­be­res. Y es que, en el 2016, el nú­me­ro de em­plea­dos ha au­men­ta­do en es­tas so­cie­da­des. Es­te año el 21 % de es­tas com­pa­ñías ya cuen­tan con una plan­ti­lla de en­tre cin­co y diez em­plea­dos, un 5 % más que el pa­sa­do 2015. Los pro­pios em­pren­de­do­res tam­bién es­pe­ran que la co­sa si­ga me­jo­ran­do, y sus ex­pec­ta­ti­vas de be­ne­fi­cio van cues­ta arri­ba. El fu­tu­ro es de ellos.

ULos jó­ve­nes son los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas en la crea­ción de «star­tup»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.