Pa­ra qué sir­ve un reuma­tó­lo­go

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: MAR­TA OTE­RO

Ja­vier de To­ro ex­pli­ca las fun­cio­nes de es­ta es­pe­cia­li­dad y ana­li­za el pa­no­ra­ma en Ga­li­cia

¿SA­BRÍA US­TED de­cir qué es un reuma­tó­lo­go? Mu­cha gen­te to­da­vía no, aun­que el au­men­to de los tras­tor­nos au­to­in­mu­nes ha­ya pues­to de ac­tua­li­dad la con­sul­ta de es­tos es­pe­cia­lis­tas. Ja­vier de To­ro, que ejer­ce en el CHUAC, es op­ti­mis­ta con el avan­ce de los tra­ta­mien­tos pe­ro in­sis­te en que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal pa­ra los ex­per­tos es la pre­ven­ción.

Un reuma­tó­lo­go es un mé­di­co in­ter­nis­ta que se de­di­ca al diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des del apa­ra­to lo­co­mo­tor, cons­ti­tui­do a su vez por el con­jun­to de hue­sos, múscu­los y ar­ti­cu­la­cio­nes. Pe­ro mu­chos pa­cien­tes des­co­no­cen to­da­vía el tér­mino y lo aso­cian con el reuma, una en­fer­me­dad que se re­la­cio­na con los hue­sos y se vin­cu­la a pa­cien­tes de edad avan­za­da. Ja­vier de To­ro, je­fe de la Uni­dad de Reu­ma­to­lo­gía del CHUAC, ex­pli­ca que se en­car­gan de diag­nos­ti­car y tra­tar las en­fer­me­da­des que al­te­ran el car­tí­la­go ( la ar­tro­sis es la más pre­va­len­te), las ar­tri­tis (pro­ble­mas ar­ti­cu­la­res cau­sa­dos por la in­fla­ma­ción de la si­no­vial), las mio­pa­tías (al­te­ra­cio­nes del múscu­lo) y las al­te­ra­cio­nes del ten­dón. «Cuan­do se di­ce que al­guien tie­ne reuma pues es que su­fre al­gu­na de es­tas en­fer­me­da­des —ex­pli­ca—, que son las que no­so­tros es­tu­dia­mos»

Las cau­sas de to­da es­ta lar­ga lis­ta de nom­bres que has­ta aho­ra se guar­da­ban en el ca­jón del reuma pue­de ser in­fla­ma­to­ria o au­to­in­mu­ne. Es­te se­gun­do gru­po, en el que el cuer­po ata­ca a su pro­pio sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, es uno de los gran­des re­tos del nue­vo si­glo.

—¿To­da­vía hay gen­te que no sa­be si tie­ne que ir al reuma­tó­lo­go o al trau­ma­tó­lo­go?

—Es cier­to, por­que so­mos pro­fe­sio­na­les que es­ta­mos de­di­ca­dos ca­si a los mis­mos pa­cien­tes. Hay una par­ce­la muy co­mún en­tre los dos. Es co­mo el car­dió­lo­go y el ci­ru­jano car­día­co. A ve­ces pa­ra dar so­lu­cio­nes es­ta­mos igual de ca­pa­ci­ta­dos, pe­ro ellos tie­nen un plus, que es la in­ter­ven­ción. Cuan­do un pro­ble­ma no se so­lu­cio­na de for­ma mé­di­ca, con me­di­das ge­ne­ra­les, con me­di­ca­men­tos, pues hay que ha­cer una in­ter­ven­ción. El lí­mi­te en­tre am­bas áreas es muy di­fí­cil de es­ta­ble­cer, por­que man­te­ne­mos pa­cien­tes muy si­mi­la­res. Es un te­ma que de­be­mos de abor­dar, por­que no es bueno que un pa­cien­te no se­pa a dón­de se tie­ne que di­ri­gir. Su­po­ne un cir­cui­to de in­quie­tud con­ti­nua, y es una deu­da que te­ne­mos pen­dien­te. Es­ta­mos ha­cien­do un gran es­fuer­zo en cla­ri­fi­car co­mo´ de­be ser la aten­ción al pa­cien­te en es­tos ca- sos: cuán­do de­be ser vi­si­ta­do por el trau­ma­tó­lo­go o por el reuma­tó­lo­go .

—Ga­li­cia es una comunidad que siem­pre ha es­ta­do aso­cia­da al reuma, ¿hay más in­ci­den­cia que en otras par­tes?

—No es cier­to que la in­ci­den­cia au­men­te en nues­tra comunidad por el te­ma del cli­ma. Pue­de ha­ber más ca­sos por te­mas me­dioam­bien­ta­les, co­mo el com­po­nen­te ge­né­ti­co o los es­ti­los de vi­da que son fun­da­men­ta­les... Tam­bién in­flu­ye el te­ma del ta­ba­co, el ejer­ci­cio fí­si­co y la die­ta. Si hay una zo­na don­de hay más so­bre­pe­so se va a no­tar. Po­de­mos afir­mar que los pro­ble­mas reu­má­ti­cos son más fre- cuen­tes en fu­ma­do­res, por­que al in­ha­lar el ta­ba­co al­te­ra­mos la mor­fo­lo­gía de nues­tras cé­lu­las y pro­teí­nas, y eso ha­ce que pue­dan vol­ver­se an­ti­gé­ni­cas con lo cual se pue­de desa­rro­llar una en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne. El com­por­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des y los tra­ta­mien­tos son peo­res en los fu­ma­do­res. Y la die­ta tam­bién es muy im­por­tan­te. La cla­ve es co­mer po­co de mu­cho. Y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca es im­por­tan­te.

—¿Y la ca­pa­ci­dad de pre­de­cir el tiem­po con las ar­ti­cu­la­cio­nes, que tam­bién es muy ga­lle­ga?

—(Ja­ja­ja). Pues es cier­to, por­que la ar­ti­cu­la­ción tie­ne una ra­ra ha­bi­li­dad, es un buen ba­ró­me­tro y cuan­do es­tá da­ña­da mu­cho me­jor. Un cam­bio de tiem­po vie­ne pre­ce­di­do por un cam­bio de pre­sión, y es­tos cam­bios las ar­ti­cu­la­cio­nes da­ña­das los de­tec­tan muy bien. Eso de que «me due­le la ro­di­lla, den­tro de dos días va a llo­ver» es cier­to.

No hay más reuma en Ga­li­cia por el cli­ma, pe­ro sí por el com­po­nen­te ge­né­ti­co o los es­ti­los de vi­da

—¿Por qué asis­ti­mos a un au­men­to tan gran­de de las en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes?

—Pues por­que no so­mos aje­nos ni a lo que res­pi­ra­mos, ni a lo que co­me­mos, ni a las sus­tan­cias con las que es­ta­mos en con­tac­to. Es­te des­pun­te pue­de ser, por una par­te, por­que es­ta­mos más pen­dien­tes de los pa­cien­tes, pe­ro tam­bién pue­de es­tar au­men­tan­do la in­ci­den­cia. Pue­de ha­ber una pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca pa­ra una en­fer­me­dad, pe­ro tie­ne que apa­re­cer al­go al­re­de­dor que fa­ci­li­te y que en­cien­da esa me­cha. Lo que cree­mos que

pue­de en­cen­der­la son fac­to­res co­mo la ex­po­si­ción so­lar, los ra­yos ul­tra­vio­le­tas, las in­fec­cio­nes, los vi­rus, al­gu­nos ti­pos de ali­men­tos, el ta­ba­co, o tó­xi­cos co­mo ar­tícu­los de lim­pie­za. Por eso es tan im­por­tan­te el man­te­ni­mien­to me­dioam­bien­tal, por­que nos es­ta afec­tan­do en la sa­lud.

—Las en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes afec­tan más a las mujeres.

—Sí, siem­pre afec­tan más a las mujeres. La re­la­ción es muy al­ta en to­das las en­fer­me­da­des reuma­to­ló­gi­cas, ex­cep­to en la es­pon­di­li­tis an­qui­lo­san­te. Es­to sue­le ser por­que la mu­jer tie­ne ma­yor ca­pa­ci­dad de aguan­te, por eso lle­ga a una si­tua­ción más com­pro­me­ti­da. La que­ja del ca­ba­lle­ro sue­le ser pron­to, y las co­sas se ven an­tes. Es un te­ma de ac­ti­tud, y es im­por­tan­te. Hay una di­fe­ren­cia de gé­ne­ro en cuan­to a las ma­ni­fes­ta­cio­nes y al abor­da­je de las mis­mas.

—Se ha di­cho tam­bién que en­fer­me­da­des co­mo el lu­pus tie­nen un al­to com­po­nen­te psi­co­so­má­ti­co.

—El com­po­nen­te psi­co­so­má­ti­co in­flu­ye... ¡pe­ro có­mo no va a in­fluir a ni­vel aními­co! Hay que te­ner en cuen­ta que es­tas son en­fer­me­da­des cró­ni­cas, y en el ca­so del lu­pus, por ejem­plo, afec­ta mu­cho a mujeres jó­ve­nes. Si tie­nes en cuen­ta que a na­die le ape­te­ce te­ner una en­fer­me­dad, pues tu ima­gí­na­te una chi- ca de 18 o 20 años a la que le diag­nos­ti­cas una en­fer­me­dad cró­ni­ca que su­po­ne es­tar esclavo de unas nor­mas pa­ra to­da la vi­da. Que empieza a to­mar tra­ta­mien­tos que pue­den te­ner efec­tos ad­ver­sos.... Por la ca­be­za de los pa­cien­tes pa­sa de re­pen­te to­do su pro­yec­to de vi­da. Te­ne­mos pa­cien­tes con ar­tri­tis pso­riá­si­ca: ¿có­mo no les va a afec­tar si has­ta ha­ce muy po­co si que­rías ser po­li­cía no po­días si te­nías al­go de pso­ria­sis vi­si­ble? La vi­da es du­ra, así que las ex­pec­ta­ti­vas con una en­fer­me­dad de es­te ti­po son peo­res.

—¿Có­mo afec­tan a la vi­da dia­ria?

—El 50 por cien­to de los pro­ble­mas de ba­jas tie­nen que ver con en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas de es­tas que he­mos co­men­ta­do. El pro­ble­ma es que siem­pre se apun­ta al dis­ca­pa­ci­ta­do y no pen­sa­mos en po­si­ti­vo. Si una per­so­na tie­ne una li­mi­ta­ción ya nos lo que­re­mos sa­car de en me­dio, dar­le una mi­nus­va­lía y lis­to. Es un desafío pa­ra to­da la so­cie­dad, la per­so­na tie­ne que ser útil en la vi­da, lo que no po­de­mos es es­tar au­men­tan­do la bol­sa de pa­cien­tes. Hay per­so­nas que a lo me­jor no pue­den ha­cer unas co­sas, pe­ro lo que hay que pen­sar es que pue­den ha­cer otras.

—¿Y los tra­ta­mien­tos, ha­cia dón­de van?

—Es­ta­mos ga­nan­do mu­chí­si­mo en cuan­to a prue­bas com­ple­men­ta­rias pa­ra el diag­nós­ti­co. An­tes to­do es­to tar­da­ba mu­cho y aho­ra ca­si pue­des an­ti­ci­par­te a la exis­ten­cia de la en­fer­me­dad. Si tu tie­nes una mo­les­tia va­ga, con una sim­ple ex­plo­ra­ción y al­gún mar­ca­dor lo tie­nes cla­ro. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal hoy en día es la pre­ven­ción. En bre­ve va­mos a ser ca­pa­ces de adap­tar el tra­ta­mien­to que le va me­jor a ca­da per­so­na con un aná­li­sis ge­né­ti­co. Es­ta­mos bus­can­do los bio- mar­ca­do­res pa­ra po­der­le ofre­cer a ca­da pa­cien­te lo que ne­ce­si­ta, es la me­di­ci­na per­so­na­li­za­da. Pe­ro es muy im­por­tan­te ren­ta­bi­li­zar to­do y pa­ra eso hay que in­sis­tir en la pre­ven­ción ¿qué po­de­mos ha­cer pa­ra evi­tar en lo po­si­ble desa­rro­llar una en­fer­me­dad?

—Las te­ra­pias bio­ló­gi­cas es­tán re­vo­lu­cio­nan­do el pa­no­ra­ma, pe­ro tam­bién con­lle­van po­lé­mi­ca.

—Las te­ra­pias bio­ló­gi­cas son un cam­bio sus­tan­cial por­que me­jo­ran la efi­ca­cia, pe­ro no es­tán exen­tas de pro­ble­mas. Eso lo te­ne­mos que va­lo­rar con el pa­cien­te en ca­da eta­pa de su en­fer­me­dad. Pe­ro lo im­por­tan­te es que aho­ra los mé­di­cos he­mos apren­di­do que no te­ne­mos que prac­ti­car aque­llo de «voy a es­pe­rar por­que igual des­pués lo voy a ne­ce­si­tar». Hay que es­tar bien, cuan­to an­tes me­jor, que no ha­ya da­ños y que no que­den se­cue­las. Te­ne­mos que ser di­ná­mi­cos con los tra­ta­mien­tos y si no te fun­cio­na te cam­bia­mos, por­que ca­da año es­tán sa­lien­do co­sas nue­vas. Un reuma­tó­lo­go que no ha­ya to­ca­do un li­bro en 15 años no pue­de ser ope­ra­ti­vo. En es­te mo­men­to es­ta­mos en la bús­que­da de bio­mar­ca­do­res, pe­ro tam­bién ofre­ce­mos los tra­ta­mien­tos clá­si­cos, que no tie­nen por qué ser ma­los. Tie­nen la ven­ta­ja de la ex­pe­rien­cia, los co­no­ce­mos bien y son se­gu­ros.

En tra­ta­mien­tos he­mos apren­di­do que no te­ne­mos que prac­ti­car aque­llo de «voy a es­pe­rar por­que igual lue­go lo voy a ne­ce­si­tar»

FOTO: MAR­COS MÍ­GUEZ

Ja­vier de To­ro ase­gu­ra que, con los úl­ti­mos avan­ces en el diag­nós­ti­co de las en­fer­me­da­des reuma­to­ló­gi­cas «ca­si po­de­mos an­ti­ci­par­nos a la exis­ten­cia de la en­fer­me­dad».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.