Apa­ra­to di­ges­ti­vo: el se­gun­do ce­re­bro

CUAN­DO ES­TA­MOS NER­VIO­SOS de­ci­mos que se nos po­ne «un nu­do en el es­tó­ma­go», si te­ne­mos mie­do «nos en­tra el ca­gue», y si nos pa­sa al­go ma­lo se nos amar­ga el día. Ha­bla­mos del Apa­ra­to Di­ges­ti­vo, el en­car­ga­do de alo­jar nuestra vi­da in­te­rior. To­do lo que ocurr

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: UXÍA RO­DRÍ­GUEZ

To­do lo que ocu­rre en su in­te­rior de­ter­mi­na nuestra salud, nues­tro bie­nes­tar y has­ta nues­tras emo­cio­nes

Es muy im­por­tan­te que nos pa­re­mos a co­mer des­pa­cio»

Al­gu­nos cien­tí­fi­cos lo han bau­ti­za­do co­mo el se­gun­do ce­re­bro. El apa­ra­to di­ges­ti­vo em­pie­za en nuestra bo­ca y ter­mi­na en nues­tro ano. ¿Es real­men­te nues­tro se­gun­do ce­re­bro? «Sí y de­be­ría­mos dar­le la im­por­tan­cia que tie­ne. Lo mal­tra­ta­mos en nues­tro día a día. No nos preo­cu­pa­mos por lo que co­me­mos ni por la for­ma en la que lo ha­ce­mos, des­pués to­do es­to nos pa­sa fac­tu­ra», Ana Ál­va­rez es es­pe­cia­lis­ta del ser­vi­cio de Apa­ra­to Di­ges­ti­vo en el CHUS y lo tie­ne cla­ro.

Las paredes del es­tó­ma­go y del in­tes­tino alo­jan cien mi­llo­nes de neu­ro­nas, más de las que hay en la mé­du­la es­pi­nal. Pa­ra que te ha­gas una idea: es el ta­ma­ño del ce­re­bro de un ga­to. Ade­más exis­te un ex­ten­so ca­blea­do que man­tie­ne en cons­tan­te co­mu­ni­ca­ción el ce­re­bro y el es­tó­ma­go, el ner­vio va­go re­ci­be y en­vía in­for­ma­ción en am­bos sen­ti­dos. Y to­da­vía no he­mos ha­bla­do de la le­gión de bac­te­rias que con­for­man la lla­ma­da ma­cro­bió­ti­ca in­tes­ti­nal y se cree que po­dría in­fluir has­ta en nuestra per­so­na­li­dad.

¿Sa­bes por qué so­mos más agre­si­vos cuan­to te­ne­mos el es­tó­ma­go va­cío? Se­gún ha pu­bli­ca­do la revista Scien­ce la die­ta es la prin­ci­pal fuen­te de trip­tó­fano, un ami­noá­ci­do ne­ce­sa­rio pa­ra que el cuer­po pro­duz­ca se­ro­to­ni­na (más co­no­ci­da co­mo la «hor­mo­na de la fe­li­ci­dad»). El trip­tó­fano y la se­ro­to­ni­na dis­mi­nu­yen cuan­do no se co­me y así se in­cre­men­ta nuestra agre­si­vi­dad.

¿Có­mo cui­dar­lo?

¿Có­mo po­de­mos cui­dar más nues­tro apa­ra­to di­ges­ti­vo? Aquí van al­gu­nos con­se­jos de Ana Ál­va­rez: «Apar­te de una die­ta sa­na y equilibra es muy im­por­tan­te que nos pa­re­mos a co­mer. Aquí cuen­ta mu­cho el tiem­po, hay que mas­ti­car des­pa­cio, evi­tar los pe­río­dos lar­gos de ayuno por­que es men­ti­ra que cuan­do no co­mes adel­ga­zas. Tam­bién es im­por­tan­te el tiem­po que de­di­ca­mos a ir al ba­ño» ,

¿Y don­de ter­mi­na to­do? Pues en el re­tre­te al que, qui­zás, de­be­ría­mos pres­tar­le más aten­ción por­que nues­tras he­ces son uno de los me­jo­res es­pe­jos de nuestra salud. To­do con­tie­ne in­for­ma­ción im­por­tan­te: el co­lor, el olor, la for­ma, el ta­ma­ño e in­clu­so los so­ni­dos que ha­cen cuan­do to­can el agua. Las he­ces saludables sue­len te­ner una for­ma alar­ga­da y una tex­tu­ra sua­ve. El cuer­po tar­da en­tre 18 y 72 ho­ras en con­ver­tir los ali­men­tos en he­ces y ex­pul­sar­las. Cuan­do es­te tiem­po se acor­ta, el re­sul­ta­do es la dia­rrea por­que el in­tes­tino no tie­ne tiem­po de ab­sor­ber to­da el agua. Por el con­tra­rio, cuan­do se pro­lon­ga, se ab­sor­be de­ma­sia­da agua y el re­sul­ta­do son he­ces du­ras y se­cas. La ca­ca no de­be caer co­mo un la­dri­llo en el inodo­ro, ni flo­tar tan­to co­mo pa­ra no ba­jar cuan­do ti­ra­mos de la ca­de­na. Las que flo­tan pue­den con­te­ner de­ma­sia­da gra­sa o ex­ce­so de gas y si pe­san de­ma­sia­do con­tie­nen ali­men­tos sin di­ge­rir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.